¿Qué imagen tiene la sociedad del sector funerario? ¿Demasiado caro?. ¿Poco transparente?

¿Cómo ajustar la percepción a la realidad?

Origen de la imagen actual

No me atrevería a calificar la imagen del sector funerario como “buena o mala”,  pero sí desajustada de la realidad.

Recientemente se ha realizado una consulta técnica a la Escuela de Negocios ESADE (concretamente a Ignacio Guitart, profesor y consultor de la citada institución), sobre el origen de la imagen del sector funerario.

Tras realizar una investigación cualitativa con varias empresas del sector, llegó a las siguientes conclusiones:

  1. La sociedad no quiere saber de la muerte, al considerarlo un tema tabú.
  2. Las empresas y los empleados intentamos pasar desapercibidos por temor a no ser bien vistos. Por ello la inversión publicitaria es baja y los empleados no hablamos de la profesión.
  3. Como el sector no habla de sus muchas características positivas, lo único que trasciende en prensa son las malas noticias, que como en cualquier sector existen, pero que en realidad son mínimas y excepcionales.
  4. La conclusión final es que al no existir comunicación proactiva y positiva, las situaciones negativas y particulares se generalizan a todo el sector.

Definición de servicio funerario 

En el estudio también se ha detectado que para definir “servicio funerario” lo hacemos desde un punto de vista erróneo. Lo definimos desde un enfoque de producto: “la prestación de arca, sala, coche y personal”.

En marketing, este enfoque económico basado en el producto y la producción se considera agotado y era propio de la visión económica de las empresas de mediados del siglo pasado.

En los tiempos actuales un ciudadano no quiere que se le hable en clave producto. Si no de los beneficios que le podemos proporcionar.

Cuando compramos un teléfono, no compramos componentes electrónicos de última generación. No nos interesa el teléfono (el producto) sino la capacidad de comunicarnos, capturar y compartir vivencias, estar informados, poder jugar, poder leer, ver películas, etc. Lo que nos interesa son los beneficios que éste nos puede aportar.

Como ya has podido deducir, como sector y a nivel de comunicación estamos cometiendo dos grandes errores:

  1. No comunicamos lo mucho y bueno que hacemos.
  2. No tenemos una correcta definición de nuestra actividad.

¿Qué debemos hacer para cambiar esta tendencia? 

La respuesta surge de la propia toma de conciencia de los errores:

  • Debemos comunicar mucho más.
  • Debemos ser totalmente transparentes.
  • Debemos redefinir el concepto de “servicio funerario”. 

Desde Panasef ya nos hemos puesto manos a la obra y en próximos post iremos comunicando cómo estamos trabajando en estas tres líneas de acción.

 

Francisco Enríquez

Presidente de la Comisión de Comunicación  de Panasef

2016-02-01T08:42:14+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies