Valdemoro estudiará la revisión de oficio del contrato del crematorio (La Vanguardia)

MAD-CREMATORIO VALDEMORO
Valdemoro, 18 dic (EFE).- El Ayuntamiento de Valdemoro estudiará la posible revisión de oficio de la adjudicación del contrato de construcción y explotación de un crematorio en el barrio de la Estación y que cuenta con el rechazo de los vecinos. ,Según ha informado este viernes el consistorio, los grupos políticos acordaron el jueves que sea la Alcaldía la que requiera a la Secretaría General, a la Intervención y a la Tesorería municipales elaborar un informe sobre la situación del expediente
AGENCIAS
18/12/2020 12:20

Valdemoro, 18 dic (EFE).- El Ayuntamiento de Valdemoro estudiará la posible revisión de oficio de la adjudicación del contrato de construcción y explotación de un crematorio en el barrio de la Estación y que cuenta con el rechazo de los vecinos.

Según ha informado este viernes el consistorio, los grupos políticos acordaron el jueves que sea la Alcaldía la que requiera a la Secretaría General, a la Intervención y a la Tesorería municipales elaborar un informe sobre la situación del expediente sobre la gestión de los servicios funerarios.

A partir de ese informe, el consistorio valorará si es pertinente o no la revisión de oficio del contrato, que data de 2013, con un gobierno del PP, y cuyo expediente de tramitación quedó paralizado en 2016 por silencio administrativo, con Ciudadanos ya en el Gobierno municipal.

La empresa adjudicataria del proyecto, la empresa PRISAN-UTE, denunció tal circunstancia, ganó la sentencia y el Ayuntamiento de Valdemoro se ha visto obligado a acatar la decisión del TSJM, que le obliga a resolver el expediente y a autorizar la construcción del crematorio ante la amenaza de una indemnización que podría superar los 3 millones de euros.

Los vecinos del barrio de la Estación han denunciado que el crematorio estará ubicado muy cerca de sus viviendas, de un instituto de Secundaria, de dos colegios de Infantil y Primaria y de instalaciones deportivas y áreas recreativas.

Cerca de 2.000 vecinos se han personado en el consistorio contra la tramitación del expediente del contrato, registrando escritos en los que apuntan a los problemas de salud que puede generar entra la población el crematorio.

Además, han recordado que ya existen otros a menos de 10 kilómetros a la redonda, como en Pinto o Ciempozuelos.

El Ayuntamiento de Valdemoro ha anunciado este viernes que en una reunión prevista para el lunes próximo, día 21, se informará a los vecinos de la situación actual del expediente. EFE


El tanatorio de Reus mejorará sus espacios comunes para dar más intimidad a las familias (Diari de Tarragona)

Se ampliará la sala de ceremonias, se incorporarán nuevos espacios abiertos y se habilitará un espacio de reencuentro donde la familia directa pueda dar el último adiós con total intimidad
ACN

18/12/2020 14:04 | Actualizado a 19/12/2020 11:48

El Ayuntamiento de Reus, a través de Serveis Funeraris Reus y Baix Camp, remodelará las instalaciones del tanatorio municipal para ampliar y mejorar los espacios de uso común, por un lado y, a la vez, crear nuevas áreas donde familiares y amigos puedan realizar una despedida más íntima a sus difuntos.

En este sentido, se ampliará la sala de ceremonias, se incorporarán nuevos espacios abiertos y se habilitará un espacio de reencuentro donde la familia directa pueda dar el último adiós con total intimidad. El presupuesto del proyecto será de aproximadamente 1,5 millones de euros. El proyecto integral de remodelación del tanatorio se llevará a cabo en tres fases y se desarrollará en los próximos años.

Primero se contempla una reforma de la actual sala de ceremonias, renovando techos, paredes y mobiliario. Esta actuación permitirá un incremento de un 30% del aforo actual -pasando de un centenar de plazas sentadas a las 300 plazas. Esta actuación se ejecutará a lo largo del 2021.

En una segunda fase, se hará una ampliación de la sala de ceremonias, con cerca de 110 asientos más. La nueva superficie se obtendrá a partir de la construcción de un anexo en el actual edificio detrás de la sala actual. La nueva sala, mucho más diáfana y abierta, tiene una ejecución prevista inicialmente para el 2022.

Una vez ejecutadas las dos primeras fases, se ampliará el hall actual gracias al traslado de las oficinas del personal de Serveis Funeraris Reus y Baix Camp de la primera a la planta baja. Aprovechando este espacio, se creará una nueva sala o un espacio de reencuentro para las familias.

El presupuesto global de la reforma integral del tanatorio será de aproximadamente 1,5 millones de euros y se definirá una vez redactados los proyectos definitivos de la segunda y tercera fase. La primera fase tiene un presupuesto de licitación de 130.00 euros y ya está contemplado en el Plan de Inversiones de los Servicios Funerarios Reus y Baix Camp por el año 2021.


«En la primera ola, llegamos a incinerar cerca de cincuenta cuerpos en tres días» (El Norte de Castilla)

La pandemia ha modificado los hábitos funerarios y la cremación ha igualado el número de inhumaciones

JOSÉ MARÍA DÍAZ Domingo, 20 diciembre 2020, 08:55

«Cualquier fallecimiento siempre lo hemos considerado de riesgo de contagio. No solo ahora con la pandemia, sino también de antes. Por eso, cuando comenzó todo esto, a nosotros nos pilló preparados. Todos nuestros empleados tenían ya formación para enfrentarse a una situación como esta y teníamos EPIs, mascarillas, guantes y buzos. Todo esto nos facilitó mucho la tarea, incluso en los peores momentos», explica el propietario del Tanatorio de Palencia, Julio Rodríguez, recordando las dificultades con las que su personal tuvo que enfrentarse a la hora de realizar su trabajo durante los momentos más duros de la primera ola.

Un jardín inacabable para depositar las cenizas que no se reclaman
JOSÉ MARÍA DÍAZ
A pesar de esa preparación previa, de esa formación específica en el tratamiento de cadáveres con riesgo de contagio, para lo que ninguno de los empleados de los tanatorios y funerarias palentinas estaba preparado era para asumir un volumen de trabajo semejante al que hubo de realizarse durante los duros meses de marzo y abril, con unas medidas de restricción sanitaria que suponían una ruptura casi total con la forma de trabajar a la que estaban acostumbrados. «Una de las cosas más duras ha sido la impotencia de no poder ofrecer a las familias todo aquello que necesitaban. Nuestro objetivo es dar a las familias todo aquello que necesitan, mostrarles el máximo posible de empatía, y más en estos momentos tan dramáticos. Pero hubo momentos en que no podíamos hacerlo. No era posible por las restricciones tan importantes que se impusieron», señala Julio Rodríguez, mientras rememora que en algunos casos toda la comunicación con las familias tuvo que ser a distancia, por teléfono, con envío de documentos por mail, sin que pudieran siquiera acercarse a despedir a su ser querido.

En aquellos momentos, las restricciones sanitarias en los tanatorios eran mucho más estrictas que en la actualidad. Frente a las tres personas como máximo que estaban autorizadas no solo para acceder a la funeraria, sino también para formar parte de la comitiva del propio entierro, ahora se permiten hasta diez personas en los velatorios y comitivas de quince. «Se daban situaciones muy duras. En una familia que estuvieran por ejemplo la madre y tres hijos, uno se tenía que quedar fuera en todo momento. Y no se podía hacer nada. Menos mal que la gente ha sido en todo momento muy comprensiva y ha entendido que tenía que haber todas esas restricciones», manifiesta el propietario del Tanatorio de Palencia, quien indica que esta situación tan restrictiva es la que ha llevado a que muchos de los funerales se acelerasen al máximo y también que se haya producido un incremento exponencial en los casos de incineraciones. «No es que fuera obligatorio incinerar los cadáveres de afectados por la covid. Los enterramientos también estaban permitidos. Pero han sido muchas familias las que se han inclinado por la incineración para simplificar los trámites. Cuando han ocurrido las muertes, era necesario actuar deprisa, y muchas personas no querían complicarse buscando una sepultura en el cementerio o no querían conformarse con un funeral sencillo, prácticamente anónimo. Y entonces incineraba y nos pedían que custodiásemos las cenizas hasta que pudiesen organizar un funeral con familiares amigos», recalca Julio Rodríguez.

Por ello, los registros del cementerio municipal de Nuestra Señora de los Ángeles, que depende del Ayuntamiento de Palencia, reflejan que hasta el mes de noviembre el número de inhumaciones de cenizas procedentes de incineraciones creció el 31,6% con respecto al año anterior. El aumento de los entierros de cadáveres fue de poco más del 6%. Pero además, más del 40% de esos enterramientos de cenizas se produjeron entre los meses de junio y agosto, debido a que muchas familias esperaron a los meses de verano para poder celebrar los funerales de sus seres queridos que habían fallecido durante los meses de marzo, abril o mayo.

Esta circunstancia llevó a que en los tanatorios y funerarias se acumulasen durante meses las urnas con las cenizas procedentes de las incineraciones, a la espera de que las familias se decidiesen a recogerlas. «La incineración no es obligatoria, porque una vez tratado el cadáver de forma adecuada, no supone ningún riesgo. Pero sí es cierto que la cremación de los cuerpos ha crecido sustancialmente. En estos momentos podemos estar al 50%, cuando en años anteriores estábamos en Palencia por debajo del 40%. Es una tendencia de crecimiento en toda España y estoy convencido de que en poco tiempo más del 60% de los cuerpos se van a incinerar. Para muchas familias ha sido más cómodo en estos momentos, porque así podían esperar a celebrar los funerales. Nos pedían que custodiásemos las cenizas o se las llevaban, pero podían esperar a que se rebajasen las restricciones, como ocurrió en verano», explica el propietario del tanatorio, quien también recuerda que durante la primera ola se flexibilizaron las normativas de procedimientos relativas a los cadáveres. «Para evitar que se acumulasen, porque en algunos lugares la situación era casi caótica, el Gobierno eliminó la obligación de esperar un mínimo de 24 horas para proceder al entierro. Todo podía hacerse de forma inmediata, y muchas familias, dado que no podía haber velatorios y solo se permitían tres personas, optaba por hacerlo cuanto antes. Sin necesidad de tener que esperar 24 horas, lo más lógico era enterrar o incinerar lo antes posible. Se evitaban riesgos y también dolor a las familias», apunta Rodríguez.

Esta decisión de agilizar los trámites tuvo una especial importancia en provincias en las que el índice de mortalidad por la covid fue mucho más elevado que en Palencia, puesto que según explica el propietario del Tanatorio en ningún momento se llegó a desbordar la capacidad de sus instalaciones. «Aquí no tuvimos los problemas de otras ciudades. Es cierto que en marzo o abril la situación se complicó mucho. Llegamos a recibir catorce fallecidos en un solo día, cuando la media habitual en Palencia es de tres. Pero no se llegó a producir ningún caos. Pudimos atender todos los servicios y no hubo retraso en ningún enterramiento o incineración. Hubo ciudades en las que los cuerpos tenían que esperar tres o cuatro días, e incluso ocho, hasta que podían ser incinerados. Aquí no ocurrió eso, pero fue muy duro, por lo que tengo que darle las gracias a todo nuestro personal por su profesionalidad y su esfuerzo, porque se han desvivido para intentar ofrecer a las familias todo lo que necesitaban en unos momentos de tanto dolor», señala, mientras incide en la dureza del trabajo al que han estado sometidos desde que comenzó la pandemia los empleados del tanatorio.

«La media habitual de cuerpos que nos llegan es de tres, y durante los días más duros de la pandemia llegamos a tener catorce o quince. Recuerdo que en tres días se llegaron a incinerar alrededor de cincuenta cuerpos, que es una cifra elevadísima para lo que es habitual. Si no se hubiera permitido celebrar los funerales sin tener que esperar las 24 horas, habría sido imposible, y los cuerpos se hubiesen amontonado. Afortunadamente, en estos momentos, las cifras no son tan altas, aunque también es preocupante, porque la media de cuerpos que recibimos es muy superior a los tres habituales. Estamos atendiendo a seis o siete al día», señala la directora del Tanatorio Cristina Hernández.

Por su parte, Julio Rodríguez recalca que «se ha trabajado a destajo. Desde que todo esto empezó, el personal ha estado disponible las 24 horas del día, todos los días de la semana. Pero este trabajo es así. Todos sabemos que es irregular, que puede haber días en los que no hay nada, y otros en el que hay unos picos enormes. Y hay que estar disponibles. Menos mal que contamos con una plantilla muy amplia y muy profesional», señala.

El Tanatorio de Palencia cuenta en estos momentos con cerca de 40 empleados, «muy concienciados y que tienen muy claro que hay unos plazos muy concretos para hacer el trabajo, aquí no vale programar un encargo para otro día, porque no se puede», indica Rodríguez, quien destaca también el hecho de haber contado con las suerte de que apenas se han producido casos de contagio entre la plantilla. «Ha sido una gran suerte que no hayamos tenido contagios, porque si los hubiéramos tenido, nos habría costado hacer grupos burbuja. Hay momentos en los que hay que trabajar todos juntos. Hemos tenido personas que han estado en aislamiento porque eran contactos directos, como en todas partes, pero el personal ha demostrado que está bien formado y que conoce bien los protocolos de protección, tanto personales, como en el lugar de trabajo, en donde estamos siendo muy estrictos con las restricciones y las labores de desinfección», explica el propietario del tanatorio.


El último viaje de 165 víctimas madrileñas de la covid fue en el crematorio de Medina (El Norte de Castilla)

El propietario del tanatorio de La Soledad asegura que pensó que el horno «iba a reventar», las 24 horas del día en funcionamiento
PATRICIA GONZÁLEZ  Domingo, 20 diciembre 2020, 08:08

Fue una de las decisiones más complicadas que ha tomado en su vida. El miedo y la incertidumbre de enfrentarse a un virus hasta el momento desconocido hicieron que su negativa fuera errática. Ese vaivén, imprevisible y caprichoso de emociones fue acompañado de multitud de llamadas «angustiosas» y «desesperadas» de otros tanatorios madrileños que pedían ayuda a voces. Estaban sumergidos en una guerra silenciosa. Los cuerpos se acumulaban. Cada día eran más y más los fallecidos por el coronavirus y los crematorios no daban abasto. Una mañana se armó de valor, descolgó el teléfono y entonó un sí rotundo por «responsabilidad y solidaridad». Ese día todo cambio. Ese día empezó a vivir la pandemia en la primera línea y reconoció una muerte que hasta el momento jamás había explorado. «El coronavirus lo ha cambiado todo. Hasta la muerte. Ahora estamos aprendiendo a marchas forzadas a enfrentarnos al fin de la vida de otra manera, desde otra perspectiva. Las despedidas son más rápidas, más íntimas y con menos días de duelo. Creo que esta nueva visión ha llegado para quedarse y la tendencia, a parte de las restricciones, será esta», asegura el propietario del tanatorio medinense de La Soledad, Julio Pichoto, que desde el pasado marzo y hasta mayo incineró a más de 165 fallecidos por la Covid-19 procedentes de tanatorios de Madrid.

Su crematorio fue uno de los primeros de la provincia de Valladolid en ofrecer un servicio que «estaba literalmente colapsado. Llegabas a Madrid y era un desastre. No había capacidad para incinerar a tanta gente muerta». Fueron días y días con el horno en funcionamiento las 24 horas. Algo que «no habíamos vivido hasta el momento, ya que nosotros podríamos incinerar uno o dos a la semana como mucho, pero nunca ocho al día» recuerda Pichoto que, ante el ritmo frenético de trabajo, decidió llamar al fabricante del horno puesto que «tenía miedo a que reventara». Durante meses, los cuatro trabajadores de La Soledad, más un quinto que contrataron para poder dar servicio a toda la demanda, realizaban dos viajes diarios hasta Madrid. De madrugada. Solos por la carretera. Con un único denominador común: con muertos por covid. «La furgoneta que tenemos tiene capacidad para cuatro, pero cuando llegábamos allí nos pedían por favor que si podíamos apurar el espacio y meter a uno más», explica este profesional del servicio funerario de toda la vida que reconoce que «pasamos mucho miedo ya que era algo hasta el momento desconocido. Ahora con el paso del tiempo y con la segunda ola ya tenemos más información, pero al principio pensábamos que nos íbamos a contagiar».

Los cambios
Su bisabuelo ya tenía un tanatorio. Negocio que su padre heredó y que después decidió mantener él mismo ya que «es lo que he visto toda mi vida en mi casa». En enero de 2019 inauguró un nuevo tanatorio. Varias salas, espacios más amplios. Horno crematorio. Cafetería. Parking. Muebles de diseño. Líneas simples, limpias y colores neutros para despedir a los difuntos, que contrastan con un gran acuario situado en el hall principal, donde los peces se mueven de un lado a otro en un fondo azul eléctrico. El color más vivo de todo el tanatorio. Los catorce primeros meses fueron «los normales de un servicio fúnebre», indicó Pichoto, que señala que incluso en marzo «lo pasamos medianamente normal, ya que hasta el momento no había muchos muertos por covid en Medina del Campo y su comarca». Pero a finales de marzo, la epidemia se disparó. «Fue todo muy rápido. No sabíamos cómo teníamos que actuar. Cuál era el protocolo. Buscamos desesperados EPI (equipos de protección individual) y cada día era una incertidumbre», rememora el funerario, que después de la primera ola pudo relajar el ritmo de trabajo hasta «hace poco más de un mes y medio, cuando tuvimos un repunte de muertos en esta zona. Ahora parece que descendió de nuevo, pero si no tenemos responsabilidad estas navidades y no atendemos a las normas y hacemos lo que nos da la gana se complicará de nuevo la cosa», vaticina el funerario.

Los fallecidos llegaban en ataúdes preparados para ser incinerados con una pegatina identificativa. Todo perfectamente sellado. Sin barnices. Sin adornos metálicos. Algo que «también está cambiando, ya que antes la gente siempre buscaba un ataúd no tan simple, pero ahora todo es diferente». La madera es sostenible, de rápida combustión. Dos horas y media a 900 grados. Y después, todo cenizas. «Muchas familias nos llamaban por teléfono para hacer todos los trámites y con desconfianza de que pudiéramos cometer el fallo de cambiar las cenizas por otras», comentó Pichoto, quien relata que «fueron muchas horas de trabajo, de angustia, todos en casa arrimamos el hombro, ya que sin la ayuda de mis hijas y mi mujer no podríamos haber realizado el trabajo, pues la demanda fue brutal».

Pichoto recuerda con emoción el homenaje de los compañeros a un policía municipal de la capital fallecido por coronavirus
Urnas por mensajería
Las urnas se fueron acumulando hasta tal punto que tuvieron que «mandar algunas por mensajería a toda España, ya que con las medidas de confinamientos perimetrales fue imposible para muchos familiares desplazarse hasta aquí».

La mayoría de fallecidos incinerados procedían de residencias de ancianos. Después, la media de edad empezó a descender. «Un día, pasando los datos, vi a un hombre que tenía mi edad, 57 años, y me entró un escalofrío, podría haber sido yo perfectamente», recuerda Pichoto. le conmovió especialmente el acta de defunción de un policía local de poco más de 40 años. El cuerpo llegó desde Madrid no en la furgoneta, sino en el coche fúnebre, como quiso la familia. Escoltado por municipales que dejaron de vigilar las calles en pleno estado de alarma para trasladarse hasta Medina del Campo para despedir al compañero fallecido por coronavirus. «Fue una de las despedidas más emotivas y más significativas de la primera ola de la pandemia. Aquí, en Medina, también había policías locales para rendirle un homenaje de despedida. Nunca lo olvidaré».


Mémora participa en la campaña infantil de Cruz Roja Juventud (El Norte de Castilla)

Realiza una importante aportación económica a la iniciativa en Tudela de Duero: Sus Derechos en Juego.
Entrega de la aportación a la campaña Sus Derechos en Juego.
Domingo, 20 diciembre 2020, 11:12

2020 ha sido un año atípico. Atípicamente duro. Especialmente para aquellas familias económicamente más frágiles.

La empresa Mémora-Funeraria La Soledad, ha vivido en primera línea la dureza de la pandemia que nos azota. Ayudando y apoyando de forma cercana, profesional, cálida y siempre honesta a todas aquellas familias vallisoletanas que han perdido un ser querido durante este periodo.

Ahora que se acerca la Navidad, si algo hay a lo que no debe renunciarse a pesar del virus, es a la ilusión. Aún más tratándose de nuestra infancia. Por este motivo Mémora, tras colaborar el pasado año 2019 con la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Tudela de Duero en su programa Enréd@te, donde el objetivo primordial es romper el aislamiento que viven muchas personas mayores, incrementando su participación social; este año quiere prolongar su apoyo, aportando ilusión a la infancia de las familias de la localidad y comarca que más lo necesitan.

Esta es la razón por la que, este año, Mémora realiza una importante aportación económica a la campaña organizada por Cruz Roja Juventud: Sus Derechos en Juego.

Mediante esta campaña, más de 90 niñas y niños menores de 12 años y en riesgo de exclusión social, no han de renunciar a la ilusión de recibir sus juguetes o juegos que cumplen con las siguientes características: nuevo, no bélico, no sexista, preferentemente educativo y medioambientalmente sostenible.

En palabras de José Sicilia, gerente de Mémora-Funeraria La Soledad: «queremos ayudar a la infancia de hoy a ser los mejores adultos de mañana regalando juguetes educativos a quien, si no fuera de esta forma, no podría acceder a ellos». Por otra parte, la presidenta provincial de Cruz Roja en Valladolid, Rosa Urbón, ha agradecido «la solidaridad y el compromiso de Mémora con la infancia más vulnerable, en esta iniciativa en la que además de entregar juguetes, pretendemos promover su uso como herramienta educativa y de transmisión de valores en el contexto escolar y familiar». Finalmente, el presidente de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Tudela de Duero, Luis Sanz, ha añadido «si tú quieres, nosotros podemos, porque somos una casualidad, llena de intención».


Convocado un concurso de ideas para la renovación del tanatorio de la M-30 (La Vanguardia)

MAD-TANATORIOS MADRID
Madrid, 21 dic (EFE).- La empresa municipal de Servicios Funerarios de Madrid (SFM), con el asesoramiento de Open House Madrid, ha convocado un concurso de ideas para la renovación del tanatorio de la M-30. situado en la calle Salvador de Madariaga, 11. ,El objetivo de la empresa municipal es poner a disposición de la ciudadanía unas instalaciones renovadas que cubran todas las necesidades que las familias necesiten en esos momentos tan delicados, indica SFM en un comunicado.,El concurso busca o

AGENCIAS
21/12/2020 15:55

Madrid, 21 dic (EFE).- La empresa municipal de Servicios Funerarios de Madrid (SFM), con el asesoramiento de Open House Madrid, ha convocado un concurso de ideas para la renovación del tanatorio de la M-30. situado en la calle Salvador de Madariaga, 11.

El objetivo de la empresa municipal es poner a disposición de la ciudadanía unas instalaciones renovadas que cubran todas las necesidades que las familias necesiten en esos momentos tan delicados, indica SFM en un comunicado.

El concurso busca obtener la solución que mejor se adapte a las particulares circunstancias del edificio en el que se llevará a cabo esta actuación.

Para la resolución final el jurado tendrá en cuenta la adecuación de espacios, sostenibilidad y eficiencia energéticas, seguridad y accesibilidad.

El tanatorio de la M-30 fue proyectado en 1982 por el arquitecto Antonio Fernández Alba, Premio Nacional de Arquitectura 1963 y 2003 y medalla de oro de la Arquitectura 2002.

Considerado como un referente arquitectónico, el edificio, inaugurado en 1984, cuenta con una protección según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que afecta principalmente a su fachada, por lo que ésta será la única parte que deberá ser conservada intacta.

El plan de rehabilitación se llevará a cabo en tres fases, permitiendo que el tanatorio pueda seguir prestando sus servicios al mismo tiempo que se ejecutan las obras.

En la primera fase se procederá a la reforma de las zonas de uso público, es decir, las veintiocho salas, el atrio y la capilla-sala de ceremonias, así como la zona de atención comercial y la cafetería, incluyendo escaleras y espacios auxiliares. E

En la segunda fase, se acometerán trabajos en estancias de uso interno, como oficinas y almacén.

La tercera fase abordará la envolvente del edificio.

La ejecución de las actuaciones de renovación del tanatorio comenzará previsiblemente en el tercer trimestre de 2021, una vez elaborado el proyecto y contratada la obra civil.

El concurso tiene carácter público y pueden participar arquitectos y profesionales del sector.

Se otorgarán premios a las tres mejores propuestas con una dotación total de 18.000 euros, siendo 10.000 para el primer premio, 5.000 para el segundo y 3.000 para el tercero.

El ganador del primer premio procederá a la elaboración del proyecto.

El plazo límite para la presentación de propuestas terminará el 4 de febrero de 2021 a las dos de la tarde.

Las bases y la documentación del concurso de proyectos pueden consultarse en openhousemadrid.org/concurso.

Servicios Funerarios de Madrid es la empresa municipal del Ayuntamiento de Madrid que gestiona los dos tanatorios municipales (tanatorio Sur y tanatorio M-30), los dos crematorios (cementerio de la Almudena y cementerio Sur y los 14 camposantos municipales de la ciudad de Madrid, que incluye desde pequeños cementerios como Canillas, Villaverde o Aravaca, hasta el cementerio Sur o el complejo monumental del cementerio de la Almudena. EFE


Cecosam prepara un plan de inversión de 8 millones en los cementerios y en el tanatorio de la Fuensanta (Diario Córdoba)

La empresa aprueba el borrador del documento que se aplicará en los próximos diez años y que formará parte de su programa de viabilidad

Isabel Leña
21/12/2020
La empresa municipal Cecosam prepara un plan de inversiones de cerca de 8 millones de euros que llevará a cabo en los próximos diez años en todos los cementerios y en el tanatorio de la Fuensanta, que modernizará y que contará con nuevas salas de velatorio. El consejo de administración de la empresa ha dado este lunes el visto bueno al borrador de este programa de actuaciones, que formará parte del futuro plan de viabilidad de Cecosam. El documento ha sido aprobado por todos los grupos, a excepción del PSOE, que se ha abstenido. El objetivo del plan estratégico es, según la documentación aportada, la “modernización de las instalaciones” y “competir en el mercado” para “ofrecer un servicio público de calidad, moderno y actualizado”.
Dentro de las actuaciones previstas destaca la remodelación del cementerio y del tanatorio de la Fuensanta, que contará con tres salas de velatorio más cambiando la ubicación de la cafetería. Además, las cinco salas actuales se convertirán en cuatro más modernas. El proyecto consiste en renovar tanto la estética como la funcionalidad del conjunto, reformando estancias e instalaciones. La iniciativa se realizará en tres fases y tendrá un presupuesto de 3,4 millones.

Una de las novedades de esta reforma es que incluirá el cementerio y crematorio de animales reivindicado en varias ocasiones por Podemos, para el que habrá una inversión de medio millón de euros. Para llevar a cabo la remodelación del tanatorio se ha realizado un estudio de viabilidad previo que marca las pautas a seguir y que incide en la dotación de zonas ajardinadas en todo el recinto. La iniciativa contempla también medidas de eficiencia energética para lograr un “diseño verde”. Con ello, la idea es conseguir fondos europeos.

Tanto el tanatorio como el cementerio se encuentran muy deteriorados y el programa funcional que tienen no responde a las necesidades que la sociedad demanda. Además, el edificio tiene patologías, según consta en los documentos que han llegado al consejo. El cementerio de la Fuensanta fue construido en 1973 y fue inaugurado quince años después, en 1988. Más adelante, en el 2004, se abrió el tanatorio municipal. Desde el 2008, el cementerio cuenta con un espacio nuevo, el bosque de cenizas.

El plan estratégico que ha echado este lunes a andar incluirá actuaciones en todos los cementerios, que se ejecutarán en función de las prioridades que se establezcan. A priori, y en cuanto a infraestructuras, hay previstos 3,4 millones para un plan de reestructuración de Cecosam entre los años 2021 y 2025. Dentro de este apartado, hay contemplados 324.773 euros para el cementerio de la Salud y 1,8 millones para el de San Rafael. En ambos hay previstas actuaciones de urbanización. A estas obras se sumarán, entre otras, otras intervenciones en los vestuarios del camposanto de San Rafael; y en el comedor, en los vestuarios y en la iglesia del cementerio de la Fuensanta.

El plan estratégico prevé también destinar 25.000 euros para el despacho de capataces del cementerio de San Rafael; los 3,5 millones ya mencionados para la reforma del tanatorio de la Fuensanta; los 500.000 euros citados para el cementerio de animales; 40.000 euros para aire acondicionado; 205.000 euros para sistemas de información (software, equipos informáticos y redes de datos); 43.000 euros para distintos elementos como plataformas de carretillas, escaleras de seguridad y herramientas; y 20.000 euros para mobiliario.

El gerente de Cecosam, Pedro Ruiz, se ha comprometido a llevar a otro consejo de administración el plan con las fases de actuación y el presupuesto con una mayor concreción.

Por otro lado, el consejo de administración ha dado luz verde por unanimidad al convenio colectivo que tendrá Cecosam hasta el 2023.


Grupo ASV celebra la conferencia digital “Mi primera Navidad sin ti” (Revista Funeraria) 

Dic 21, 2020

Con el objetivo de apoyar en el duelo a las familias que en estos tiempos tan difíciles han perdido a un ser querido, Grupo ASV Servicios Funerarios ha querido mantener su ciclo ‘Mi primera Navidad sin ti’. Una conferencia que, dadas las circunstancias actuales, se adaptó al formato online, pero manteniendo el mismo espíritu con el que nació: ayudar a cientos de personas a afrontar, tras la pérdida de un ser querido, estas fechas tan señaladas, dotándolas de herramientas profesionales de ayuda, apoyo y cercanía.
Cómo afrontar esa primera Navidad cuando se ha perdido a un familiar o amigo es el principal interrogante que trató de resolver este encuentro virtual celebrado esta semana, seguido por más de un centenar de personas. El evento, de carácter gratuito y retransmitido en directo a través de las plataformas Zoom y YouTube, contó con la dirección de Nuria Javaloyes, psicóloga, psicooncóloga y profesional de cuidados paliativos. La actual coordinadora del Servicio de Apoyo ante la Pérdida de Grupo ASV Servicios Funerarios estuvo acompañada por varios testigos que han sufrido pérdidas y han relatado su experiencia.

Este tipo de conferencias se dirigen principalmente a personas que están viviendo un proceso de duelo. La actividad aúna la visión de profesionales expertos en el manejo del duelo y los testimonios de personas que ya han experimentado lo mismo anteriormente, teniendo que superar para ello periodos emocionalmente más sensibles como pueden ser las Navidades y otras fechas señaladas.

A través de las pautas y sugerencias ofrecidas por Nuria Javaloyes y los dos testimonios de las personas que quisieron compartir sus experiencias vividas, se brindaron diversas herramientas para avanzar en el proceso de duelo e ir poco a poco adaptándose a la nueva situación sin el ser querido.

Construir una nueva Navidad

Entre las sugerencias ofrecidas por Javaloyes destaca el apoyarse en la familia y allegados, y considera importante “construir una nueva Navidad, que introduzca algún elemento diferente. Seguramente será un momento delicado y lloraremos, pero lo haremos conjuntamente y nos apoyaremos estando juntos en el dolor. Hay que intentar estar interconectados, saber decir ‘te necesito’ a quien tenemos al lado, y hacer que nuestro ser querido sí esté presente de alguna manera aunque sea simbólica”.

Y es que “el primer año tras la pérdida es el que se presenta más difícil y a veces no sabemos cómo enfrentarnos a esta situación; más en un año tan peculiar como ha sido éste que está a punto de terminar, en el que en muchas ocasiones por culpa de la situación provocada por la Covid-19, ni siquiera hemos podido despedirnos de la manera deseada de nuestro ser querido”, explicaba Julia Rodriguez, Responsable de Comunicación y RSC de Grupo ASV.

En este sentido,  uno de los testimonios fue el de Trinidad, una mujer que perdió a su marido en abril a consecuencias de la Covid-19. Muchos de los espectadores de la conferencia se sintieron muy identificados con su historia y han agradecido su intervención y los sentimientos expresados, compartidos de forma generalizada por la audiencia.

Incluir a los niños en el proceso de duelo

La experta en acompañamiento en procesos de duelo Nuria Javaloyes dedicó también un espacio a los más pequeños incidiendo en la idea de que pueden ayudar mucho en estas fechas ya que suelen normalizar la muerte. Según explicó Javaloyes, es bueno para los niños el ver cómo los adultos manejan las emociones en esos momentos, ayudándoles a ver que es bueno expresarlas.


La  AFCM solicita que los trabajadores del sector funerario sean tenidos en cuenta en la priorización para la vacunación contra la Covid-19 (Revista Funeraria) 

Dic 23, 2020

Tras darse a conocer la última actualización del documento elaborado por el Ministerio de Sanidad para la estrategia de vacunación contra la Covid-19, la Asociación de Funerarias y Cementerios Municipales, AFCM, ha enviado una misiva al ministro Salvador Illa  para “llamar su atención sobre la esencialidad de los trabajadores que llevan a cabo su básica labor sociosanitaria” en el sector funerario. Por ello, José Antonio Muñoz, presidente de la entidad, ha solicitado que estos profesionales “sean tenidos en cuenta en la priorización para la vacunación de los trabajadores esenciales”.