El crematorio de Collserola seguirá cerrado y sin reparar (Metropoli Abierta)

Cementiris ha pagado 200.000 euros por un horno móvil durante ocho meses para hacer frente a la pandemia

JORDI SUBIRANA
12/06/2020 · 00:00H

El crematorio de Collserola seguirá cerrado y sin reparar. “No hay novedad”, afirman fuentes municipales. La instalación, con tres hornos, fue precintada hace algo más de un año por contaminante. Los filtros, con más de 30 años, no cumplían con los actuales requisitos medioambientales y la Generalitat ordenó su clausura.
La respuesta de Cementiris de Barcelona, una empresa municipal que preside el concejal Eloi Badia, da a entender que el cerrojazo del crematorio de Collserola es definitivo, como ya avanzó Crónica Global en febrero, a pesar del colapso que se ha vivido con las incineraciones en la ciudad por el incremento de muertos durante la pandemia.

ALQUILER DE 200.000 EUROS

Actualmente, Barcelona cuenta con cuatro hornos crematorios en el camposanto de Montjuïc que, durante la crisis sanitaria, no dieron abasto. El exceso de fallecimientos por coronavirus obligó a alquilar (renting) un horno móvil que ha costado a las arcas municipales casi 200.000 euros.

El contrato se adjudicó el 11 de marzo, antes de la declaración del estado de alarma, aunque el horno no llegó hasta mediados de abril. En estos dos meses, solo esta construcción ha hecho 207 incineraciones. La intención de Cementiris es quedarse el horno hasta finales de octubre por si se produce un rebrote de fallecimientos por el coronavirus.

MÁS BARATO REPARAR
Fuentes del sector funerario consultadas por este medio consideran que la reparación del crematorio de Collserola hubiera salido más barata que el alquiler del horno móvil, que fue traído desde Gran Bretaña. Entre marzo, cuando se adjudicó el contrato, y octubre el Ayuntamiento habrá pagado más de 24.000 euros al mes por la instalación.

Desde Cementiris de Barcelona se asegura, en cambio, que la reapertura del crematorio de Collserola “requiere una renovación integral de sus instalaciones, así como una adaptación y mejora de los equipamientos existentes de recepción de las familias y de acompañamiento y despido, actualmente insuficientes”, declararon en febrero.


C-LM autoriza comitivas fúnebres y velatorios de hasta 50 personas en las provincias en fase 3 de desescalada (Lanza Digital)

12 Junio 2020 Lanza TOLEDO

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado una Resolución de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional por la que vuelve a adaptar las normas en velatorios y comitivas fúnebres, de manera que permite aforos de hasta 50 personas en aquellas provincias que se encuentren en fase 3.
Según precisa el DOCM en su edición de este viernes y recoge Europa Press, se autorizan velatorios de fallecidos por cualquier causa con un límite máximo de 50 personas al aire libre y 25 personas en espacios cerrados, sean o no convivientes.

Del mismo modo, se autorizan comitivas para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida un máximo de 50 personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.


Mairena adjudica por 4,6 millones la construcción y gestión del nuevo cementerio con crematorio (Diario de Sevilla)

Sólo una unión temporal de empresas ha pujado por el proyecto, que se espera que esté funcionando en 2022
El mayor núcleo de población del Aljarafe sigue careciendo de tanatorio y tiene colmatado su camposanto

T. PERDIGUERO12 Junio, 2020 – 12:44h

El Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe adjudicó el pasado 4 de mayo a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Obras Públicas y Regadíos y OPR Edificación y Servicios la construcción y gestión del nuevo cementerio municipal, que incluye tanatorio y crematario, de los que hasta ahora carecía la localidad.

Con esta infraestructura se pretende responder a las necesidades futuras del municipio, cuyo histórico camposanto está prácticamente colmatado.

Según han precisado fuentes municipales, la adjudicación se ha hecho por un importe de 4,6 millones de euros más IVA. En cualquier caso, la empresa asumirá la totalidad de la inversión necesaria y pagará un canon anual de 20.000 euros al Ayuntamiento por la posterior gestión de todas las instalaciones, incluidas las del tanatorio y crematorio.

La adjudicataria debe redactar el proyecto en el plazo de tres meses y asumirá la construcción, incluidas la dirección de obra, coordinación de seguridad y salud, así como la posterior gestión.

En rojo, la ubicación del nuevo cementerio de Mairena. En rojo, la ubicación del nuevo cementerio de Mairena. / M. G.
Fuentes municipales han insistido en que el nuevo cementerio “responderá a la necesidad de adaptar un servicio esencial al crecimiento de la población del municipio”.

El nuevo cementerio se construirá en la zona oeste del municipio, en una parcela del sistema general ASGE-12 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), con una superficie de 24.056 metros cuadrados.

La construcción del nuevo cementerio contempla cuatro fases. En la primera, ya se ha incluido el tanatorio, el crematorio y el espacio de culto (1.000 metros cuadrados en total), además del cementerio y el aparcamiento (de 500 metros cuadrados).

Las siguientes fases incluyen nuevo espacio para el cementerio y el aparcamiento. Los trabajos tienen una duración de 28 meses y está previsto que la infraestructura pueda utilizarse ya en 2022.

Una vez que funcione el nuevo cementerio, el actual seguirá abierto para las visitas pero no se admitirán más enterramientos.

El gobierno local también ha insistido en que la nueva dotación tendrá en cuenta “muy especialmente criterios de sostenibilidad”, en cuanto a la conservación de la vegetación existente, el aprovechamiento del ciclo del agua, la eficiencia energética y el fomento del uso de la bicicleta. Además, se prestará un especial seguimiento a todo lo relativo a la calidad del aire, como establece la normativa regional sobre salud y medio ambiente.


Àltima detecta un “incremento de peticiones” de ceremonias a difuntos en la pandemia (Europa Press)

Prepara los tanatorios que gestionan en Catalunya central y Girona tras el pase a fase 3
BARCELONA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) –

El director general de Servicios Funerarios de Àltima, Josep Ventura, ha asegurado que la funeraria ha detectado desde la entrada en fase 1 y 2 un “incremento de las peticiones” para celebrar ceremonias de despedida o inhumar las cenizas de los difuntos durante la pandemia que, por las restricciones del confinamiento, no pudieron recibir la despedida por parte de las familias.

La compañía espera que esta demanda pueda duplicarse especialmente durante la fase 3, más flexible en relación al número de personas que puedan presenciar la despedida, ha informado este viernes Àltima en un comunicado.

“Emocionalmente, es muy necesario que las familias que han sufrido una pérdida durante esta pandemia y que han debido estar mucho tiempo sin poder hacer ningún homenaje ni dar un destino a las cenizas, puedan cerrar ahora el duelo”, ha afirmado Ventura.

La funeraria ofrece la posibilidad de hacer homenajes de despedida personalizados en todos los centros y dispone de opciones diversas para cenizas, tanto si quieren inhumar como si prefiere esparcirlas en el cementerio, así como de espacios memoriales donde grabar el nombre del difunto.

Los nueve tanatorios que Àltima gestiona en la comarca barcelonesa de Bages –Manresa, Bages Sud-Sant Vicenç de Castellet, Abadal-Súria, Cardona, Navarcles y Santpedor– y las gerundenses de Ripollès –Ripoll– y Alt Empordà –Figueres y Llançà– se preparan para entrar el lunes en la fase 3.

La empresa, que también cuenta con un tanatorio en L’Arboç (Tarragona), que ya se encuentra en este nuevo estadio, ha preparado todos los equipamientos de estas comarcas para cumplir con las normas de prevención establecidas por el Ministerio de Sanidad para esta fase.

La mayoría de los centros continuarán en fase 2, con 22 tanatorios repartidos en las comarcas barcelonesas de Barcelonès, Baix Llobregat, Vallès Occidental, Garraf y Alt Penedès.

La fase 3 permitirá que Àltima pueda aumentar el aforo en las salas de velatorio, que pasarán de las 15 permitidas en la fase 2 hasta 25 simultáneas; los oratorios y centros de culto podrán asumir hasta el 75% del aforo, y las comitivas de acompañamiento a entierros e incineraciones podrán ser de un máximo de 50 personas.


Madrid no dio instrucciones sobre los cadáveres en residencias en pleno colapso funerario (Diario Vasco)

El protocolo sanitario dejó en manos de los geriátricos la conservación de los cuerpos pese a ser «muy contagioso»

MATEO BALÍNMadridViernes, 12 junio 2020, 19:49

El protocolo aprobado por la Comunidad de Madrid para las residencias de ancianos no incluyó órdenes o recomendaciones para gestionar uno de los asuntos más escabrosos de esta crisis sanitaria: la conservación de los cientos de cadáveres que esperaban en sus habitaciones la llegada de la funeraria. Unos servicios asistenciales que, al igual que los hospitales, se vieron absolutamente desbordados en pleno pico de la epidemia, entre marzo y abril, y que requirieron el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas.

Fue el lunes 23 de marzo, cuando se registraron en España 7.700 nuevos contagios y 571 muertos por coronavirus, cuando la ministra de Defensa abrió la caja de pandora sobre la «dramática» situación de las residencias. Esta denuncia pública de Margarita Robles motivó la apertura de una investigación por parte de la Fiscalía General del Estado, que acabó remitiendo la competencia a sus órganos provinciales, donde ya se han abierto 186 diligencias penales (88 de ellas en Madrid, que suma unos 4.800 residentes fallecidos).

Pues bien, ahora, casi tres meses después de aquel episodio que encendió todas las alarmas y generó una importante desazón entre las familias de residentes, las piezas del puzzle comienzan a encajar. Y muchas explicaciones se encuentran, o no, contenidas en el «plan de actuación único» puesto en marcha en marzo por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, competente en esta materia.

Este protocolo asistencial ayuda a calificar a los enfermos con coronavirus o con síntomas de padecerlo. Y atribuye a la figura del «geriatra de enlace» la mediación entre las residencias y los hospitales para decir sobre el traslado de un paciente según los criterios clínicos.

Sin embargo, sobre un asunto sanitario de primera magnitud, los requisitos para la conservación de los cadáveres, no existe ni una sola mención en el documento publicado por este periódico el 17 de mayo.

Asistencia al duelo
Lo habitual en estas situaciones es que cada residencia trabaje con su propia funeraria, en lo que se viene a llamar programas de asistencia al duelo. Este servicio se activa las 24 horas del día y no se suele tardar más de una hora en recoger el cuerpo y trasladarlo al tanatorio. No obstante, en el pico epidémico, con los servicios funerarios de la región colapsados, la asistencia se podía demorar varios días.

Así lo atestiguó el presidente de la patronal de las residencias privadas en una entrevista a este periódico el 9 de mayo. «Cuando ha pasado el colapso funerario, también nos han echado la culpa. Pero hemos hecho lo que nos decían: dejar el cadáver con un doble sudario en la habitación hasta la llegada de los servicios funerarias porque era muy contagioso», explicó Ignacio Fernández-Cid.

 


La Funeraria Hermanos Alastrué abre un nuevo tanatorio en Huesca (Diario del Alto Aragón)

Un hito más en la expansión de un servicio que se inició hace cuatro años en Grañén para los Monegros
MARGA BRETOS
14/06/2020

HUESCA.- Los hermanos Alastrué, de Sariñena, inauguraron su primera funeraria y tanatorio en Grañén hace cuatro años, un emprendimiento que está estrechamente relacionado con el ciclo de la vida, un trabajo con sacrificio, en el que debe dejar a un lado los tiempos y los días festivos, puesto que el trabajo es de 24 horas al día, pero, sobre todo, es un compromiso que pone una tensión en la sensibilidad y la emoción de los que trabajan allí. Aquel germen ha ido fructificando y estos días ha abierto sus dependencias también en Huesca, en una evolución que abarca de esta manera Monegros y La Hoya.

Desde 2016, Pablo y Rafael Alastrué están dando este servicio a la comarca monegrina, y pueden presumir de un balance muy positivo: “La aceptación de nuestra empresa por parte de los ciudadanos cada día aumenta más. Crear una empresa no es una tarea fácil, pero nuestros clientes, que al final acaban siendo amigos, nos lo han puesto muy fácil”, explica Rafael, quien repasa cómo “familias que han tenido en este tiempo varias perdidas de seres queridos vuelven a solicitar nuestro trabajo. Eso nos hace crecer en número de servicios y poblaciones, que después de la realización de un funeral confían en nosotros por la cercanía y trato que les prestamos”.

Este proyecto empresarial surge como consecuencia de la detección de una oportunidad de negocio. “En Grañén y Los Monegros detectamos una zona que estaba con un servicio que no se adecuaba a lo que las familias demandaban, y tras mucho tiempo de estudiar la situación, dimos el paso”, señalan los hermanos, que el pasado día 3 de junio inauguraron su segundo tanatorio y su segundo proyecto. “Sobre la ampliación a Huesca, debemos decir que en gran parte nos han animado nuestros clientes, pero lógicamente hemos realizado un estudio para detectar en qué zona debíamos instalar nuestro complejo funerario para poder dar el servicio a toda la provincia de Huesca con los mejores accesos e instalaciones”.

Así, Funeraria Tanatorio Hermanos Alastrué se encuentra en un espacio de 3.000 metros cuadrados en la calle Ingeniero Pano, frente al Palacio de los Deportes oscense, en unas instalaciones modernas donde poder atender con total comodidad a las familias que lo necesiten.

Desde el principio, uno de sus principales objetivos ha sido “el convertirnos en una empresa de confianza para realizar servicios ante un fallecimiento. Nuestra cercanía a la familia y el trato personalizado es el servicio que más tenemos presentes y vamos evolucionando y aprendiendo de cada caso que se nos presenta”, y si se tiene en cuenta que en este corto periodo ya prestan servicio a toda la provincia, es porque lo saben hacer muy bien, con un asesoramiento individualizado. “Cuando nos enfrentamos a la pérdida de un familiar, habitualmente no se sabe cómo funciona este proceso, qué trámites se deben realizar, etcétera, y nosotros estamos capacitados para resolver cualquier duda, además de acompañar durante el proceso para que todo se lleve a cabo con la máxima diligencia y calidad”, subraya Rafael, conocedor de que en estos momentos difíciles es esencial tener a profesionales que ofrezcan un servicio completo, así como un precio ajustado a cada necesidad, y para ello ofrecen un novedoso sistema de pago. “Comprobamos que muchas personas mayores no tienen ningún tipo de seguro y no tienen capacidad para poder contratarlo y por eso hemos introducido una fórmula que es la contratación en vida. El beneficiario deja todo organizado y pagado en vida. Además, disponemos de varios tipos y sistemas de financiación de servicios para facilitar a las familias”.

En referencia al incremento de entierros a causa de la covid-19, los hermanos Alastrué comentan cómo han aumentado. “Esta zona ha estado poco afectada a diferencia de otras zonas como en las grandes ciudades. Ahora podemos decir que está volviendo la situación a la normalidad de cada año”, si bien les ha quedado un triste recuerdo. “Cuando una familia se despide de un ser querido, ya de por sí es un momento difícil. En estos momentos hay que añadir que ha sido doloroso, complicado y duro para todos. Nos encontrábamos en una situación que solo podían acudir 3 personas al entierro, incluso algún caso que no podía asistir ningún familiar ya que se encontraban fuera de la provincia”.

Con la idea de convertirse en un referente provincial y con un gran respeto por la competencia, Rafael y Pablo opinan que “con el número de difuntos y servicios que se realizan desde Huesca, hay mercado para todos. La competencia les va bien a ellos y a nosotros. Ayuda a mejorar y eso es el beneficio que los clientes encuentran, y, desde nuestra parte, lo fundamental es el trato humano, el servicio personalizado a cada familia tanto emocional como económicamente y unas magníficas instalaciones”, concluyen.


La comarca de Ayala ha registrado 30 personas muertas por coronavirus (El Correo)

Son los casos en los que se ha declarado el patógeno como causante de la muerte entre mediados de marzo y finales de mayo

MARTA PECIÑA Lunes, 15 junio 2020, 12:42
Entre los meses de marzo y mayo, en la comarca de Ayala se han contabilizado treinta muertes por coronavirus. Llodio registró trece casos, los mismos que en Amurrio, según los datos aportados por la funeraria Larraz, que se encarga de este servicio en la comarca. «Son los que nos han confirmado que han fallecido por esa causa, aunque es posible que haya más porque hay casos en los que solo se indica la presencia de una enfermedad respiratoria», explica Bitxen Larraz, responsable de la empresa. Los datos registrados por la funeraria desde que se desató la epidemia, señalan también que entre Ayala y Artziniega se han registrado tres muertes por esa misma causa en el mismo periodo mientras que en Okondo se ha contabilizado una. En total, fueron 124 las personas muertas entre mediados de marzo y finales de mayo de este año.

Larraz destaca que en la estadística, el mayor incremento de fallecimientos se localiza en el mes de marzo, con 51 personas muertas, de las que 16 estaban infectadas por la COVID-19. De ellos, siete eran de Llodio, y otros siete de Amurrio. En Artziniega se produjo un fallecimiento y otro en Okondo. En el mismo periodo del año pasado, fueron 33 las personas que fallecieron en la comarca. En abril, los fallecidos fueron 34 y de ellos trece, estaban afectados por la epidemia. Seis de ellos estaban domiciliados en Llodio, cinco en Amurrio y dos en Ayala. El último fallecimiento registrado por esta causa, se produjo en mayo en Amurrio.

Amurrio, con algo más de la mitad de población que Llodio, ha registrado el mismo número de personas fallecidasTRECE
Llama la atención el hecho de que Amurrio haya registrado el mismo número de fallecidos que Llodio, con algo más de la mitad de población. A ello ha podido contribuir el hecho de que se ha registrado un índice de mortalidad elevado en la residencia San Antón de Armuru, donde según los datos de la Diputación, han fallecido 7 personas de las 39 que residen en el edificio, mientras que en la de Llodio han sido han sido tres las personas fallecidas aunque su capacidad es mayor, de 50 plazas. En la residencia Aldai de Respaldiza se ha registrado un fallecimiento entre los 41 residentes. «El ‘pico’ se produjo durante tres semanas entre mediados de marzo y primeros de abril», explicó Larraz.

Precauciones
Los operarios de la funeraria han estado trabajando durante estas semanas con las mismas medidas de seguridad en todos los casos. Durante los momentos más complicados de la epidemia, la normativa impedía al personal tratar los cuerpos de ninguna manera. «Sólo se permitía su traslado para proceder después a su enterramiento o incineración». Estas circunstancias ha hecho que las familias «hayan atravesado momentos muy duros, de mucha frustración y resignación».

De hecho, aunque ya se permiten funerales y velatorios, «todavía hay gente que es reacia a celebrarlos porque a veces tienen que venir familiares de otras zonas y como no pueden abrazarse, prefieren esperar».

Hasta finales de mayo, había 347 casos. 153 en Llodio, 112 en Amurrio, 64 en Ayala, 11 en Artziniega y 7 en Okondo
En la iglesia, ya se celebran misas por las personas fallecidas, siempre que las familias soliciten esa despedida. El equipo parroquial, que se encarga de las iglesias de Llodio, Areta, Gardea y Ugarte, ya anunció con la reanudación del culto que los funerales que no se hubieran podido celebrar durante el confinamiento comenzarían el día 25 por orden de antigüedad.

A 1 de junio, las cifras oficiales indicaban que Llodio había registrado 153 casos de infección durante la epidemia y Amurrio, 112. En el caso de Ayala, tras el significativo incremento registrado a finales de abril, cuando la estadística pasó de 24 casos el día 27, a 61 el último día de mes, el 1 de junio, mantenía la línea de estabilidad con 64 infecciones. Ese incremento se justificó por parte de las autoridades sanitarias como consecuencia del aumento de test en esos días. En Artziniega, las cifras señalan que ha habdido 11 personas afectadas durante la epidemia y en Okondo, 7.


Universidad Ramón Llull elabora buenas prácticas para funerarias tras COVID (La Vanguardia)

REDACCIÓN
15/06/2020 18:08
Barcelona, 15 jun (EFE).- La Cátedra Ethos de la Universitat Ramon Llull de Barcelona ha elaborado una guía de buenas prácticas para funerarias en colaboración con el Grupo Mémora, para afrontar el impacto de la covid en el sector.

El documento, que se inspira en los valores corporativos del Grupo Mémora y en el Código de buenas prácticas de las empresas de los servicios funerarios (2016), pretende dar consejos de prácticas concretas que garanticen el carácter ético de todo el proceso funerario.

En ese sentido, se apunta cómo proceder desde el tratamiento y manejo de los cuerpos hasta la relación con las administraciones, pasando por el proceso del acompañamiento al duelo o la atención a grupos vulnerables.

“La crisis sanitaria global producida por la pandemia COVID-19 ha tenido un importante impacto en el sector funerario, y ha generado multitud de situaciones sin precedentes que las empresas del sector y sus profesionales se han visto obligados a afrontar con la máxima profesionalidad y el máximo respeto para las familias”, han apuntado en un comunicado.

En ese sentido, el director de la Cátedra Ethos, Francesc Torralba, ha señalado que “en contextos de incertidumbre, la ductilidad constituye un valor fundamental” y que conviene adaptar los protocolos “a un nuevo entorno marcado por una gran complejidad y vulnerabilidad con la voluntad de respetar y potenciar, en todo momento, los derechos de todos los actores implicados”. EFE


Los centros de Grupo ASV Servicios Funerarios ofrecen la visualización gratuita de ceremonias por streaming (Diario Alicante)

2 días hace Diario Alicante »

Los centros de Grupo ASV Servicios Funerarios ofrecen la visualización gratuita de ceremonias por streaming
Familiares y allegados podrán seguir en directo la despedida de sus seres queridos desde cualquier parte del mundo
Grupo ASV amplía sus prestaciones con la retransmisión de las ceremonias desde sus centros funerarios para ofrecer la posibilidad de presenciar virtualmente las despedidas  desde cualquier ubicación. El servicio de streaming estará disponible para todos los clientes, y para todo tipo de ceremonias (religiosas y civiles), sin coste adicional.

Si hace unas semanas se ponía en marcha la visualización de las cremaciones, ahora se activa de forma regular la de las ceremonias, permitiendo “ofrecer a los clientes un servicio versátil y de calidad, que permitirá conectar e incluso interactuar a través de comentarios o condolencias, con familiares de cualquier parte del mundo, aunque no hayan podido asistir presencialmente”, indica Fernando Guntiñas, Director General de Grupo ASV Servicios Funerarios. “Confiamos en que este nuevo servicio ayude a las familias a sentirse más cerca y unidas, a pesar de la distancia y las limitaciones a los desplazamientos” añadió el directivo.

El acceso a la retransmisión en directo se podrá hacer a través de la aplicación Alife, y se desarrollará con todas las medidas de privacidad, seguridad y protección de los derechos de imagen de los asistentes. El servicio de streaming ya está disponible en los centros de Alicante, San Juan, Elche-Carrús, Villajoyosa, Denia y Valencia-Campanar y se está preparando el resto de centros para que puedan incorporar de manera progresiva esta nueva tecnología.

Este servicio viene a completar la lista de prestaciones a distancia que ofrece Grupo ASV y que se ha visto reforzado en estas últimas semanas para ayudar a las familias durante esta situación de emergencia sanitaria: visualización de la cremación a distancia, video-consejos especializados a través de las redes sociales,  esquela digital, aplicación Alife, que conecta a familiares y amigos del difunto, y teléfono de apoyo emocional 24h.

Sobre Grupo ASV Servicios Funerarios
GRUPO ASV Servicios Funerarios es una de las primeras compañías de servicios funerarios en España, con un equipo de más de 500 profesionales y cerca de 90 centros repartidos por toda la geografía nacional, especialmente en Andalucía y Levante. Conscientes de la importante labor social que debe asumir, brinda apoyo a quienes han perdido a sus seres queridos, desde la honestidad, la profesionalidad y el respeto. Forma parte del Grupo ASV, que complementa los servicios funerarios con la compañía aseguradora Meridiano y la empresa de Transporte Sanitario Ayuda.


Vox exige un plan de viabilidad para Cecosam para que dé mejor servicio sin generar sobrecoste (Diario Córdoba)

El grupo municipal considera que “no hay unidad de acción” al frente de la empresa municipal

Isabel Leña
17/06/2020
El grupo municipal de Vox considera que la empresa municipal Cecosam necesita un plan de viabilidad para dar un mejor servicio sin suponer un sobrecoste anual de un millón de euros a las arcas municipales. Así lo ha manifestado este miércoles el consejero de Vox en la empresa, Manuel Chamber, que ha realizado un balance “pesimista”, junto con la portavoz de Vox, Paula Badanelli, de la gestión llevada a cabo en esta empresa por PP y Ciudadanos durante el primer año de mandato. Para Badenelli, “asumir como normal un millón de euros de pérdidas al año es tirar el dinero”.
Chamber, que ha explicado que se está negociando un nuevo convenio colectivo, ha asegurado que “vamos a tener que sacarlo adelante vinculándolo a un plan de viabilidad que permita la permanencia de la empresa para el futuro”. Vox se muestra “abierto a multitud de opciones”, entre las que, asevera, “hay que barajar cuál es la más productiva”, ya que Cecosam ofrece “un servicio público” que “no queremos que se preste con mala calidad, sino con mucha”.

Vox desea que “el personal esté contento y cumpla” y que la empresa no genere un sobrecoste anual de un millón de euros como hasta ahora. En relación al personal, garantiza que “siempre va a estar para conseguir todas las mejoras” para el mismo.

Además, Vox ha explicado que en los últimos años ha habido transferencias de capital recurrentes que coincidían con las pérdidas que viene arrastrando la empresa. Según ha relatado el consejero de Vox, en el 2018 fueron de 880.000 euros, cantidad idéntica a la que perdió la empresa en el 2019, año en el que el anterior gobierno de PSOE e IU no pidió la transferencia porque esperaba ingresos a través del tanatorio que proyectaba.

Esto ha llevado a Vox a decir que se ha estado “jugando con el tema”, ya que era imposible lograr ingresos con el proyecto tan pronto cuando ni siquiera habían empezado las obras. El proyecto del tanatorio acabó en los juzgados y, de momento, está descartado.

Vox piensa que “no hay unidad de acción” dentro de Cecosam y que “no se toman decisiones”, por lo que detecta “falta de valentía”. “El gerente  -Pedro Ruiz- propone pero el presidente –Antonio Álvarez- quita y el PP no sabe si va o no va con ellos”, señala Chamber.


El cementerio de Pamplona realiza desde marzo 1.054 servicios funerarios, el 72% cremaciones (Noticias de Navarra)

EN ESTOS MOMENTOS SE PUEDEN REUNIR HASTA 50 PERSONAS EN DESPEDIDAS EXTERIORES Y UN MÁXIMO DE 25 EN EL INTERIOR
EP/ PAMPLONA 17.06.2020 | 14:47

Un operario protegido con mascarilla traslada un ataúd por las instalaciones del cementerio de San José en Pamplona. E.P.
El cementerio municipal de San José de Pamplona ha realizado desde el pasado mes de marzo y hasta el 16 de junio un total de 1.054 servicios funerarios, de los que un 72,5% fueron cremaciones, un 18,6% nichos y un 8,9% enterramientos.

El cementerio ha ampliado en esta fase 3 de la desescalada el aforo de asistencia a los diferentes servicios funerarios que ofrece. Así, para despedidas en el exterior, al aire libre, es decir, enterramientos o depósitos en nicho, se permite la presencia de grupos con un máximo de 50 personas.

En el caso de las cremaciones, el aforo en el interior de la sala de despedidas se sitúa en 25 personas. Si se quiere servicio religioso, el aforo máximo es de 24 personas.

Desde el pasado mes de marzo y hasta el 16 de junio, se han llevado a cabo en el cementerio municipal de San José un total de 1.054 servicios funerarios. En concreto, en marzo se realizaron 338 servicios, de los 245 se correspondieron con cremaciones, 63 con depósitos en nichos, 27 con enterramientos en panteones y 3 con enterramientos en fosas.

En el mes de abril, los servicios se incrementaron hasta los 350, con un leve descenso en las cremaciones (233) y un aumento en los depósitos en nicho (90). Se produjeron 21 enterramientos en panteones y seis en fosas.

Ya en mayo se produjo un descenso de en torno a un tercio en los servicios, con un total de 245. De ellos, 194 fueron cremaciones, 30 depósitos en nicho, 14 enterramientos en panteón y siete en fosa.

Hasta mediados del mes de junio (a fecha 16 de junio), se sigue manteniendo la línea descendente en servicios. Se han realizado en este mes 92 cremaciones, 13 depósitos en nicho, 11 enterramientos en panteón y cinco en fosa. En total, 121 servicios funerarios, ha informado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

El cementerio municipal de San José reabrió el pasado 19 de mayo, después de dos meses cerrado al público con motivo del estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus. Desde entonces, el camposanto admite visitas en su horario habitual de verano, de 8 a 19 horas (la puerta principal se cierra a las 19 horas, mientras que el resto de puertas se cierran a las 18.30 horas).

El cementerio va adaptándose a la regulación que en cada fase se determina, orientándose siempre a la doble garantía de la prestación del servicio público y de prevención de la salud del personal municipal que trabaja en esas instalaciones.

 


UPL solicita la paralización de las obras del crematorio de Cardenal Cisneros (Zamora24horas.com)

Redacción
12:41 18/06/20

Desde la formación leonesista, denuncian que con la puesta en funcionamiento del horno crematorio, se puede poner en riesgo la salud y el bienestar de los vecinos de los Barrios de Pantoja, Peña Trevinca y la Alberca, muy próximos a la instalación funeraria.
En noviembre de 2019, se recibió la noticia de que la empresa “Tanatorio-Crematorio Ciudad de Zamora”, propiedad del conocido industrial zamorano Marcial Roncero, tenía concedida la licencia ambiental por parte del Ayuntamiento de Zamora y el visto bueno del servicio territorial de medio ambiente de la Junta de Castilla y León.
UPl considera que se ortogaron dichos permisos “sin tener en cuenta la oposición vecinal que mostró su rechazo, en especial la asociación de vecinos de Pantoja, la cual recogió firmas y no fue escuchada por ninguna administración”.

Desde UPL lamentan que “desde la corporación municipal, no se escuche a los vecinos, y sí se tengan en cuenta los intereses empresariales, teniendo en cuenta que el gobierno municipal presume de velar por los intereses de los barrios obreros de Zamora, pero en cambio no duda a la hora de claudicar ante los intereses del empresario, y permitir la instalación en el epicentro de los barrios obreros de Zamora una instalación mortuoria, tal y como se puede desprender del estudio de Greenpeace INCINERACIÓN Y SALUD” Conocimientos Actuales Sobre los Impactos de las Incineradoras en la Salud Humana y de informes del CSIC

De igual modo, denuncian “la falta de transparencia con la que se realizó el proceso de publicación de licencia ambiental, para facilitar a los vecinos la presentación de alegaciones en tiempo y forma, actuando por parte de la empresa y del ayuntamiento con cierta opacidad para garantizar que no se presentaran alegaciones de ningún tipo, incurriendo con ello de nuevo en la falta de opciones de participación a las asociaciones de vecinos afectados”.

Por parte de UPL se solicita la paralización de la obra del horno crematorio, autorizando únicamente la apertura como tanatorio, dado que consideramos que no es el lugar más adecuado para instalar un horno crematorio, disponiendo de lugares más idóneos dónde la población no resultaría afectada.

Por todo ello, se presentaron por parte de UPL a las Cortes de CyL y en el Ayuntamiento de Zamora las siguientes preguntas:

1- ¿Existe algún estudio oficial por parte de la Concejalía de Medio Ambiente o de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de CyL, que evalúe los efectos sobre la salud, de la exposición prolongada a las partículas provenientes de la actividad de cremación de féretros?

2.- ¿Es consciente el Gobierno Municipal y la Junta de CyL, que la Licencia Ambiental concedida por el Ayuntamiento de Zamora a la empresa “Tanatorio-Crematorio Ciudad de Zamora”, la cual consta del beneplácito de la Consejería de Medioambiente de CyL, puede poner en riesgo la salud de los ciudadanos de Zamora?

3.- ¿Podría ser contraria a derecho, la concesión de licencia ambiental a la empresa “Tanatorio-Crematorio Ciudad de Zamora”, por ser contraria a la protección de la salud pública recogida en el artículo 43 de la Constitución Española?

4. ¿En ese caso, se va a solicitar, por parte del Ayuntamiento de Zamora, la revisión de la licencia ambiental en los términos contemplados en el Real Decreto 16/2005 por el que se regula la policía sanitaria mortuoria en la Comunidad de Castilla y León.?


Acaban las limitaciones de aforo en tanatorios y cementerios (Eldiario.es)

“La ceremonia es un momento de transición psicológica necesario para asumir la despedida de un ser querido, y que pasamos acompañados”, señala la Asociación Nacional de Servicios Funerarios.
EFE – Madrid
18/06/2020 – 14:21h

Desde este lunes acaban las limitaciones de aforo en tanatorios y ceremonias funerarias y sólo se recomendará una distancia interpersonal de 1,5 metros y medidas higiénicas, en contraste con la limitación a tres personas durante lo peor de la crisis. Aunque cada comunidad autónoma podrá ir fijando algunas medidas, según ha recordado este jueves la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) con motivo de la última fase del proceso de desescalada por el coronavirus.

La llamada nueva normalidad, conforme al real decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, acaba con la limitación a un número específico de personas o de un porcentaje de aforo que se había venido dando en velatorios, entierros y ceremonias civiles y religiosas. No obstante, en caso de que no resulte posible garantizar el mantenimiento de la distancia de 1,5 metros de seguridad, la normativa impone que se observen las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio. Esto incluye la obligatoriedad del uso de mascarillas en espacios cerrados, así como en espacios abiertos donde no pueda mantenerse una distancia mínima. Pese a que el nuevo decreto no incluya limitaciones de aforo, las comunidades autónomas tendrán la potestad de endurecer estas medidas.

De momento, Galicia, al entrar en la nueva normalidad en primer lugar ha fijado un aforo máximo de 30 personas en velatorios, de 75 personas en comitivas en los entierros y manteniendo el 75 % de aforo en ceremonias de despedida. Panasef ha impulsado planes específicos de prevención y alerta, un protocolo de limpieza y desinfección periódica, protección de clientes y empleados, y reorganización del espacio y mobiliario para garantizar una correcta distancia de seguridad y facilitar la limpieza.

Ha recordado que durante el pico de la epidemia sólo tres personas podían acudir a la ceremonia de inhumación o cremación, independientemente del número de hijos o familiares directos, y se suprimieron los velatorios o las ceremonias de despedida o de culto. Durante el sistema de fases, estas restricciones se han suavizado: en la fase 1 la limitación en velatorios siguió vigente, con 10 personas, y el 30 % en ceremonias de culto, en la fase 2 de 15 personas y un 50 % de aforo y en la fase 3 de 25 personas y un 75 %. El secretario general de Panasef, Alfredo Gosálvez, ha celebrado la entrada en una nueva etapa recordando la importancia del proceso de duelo: “El rasgo más doloroso de esta enfermedad ha sido que, además de llevarse a tantos, nos ha privado de la posibilidad de despedirlos como se merecen. No sólo no ha habido ceremonias de despedida, es que, en lo peor de la crisis, si un fallecido tenía tres hijos y cónyuge, uno de ellos ni siquiera podía acudir al entierro”.

“La ceremonia es un momento de transición psicológica necesario para asumir la despedida de un ser querido, y que pasamos acompañados”, ha añadido.