Titulares

Àltima abrirá los 14 tanatorios que gestiona en municipios que pasan de fase (La Vanguardia)

REDACCIÓN
15/05/2020 16:37
Barcelona, 15 may (EFE).- La funeraria Àltima ha explicado este viernes que los 14 tanatorios que gestiona en los municipios catalanes que el próximos lunes pasarán a la fase 1 de la desescalada ya están listos para retomar su actividad y podrán celebrar ceremonias y velatorios, siguiendo ciertos protocolos.

En un comunicado, la funeraria ha indicado que los tanatorios que tiene en las comarcas del Garraf, Alt Penedès, Bages, Ripollès y Alt Empordà están preparados para reabrir con todas las garantías de seguridad, como ya lo hizo la semana pasada el que tienen en l’Arboç del Penedès (Baix Penedès), y que están a la espera de poder hacer lo mismo en los 17 situados en el área metropolitana de Barcelona.

Àltima permite la celebración de velatorios con un máximo de 10 personas simultáneamente en la sala, así como de ceremonias, limitando el aforo a un tercio de la capacidad y siempre con la obligación de llevar mascarilla.

Asimismo, evitará la apertura de velatorios contiguos, instalará dispensadores de gel desinfectantes y facilitará hasta diez mascarillas a cada familias.

En cuanto a las comitivas de acompañamiento al entierro o la incineración, se permitirá la presencia de un máximo de 15 personas, más un ministro de culto.

La funeraria ha recordado que sigue priorizando la atención telefónica en todos los centros y oficinas y que durante la desescalada también mantendrá, por la misma vía, la asistencia al duelo gratuita, coordinada por un equipo de profesionales, para todas las familias que lo necesiten. EFE


La muerte en tiempos de coronavirus (Cadena Ser)

Conocemos los duros momentos que se han experimentado en una de las funerarias de la ciudad en este tiempo en el que la muerte ha pasado a un primer plano social

DELIA TOBÍAS
Vitoria
15/05/2020 – 16:18 h. CEST

Escucha aquí el tiempo de entrevista con Alberto Zapatero, de Funeraria Virgen Blanca y con Patxi del Campo, de Vivir con voz propia, sobre la muerte en tiempos de coronavirus.

‘Me lo han quitado’.  Dice Alberto Zapatero, de Funeraria Virgen Blanca, que es una de las frases que más han escuchado en estos últimos meses él y sus compañeros de trabajo. Ataviados “como alienígenas” con el material de protección, era muy difícil expresar cualquier tipo de empatía hacia los familiares de los fallecidos que, fueran o no Covid-19, tenían que introducir en una bolsa estanca. Era la última imagen con la que se quedaba su gente. La bolsa estanca.

Zapatero asegura que este tiempo ha sido especialmente duro y estresante y que, con la nueva normativa vigente con la Fase 1, comienzan a ver algo de luz. Ya se permiten enterramientos con 15 personas y velatorios con 10, que pueden rotar. Hay, además, un féretro al que decir adiós y Santa Isabel y El Salvador ya están abiertos.

Una de las imágenes que le ha tocado el alma -confiesa- ha sido ver pasar por la funeraria en una misma semana a la misma persona para despedir primero a uno de sus progenitores y después al otro. Sin abrazos.

Lo positivo, constatar cómo todo el mundo: compañeros, sanitarios o trabajadores de residencias han arrimado el hombro en un tiempo tan doloroso.

Vivir con voz propia

En este tiempo de pandemia hemos sido más conscientes de algo que no es nuevo: que morir en soledad es la expresión más cruda del final de la vida. Lo afirma Patxi del Campo, musicoterapeuta e integrante de ‘Vivir con voz propia’.

Esa toma de conciencia parece haber generado también un mayor interés por hablar, reflexionar en torno a la muerte. ‘Vivir con voz propia’ lo ha comprobado en una de las actividades que organiza: los ‘Death café’. Se trata de encuentros para compartir experiencias, opiniones, inquietudes acerca de la muerte que se iniciaron hace 4 años en Vitoria. En este tiempo, las citas online están siendo muy exitosas. Para la del 20 de mayo ya hay mucha gente apuntada, comenta del Campo.

El colectivo cuenta, por cierto, con un espacio de escucha donde están trabajando en el acompañamiento de esos duelos sin abrazos que, asegura Patxi, tendrán sus consecuencias; dice que transitar por un momento que marca la vida sin poder contar con la complicidad de otra persona deja un vacío en el interior que puede permanecer mucho tiempo.

Ahora, cuenta, toca la etapa de “contagiarnos emocionalmente”. Esto es, de potenciar la red de cuidados vecinales que se ha puesto en valor en este tiempo y que no debemos olvidar. Se trata de mostrar nuestra disposición al otro; disposición a aliviarle de su sufrimiento, de su soledad, de todo aquello negativo que pueda traerle esta circunstancia vital tan especial. No supone -asegura- de grandes cosas. Pequeños detalles pueden marcar la diferencia hacia un vecindario compasivo.


Novedades en el Cementerio y el Tanatorio de Albacete desde este lunes (Digital de Albacete)

en Albacete, coronavirus albacete, ultima hora 16 mayo, 2020
/Redacción/

El Ayuntamiento de Albacete prepara la reapertura de los servicios municipales contemplados en la Fase 1 de desescalada del Estado de Alarma, decretado para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19, adaptados y con las debidas medidas de prevención y seguridad, para evitar contagios entre la población.

A partir de las doce de la noche del domingo, también volverán a celebrarse velatorios, en las instalaciones del Tanatorio municipal, para un número limitado de familiares: quince personas al aire libre o diez en espacios cerrados, sean o no convivientes. La comitiva para el enterramiento o la despedida para la cremación del fallecido se restringe a un máximo de quince personas y, en su caso, se podrá sumar el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

El Tanatorio también verá reducido su horario de apertura, pues se pasará de las 24 horas diarias de servicio ininterrumpido, a cerrar entre las 12 de la noche y las 6.30 de la mañana, para facilitar que se puedan realizar los debidos trabajos de desinfección en sus instalaciones. También se reabrirá el Cementerio municipal, en horario de 8.00 a 19.00 horas, en el que también se tendrán que guardar la preceptiva distancia de seguridad.


Sant Josep construirá el primer velatorio de gestión pública de Ibiza

Las obras del velatorio, que se ubicará en el cementerio de Sant Francesc, se iniciarán en los próximos días
Redacción | Ibiza 16.05.2020 | 23:08

El Ayuntamiento de Sant Josep empezará en los próximos días las obras de construcción del primer velatorio del municipio, que será el primero de gestión pública de la isla. El Consistorio informó ayer en una nota que el proyecto está previsto desde el inicio de la legislatura y que «pronto verá la luz».

El velatorio se ubicará en el cementerio de Sant Francesc y para su construcción se aprovecharán dos almacenes existentes en el recinto.

Los trabajos para reconvertir esta dependencias en un velatorio tienen un presupuesto de 48.211 euros y una duración prevista de un mes.

La nueva instalación dispondrá de una superficie de 55 metros cuadrados, divididos en sala de velatorio, sala del difunto y lavabo privado, y tendrá accesos independientes para las familias y el féretro.

El Ayuntamiento de Sant Josep alquilará la nueva instalación de uso público a las empresas que necesiten el espacio, y habrá un canon reducido para los vecinos del municipio.

La concejala de Cementerios, Guadalupe Nauda, ha destacado que esta obra será beneficiosa para los vecinos del municipio y del resto de la isla, «que también lo podrán usar en condiciones de servicio público».


Mémora cierra el depósito funerario excepcional de Barcelona 53 días después (Europa Press)

El aparcamiento del tanatorio de Collserola ha acogido en este tiempo a más de 3.200 víctimas
El último difunto ha tenido un servicio gratuito, al no disponer de recursos ni familia conocida
Efe

BARCELONA – DOMINGO, 17/05/2020 – 19:00

Mémora ha cerrado este domingo el depósito funerario excepcional de Barcelona en el Tanatorio de Collserola, 53 días después de habilitarlo por la alta mortalidad debida al coronavirus y de haber acogido a más de 3.200 víctimas de la pandemia.

El último difunto ha tenido un servicio gratuito, al no disponer de recursos ni familia conocida, y se le ha despedido con un homenaje floral y una veintena de profesionales de Serveis Funeraris de Barcelona, según un comunicado de Mémora.

El depósito temporal se habilitó en el aparcamiento: Mémora decidió el 25 de marzo cerrar al público el tanatorio y acondicionarlo con una inversión de más de medio millón de euros para albergar a los fallecidos con covid-19 de Barcelona “y anticiparse así a la alta demanda” de los cementerios y crematorios.

La compañía ha valorado que esta instalación haya permitido actuar de forma “anticipada, rápida y coordinada con otros actores del sector funerario de la ciudad”, y descongestionar el sistema sanitario, sociosanitario y residencial. El consejero delegado de Mémora, Juan Jesús Domingo, ha destacado que el dispositivo “ha reflejado la gran labor de un colectivo profesional muchas veces invisibilizado” en España.

Más de 700 féretros a la vez
El dispositivo se activó para anticiparse a la situación, viendo el colapso anterior en Madrid, ha constado de dos plantas que suman 5.000 metros cuadrados con equipos de refrigeración, y “no ha sido necesario llegar a utilizar la capacidad máxima del dispositivo en ningún momento”: el número máximo de féretros albergados simultáneamente ha sido de más de 700.

El dispositivo quedará a disposición del sector funerario de Barcelona “por si fuera necesario volver a reactivar su actividad extraordinaria durante los próximos meses”.

El Tanatorio de Collserola, como el resto de instalaciones de Mémora en España, está listo para reactivar su actividad habitual desde este lunes, garantizando la máxima de familias y trabajadores y cumpliendo los requerimientos del Ministerio de Sanidad.


“Los funerarios también estamos en primera línea exponiéndonos” (Deia)

REIVINDICAN SU LABOR EN LA CRISIS Y ALABAN LA COMPRENSIÓN DE LAS FAMILIAS ANTE LAS RESTRICCIONES
ARANTZA RODRÍGUEZ 18.05.2020 | 00:23

BILBAO – Cambió los fogones por los féretros y se siente orgulloso de ello. “Los funerarios también estamos en primera línea de fuego exponiéndonos y se tiene que reconocer nuestra labor”, reivindica José Ignacio Basaguren, molesto porque solo se habla de ellos “cuando alguno comete una estafa, se equivoca o sube el precio de los servicios, algo que en Bizkaia no se ha producido. Parece que el funerario está deseando que se muera la gente para cobrar mucho”, lamenta el responsable de Funeraria Basaguren, que presta servicio en Durangaldea y curiosamente ha registrado menos trabajo del habitual. “Desde marzo he tenido cuatro casos de coronavirus y muy pocas defunciones. La media de edad ha sido de 88 años. Ha habido personas con 101 o 105 que han muerto de causas naturales”, detalla.

Del “desbordamiento” que ha sufrido el sector en ciudades, como Madrid, con listas de espera en los crematorios y desvío de incineraciones a otras comunidades, no culpa “ni al Gobierno ni a los funerarios ni a nadie”. “Les ha pillado el toro a todos en unas circunstancias en las que no se sabía cómo actuar. Es una avalancha de cadáveres que ha saturado todos los puntos”, se muestra comprensivo. Lo que no acaba de entender es que se difundan noticias que “alarman” a la población, como la de que “una funeraria había traído un camión frigorífico a Ermua para almacenar difuntos. La gente lo lee y dice: Aquí ha habido una guerra mundial, cuando en los tanatorios de la zona no había servicio velatorio y teníamos cámaras libres. Yo tengo dos salas con capacidad para veinte cajas. ¿A qué viene traer un camión frigorífico?”, se pregunta.

Tampoco encuentra explicación a que “haya habido colas de espera de cuatro días para incinerar”, mientras “otros teníamos las incineradoras apagadas porque no teníamos servicios. Cada uno hace con su negocio lo que quiere, pero causar esa alarma por no derivar a la competencia…”, comenta.

Pese a las dolorosas restricciones que han tenido que asumir las familias, entre ellas la imposibilidad de velar a sus seres queridos, “todas han entendido perfectamente las normas”. Aun así, siempre hay quien alberga dudas, acrecentadas ahora por la prohibición de ver los cuerpos de los fallecidos por coronavirus. “Hay mucha gente que me dice: ¿Y cómo sé yo que me estás dando las cenizas de mi padre o mi madre?”, cuenta José Ignacio, quien, volcado en “ayudar y asesorar” a las familias, se hace cargo del shock que supone para ellas recibirles en el domicilio. “Tienes que ir equipado con el EPI y es un poco impactante. Encima que se nos muere un familiar, vienen aquí unos marcianos”, empatiza, al tiempo que censura a aquellos que le “dicen: Esta época te habrá venido bien. Si tarde o temprano vamos a morir todos. No hay que precipitar las muertes”, zanja.

“AL PRINCIPIO FUE ESTRESANTE” “Ahora estamos más tranquilos y familiarizados, pero al principio nos enfrentamos a algo desconocido y fue estresante, el teléfono las 24 horas, las normativas, los riesgos, la falta de materiales…”. Maialen Uribelarrea, directora general de Tanatorio Bizkaia, que cubre la Margen Izquierda, la Margen Derecha y el Gran Bilbao, destaca la “implicación” del personal por atender a las familias “cuanto antes”, máxime “en esta situación, que ya es bastante complicada para ellas”. “La gente que estamos aquí al pie del cañón no hemos tenido ni lunes ni domingos ni mañanas ni noches”, deja constancia, sobre todo, durante la primera quincena de abril, “que fue muy dura”. Un esfuerzo que subraya porque el sector funerario “está catalogado como grupo sanitario, pero nadie se acuerda de nosotros. Si hubiéramos fallado, ¿qué habría ocurrido en la sociedad?”, deja en el aire.

Al incremento de volumen de trabajo, que han podido “afrontar de una forma un poco más relajada, dentro de las circunstancias” dada la existencia de “varios operadores”, se une la carga emocional que supone el hecho de que “la mayoría de los servicios entre marzo y abril hayan sido positivos en covid o con sospechas”, con lo que ello conlleva. “Somos humanos y tener que decirle a un familiar que no va a poder despedirse de su ser querido cuesta porque empatizas. Cuando estás con el estrés tampoco te da mucho tiempo de pensar. Estas cosas saldrán a posteriori”, augura y agradece que las familias, pese a su sufrimiento, hayan acatado las normas. “Pensábamos: Y si te viene una familia e insiste en que quiere verle y que por qué no€, pero la mayoría estamos sensibilizados y nos lo han puesto fácil. De hecho, muchos ya se saben la normativa por los medios de comunicación o el BOE y han sido comprensivos, aunque las circunstancias no eran las mejores y todavía nos queda bastante camino”.


Begoña Aguirre: “Te duele que te digan: ‘Estaréis contentos con la pandemia ¿verdad?” (Deia)

ENTREVISTA DE ARANTZA RODRÍGUEZ / BILBAO 18.05.2020 | 00:23
Han trabajado 16 horas al día, consolado a las familias sin poder ponerles la mano en el hombro… Los funerarios son los “grandes olvidados” de la crisis, dice Begoña Aguirre

“Solo podían ir tres al entierro y te decían: Es que somos cinco hijos. Ya, pues tenéis que decidir qué dos se quedan fuera. Ha sido muy duro”, confiesa Begoña Aguirre García de Andoin, secretaria de la Asociación de empresas de servicios funerarios de Bizkaia y gerente de Funeraria Aranguren, en Zalla.

Entonces llegó el primer protocolo.

—Sí, determinaba que el cuerpo de los fallecidos por covid no podía ser manipulado, había que introducirlo en la misma habitación en una bolsa estanca impermeable, sellarla y desinfectarla. No teníamos suficiente stock de EPIs para hacer frente a una pandemia y la asociación creó una central de compras para adquirir sacos, buzos, mascarillas…

Después ha habido sucesivas normativas. La última, hace unos días.

—Hemos tenido al menos ocho y, según llega una, siéntate y estúdiala. Ahora estoy preparando el nuevo plan de contingencia por la última normativa del Gobierno vasco.

¿Se refiere a la que permite asistir a quince personas a las inhumaciones y a diez a los crematorios?

—Eso es. Ahora ya podemos abrir los velatorios y acondicionar los cuerpos de los fallecidos cuya causa de muerte no sea el covid.

¿Qué ocurre con los que han muerto a causa del coronavirus?

—Los fallecidos de covid siguen manteniendo su legislación. Se precinta la bolsa estanca en el lugar del fallecimiento. Nos vamos adaptando cada día, mantenemos una disciplina terrible, respetamos los dos metros de seguridad, atendemos a la familia con mascarillas…

¿Ha resultado personal contagiado?

—Conozco un par de casos debido a sus parejas. El primer foco, por un funeral en Vitoria, nos hizo ser conscientes de que teníamos que protegernos. Seguimos un protocolo muy estricto y nos ha salido bien.

¿Cuánto se incrementó su trabajo?

—En marzo las funerarias de Bizkaia aumentamos un 30% los servicios con respecto al mismo mes del año pasado. En mi caso, esa cifra ascendió al 35%, y entre el 25 de marzo y el 6 de abril, el incremento fue de un 55%. Fueron dos semanas para no revivirlas. En abril se relajó la cosa.

¿Tuvieron que desviar servicios a otras funerarias por saturación?

—No, absorbimos ese incremento trabajando más de 16 horas al día durante esa quincena. Hemos hecho un esfuerzo increíble. Entendíamos que irnos a casa una hora antes un día podía suponer retrasar a una familia una inhumación, una cremación o una recogida en domicilio y nos quedamos lo que hizo falta.

¿A cuántos fallecidos han llegado a recoger en un mismo día?

—Depende del volumen de cada funeraria. Igual un grupo grande te dice que 25 para ellos es un esfuerzo grande y para mí recoger a 8 en un día es una exageración, pero no ha habido ningún retraso que yo sepa. Las familias estaban sorprendidas porque cómo oían las demoras que había en Madrid… Ha habido crematorios que han estado trabajando 24 horas al día para dar salida a lo que había venido y otros que se han estropeado por sobrecarga.

Una funeraria de Nueva York apiló cuerpos en camiones de mudanza.

—Nosotros no hemos llegado ni de lejos a esas dimensiones. Todos estamos preparados para asumir el doble de carga porque nuestro trabajo es siempre con crestas. No somos una fábrica y nunca sabemos cuántos fallecidos podemos tener. Salvando las distancias, ¿cuándo se suelen producir esos picos?

—Nuestras puntas de trabajo suelen ser en diciembre, enero y febrero, pero de repente te encuentras en agosto con una ola de calor y tienes otra. En 2002 hubo una terrible.

Habla de personas mayores, ¿no?

—Eso es, igual que los fallecidos de covid. En nuestra funeraria, la persona más joven tenía 84 años. Lo que yo he visto es que afecta más a personas mayores con patologías previas.

¿Qué no va a olvidar nunca de lo vivido durante esta pandemia?

—Se te queda grabado a fuego que una persona en la calle te diga: Estaréis contentos. También es muy duro escuchar: Es que me quedo con la cosa de no saber si es mi padre. Luego, que haya un medio de comunicación nacional que haya sacado que los funerarios estafamos no se me olvidará en la vida. Hemos hecho un esfuerzo máximo y que hablen en plural nos duele en el alma.

Con ese comentario dan a entender que están haciendo el agosto.

—De agosto nada porque no estamos facturando velatorios y no teníamos venta por flores, con lo que se reduce mucho el gasto. No me estoy quejando, ni mucho menos, pero que encima te digan: Estaréis contentos con la pandemia ¿verdad? te duele. Ha habido días que dices: Me dan ganas de cerrar la persiana, pero tenemos una responsabilidad social.

¿Sufre el personal de las funerarias insomnio, ansiedad, estrés… como los sanitarios?

—Primero estás nerviosa porque te encuentras algo desconocido. Luego te llega el repunte de trabajo, adrenalina al 200, no duermes, apenas comes… Yo en una semana adelgacé 3 kilos. Fueron unos días de estrés máximo, a las seis de la mañana ya estaba whatsappeando con proveedores… Después pasé por el bajón: unos días de dolor de cabeza horroroso, te sientas cinco minutos en el sofá y te quedas dormido, un agotamiento extremo…

¿Se desahogan entre compañeros?

—Tengo un equipo maravilloso y exteriorizamos nuestros sentimientos en todo momento. Cada uno va diciendo: El otro día llegó la familia esta, me dolió en el alma… Tenemos la suerte de no tenerlo que llevar a casa porque hablamos mucho.

Parece una buena terapia en unos momentos tan duros.

—Eso lo hacemos siempre. Recientemente hemos hecho un funeral de un chavalito de 15 años cuando mi hija tenía 15 años. Estamos acostumbrados a expresar las emociones. No nos cuesta nada decirle a un compañero: Cuando me han dicho no sé qué he empezado a temblar.

Eso se habrá multiplicado ahora.

—Un compañero decía: Estoy en la furgoneta rezando. Apenas es creyente. Imagínate en qué momento estaría para que se pusiera a rezar.


Barcelona retoma los velatorios y ceremonias de despedida con aforo limitado (La Vanguardia)

REDACCIÓN
18/05/2020 19:27
Barcelona, 18 may (EFE).- La ciudad de Barcelona ha retomado este lunes los velatorios y ceremonias de despedida con un máximo de diez personas en espacios cerrados y quince en actos al aire libre, como en el caso de entierros.
Esta medida, petición del Ayuntamiento de Barcelona a los gobiernos catalán y español, se ha implementado el mismo día que la capital catalana ha entrado en la fase 0.5 de la desescalada.

El consistorio ha indicado en un comunicado que, por ahora, mantiene el precio máximo del servicio funerario básico requerido por la Generalitat durante la emergencia sanitaria y que, en el caso de Barcelona, se ha fijado en 2.450 euros tanto para incineración como para inhumación.

“Este servicio se tiene que considerar esencial y fundamental para poder despedir a los seres queridos que mueren en unas circunstancias complejas en el marco de la pandemia”, ha explicado el presidente de Cementerios de Barcelona, el concejal Eloi Badia, quien ha remarcado la necesidad de garantizar “transparencia” en los precios.

En las últimas fases de la desescalada, Cementerios de Barcelona iniciará también las ceremonias para aquellas familias que hayan sufrido alguna muerte y que, dadas las restricciones de las últimas semanas, no hayan podido despedirse.

En estos momentos, la ciudad mantiene activo el protocolo de coordinación que impulsó en marzo cuando empezó la crisis sanitaria para actuar ante el incremento de fallecimientos y mitigar la sobrecarga de trabajo de los servicios hospitalarios. EFE


Dos meses sin dar el último adiós (Las Provincias)

Varias personas entran ayer en el Cementerio de Valencia. / IVÁN ARLANDIS
Los cementerios reabren tras cerrar el 24 de marzo por el riesgo de contagios

JUAN SANCHIS ValenciaMartes, 19 mayo 2020, 00:16

Casi dos meses después del cierre, los cementerios de numerosas localidades de la Comunitat reabrieron ayer sus puertas para las visitas de familiares y amigos. El paso a la fase 1 de la desescalada dejaba la opción de abrir estas instalaciones a los ayuntamientos. Mientras Valencia dio el paso, otros municipios apostaron por retrasar la decisión unos días o incluso hasta la entrada en la fase 2.
La capital de la Comunitat cerró los cementerios a los visitantes el pasado 24 de marzo, unos días después de la declaración del estado de alarma. El Ayuntamiento de Valencia informó ayer que en la reapertura se aplicarán las restricciones en la fase1. Es decir, en los velatorios sólo podrá haber un máximo de diez personas, más el ministro celebrante, y de quince si es al aire libre.

Ahora bien la asistencia al camposanto fue más bien escasa en este primer día. Así lo reconocía ayer Vicente Sánchez, uno de los trabajadores de mantenimiento del Cementerio General. “Hay muy poca gente para lo que es habitual”, explicaba.

Así se podía apreciar a media mañana de ayer con la mayor parte de las calles vacías y con algunas personas delante de la tumba de sus seres queridos. Es el caso de Domingo Rodríguez, uno de los valencianos que acudió a cuidar el lugar donde reposan los restos de su mujer. Viene cada domingos y ayer lo hacía por vez primera desde marzo, “En estas semanas se me ha secado la planta que puse”, afirmó.

También Rosario García tiene una cita obligada cada domingo que ha tenido que suspender estas semanas de confinamiento. “Suelo venir a la tumba de mi marido, pero hoy también me he acercado a la de mi madre”, resaltó. Antonio Rodríguez, por su lado, no pudo venir el 5 de mayo, como hace cada año, “y hoy he pasado por delante, he visto abierto y voy a poner unas flores”.

Los cementerios de otras importantes localidades de la Comunitat siguen cerrados. Gandia y Xàtiva han pospuesto la apertura hasta la fase dos, mientras que Paterna, Tavernes de la Valldigna y Alzira no han puesto aún fecha. El de Catarroja abrirá hoy con medidas especiales de seguridad y el de Alginet lo hará mañana.

Los de Dénia, Benissa, Teulada Moraira y Benitatxell abrieron también ayer sus cementerios municipales, con horarios y aforo restringido y manteniendo la distancia de seguridad. En Benissa y Teulada, además, es obligatorio llevar mascarilla y guantes. Los camposantos de las localidades de Xàbia y Calp ya permitieron la entrada la semana pasada. En la villa del Penyal, no se puede acceder sin mascarilla.

Alfredo Gosálbez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), señaló que el paso a la fase 1 ha supuesto un respiro para todos los profesionales. “Ampliar los asistentes es un desahogo para las familiares en unos momentos duros”, explicó y señaló que desde el sector creen que disminuir las restricciones es una “buena noticia”. En cualquier caso destacó que las empresas continuarán cuidando las medidas de seguridad.

También destacó que ha supuesto un paso adelante la posibilidad de celebrar velatorios en los domicilios particulares con la restricción a 10 participantes.


El nuevo crematorio municipal ya está plenamente operativo (El Periódico de Aragón)

Para poner en marcha el nuevo servicio se han invertido 285.563 euros

LA CRÓNICA
18/05/2020
Este pasado mes de abril ha comenzado a funcionar el nuevo servicio de crematorio municipal de Ejea de los Caballeros ubicado en la parte este de la última zona ampliada del cementerio.

El Inaga notificó al Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros, con fecha 23 de marzo, la autorización para poner en marcha este nuevo servicio municipal que se prestará por gestión directa, culminando así un proyecto que ha supuesto una inversión de 285.563 euros.

El Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros consideró necesario hace ya un tiempo realizar las obras para la construcción de un edificio-crematorio en el cementerio municipal de la localidad para completar así la gestión de los servicios mortuorios con la incineración o cremación de los fallecidos que así lo deseen. De este modo, los vecinos que así lo decidan, podrán optar a este servicio hasta ahora inexistente, lo que les obligaba a desplazarse a Zaragoza, Tudela, Tarazona o Calatayud.

El nuevo edificio del crematorio consta de varias zonas: una destinada a la instalación del horno crematorio (con una capacidad de 2-3 incineraciones diarias, que se completa), sus instalaciones auxiliares y la sala de introducción de cadáveres; otra destinada al público con un espacioso vestíbulo de visitas o sala de actos y aseos; otra para familiares – sala del adiós; – y una zona de administración con despacho, cuartos auxiliares y almacenaje. El edificio tiene una superficie útil de unos 115 m2 distribuidos en una única planta de forma rectangular.

El crematorio se ha dotado también de telecomunicaciones mediante cableado UTP, un armario rack mural, instalación de voz y datos, instalación de alarma de seguridad e instalación de video-vigilancia, lo que ha supuesto una inversión de 16.329,75 euros.

Con esta apertura, el Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros cuenta con un nuevo servicio municipal que dará cobertura a una nueva alternativa de disposición final, cada vez más demandada, tras el fallecimiento. Las cifras del sector apuntan a que la incineración va a ir al alza en los próximos años.

ACONDICIONAMIENTO

Además, se han llevado a cabo trabajos de adecuación de la pavimentación en los accesos al cementerio, la construcción de aceras y la pavimentación con baldosa de garbancillo en las calles de acceso, así como la canalización de aguas pluviales y la revisión de las instalaciones de drenaje. La inversión en estas obras ha sido de 42.800 euros.

También se están llevando a cabo, con una inversión de 39.869 euros, obras de movimiento de tierras y drenajes, alumbrado público y encintado de aceras para el acondicionamiento de una parcela sita en el lateral norte del cementerio municipal, que será adecuado y permitirá el acceso a esta infraestructura municipal por ese lado.

Por último, también se están realizando más obras de movimiento de tierras y drenajes, asfaltados, alumbrado público y encintado de aceras para configurar un nuevo vial que permita acceder a la zona del crematorio en la carretera Gallur-Sangüesa, con una inversión es de 38.937,80 €.


 Vuelven, con restricciones, los velatorios al Tanatorio de Albacete y las visitas al Cementerio (El Digital de Albacete)

en Albacete, coronavirus albacete 18 mayo, 2020

Marta López

Albacete comienza a caminar poco a poco hacia la nueva normalidad. Así, desde este lunes, 18 de mayo, los albaceteños ya pueden visitar a sus familiares, sentarse en la terraza de un bar, asistir a misa, o dar el último adiós a sus seres queridos.

Entre las nuevas medidas planteadas en la Fase 1 de la desescalada planteada por el Gobierno se limita el número de familiares que asistan a un velatorio a 15 personas el el caso de celebrarse al aire libre. Si por el contrario, tiene lugar en un espacio cerrado, el número máximo de asistentes se reduce a 10. En el caso de los entierros y cremaciones también se amplía el número de acompañantes que pueden despedirse del difunto. Así la comitiva para el enterramiento o despedida para la cremación del fallecido se restringe hasta un máximo de 15 personas, y se podrá sumar el ministro de culto o persona de la respectiva confesión para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

De este modo, el gerente del Tanatorio Municipal, Julio Jiménez, explica a El Digital de Albacete que “lo que estamos haciendo es seguir las pautas establecidas por la Consejería de Sanidad para que se puedan realizar velatorios sea cual sea la causa del fallecimiento”. De este modo señala que “existen unos requisitos como que no se superen las 10 personas por fallecido en cada sala y los 15 asistentes a quienes se les vaya a hacer una despedida religiosa o civil en la Sala de Duelos”.

Como medida de seguridad “no se puede manipular a los fallecidos”, pero sí “se pueden velar con el féretro cerrado por el momento”, destaca. De igual modo, “la normativa sigue siendo la misma en cuanto a los fallecidos”, explica, y es que “deben ser enterrados o cremados antes de las 24 horas tras el fallecimiento”.

Además, para prevenir el contagio y la propagación del virus el Tanatorio Municipal de Albacete “va a permanecer cerrado desde las 00:00 horas hasta las 6:30 horas”, explica Julio Jiménez, para “hacer una desinfección general”. Además, los familiares y asistentes tanto a velatorios como a entierros y cremaciones deberán hacerlo con mascarillas.

“Por lo menos la familia más allegada se va a poder despedir de sus seres queridos y ya no va a ser un procedimiento tan frío”, reconoce el gerente del Tanatorio Municipal, y es que desde que se decretara el Estado de Alarma la despedida de todos los fallecidos prácticamente en la soledad ha supuesto un auténtico drama para miles de familias de Albacete. Además, confiesa que poco a poco van recuperando la actividad normal ya que “en los últimos 10 días ha sido la habitual en cuanto a la afluencia de fallecidos”, tras dos meses en los que ha sido necesaria la ampliación de nichos y la construcción de un segundo crematorio debido a la avalancha de defunciones.

Tras la entrada hace apenas unas horas en la Fase 1 de la desescalada programada por el Gobierno “tenemos 2 velatorios programados”, apunta Julio Jiménez. Además, el gerente del Tanatorio pide a la ciudadanía responsabilidad, ya que pese a ser situaciones muy tristes y complicadas como despedir a un ser querido “entre todos tenemos que ayudar a frenar el contagio para que todo vaya volviendo a la normalidad”.


Hablan los funerarios: “Hemos tenido días de 15 muertes, eso para Ciudad Real es una barbaridad” (Lanza Digital)

19 Mayo 2020 Belén Rodríguez CIUDAD REAL

Dos vehículos funerarios en Ciudad Real en los días más negros de la pandemia, del 28 de marzo al 15 de abril / Elena Rosa

Los tanatorios recuperan algo de normalidad tras dos meses frenéticos en los que han lidiado con todo tipo de situaciones: falta de equipos, incomprensión por los protocolos sanitarios y desconcierto de las familias. El gerente del Alfonso X celebra la medida de restricción horaria y aforos respecto a los velatorios, y aboga porque el cierre nocturno termine imponiéndose

La fase 1 de desescalada del confinamiento en la que ha entrado Ciudad Real ha supuesto para los tanatorios la recuperación de la normalidad perdida en los meses de marzo y abril. Castilla-La Mancha permite velatorios desde este lunes en salas con diez personas como máximo y quince en el exterior, en horario restringido de ocho de la mañana a diez de la noche. Algo impensable en plena pandemia cuando se identificaron estos ritos como fuente de contagio del coronavirus (un funeral en Haro [La Rioja] fue uno de los focos de expansión del virus en el País Vasco y Tomelloso) hasta que se prohibieron.

Este lunes no ha habido ningún servicio funerario en el tanatorio Alfonso X de Ciudad Real, el más próximo al hospital; y en el tanatorio Ciudad Real, cuyos responsables han preferido no facilitar esa información a Lanzadigital.com, tampoco ha habido movimiento al menos durante la mañana. Una extraña aunque “comprensible calma”, dicen, tras un mes y medio de trabajo frenético.

15 muertes al día en pleno pico de la curva
“Hemos llegado a tener días de quince muertes, eso para Ciudad Real es una barbaridad”, explica Manuel Rodríguez Moya, gerente del tanatorio Alfonso X, que hace un balance demoledor de lo que ha sido la pandemia en esta provincia solo por los datos que maneja de fallecidos en el Hospital General y residencias de mayores de la capital.

En mes y medio los muertos de siete meses
“En mes y quince días hemos hecho el trabajo que normalmente hacemos en siete meses. Estamos hablando de alrededor de 250 servicios por mes”.

El coronavirus lo ha trastocado todo. La mortalidad se ha disparado de una forma casi inviable para este tanatorio cuyo personal ha tenido que lidiar con todo tipo de problemas, primero la falta de equipos de protección individual, “tuvimos que tirar de reutilizar los que teníamos hasta que pudimos conseguir otros más adecuados”, y después con la incomprensión por los protocolos sanitarios que en su caso han cumplido «a rajatabla».

Los protocolos en algunas residencias
“El protocolo sanitario manda que son los propios trabajadores de las residencias los que, con un sudario que nosotros les proporcionamos, debían introducir a esa persona en él; y si no tenían ningún depósito donde dejarlo nosotros podíamos subir a recogerlo. Pero en muchas residencias se han negado a hacerlo y han contratado a funerarias afines, con algún interés comercial. De repente llamaban a otros sin cumplir los protocolos. Esas medidas se impusieron pensando en la seguridad, para que nosotros pasemos y salgamos en poco tiempo”.

Rodríguez Moya refiere que donde más problemas han tenido con esta parte del protocolo ha sido en Miguelturra, «incluso en una ocasión tuvieron que intervenir las autoridades».

Más incineraciones por desconocimiento
También ha sido duro explicar a los familiares que no podían ni siquiera ver a su ser querido o hacerles comprender los estrictos protocolos sanitarios. La pandemia también ha incrementado las incineraciones, “yo creo que por desconocimiento, si antes teníamos un 40 por ciento de incineraciones y 60 de inhumaciones, se ha dado la vuelta en estos meses. Yo creo que por falta de información, mucha gente se pensaba que era necesario incinerar a los muertos por el Covid-19”.

Jornadas de 16 horas y turnos por semanas
Este tanatorio no ha requerido la contratación de personal adicional, pero ha tenido que tomar medidas contundentes para evitar contagios. “Lo que hemos hecho es dividir a la plantilla por grupos de trabajo por semanas para evitar contagios y poder prestar los servicios esenciales. Ha fallecido mucha gente en Ciudad Real y se han enterrado aquí, eso nos ha evitado desplazamientos para los que se necesita más mano de obra, no hemos tenido que hacer contrataciones adicionales”, subraya. “Aún así el personal que ha estado, acostumbrado a jornadas de seis u ocho horas, ha tenido que afrontar jornadas de dieciséis horas”.

Los días negros: del 28 de marzo al 15 de abril
El golpe fuerte de la epidemia según Rodríguez se notó entre el 28 de marzo y el 15 de abril. La mejoraría ha llegado en mayo, “hemos visto que Ciudad Real ha sido el termómetro de lo que ocurría en España. Los días de incremento de las cifras a nivel nacional se notaba también aquí, y en cuanto han empezado a bajar, lo mismo”.

Solo 3 o 4 días sin fallecidos
¿Algún día sin servicios? El gerente del tanatorio Alfonso X refiere que desde el 14 de marzo se pueden contar “con los dedos de una mano los días que no hemos tenido ninguna persona fallecida, quizá tres o cuatro”.

El trabajo de año y medio
Con una incineración programada para ayer lunes “y de otra localidad”, recalca, este funerario remarca que días como estos últimos les están viniendo bien para hacer un poco de recopilación de documentación y de material en el almacén, “durante estas semanas ha habido jornadas en las que hemos ido a la carrera”.

Rodríguez reconoce que la epidemia les ha desbordado, también por cómo ha sido el invierno, en el que ha muerto incluso menos gente de la habitual, “tenemos la sensación de haber hecho el trabajo que solemos hacer en año y medio en apenas dos meses”.

Nada parecido en los 22 años del tanatorio
Fundado en 1998, ningún funerario veterano del tanatorio Alfonso X recuerda nada parecido a lo vivido en esta terrible primavera. En cuanto a papeleo, con la prioridad de inscribir defunciones, se han quedado por el camino otros trámites burocráticos para los que han requerido de la paciencia de sus clientes, “nunca se había vivido algo así, hemos procurado tratar a cada persona fallecida como si fuera de nuestra propia familia. Lo hemos intentado hacer lo mejor posible, ha sido duro”.

Con el estreno de la “nueva normalidad” esperan que cale la medida de cerrar los tanatorios en horario nocturno por salubridad, como ocurre en Cataluña.  “Cerrar entre las 22.00 y las 8.00 horas nos permite desinfectar mejor las salas, airear, y seguir con más rigor los protocolos de limpieza. Nos parece un acierto del Gobierno y un descanso para la familia. Los funerarios abogamos por mantener esta medida en el tiempo”.


El primer funeral en el cementerio de Granada en fase 1 (Ideal)

Asistentes a un duelo, guardan la distancia de seguridad en el exterior de una de las salas de velatorio. / J. A. M.
El camposanto de San José vuelve a acoger duelos en sus salas de tanatorio. Solo la cafetería permanece cerrada. La verja está abierta y todo se adapta a la ‘nueva normalidad’

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGranada Lunes, 18 mayo 2020, 14:02

La fase 1 ha llegado al cementerio de la capital, el de San José, ubicado junto a la Alhambra. Desde primera hora de la mañana, se ha ido sucediendo la llegada de familiares de los finados, que han ido ocupando sin novedad las salas de velatorio. Marina López, de Granada, acaba de perder a su abuelo por causa no relacionada con la Covid-19. El fallecimiento se produjo ayer por la noche y esta mañana han realizado la ceremonia religiosa y el posterior sepelio a las 12.00. Ha sido el primero de los que se han celebrado en la capilla del cementerio desde el cierre total de las instalaciones el pasado 30 de marzo. «Dentro de lo complicado que es todo», asegura, «estamos observando que se cumplen todas las normas, tanto de personas que puede haber dentro de la sala de duelo como de instalación de dispensadores de gel, etcétera. Así que dentro de lo que cabe, todo está siendo normal».

Del mismo modo, se ha adaptado la capilla donde se celebran las ceremonias religiosas, colocando unos círculos azules que indican dónde se pueden sentar los asistentes, limitando el aforo a un tercio del total, como marca la ley. La distancia entre el celebrante y los asistentes es más que suficiente, por lo que no se ha requerido adaptación.

Como recuerda el director gerente de Emucesa, José Antonio Muñoz Rodríguez, «durante este tiempo ha habido varias etapas: la primera, entre la declaración de estado de alarma y el 30 de marzo, en que tuvieron lugar velas y ceremonias porque no se dio orden de cerrar los tanatorios. Desde esa fecha hasta ayer hemos estado sin actividad en este aspecto. No ha habido vela, las ceremonias religiosas se han limitado a responsos cuando la familia los ha pedido, y no hemos podido prestar servicios de marmolistas, ni de esquelas, ni de floristería». Durante la segunda etapa, «solo tres personas han podido asistir a la inhumación o a la cremación, y en casos en que los fallecidos lo han sido a consecuencia de la Covid-19 o de las que tenemos sospechas de que hayan podido fallecer por la pandemia, no se ha levantado la tapa del féretro en ningún momento, y va a seguir sin levantarse». En este aspecto, Muñoz asegura que «nunca sabremos cuántas personas han muerto a consecuencia de la pandemia, dado que hemos recogido muchos cadáveres en domicilios, y el certificado de defunción no especificaba la causa de la muerte».

Adaptación
Durante este tiempo, Emucesa adaptó su mecánica de funcionamiento a la nueva situación, en algunos periodos, con problemas para conseguir los EPI -han debido usar los mismos equipos que los médicos en las UCI al ir a recoger los cuerpos-, aunque según el gerente, la seguridad ha estado garantizada, y el personal ha hecho frente a la situación «con gran entereza y profesionalidad». Para hacer más llevadero el trance del duelo, y gracias a las excelentes relaciones que Emucesa tiene con el Teléfono de la Esperanza, se han ofrecido unos pequeños dosieres sobre cómo sobrellevar el duelo en estas circunstancias tan especiales, redactados por la psicóloga Rosa Melchor, y que han sido entregados a las familias.

Tal y como afirma el gerente de Emucesa, «hasta ayer, solo podían asistir tres personas y el sacerdote a los responsos, que no podían durar más de cinco minutos. A partir de hoy, iremos recuperando la normalidad. Los cementerios hemos estado en una situación de vacío legal, ya que no se nos conminaba a cerrar, pero tampoco se nos decía cuándo abrir». En este sentido, Muñoz, que también preside la asociación que agrupa a los cementerios y funerarias municipales de España, informa que el cementerio se abrió la semana pasada, por dos razones: la primera, por ese vacío legal que no decía si podían abrir o no (a pesar de que la inmensa mayoría cerraron), y la segunda, porque había una importante demanda de familias que estaban preguntando si podían acudir a visitar los lugares de último descanso de sus seres queridos. También asegura que en ningún momento se ha superado la capacidad de acoger cadáveres de que dispone la instalación, que supera el medio centenar, pero «si la epidemia hubiera sido de gripe y no se hubieran establecido las limitaciones que la ley ha marcado, queda una vez más patente la insuficiencia de salas de velatorio de que Granada dispone en la actualidad».

La apertura gradual de los comercios de marmolistas, floristeros, etcétera, se produjo también a lo largo de la pasada semana, y esta mañana, el cementerio ha recuperado su ‘vida’ normal. Aunque no había una gran afluencia de personas –el autobús urbano que sube hasta el camposanto venía prácticamente vacío-, sí que había algunas que habían subido a visitar la tumba de sus seres queridos. Tal es el caso de María Crespo, quien ha perdido a la hermana de su madre durante la crisis del Covid-19 por causa del virus y había venido a ver el nicho donde se había colocado el féretro, para encargar la lápida. «No he estado afectada», comentó, «y mi madre me ha dicho que venga a hacer los primeros trámites». «Poco a poco, todo se irá regularizando», según asegura el gerente de Emucesa, «y nuestras oficinas están ya preparadas para recibir cuantas consultas haga el público».


Polémica en El Palmar de Troya en torno a la ubicación de su nuevo tanatorio municipal (Utreraweb)

Terrenos donde se va a construir el nuevo tanatorio de El Palmar de Troya.
Mientras el alcalde de El Palmar defiende el proyecto del nuevo tanatorio por cumplir todos los requisitos legales y no haber recibido ninguna alegación o reclamación en el periodo hábil para ello y manifiesta que se no se puede desperdiciar una inversión aprobada de 263.000 euros que dará trabajo a 128 parados del pueblo y dinero a empresas locales, los vecinos afectados se quejan de que se encuentra muy cerca de sus viviendas y en el recinto ferial, donde no sería muy lógico ubicarlo.

Las más joven de las poblaciones de la provincia de Sevilla, El Palmar de Troya, recientemente segregada de Utrera, ha roto una unidad vecinal iniciada hace año que le llevó a conseguir la segregación y a que su ayuntamiento fuera monocolor socialista, sin ningún partido político opositor, y está viviendo su primera discordia en torno a la ubicación y las obras de su futuro tanatorio.

Desde hace unos días la pequeña población de El palmar de Troya vive convulsionada y no es debido al Estado de Alarma de la pandemia del coronavirus, sino sobre el proyecto de construcción de un tanatorio municipal muy cerca de una zona residencial y de la propia caseta municipal y el recinto ferial, que ha generado discrpancias entre la población.

Los defensores de este proyecto, entre ellos el acalde socialista que lo promueve, Juan Carlos González, argumentan que tras su independencia el nuevo pueblo necesita este servicio y que la construcción del tanatorio estaba incluida en el programa electoral del PSOE y se ha venido ofreciendo Viviendas cercanas a los terrenos donde se a construir el nuevo tanatorio de El Lalmar de Troya.
información municipal puntual sobre la iniciativa, sin que en el periodo establecido para ello haya habido ninguna alegación, reclamación o recurso.

En el lado contrario están los vecinos de la avenida del Pantano que residen más cerca del lugar donde han comenzado ya a trabajar los operarios para la construcción del tanatorio.

Estos vecinos se quejan de lo excesivamente cerca que se encuentra el tanatorio de sus viviendas, sólo 40 metros. Y argumentan que se podría construir en otros terrenos que no estén cerca de las viviendas y más alejados de la feria y la caseta municipal, que además acoge actividades durante todo el año, y que nos les parece lógico que se construya primero un tanatorio, sin tener ni siquiera aún el cementerio.

Los afectados, según explicó a UTRERAWeb su portavoz, José Luis Navas han iniciado una campaña de recogida de firmas por el pueblo para entregarlas al consistorio palmareño, han recurrido al Defensor del Pueblo Andaluz y no descartan emprender acciones judiciales, independientemente Cartel que anuncia el inicio de obras del nuevo tanatorio.
de organizar alguna protesta cuando el Estado de Alarma lo permita.

Lo que sí están haciendo los vecinos que residen más cercanos a los terrenos donde ya ha comenzado la construcción del tanatorio es colgar en sus ventanas y balcones sábanas blancas con la frase alusivas a este conflicto vecinal como es ‘Stop tanatorio. Reubicar ya!!!’.

EL ALCALDE DE EL PALMAR DE TROYA DEFIENDE EL PROYECTO DE NUEVO TANATORIO

El regidor palmareño ha incidido en que se ha cumplido escrupulosamente la ley, con un proyecto que se anunció en su día, que no tuvo alegaciones y que se va a construir en terrenos donde está permitido.

Igualmente, el alcalde manifestó que el futuro cementerio está en línea y en la misma acera que el tanatorio a una distancia menor al kilómetro, lo que hace que su ubicación sea las más idónea.

En cuanto al aspecto económico del proyecto del nuevo tanatorio, el alcalde explicó que se va a acometer en dos fases teniendo un coste del entorno aproximado de los 400.00 euros. Pancartas en contra del proyecto de los vecinos de la zona.

La primera fase, que es la que se ha iniciado estos días, forma parte del Plan de Fomento del empleo Agrario 2019 y tiene una inversión de 263.000 euros financiada por el Ministerio de Trabajo, a través del SEPE con 175.000 euro; por La Junta de Andalucía con 59.062 euros; por la Diputación de Sevilla con 19.687; y el Ayuntamiento de El Palmar, que aporta los 9.210 euros restantes.

Esta obra permitirá al Ayuntamiento de El Palmar de Troya poder formalizar un total de 103 contratos de peones durante 15 días y 25 oficiales durante un mes entre los desempleados del pueblo. El resto de la inversión, uno 74.000 euros va destinada a la compra de materiales que el Ayuntamiento del Palmar de Troya ya tiene adjudicados entre empresas del pueblo de este sector.

Según el alcalde, dar marcha a tras a estas alturas a este proyecto significaría tirar 263.000 euros y no poder contratar a 128 palmareños desempleados con las necesidades que hay en la actualidad y que se han visto agravadas por la pandemia del coronavirus.


El tanatorio Marina Alta pone en marcha un sistema en streaming para facilitar la despedida de los seres queridos (Deniadigital.es)

Dentro las distintas iniciativas implantadas por Grupo ASV para seguir cuidando los detalles del servicio que ofrece a las familias, la compañía ofrece desde la posibilidad de visualizar en directo la cremación.

En un comunicado el grupo ha informado desde este nuevo servicio que viene a completar la lista de prestaciones a distancia que ofrece la compañía y que contribuyen a hacer más cercano el momento del último adiós, pese a las dificultades actuales. Especialmente, señalaron, “en aso de limitación de aforo, disponibilidad o movilidad, los familiares y allegados que lo deseen podrán compartir la despedida en tiempo real y con total privacidad. Esta funcionalidad viene a completar

El procedimiento de visualización en directo permitirá que los familiares autorizados previamente, estén donde estén, puedan asistir a través de sus terminales (Smartphone, tableta u ordenador conectado a internet) a la incineración del difunto.

En los centros de Siempreviva (Alicante), Carrús (Elche), Marina Baixa (Benidorm), Marina Alta (Denia), Orihuela y Vélez ya está disponible este servicio de forma gratuita. En las próximas semanas, se seguirá desplegando en todas las delegaciones de Grupo ASV que cuenten con crematorio, gracias a la instalación de un sistema avanzado de tecnología completado por cámaras y servidores.

Se podrá acceder a este nuevo servicio de forma segura y privada a través de la aplicación web Alife, desde donde ya se están ofreciendo otras prestaciones online como el libro de firmas, y su duración será de entre 15 y 20 minutos.

El servicio de cremación en streaming viene a completar la lista de prestaciones a distancia que ofrece Grupo ASV y que se ha visto reforzado en estas últimas semanas para ayudar a las familias durante esta situación de emergencia sanitaria: teléfono de apoyo emocional 24h, video-consejos especializados a través de las redes sociales, esquela digital o la propia aplicación Alife, que conecta a familiares y amigos del difunto.

GRUPO ASV Servicios Funerarios confía una vez más en que este nuevo servicio ayude a las familias a sentirse más cercanas y unidas pese a lo doloroso del momento que están viviendo, y a la distancia.


Los tanatorios, el último eslabón de la cadena sanitaria del coronavirus (Diario de Almería)

Las funerarias de Almería indican no haber notado presión asistencial en estos meses de pandemia en la provincia pero sí advierten cierta dificultad para proveerse de mascarillas
La nueva normativa ha conllevado un incremento de las peticiones de incineración, así como también dejar en depósito las cenizas para aguardar la llegada de la normalidad y poder celebrar un funeral con todos los familiares que quieran estar presentes en el último adiós
Tanatorio del Sur y Tanatorio Mediterráneo ofrecieron sus instalaciones y servicios de cremación a la Comunidad de Madrid cuando la COVID-19 dejaba cientos de fallecidos al día
Personal del Tanatorio del Sur equipados con EPI para realizar un servicio Personal del Tanatorio del Sur equipados con EPI para realizar un servicio / RAFAEL GONZÁLEZ (Almería)
MARÍA JOSÉ UROZ20 Mayo, 2020 – 03:00h

El coronavirus ha llegado para alterar a vivos y a muertos. Las funerarias y tanatorios han jugado y juegan un papel de vital importancia en esta situación de crisis sanitaria por la pandemia. Son, como asegura María José Valdivia, gerente de Tanatorio del Sur, “el último eslabón de la cadena sanitaria”.

Pero lejos de haber tenido un reconocimiento como sí lo han tenido otros profesionales que han estado en primera línea de la batalla, el sector se queja de que no se le ha dado el valor suficiente a la labor que realizan en esta compleja situación, con extremas medidas de seguridad, muy semejantes a las que han adoptado los sanitarios, y férreos protocolos de higiene y limpieza en las instalaciones.

Los espacios comunes cerrados al público y limpieza extrema en las instalaciones funerarias Los espacios comunes cerrados al público y limpieza extrema en las instalaciones funerarias / RAFAEL GONZÁLEZ (Almería)
Sin ir más lejos, asegura la gerente de Tanatorio del Sur, ni las autoridades han contado con nosotros cuando se han adoptado medidas y protocolos e incluso se nos ha complicado el acceso a materiales básicos para nuestro trabajo como es el abastecimiento de mascarillas, guantes o geles hidroalcohólicos cuando todo el mundo los demandaba. “Los trabajadores de un tanatorio ante una situación semejante deben ir equipados con monos, delantales, mascarillas con filtros especiales y EPI a los que ha sido complicado en algún momento acceder”, explica Valdivia, quien reconoce que “en Almería no se ha dado el caso extremo puesto que estábamos bien aprovisionados y la mortalidad no ha sido mucho más alta que años anteriores en la misma época del año”.

Almería registra desde marzo 52 fallecidos por COVID-19
Aunque en Almería el número de fallecimientos por la COVID-19 no ha sido muy elevado (52 según el último parte emitido por el gobierno de la Junta de Andalucía) si comparamos la provincia con otras de España, los tanatorios sí han estado preparados para lo que pudiera llegar y, sobre todo, han estado en contacto con otras empresas del sector, como es el caso de Madrid, a las que han ofrecido sus instalaciones y servicios para aliviar la presión asistencial que han tenido estos meses atrás. Concretamente, Tanatorios y Funerarias del Sur, ha acogido cremaciones de difuntos procedentes de la Comunidad de Madrid en los días de mayor volumen de fallecimientos.

Exposición de arcas donde los familiares del difunto entran para elegir Exposición de arcas donde los familiares del difunto entran para elegir / RAFAEL GONZÁLEZ (Almería)
María José Valdivia explica que en estos meses han tenido que poner en marcha “protocolos muy estrictos, no solo de higiene y seguridad, extremando al máximo las medidas para evitar contagios entre el personal de la plantilla y las familias, sino también, y lo más doloroso de todo, la prohibición de realizar velatorios atendiendo a la normativa dictada por el Gobierno de España”. “Hemos vividos momentos muy duros con las familias, que no han podido acompañar a sus seres queridos y que han tenido que tomar muchas decisiones en torno a la muerte en cuestión de horas. Ha sido muy duro ver su sufrimiento, sobre todo en aquellas familias que han despedido a seres queridos a los que les sorprendió una muerte inesperada o un final de la vida tras años de lucha contra un cáncer”.

“HEMOS VIVIDO MOMENTOS MUY DUROS CON LAS FAMILIAS, HAY SIDO MUY DURO VER EL SUFRIMIENTO POR NO PODER VELAR A UN SER QUERIDO O TENER QUE DESPEDIRSE DE ÉL EN 10 O 15 MINUTOS Y PRÁCTICAMENTE EN SOLEDAD”
No obstante, dentro del cambio radical que han tenido que acometer, en todos los sentidos, “ha intentado humanizar al máximo cualquier servicio, incluso los difuntos permanecían en las salas de velatorio pese a no haber velatorio y muchas familias (alrededor del 70% aproximadamente) han seguido solicitando flores como una muestra de cariño y para que el difunto tuviera compañía de una forma simbólica”, asegura Valdivia.

Entre las nuevas normas está guardar la distancia de seguridad y no celebrar misa sino un breve responso Entre las nuevas normas está guardar la distancia de seguridad y no celebrar misa sino un breve responso / RAFAEL GONZÁLEZ (Almería)
El gerente del Tanatorio Mediterráneo, Juan Carlos Ortiz, ha querido agradecer la gran labor que han realizado en el Hospital Universitario Torrecárdenas a la hora de preparar a los difuntos, envueltos en una solución de hipoclorito sódico, un desinfectante extremo que garantiza la no propagación del coronavirus, y sudarios especiales, para la recogida por parte de la funeraria. “No se si lo hacen igual en otros hospitales pero en concreto en Torrecárdenas han seguido un protocolo muy bueno que nos ha dado mucha seguridad a la hora de prestar los servicios en estos meses de pandemia”.

“HABÍAS FAMILIAS QUE PESE A SABER QUE NO PODÍAN VELAR A SU DIFUNTO NO QUERÍAN PRESCINDIR DEL SERVICIO DE FLORISTERÍA Y DECÍAN QUE AL MENOS QUE ESTUVIERA ACOMPAÑADO POR LOS CENTROS O LAS CORONAS”, EXPLICA LA GERENTE DE TANATORIO DEL SUR, MARÍA JOSÉ VALDIVIA
Tanatorio Mediterráneo sin embargo indica que de las defunciones que han atendido tan sólo en una han puesto un centro de flores. La mayoría de las personas optaban por rechazar este servicio y además también lo aconsejaba la empresa “para evitar cualquier riesgo, por mínimo que fuera”. Juan Carlos Ortiz destaca el comportamiento “muy respetuoso” de todas las familias a la hora destacar las nuevas normas, como es el caso de no poder celebrar una misa y sí un breve responso, o no poder velar a su ser querido o incluso ni siquiera poder despedirse nadie de él por haber fallecido a causa de la COVID-19 ya que los allegados tenían que guardar una cuarentena”. Explica que en esta última situación tan triste se han visto un total de siete familias a las que han atendido en toda la provincia.

JUAN CARLOS ORTIZ, GERENTE DE TANATORIO MEDITERRÁNEO, DESTACA LA CANTIDAD DE GENTE QUE HA OPTADO POR DEJAR EN DEPÓSITO LAS CENIZAS TRAS LA CREMACIÓN PARA DESPUÉS PODER CELEBRAR, CUANDO HAYA NORMALIDAD, UN FUNERAL DE DESPEDIDA CON TODOS LOS QUE QUIERAN ACOMPAÑARLES

Una cuestión importante en los servicios que tanto Tanatorio del Sur como Tanatorio Mediterráneo han ofrecido en estos días es la posibilidad de dejar en depósito las cenizas, tras la cremación, para que una vez que se normalice la situación y con más calma la familia pueda organizar un funeral para despedir los restos con las personas que quieran asistir. En este sentido también indican un incremento de incineraciones respecto al mismo periodo del año anterior.

Las incineraciones se han incrementado en esta situación y las urnas han sido productos demandados Las incineraciones se han incrementado en esta situación y las urnas han sido productos demandados / RAFAEL GONZÁLEZ (Almería)
Juan Carlos Ortiz ha querido hacer hincapié en la “profesionalidad del sector funerario” y no solo ahora en esta difícil situación. En este sentido, recalca que “siempre están preparados y con un estocaje suficiente para un año, como mínimo, en cuanto a ataúdes, urnas y material de protección para los trabajadores”.

Desde el primer momento, los tanatorios han optado por preservar ante todo la salud de los trabajadores, “si la plantilla se contagia será complicado atender la demanda”, sentencian desde ambas empresas de Almería.


PANASEF aplaza el Fórum (Revista Funeraria)

Por Redacción1
En Noticias,
Mayo 21, 2020

A continuación, reproducimos el comunicado remitido por la Asociación Nacional del Sector Funerario en el que se anuncia el aplazamiento del Fórum Panasef, que estaba previsto celebrarse en Sevilla los días 21, 22 y 23 del próximo mes de octubre:
Es conocida por todos la ilusión con la que preparamos nuestro evento bienal FORUM PANASEF 2020. Si hace tres meses nos dicen que ahora estaríamos escribiendo esto, no lo creeríamos, pero la realidad de la pandemia nos ha hecho a todos ser conscientes de la necesidad de aplazar el FORUM al 21, 22 y 23 de octubre de 2021 en Sevilla.

Es una decisión difícil para nosotros pero entendemos que ahora nos toca ser responsables y garantizar ante todo la salud de nuestros socios, personal, proveedores y amigos del sector.

Sin  embargo,  creemos  que  este  1  de  noviembre  debe  ser  diferente.  Será  el momento de homenajear a los fallecidos durante la pandemia, a sus familiares y a todos los profesionales funerarios que tan intenso trabajo han realizado durante estos meses.

Por ello, estamos organizando un evento de homenaje para ese día del que os informaremos más adelante y en el que nos gustaría que TODOS participéis.

Con el deseo de poder saludaros personalmente pronto. Un saludo,

Alfredo Gosálvez

Secretario General de PANASEF

 


La alcaldesa de Pozuelo ha agradecido la encomiable labor del personal de los servicios funerarios durante la crisis por el Covid-19 (Infopozuelo.com)

21-05-2020. Ayuntamiento de Pozuelo.
La alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, ha visitado hoy las instalaciones del Tanatorio de Pozuelo para agradecer la encomiable labor que han realizado los servicios funerarios de la ciudad en momentos de tanta carga de trabajo como ha supuesto esta crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

Durante la visita, la primer edil que ha estado acompañada por el segundo teniente de alcalde, Francisco Melgarejo, ha conversado con el equipo de empleados y el director del tanatorio, José Antonio García, y les ha trasladado su especial reconocimiento a su trabajo en estos momentos tan difíciles.

La alcaldesa ha tenido palabras de cariño para estos trabajadores que en estos días han sido testigos de las despedidas más tristes a los fallecidos, dados los protocolos establecidos en estos casos ante el COVID-19.

“Desde el Ayuntamiento os queremos hacer llegar todo nuestro agradecimiento y apoyo a la labor que habéis realizado en estas semanas tan duras y dolorosas”, ha insistido Pérez Quislant.