Cadáveres públicos (La Voz de Galicia)

CARLOS HERNÁNDEZ FERNÁNDEZPROFESOR DE SOCIOLOGÍA Y TRABAJO SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS
OPINIÓN

María Pedreda

16 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h
Todos hemos perdido a algún ser querido a lo largo de nuestra vida y muchos nos hemos tenido que enfrentar a esa visita del señor de la funeraria que nos ofrecía la carta de servicios para la realización del ritual de despedida. Al tomar las decisiones sobre cada uno de los servicios —caja abierta o cerrada, velatorio 24 horas o menos, entierro o cremación…— estábamos definiendo cómo iba a arrancar nuestro proceso de duelo, que marcaría una buena parte de nuestra vida.

Ahora pensemos por un momento que «nuestro» ser querido no hubiese sido solo «nuestro», y que hubiésemos tenido que compartir la despedida con miles de personas. Imaginemos que el señor de la funeraria hubiera venido con un menú ya definido de ceremoniales y ritos protocolarios y obligatorios que nos hubiesen impedido incluso estar cinco minutos a solas con el cadáver. Imaginemos que en medio de esos rituales no hubiéramos podido abrazar a un amigo porque nuestro ser querido no era solo nuestro, y por tanto su cadáver tampoco, ni, tan siquiera, nuestra despedida hubiese sido solo nuestra.

Pocas veces nos paramos a pensar en este dolor añadido que conlleva para sus familias la muerte de personajes públicos, que durante la vida se debieron a su pueblo, a su país o a su público, y que en la muerte también continúan debiéndose, en cierto modo, más a la multitud que a su familia y amigos.

Cuando vemos las pompas fúnebres en honor de Isabel II, observamos esos impresionantes rituales cuidados hasta el extremo, ese traslado del cadáver entre castillos y catedrales o esos ríos incesantes de gente que necesita despedirse de su reina. Pero a veces olvidamos que hay unos hijos y unos nietos que, en medio de todos sus privilegios, nunca tuvieron una madre o una abuela en exclusiva y ahora tampoco tienen, ni siquiera, un cadáver al que despedir en exclusiva.

El rito funerario simboliza el paso del difunto a un nuevo estadio y además ayuda, o debería ayudar, a los deudos a conectar con la muerte del ser querido y a comenzar a elaborar el duelo. Y cuando el ser querido es querido, o incluso odiado, por un pueblo entero, los deudos son cientos de miles de personas que, en mayor o en menor medida, tendrán que pasar también su proceso de adaptación tras la muerte, en este caso de su reina. Y si pensamos que es injusto privar a la familia del privilegio de la despedida, porque hemos aprendido después de la pandemia que despedirse es un privilegio, quizá debiéramos pensar que también sería injusto privar a los ciudadanos de poder hacerlo.

Dicen que la muerte nos iguala a todos, pero no siempre es verdad, y, al igual que hay personajes públicos, hay cadáveres que también son públicos y que tendrán más difícil descansar en paz.


Sanxenxo ya tiene su «tanatorio de élite» (Diario de Pontevedra)

Las nuevas instalaciones de Funeraria San Marcos fueron inauguradas este jueves por el gerente de la compañía, Juan Perdiz, el alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín y el director de la orquesta Panorama, Lito Garrido ► Imita el modelo innovador de Pontevedra y Poio, con una amplia zona acristalada

ALBA MOLEDO UCHA
16/SEPT./22

«San Marcos naceu hai moitos anos e hoxe estamos nunha situación importante na provincia e na comarca, e temos que ser intelixentes e saber dominar os terreos, porque queremos ser máis neste ámbito. Vir a Sanxenxo e Meaño é difícil, pero se nós mesmos cremos no que facemos, chegaremos. Sanxenxo é élite e carisma turístico, e imos colocar aquí a funeraria e o tanatorio que merece». Con estas palabras presentó el gerente de Funeraria San Marcos, Juan Perdiz, el nuevo equipamiento de la compañía, que ya se encuentra operativo desde este jueves en el parque empresarial de Nantes (parcela 704) para dar servicio a las poblaciones de Sanxenxo y Meaño, con 1.442 metros cuadrados de superficie, y a tan solo 300 metros de distancia del núcleo de Dadín.

Durante el acto de presentación, que tuvo lugar en una carpa habilitada para la ocasión, con música y cátering, Perdiz estuvo acompañado por el alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín y, como invitado de lujo, el director de la orquesta Panorama, Lito Garrido, quien aseguró que «dá gusto ver o parque empresarial de Nantes, unha fonte de riqueza e de orgullo e, despois da espera, porque foron anos difíciles, que esté cheo de empresas». En la misma línea se pronunció también el alcalde, quien aseguró que, tras la inauguración del tanatorio San Marcos ya son 28 las empresas con actividad en el polígono. Además de destacar la creación de empleo y el motor económico que supone la llegada de la entidad al municipio, quiso poner de manifiesto que «Sanxenxo é unha marca de calidade, innovadora, e San Marcos tamén vai nesa liña».

Durante la jornada inaugural, las instalaciones recibieron la visita de cientos de personas que arroparon a la entidad, entre las que destacaron personalidades como la presidenta del Pontevedra F.C, Lupe Murillo, o el presidente del Club Cisne de Balonmano, Santiago Picallo, además de diferentes representantes de la política municipal, entre concejales del Gobierno local y de la oposición, y también de los ayuntamientos vecinos, así como de la Iglesia y del sector funerario de Huelva, Barcelona, Zamora, Murcia o Alicante.

Y es que la relevancia del evento no era menor en lo que se refiere a innovación en servicios funerarios. Tal y como pronosticaron las instalaciones de San Marcos en Pontevedra y el más recientemente reformado tanatorio de Poio, los municipios de Sanxenxo y Meaño cuentan ahora con un servicio casi con carácter futurista, a la vanguardia de la tecnología. Un nuevo equipamiento que evidencia la imparable expansión de la compañía, que este viernes inaugura otro nuevo tanatorio en Meis.

San Marcos inaugura este viernes otro nuevo tanatorio de diseño en Meis, que se suma su recién estrenado imperio en O Salnés
Como en casa
El diseño de las estancias ya se ha convertido, desde las últimas inauguraciones, en un sello de calidad para San Marcos, y el tanatorio de Sanxenxo y Meaño no podía ser menos. Al igual que los modelos de Poio y Pontevedra, cuenta con cafetería y aseos totalmente modernos, equipados y accesibles, y otra área que abarca los espacios que dan servicio al tanatorio, y que incluyen la atención a las familias, con salas de velación, sala de actos, espacios de servicios de las salas, túmulos, carga y descarga, sala de tanatopraxia y cámara de refrigeración, además de un expositor de lápidas.

Todos los espacios, y muy especialmente los que tienen que ver con la propia actividad del tanatorio, gozan de un cuidado impecable en lo que se refiere al confort de las familias, con un aspecto cuidado que nada tiene que envidiar al salón de un piso de diseño.

Como no podía ser de otra forma, la digitalización de esquelas, pésames, e incluso en lo tocante a la funcionalidad del propio edificio, también se ha incorporado a estas instalaciones.

Entorno natural
Una de las ventajas de la parcela en la que se encuentra el tanatorio es que su ubicación no interfiere con la actividad del polígono, y cuenta con amplio espacio de aparcamiento, además del propio parking de las instalaciones. El edificio, de una sola planta, para facilitar la accesibilidad, cuenta con dos accesos y un amplio espacio acristalado hacia el exterior, con vistas a la zona en la que se ubica el Rego das Agras. El Plan Parcial prevé una zona verde en torno a este regato, que se podrá divisar en primera fila desde las instalaciones.


‘Funeraria San Román’, cinco generaciones de empresarios toledanos y 175 años de vida (ABC)

Un libro del historiador Rafael del Cerro recoge la historia de esta empresa familiar; la obra será presentada por la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, el próximo 26 de septiembre

VALLE SÁNCHEZ

16/09/2022

Actualizado a las 18:24h.

Con el objetivo de celebrar los 175 años desde su puesta en marcha, Funeraria San Román ha editado un libro que recoge la historia de esta empresa familiar de Toledo a través de cinco generaciones de empresarios toledanos durante los siglos XIX, XX y XXI. Con el título ‘Funeraria San Román. 175 años de historia de una empresa familiar’, la obra ha sido escrita por el historiador y escritor toledano Rafael del Cerro, que ha realizado una exhaustiva investigación para conocer el origen, la trayectoria y la esencia de esta empresa familiar, un retrato que es lo también de la ciudad de Toledo.

La antigua funeraria de Julián San Román -el tatarabuelo de los actuales propietarios- fue fundada en Toledo en el año 1846. Fue en esa época cuando los ayuntamientos se vieron obligados a edificar nuevos cementerios extramuros por razones de salubridad. La creación de esta empresa coincidió en el tiempo con la construcción y puesta en funcionamiento del cementerio de los Canónigos, en la antigua basílica de Santa Leocadia, que vino a complementar al primero construido en esta capital, denominado General, que funcionaba desde el día 6 de diciembre de 1836 en los terrenos de la antigua Escuela de Magisterio, lo que ahora es el centro educativo ‘María de Pacheco’. Y de allí se trasladó en 1893 al paseo de San Eugenio, al camposanto dedicado a la Virgen del Sagrario, donde continúa en la actualidad. Esos son los orígenes de esta empresa que, con el nombre Funeraria San Román, es la más longeva a nivel nacional de este tipo de servicos.

El libro se presentará el lunes, 26 de septiembre de 2022, a las 19:00 horas, en la Sala Capitular del Ayuntamiento de Toledo. Junto al autor de libro, intervendrán en la presentación la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y el gerente de la empresa Funeraria San Román, José María San Román Águila.


La familia Morchón solo responde a las preguntas de su abogado ante la jueza del caso de los ataúdes

TRIBUNALES
La comparecencia judicial se centra en los últimos informes policiales sobre los consumos en los crematorios de la funeraria
M. J. PASCUALValladolidViernes, 16 septiembre 2022, 11:26

Los investigados de la familia Morchón por el caso del supuesto ‘cambiazo’ de los ataúdes en su funeraria se acogieron este jueves a su derecho a no declarar a las preguntas del fiscal y las acusaciones y solo han respondido a las preguntas formuladas por su abogado. Poco antes de las nueve y media de la mañana llegaban a la sede judicial de Angustias el gerente del Grupo El Salvador, Ignacio Morchón Alonso , junto con Rosario y Laura, acompañados de su letrado Guillermo Ruiz Blay. También están citados a declarar en esta jornada el fundador y patriarca de la saga de funerarios, Ignacio Morchón Vaquero y su esposa, María del Rosario Vaquero Luengo.
La citación de estos cinco investigados está relacionada con los últimos informes policiales recibidos en el Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid que detallan, entre otros aspectos, los consumos de los crematorios de la empresa funeraria. Un informe de 98 páginas sobre el consumo de combustible en los hornos crematorios de El Salvador concluye que hay una discrepancia «entre el número de incineraciones inscritas» en los registros de la funeraria y «las realizadas en cada uno de los hornos».

Se basa para ese cálculo en el consumo medio de combustible por cadáver, las especificaciones técnicas de los dos hornos y el cotejo de los registros de incineraciones de la empresa en los dos crematorios, el de Santovenia (cementerio) y el de Valladolid (tanatorio). «Las irregularidades en las inscripciones de las incineraciones, tanto por acción como por omisión, fueron con la intención [sic] de ocultar estos traslados» de féretros desde el tanatorio hasta el cementerio.

Ese traslado desde el tanatorio hasta el cementerio de Santovenia sería lo que permitiría ejecutar el fraude que está bajo investigación en la Operación Ignis. «Las instalaciones del Cementerio Parque El Salvador proporcionaron a los responsables del Grupo Empresarial […] la suficiente impunidad para realizar el traspaso de los cadáveres desde su féretro original a otros féretros en desuso o féretros de reducción de restos de escaso valor, debido a la ubicación del horno y al reducido número de empleados que tenían acceso a las dependencias donde está instalado», explica el informe. Los féretros en buenas condiciones, presuntamente, se reutilizaban y volvían a poner a la venta.

«Irregularidades contables» y «trasiego de cadáveres»
Además está el último informe que llegó al Juzgado de Instrucción 6 en julio y que completa la investigación sobre el supuesto ‘cambiazo’ de 6.000 ataúdes en el grupo funerario El Salvador. La Policía Judicial reconstruye el modus operandi de una empresa «que está lejos de ser ejemplar» y no solo por el «trasiego» de difuntos del tanatorio al cementerio jardín de Santovenia para su incineración sin permiso de sus familiares con el fin, supuestamente, de revender y reutilizar los féretros y las flores. La documentación intervenida al Grupo El Salvador (miles de correos electrónicos y más de un millón de archivos de los discos dursos y el servidor) apuntala, según los investigadores «no solamente irregularidades contables, sino que constatan el irrespetuoso trasiego de cadáveres de unas instalaciones a otras del grupo empresarial por espurios intereses».

Empleados de residencias de mayores recibían entre 180 y 200 euros por fallecido e incluso entradas para los toros
Pero, además, la documentación sometida al escrutinio de los investigadores ha revelado que desde la funeraria se realizaban determinados ‘regalos’ a empleados de una veintena de residencias de mayores de la provincia que facilitaron que fallecidos en estos centros residenciales fueran asistidos en sus honras fúnebres por el Grupo El Salvador. A cambio, según la documentación analizada por el informe policial, estos facilitadores de las residencias recibían entre 180 y 200 euros por fallecido e incluso entradas para los toros.

En las conclusiones de su último informe, la Policía Judicial considera que en la ingente documentación analizada hay base suficiente para «apuntalar» la acusación contra la familia Morchón de una práctica irregular que habría comenzado a raíz de las denuncias de los vecinos de la urbanización próxima al tanatorio El Salvador por los humos de las incineraciones, lo que habría decidido a la gerencia de la empresa a derivar las cremaciones al cementerio de Santovenia. Y hacen hincapié en la participación de la hija menor en las actividades supuestamente ilícitas, a pesar de las reiteradas manifestaciones exculpatorias del gerente hacia su hermana Laura y de que el letrado defensor, Guillermo Ruiz Blay, ha solicitado que se la excluya del procedimiento judicial. Para los investigadores, está acreditado tanto por los correos como del estudio de los discos duros y del servidor del Grupo El Salvador que la hija menor «no se limitaba a rellenar máquinas de tabaco de la cafetería o a efectuar compras en los supermercados», sino que «participaba en la dirección y toma de decisiones del nuevo tanatorio y, por lo tanto, no podía ser ajena al trasiego de cadáveres desde estas instalaciones hasta el cementerio de la misma empresa».


Lo que no se ve en un tanatorio (La Vanguardia)

Una decena de profesionales de distintas disciplinas preparan los cuerpos de los difuntos y organizan las ceremonias de despedida de acuerdo con los gustos y peticiones de sus familiares
Jordi Fernàndez, responsable de Tanatopraxia de los tanatorios de Mémora, en la sala donde preparan los cuerpos de los difuntos antes de iniciar el velatorio
Manuel Medir

GEMMA MARTÍ
21/09/2022 05:50Actualizado a 21/09/2022 11:08

Son las 10 de la mañana en el vestíbulo del tanatorio de Sancho de Ávila, uno de los cuatro que Mémora gestiona en Barcelona. Vamos a conocer lo que el público no ve –el backstage– de uno de los principales tanatorios de una ciudad en la que cada día muere medio centenar de personas.

Desde que se produce el deceso de una persona hasta el momento en que sus familiares acceden al velatorio pasan menos de 48 horas; la ley establece que el tiempo mínimo antes de dar destino final a un difunto es de 24 horas. Durante este período, un equipo formado por una decena de profesionales se ocupa de preparar el cuerpo del difunto y de organizar la despedida. Intervienen desde el conductor de la ambulancia o el del coche fúnebre que va a recogerlo, al tanatopráctico, quienes atienden a los familiares desde el call center  y quienes lo hacen en la recepción o en la oficina de contratación etc.

 

Manuel Medir
El servicio se activa cuando, desde el hospital, sociosanitario, residencia o domicilio particular, se informa de la defunción. El equipo de planificación de Mémora envía una ambulancia funeraria para recoger al difunto. Su personal identifica el cadáver colocándole sendas pulseras en las extremidades y lo traslada al tanatorio. Para ello, «es importante mantener la cabeza más elevada que el cuerpo, que debe estar totalmente plano para evitar cambios cromáticos de la piel. Si estuviera de lado, podría acabar teniendo media cara de una tonalidad rojiza y la otra blanca, y eso ya no tiene solución, solo puede disimularse con maquillaje», explica Jordi Fernàndez, responsable de Tanatopraxia de los tanatorios de Mémora, como el de Sancho de Ávila.

Mientras, los familiares llaman al call center de Mémora, donde les atiende Àlex López o alguno de sus compañeros. “Ayudamos a las familias que, a menudo por la falta de experiencia en vivencias de este tipo o por la situación anímica que comporta la pérdida de un ser querido, necesitan que se les acompañe al inicio del servicio y que coordine las primeras etapas”, dice Àlex.

Ayudamos a las familias que, por falta de experiencia en vivencias de este tipo, o por su situación anímica, necesitan que se les guíe y acompañe”
Àlex López, trabajador del call center de MémoraUna vez la familia elige el tanatorio, se traslada allá el cadáver del difunto y se le deposita en una cámara frigorífica donde, como obliga la ley, se le conserva a una temperatura de entre 2 y 8º C. “Somos materia orgánica y, desde el instante en que morimos empezamos a descomponernos”, explica Fernàndez.

Una vez en el tanatorio, se extrae el cuerpo de la cámara frigorífica y se deposita sobre una mesa similar a las que se utilizan para las autopsias. “Entonces lo lavamos con agua y jabón, lo desinfectamos, le hacemos un masaje que rompa la rigidez post mortem y lo depositamos dentro de su féretro, y, tal y como obliga la ley, empezamos a taponarlo con algodón”, detalla Jordi.

Entender que el duelo tiene un proceso y vivir todas las fases rodeada de estas familias, me hace comprender que todos en algún momento pasamos por esta pena, pero debemos seguir adelante»
Edith Lozano Florista en Sancho de ÁvilaMientras, las personas que atienden a los familiares del fallecido también hacen su trabajo. Les acompañan y asesoran para decidir el tipo de ceremonia que se oficiará, la hora de apertura de la capilla ardiente, el tipo de féretro –Mémora cuenta con una fábrica de ataúdes en Montjuïc y dispone de un almacén en cada uno de sus tanatorios–, los recordatorios, etc., y deciden qué tipo de ropa llevará la persona difunta.

“Es fundamental explicar, informar y dar tranquilidad a la familia, transmitirles que están en buenas manos y que nos ocupamos de todo, adaptándonos a sus necesidades”, apunta Núria Gilart, asesora del Área Comercial de Mémora.

Aunque la muerte y las despedidas son tristes, deberíamos vivirlas como un acto más de la vida, e incorporar a los más pequeños a las ceremonias”
Jordi Fernàndez,responsable de Tanatopraxia de los tanatorios de MémoraLas tareas continúan en la zona de tanatopraxia. Allí es donde se viste, afeita o maquilla al difunto. “Aunque no tenemos demasiada información ni fotografías, que no las pedimos porque generan falsas expectativas, el cuerpo te da pistas que te orientan sobre cómo peinarlo, arreglarlo o maquillarlo”. Aún así, hay difuntos que llegan muy demacrados y se intenta que tengan el mejor aspecto posible. Cuando surgen dudas sobre qué hacer, consultan con los familiares para obtener más información y hacer el trabajo lo mejor posible.

También se adaptan a las demandas de las distintas religiones y creencias. Por ejemplo, en el caso de los musulmanes, los tanatoprácticos preparan el cuerpo, pero es la familia quien lo lava y lo deposita en el ataúd.

 

Manuel Medir
Jordi Fernàndez pone especial énfasis en remarcar que “siempre tratamos a todas las personas con sumo cuidado y respeto”. Y transmite la pasión que siente por su profesión, la tanatopraxia, que en España no se reconoció hasta el año 2012 y para la que todavía no existen unos estudios reglados. “Lo más sorprendente –destaca– es que en España cualquier persona puede manipular a un difunto, ¡y eso es una barbaridad!”

Las gestiones administrativas continúan su curso: se solicita el certificado de defunción en el registro civil, la licencia de entierro o de incineración, y si se ha practicado una autopsia es necesario acudir a los juzgados, entre otros trámites.

Desde que se produce el deceso de una persona hasta el momento en que sus familiares acceden al velatorio un equipo formado por una decena de profesionales se ocupa de preparar el cuerpo del difunto y de organizar la despedida
En la floristería de Sancho de Ávila, Edith Lozano se encarga de atender las peticiones de las familias. Dice que trabajar en un tanatorio resulta terapéutico. “Entender que el duelo tiene un proceso y vivir todas las fases rodeada de estas familias, me hace comprender que todos en algún momento pasamos por esta pena, pero debemos seguir adelante”, explica. Una vez el cuerpo del difunto está preparado, y tras aprobarlo la familia, se abre el velatorio. “Antes era habitual que nos pidieran depositar objetos junto a su cuerpo, un rosario, una cruz… Aunque también juegos de cartas, o una radio, para que el finado se entretuviera –cuenta Jordi–. Cosas que la cultura y los cambios generacionales arrinconan. Aunque quizás pronto nos pidan dejarle al lado su móvil”.

Tras el velatorio y la ceremonia de despedida, se realiza el entierro o la incineración. “Aunque la muerte y las despedidas son tristes, deberíamos vivirlas como un acto más de la vida, e incorporar a los más pequeños para que también se puedan despedir de los abuelos”, reflexiona Jordi antes de continuar con su día a día, en la trastienda del tanatorio.


Reclaman más medios para que el crematorio de Pamplona funcione a plena capacidad (El Español)

El grupo municipal EH Bildu asegura que el concejal Villnueva «miente» al decir que el horno no opera a máxima capacidad porque «no hay demanda»

En estos momento el horno realiza cuatro cremaciones diarias y podría llegar a hacer hasta siete. CEDIDA
REDACCIÓN20 septiembre, 2022 – 12:27

El grupo municipal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona ha reclamado que el equipo de Enrique Maya ponga los medios que sean necesarios «para aumentar las posibilidades de cremación de las que el cementerio de Pamplona dispone, al menos mientras la demanda lo exija».

Con esta exigencia, plasmada en una propuesta de declaración que se debatirá este miércoles en Urbanismo, el grupo municipal ha señalado que «quiere poner remedio a una realidad constatable: retrasos importantes, costosos y enojosos desplazamientos o incrementos de los costes a las familias de las personas fallecidas».

Roban una churrería ambulante en Artajona durante las fiestas: se busca al ladrón
Según EH Bildu, el escrito responde a «las mentiras del concejal especial de Sanidad, Fernando Villanueva, que hace una semana achacó a la falta de demanda el hecho de que el nuevo horno del cementerio esté funcionando a media capacidad (puede hacer 7 cremaciones diarias y está haciendo 4)».

«La cuestión es que la respuesta es falsa, es decir, el concejal Villanueva mintió sobre las verdaderas causas por las que no se aprovecha la capacidad total del horno nuevo y mintió al decir que no hay más demanda», ha indicado el grupo municipal, que ha añadido que «a más abundamiento, podemos decir sin miedo a equivocarnos que desde bastantes meses está siendo un grave problema que se ha venido denunciando públicamente, también en la Comisión de Urbanismo».

La empresa navarra que triunfa vendiendo autobuses por el mundo: «Tenemos cien pedidos en marcha»
Según ha expuesto, «supone retrasos importantes, costosos y enojosos desplazamientos o incrementos de los costes a las familias de las personas fallecidas». «Hasta ahora hemos optado por ser prudentes en un tema tan sensible como este, pero, la inaceptable respuesta dada por el concejal responsable, nos lleva a denunciar esta situación tan grave y preocupante, además de exigir soluciones que alivien al momento doloroso de una pérdida de un ser querido la de molestias y sobrecostes que se pueden evitar», ha explicado EH Bildu.

La declaración presenta dos puntos de acuerdo: «el primero denuncia la mentira de Villanueva y el segundo pide poner los medios que sean necesarios para aumentar las posibilidades de cremación de las que el cementerio de Pamplona dispone, al menos mientras la demanda lo exija».


Nadie ha pasado a retirar la pierna amputada del Hospital del Bidasoa (Diario Vasco)

Superado el plazo legal de diez días para su recogida, su dueño sigue sin dar señales, por lo que una empresa funeraria se hará cargo de los restos y el paciente será multado
BRUNO PARCERO Martes, 20 septiembre 2022, 06:55

El Boletín Oficial del País Vasco publicó el pasado 29 de agosto un anuncio un tanto peculiar y que ha tenido una enorme repercusión. En el mismo se solicitaba a un paciente que acudiera al Hospital del Bidasoa a recoger su miembro amputado, concretamente una pierna, después de que los intentos por comunicarle el aviso de manera personal resultasen infructuosos.
En ese anuncio, que rápidamente se volvió viral, se le daba al interesado un plazo de diez días hábiles para «proceder a la retirada y gestión adecuada» de esos restos depositados en el hospital. Y una vez concluido dicho plazo, lo cierto es que nadie ha reclamado el miembro en cuestión, según informó en el día de ayer la Cadena Ser.

Así que a partir de ahora, y tal y como indica la legislación estatal, se abrirá un expediente sancionador y se emprenderá la «ejecución forzosa y a su costa» del tratamiento de los restos.

Según el decreto de sanidad mortuoria, los restos humanos tienen el mismo tratamiento que un cadáver. Esa normativa estipula que es el paciente o la familia los que deben hacerse cargo de estos restos, a través de una funeraria, cuando estos son de un tamaño considerable como un brazo o una pierna.

La multa, más económico
Para enterrar ese miembro en un cementerio es necesario un parte de defunción de la parte del cuerpo amputada, por lo que la mayoría suele optar por la incineración, si bien tanto un procedimiento como el otro tienen un coste para el interesado que, en cualquier caso, es mayor que la multa que se le impone por no recoger los restos, que ronda los 500 euros, de ahí que en ocasiones haya quien opte por no cumplir con la legislación y asumir una sanción más económica.

Y es que el coste de la incineración de un brazo o una pierna puede rondar los 1.500 euros, mientras que la de unauna persona fallecida suele costar en torno a los 2.900 euros en los que se incluye el precio de la incineración, el traslado, la recogida, la documentación y la cámara de refrigeración.

La incineración de un brazo o una pierna cuesta en torno a los 1.500 euros, mientras que la multa ronda los 500 euros
Una vez quemada la pierna, y con el certificado de amputación en regla –es el médico quien da este papel–, existen dos opciones: o recoger las cenizas en una urna o renunciar a ellas y dejarlas en el propio tanatorio.

También existe la opción de enterrar el miembro amputado en un panteón, lo que hará que el presupuesto varíe dependiendo del Ayuntamiento.

En este caso, al no reclamar su dueño el miembro amputado, la responsabilidad pasa ahora a manos de Osakidetza, que tendrá que ponerse en contacto con una funeraria autorizada para que se hagan cargo de su debida inhumación o incineración.

Serán los trabajadores del tanatorio quienes se acerquen al Hospital del Bidasoa a recoger esos restos, que suelen estar guardados en nichos de frío temporales. Los mismos serán trasladados al crematorio para su posterior incineración.


Valderredible cuenta ya con el nuevo tanatorio tras una inversión de 40.000 euros (Diario Cantabria)

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria, Paula Fernández, visita Valderredible

21 DE SEPTIEMBRE DE 2022, 19:49

Valderredible cuenta ya con un nuevo tanatorio ubicado junto al consultorio médico de Polientes, la capital del municipio, una actuación que ha supuesto una inversión de unos 40.000 euros, de los que tres cuartas partes han sido costeadas por el Gobierno de Cantabria y el resto por el Ayuntamiento.
Concretamente, la Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior ha invertido, a través del Plan de Obras de la Dirección General de Administración Local, cerca de 30.000 euros.

El Gobierno ha explicado en un comunicado que se trata de una instalación «funcional y accesible» que atiende las necesidades de los vecinos y evita que tengan que trasladarse a otros municipios cercanos para los velatorios.

La consejera de Presidencia, Paula Fernández (PRC), ha realizado este miércoles una visita institucional al municipio para comprobar el resultado final de las obras del tanatorio y repasar también junto con el alcalde, el también regionalista Fernando Fernández, las actuaciones ejecutadas por su departamento en los últimos años. Fernández ha destacado la importancia de este proyecto contemplado en el Plan de Obras de la Dirección General de Administración Local como «medida de discriminación positiva» para Valderredible, que es el municipio más despoblado de Cantabria, con apenas el 4% de la población de Cantabria.

En este sentido, la consejera ha subrayado el compromiso de su departamento con la lucha contra la despoblación rural y ha anunciado otra medida encaminada en esta dirección: una subvención nominativa de 15.000 euros en los Presupuestos de 2023 para el Centro de Desarrollo Territorial y Lucha contra la Despoblación (CEDTER) de Valderredible. Este proyecto, que, según ha indicado en un comunicado el Ejecutivo, «cuenta con el apoyo expreso del presidente Miguel Ángel Revilla», se ha presentado también a la convocatoria de fondos europeos, cuya resolución está prevista para finales de este mes de septiembre, tal y como ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico al Gobierno cántabro.

160.000 EUROS INVERTIDOS EN 2022

En el transcurso de la visita, la consejera y el alcalde ha repasado algunas de las actuaciones financiadas este año por la Consejería de Presidencia en el municipio, que suman una inversión total cercana a los 160.000 euros.

Entre ellas, destaca la aportación realizada a través del Fondo de Cooperación Municipal, por importe de 148.000 euros; la dotación de material de protección civil para la agrupación local o la instalación de hidrantes, especialmente necesarios este verano para atender los problemas ocasionados por la sequía.

Además, se han desarrollado otros proyectos en materia de administración electrónica y lucha contra la despoblación rural, como el convenio de adhesión de Valderredible al sistema personalizado de dosificación de medicamentos, el conocido como ‘pastillero’.

El alcalde, por su parte, ha agradecido, en palabras del Gobierno, el compromiso de la Consejería de Presidencia con el Ayuntamiento, que desde el año 2016 se ha traducido en inversiones por más de un millón de euros, que están ayudando a mitigar la pérdida de población en el municipio.

De cara al futuro, la consejera y el alcalde han estudiado otras iniciativas como la construcción de un helipuerto junto al ambulatorio de Polientes para poder realizar traslados sanitarios urgentes o el acondicionamiento de una zona recreativa en Arenillas de Ebro.