Titulares

Madrid incinera 24 horas al día por el aumento de fallecidos (La Vanguardia)

La empresa municipal ha suspendido los velatorios de fallecidos con el Covid-19

AGENCIAS, MADRID
20/03/2020 09:59 | Actualizado a 20/03/2020 15:30
Los dos crematorios de la ciudad de Madrid, los de Almudena y Sur, funcionan las 24 horas al día debido al aumento de fallecidos por el coronavirus. Sanidad mortuoria dispone que los cuerpos se incineren dentro de las 24 horas siguientes a las 24 horas de espera desde el fallecimiento, por lo que el horario de cremación se mantiene en funcionamiento de manera ininterrumpida, según ha confirmado ‘El Mundo’.

Desde la funeraria municipal se apunta que es “una situación excepcional y que no se descarta que llegue un momento en el que la espera se amplíe”.

La empresa municipal de servicios funerarios de Madrid ha registrado un “gran incremento” en el número de servicios, con hasta 300 más del 1 al 15 de marzo. Al mismo tiempo ha sido notorio “un gran descenso en los asistentes a los velatorios, como es normal atendiendo al estado de alarma”.

Una de las primeras medidas que adoptó la empresa municipal fue suspender los velatorios de fallecidos con el Covid-19 tras la consulta realizada a la Comunidad sobre los velatorios .

Por ello han quedado suspendidos los velatorios de fallecidos con coronavirus o por enfermedades respiratorias que pudieran asemejarse al virus aunque no se hubiera confirmado.


Los materiales para trasladar y manipular cadáveres con coronavirus se agotan en Madrid (El Mundo)

PABLO HERRAIZ
Madrid
Actualizado Viernes, 20 marzo 2020 – 20:26

La Comunidad reconoce que no tienen suficientes bolsas estancas para guardar los muertos por Covid-19 y se están incumpliendo las medidas de seguridad

La Comunidad de Madrid está agotando sus materiales para realizar con seguridad el traslado de muertos por Covid-19. Así lo han confirmado a este periódico fuentes de la Consejería de Sanidad tras analizar la situación de la llamada “sanidad mortuoria” a raíz de esta crisis. El Ministerio de Sanidad, desde que se decretó el estado de alarma, envió una serie de instrucciones para manipular los cadáveres con coronavirus que incluyen varias medidas para evitar poner en riego a los trabajadores sanitarios y de servicios funerarios. La principal de esas medidas consiste en utilizar sudarios estancos, que aíslen al virus mientras se manipula el cadáver y se entierra o incinera.

Según estas fuentes, hay unos pocos hospitales en la región que sí tienen esas bolsas especiales, que son unos sudarios más gruesos de lo habitual, pero hay otros muchos centros que no tienen o ya se están quedando sin ellas.

Además, los centros sociosanitarios, con contadísimas excepciones, no tienen tampoco estas bolsas. Las funerarias, en general, o no tienen o se les está terminando el stock. Y “las empresas distribuidoras de sudarios que podrían reponer el material también están terminando con sus existencias”, según las mismas fuentes.

A principios ya de esta semana, varios empleados de funerarias con los que contactó este periódico explicaron que se estaban quedando sin las bolsas, y la información de este mismo viernes de la Comunidad lo confirma.

Las mismas fuentes explicaron que “la falta de bolsas ya supone un riesgo a corto plazo” si no se soluciona antes, para lo que se está barajando la posibilidad de pedir ayuda a la UME. Ya anunció la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que se está planteando pedir ayuda a los militares para trasladar cadáveres, pero en este caso de las bolsas lo que se está considerando es pedirles suministros para poder envolver a los muertos con seguridad.

CERCA DEL COLAPSO EN ALCALÁ
Además de los problemas de salud que puede tener para trabajadores y familiares el hecho de no poder tratar adecuadamente a los fallecidos, hay otros problemas a la vista, aunque algo menos acuciantes. En primer lugar, el hospital de Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, donde estas fuentes explicaron que hay “graves dificultades” para que las funerarias puedan retirar cadáveres, además de la falta de bolsas estancas.

Finalmente, estas fuentes explicaron que la demanda en cementerios y crematorios está siendo superior a su capacidad, especialmente en el caso de los crematorios. Eso provocó que la empresa semipública funeraria de Madrid haya empezado a cremar durante las 24 horas, al igual que el resto de las funerarias. Esto de momento es sostenible, explican estas fuentes, pero al ritmo actual hay que estar vigilantes porque ya se han producido retrasos puntuales en algunos servicios.


Las restricciones hacen aún más dolorosa la pérdida de un ser querido (Diario de Navarra)

Casi no hay velatorios, no se celebran funerales y los entierros tienen presencia limitada
El aforo máximo en el cementerio de Pamplona es de 20 personas.

20/03/2020 a las 06:00EtiquetasCoronavirus Navarra

DIARIO DE NAVARRA

La crisis del coronavirus ha motivado que los tanatorios y cementerios de Navarra también tomen medidas para evitar convertirse en foco de contagio. Desde el Grupo Irache y Tanatorio San Alberto piden que se ponga en valor el trabajo que hacen para intentar paliar los efectos de la pandemia.

Para las familias, despedir hoy a un ser querido se hace más cuesta arriba que hace una semana. Las funerarias, iglesias y cementerios han tenido que adoptar medidas para evitar el contagio del covid-19 que provocan que algunas familias se sientan menos acompañadas en el duelo. “Se han suspendido los funerales y las despedidas civiles”, señala el gerente del Tanatorio San Alberto, David Facila Arrastia, mientras añade que han limitado el aforo máximo de las salas a seis personas. “Muchas familias han decidido no velar a sus muertos, pero hay otras a las que les cuesta más adoptar esa decisión”, reconoce mientras remarca que, desde el Tanatorio San Alberto, “se aconseja no velar a los fallecidos”. El gerente asegura que “la gente está muy concienciada” y que se está notando mucho una menor afluencia estos días.

En Irache, la situación es muy parecida. También se ha limitado el aforo de las salas y se han aplazado todos los eventos de despedida. “Los celebraremos cuando termine la cuarentena”, tranquiliza a las familias su directora, Lorena Sánchez Garraza. Además, es posible hacer llegar a todas las salas condolencias digitales. “Así evitamos las visitas de amigos y conocidos”, explica. También cuentan con un equipo de psicólogos que están acompañando a aquellas familias a las que las limitaciones de estos días están haciendo que les cueste más asumir la pérdida.

El cementerio de Pamplona, aunque ha cerrado sus puertas al público para las visitas, continúa ofreciendo sus servicios funerarios, tanto de incineración como de entierro. En estos casos, también impone limitaciones de aforo y otras medidas de seguridad. Solo pueden asistir un total de 20 personas a cada servicio y deberán respetar una distancia mínima de seguridad de dos metros y no formar aglomeraciones dentro.

MÁS MÉDICOS

En Irache y en San Alberto, la mayor preocupación es velar por la seguridad de los trabajadores. “Ahora mismo contamos con una plantilla que ronda los 80 empleados y está repartida por tanatorios diseminados por toda Navarra”, explica la directora del Grupo Tanatorios Irache, que sentencia que, si sus trabajadores se contagiaran con el virus covid-19 a la vez, se correría el riesgo de que se colapsara el sistema funerario de la Comunidad foral. Ese mismo miedo lo tiene el gerente de San Alberto, quien asegura que, desde que se declaró el estado de alarma, han reducido la presencia de los trabajadores en las instalaciones de la funeraria. “Estamos funcionando con los servicios mínimos y con personal de guardia en casa”, asegura y añade que “todas las medidas son pocas” para hacer frente a esta situación. Facila remarca también la importancia del uso de los Equipos de Protección Individual (EPI), a la hora de manipular los cadáveres, para evitar contagios.

“En nuestro caso, es muy importante garantizar la integridad física de los trabajadores porque acceden a lugares de riesgo”, coincide Sánchez. A pesar de que han instaurado el teletrabajo en algunos puestos, reconoce que hay otros que es necesario realizar de forma presencial y exponen a los profesionales a posibles focos de contagio, como pueden ser las viviendas particulares a las que tienen que acceder. Por ello, la directora del grupo hace hincapié en la importancia de que las funerarias tengan garantizado el suministro de material sanitario, como puede ser mascarillas, guantes desechables o el gel hidroalcohólico. “Todos los pedidos tenemos que adquirirlos a través del Ministerio y desde la semana pasada no llega nada”, explica mientras agradece el apoyo de Panasef (asociación nacional de servicios funerarios).


Las funerarias alzan la voz: “El Gobierno va tarde y ya debería haber prohibido los velatorios” (Vozpopuli)

Piden a Sanidad que elimine temporalmente el plazo de 24 horas que debe respetarse desde el fallecimiento hasta la inhumación o incineración. Piden al Gobierno que endurezca las restricciones en los velatorios.

PUBLICADO 21.3.2020 – 14:35

Son más de 1.300 fallecidos los que ha ocasionado el coronavirus en España y todavía es una incógnita cuándo la curva de contagiados y muertos diarios alcanzará su ‘pico’ y la pandemia comience a remitir. Las empresas funerarias observan esta situación con preocupación, aunque con la certeza de que cuentan con capacidad para atender las necesidades de todos los decesos. Ahora bien, lamentan la poca comunicación que ha mantenido el Ejecutivo con este sector y la tardanza con la que ha aplicado las medidas de contención.

Sanidad empieza a priorizar a los jóvenes ante la saturación de las UCIs y la alta mortalidad entre ancianos
Una de las actuaciones que han solicitado es que se prohíban los velatorios y tanatorios, pues, de momento, lo que ha dictado el Ministerio de Sanidad es la recomendación de que no se realicen. A juicio de Alfredo Gosálvez, secretario general de la asociación que engloba al 75% del sector, Panasef, sería recomendable que se vetara esta opción hasta que pase la crisis, pues cualquier reunión de personas de este tipo podría incrementar el número de contagios, tanto entre las familias de los fallecidos como entre el personal de las funerarias.

Gosálvez apunta a que en Países Bajos se ha dictado una norma para que las ceremonias con los fallecidos no reúnan más de 30 personas, mientras que en Italia ya se han prohibido los velatorios hasta nuevo aviso.

Situación legal
El Real Decreto que regula el estado de alarma afirma que la asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, estará condicionada a la “adopción de medidas organizativas” para evitar aglomeraciones de personas, “de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro”.

El Ministerio de Sanidad cuenta con un apartado en su web que incluye diferentes recomendaciones para que sean tenidas en cuenta por los diferentes eslabones del personal sanitario durante la crisis del coronavirus. El documento relacionado con el manejo de cadáveres se actualizó hace 8 días, el 13 de marzo, y “recomienda”, pero no prohíbe la celebración de velatorios.

El texto establece una serie de pautas para trasladar el cadáver al depósito -”debe permitirse el acceso de los familiares y amigos, restringiéndolo a los más próximos y cercanos, para una despedida sin establecer contacto físico”-, para su autopsia, su transporte y su “destino final”.

Desde Panasef lamentan que el Ejecutivo no haya actuado con más rapidez a la hora de abordar esta crisis sanitaria en las funerarias e inciden en que algunas comunidades autónomas han ido por delante de Sanidad en la adopción de medidas para evitar la propagación del Covid-19 durante las ceremonias funerarias. “No se está contando con nosotros lo suficiente. El ministerio pocas veces está siendo proactivo con nosotros. Hemos perdido al menos una semana”, critican.

Menos de un día
Entre las medidas que consideran que deberían realizarse a la mayor brevedad se encuentra la de eliminar -de forma temporal- el plazo legal de 24 horas que existe entre que una persona fallece hasta que puede inhumarse o incinerarse el cadáver.

También han trasladado al Gobierno la conveniencia de que se recomiende el envío de los los cadáveres al crematorio para su incineración, dado que, como se reconoce en la guía publicada por Sanidad, las cenizas no suponen ningún riesgo de contagio, algo que sí podría producirse en una inhumación. Por tanto, es un método más seguro. En este sentido, Gosálvez incide en que en España existen 450 instalaciones para realizar este servicio y no hay peligro de que se colapsen.

El sector funerario -como último eslabón de la cadena sanitaria- también ha advertido de los riesgos de desabastecimiento que existen si las autoridades competentes no ponen cartas en el asunto y aseguran el correcto suministro de trajes de protección y mascarillas. El establecimiento de este tipo de precauciones hará menos propenso al personal funerario -11.800 personas en España- a contagiarse del Covid-19.


Albia crea un protocolo en centros funerarios con motivo del coronavirus (20 Minutos)

SERVIMEDIA21.03.2020 – 11:15H

El grupo funerario Albia ha puesto en marcha un conjunto de medidas con motivo de la crisis del coronavirus para proteger la salud y seguridad de sus empleados y de las familias que tienen que despedir a un ser querido en sus centros, a la vez que garantiza la continuidad de este servicio “esencial a nivel social”.

Según informa en un comunicado, las más de 1.000 personas que conforman el equipo humano de Albia “se han volcado para ofrecer una atención integral a las familias, prestando un servicio que cumple con las indicaciones establecidas por las autoridades sanitarias y que garantiza a las familias despedir a sus seres queridos de una manera segura”.

Este protocolo de seguridad en el ámbito funerario contempla actuaciones en accesos, presencia en salas, tiempo de visita, saludos, zonas comunes y aseo de sus recintos, por los que pasan anualmente unas 7 millones de personas. Entre otras cosas, invita a los visitantes y usuarios de los centros a “seguir de forma estricta” las indicaciones y recomendaciones del personal del tanatorio.

Además, recomienda “un máximo de 6 personas de manera simultánea en la sala velatorio”, siempre respetando el metro de distancia entre los asistentes, y fija un límite recomendado de “no más de 3 horas de visita” durante la velación.

En cuanto a los saludos, aconseja evitar toda clase de contactos físicos —como besos, abrazos y apretón de manos— pese a asumir que “por el contexto sea difícil”, ya que es uno de los momentos de mayor riesgo para el contagio del Covid-19.

El protocolo de Albia propone evitar zonas comunes del tanatorio no destinadas a la velación, como recepción, pasillos, cafetería, etc. Respecto al aseo, pide reforzar la higiene lavándose las manos “con agua y jabón o soluciones alcohólicas”, toser o estornudar cubriendo la boca y nariz con el codo flexionado, usar pañuelos desechables y depositarlos en recipientes destinados, y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

El CEO de Grupo Albia, Juan Rodríguez, asegura que el desarrollo y aplicación de este protocolo en recintos funerarios con motivo del coronavirus es posible “gracias a la movilización de nuestro equipo humano, verdaderos héroes anónimos”, que está atendiendo a las familias “desde la excelencia y la profesionalidad que estos momentos permiten, poniendo al servicio de la sociedad su total entrega, profesionalidad, saber y experiencia”.

Albia, perteneciente al Grupo Santa Lucia, gestiona 253 centros funerarios, 122 tanatorios, 34 crematorios, 20 cementerios en todo el país y una flota superior a los 500 vehículos propios. Además, gestiona 4 empresas de arte floral y una fábrica de transformación de mármol. A cierre de 2018 sumaba una plantilla próxima a los 1.300 profesionales que realizaron más de 70.000 servicios funerarios.


Tanatorios de C-LM se reinventan para apoyar a familias en su duelo ante las restricciones por la crisis (20 Minutos)

20M EP22.03.2020 – 12:23H

Los tanatorios de Castilla-La Mancha continúan su ritmo de trabajo “con normalidad” en plena crisis sanitaria, si bien algunos de ellos consultados por Europa Press reconocen preocupación ante la evolución de la pandemia y expectantes por si un repunte en el número de decesos pueda llegar a desbordar su capacidad de trabajo.

En todo caso, muchos de ellos se están reinventando ofreciendo nuevos servicios para que los familiares de los difuntos puedan pasar el duelo de la mejor forma posible.

La empresa Eternal Innova, que opera en Casas Ibáñez, pone a disposición del sector funerario su sistema Mesitt “de forma gratuita” para garantizar la asistencia virtual de familiares y amigos a los velatorios, sin su presencia en el tanatorio y posibilitando el envío de condolencias.

Del mismo modo, este servicio permite el envío de velas, compartir fotos, dedicar música y enviar flores, quedando constancia de todas las ofrendas realizadas y nombres de participantes en un pequeño libro memorial personalizado.

El Tanatorio Municipal de Albacete, Mortualba, está viendo incrementado el número de defunciones que tienen que cubrir como consecuencia del Covid-19, según ha explicado el gerente de dicho tanatorio, Julio Jiménez, quien afirma que por el momento pueden ir “funcionando”, si bien ha apuntado que si la situación empeora y el número de defunciones aumenta hay dudas de poder seguir “funcionando”.

Jiménez explica que con aquellos difuntos que han sido diagnosticados con el certificado de defunción con el Covid-19 “se está empleando el protocolo de manejo de cadáveres conforme el Ministerio de Sanidad ha informado”, a lo que ha añadido que “se están tomando todas las precauciones y medidas”.

Asimismo, en relación a la limpieza “se está usando mucha más lejía y se están utilizando otros productos como desinfectantes, el tema de las mascarillas”.

Julio Jiménez valora que en estos momentos en los que en el velatorio solo puede acoger a diez personas “la gente lo está comprendiendo todo” e incluso confiesa que son las propias familias las que están pidiendo a sus conocidos que no se vaya al tanatorio.

CEREMONIAS EN DIFERIDO EN GUADALAJARA

Desde la empresa Mémora, gestora de los tanatorios de Guadalajara y Sigüenza, se han reforzado las medidas de prevención y han limitado el aforo de las salas de ceremonias de sus instalaciones a un tercio, con el fin de reducir aglomeraciones y colaborar en la prevención de potenciales contagios.

Pero “a pesar del incremento en el número de defunciones, el servicio de momento funciona con normalidad”.

“Todo funciona correctamente”, han señalado a Europa Press desde su servicio de comunicación de Mémora, sin querer precisar mucho más.

En todo caso, las mismas fuentes se han atenido a un comunicado remitido a Europa Press en el que indican que, atendiendo a las recomendaciones de psicólogos especialistas en duelo, desde Mémora también se ofrece la posibilidad de realizar una adecuada ritualización tras una defunción así como de organizar ceremonias de homenaje y despedida de los fallecidos por el virus una vez finalizado el periodo de cuarentena.

El grupo funerario, fruto de la excepcionalidad del contexto, y con el deseo de ayudar a mitigar el impacto emocional que esta situación tan compleja pueda tener, ha impulsado también un nuevo servicio telefónico gratuito de soporte emocional a profesionales de la salud y de los servicios sociales.

Este servicio, puesto en marcha también para los propios profesionales de Mémora, está atendido por psicólogos especializados de la Fundación Salud y Persona con la finalidad de colaborar en la gestión del estrés y la sobrecarga emocional que los profesionales están experimentando.

EN CUENCA FALTAN MASCARILLAS

Desde la funeraria Nuestra Señora del Pinar, en Cañaveras (Cuenca), han explicado a Europa Press que los últimos servicios que han prestado desde la entrada en vigor del estado de alarma sanitaria “se han hecho siempre respetando las limitaciones de aforo dadas por el Gobierno”, asegurando que en ningún momento se ha producido problemas.

Al mismo tiempo, a esta funeraria se le ha pedido ayuda desde otras comunidades autónomas para reforzar los servicios funerarios.

Desde Cuenca capital, Ramón Huerta, gerente del Grupo Alborada, ha explicado que, durante los últimos días, la gente que acude a velatorios al tanatorio San Julián “está muy concienciada” con la alerta sanitaria, asegurando que no suele llegar a 10 el número de personas que se encuentran en la sala.

Asimismo, ha indicado que se ha puesto a disposición tanto de la gente que acude a los velatorios como del personal trabajador gel hidroalcohólico para asegurar la higiene y desinfección en todo momento, así como que se ha reforzado los protocolos para evitar contagios.

Cómo único problema, Huerta ha indicado que en la actualidad se encuentran faltos de mascarillas, ya que han agotado las que tenían y ninguna empresa les está suministrando ahora.

Aún así, el personal trabajador dispone de trajes de protección completos, necesitando más mascarillas.

TRANQUILIDAD EN CIUDAD REAL, SALVO EN TOMELLOSO

Desde la Asociación de Funerarios de la provincia de Ciudad Real han destacado la “tranquilidad” en el desarrollo de su labor desde que se decretaran hace una semana medidas excepcionales en lo que se refiere a sus servicios.

Una normalidad, con una única excepción en Tomelloso “a raíz de los acontecimientos que han ocurrido”, han indicado fuentes de esta asociación sectorial a Europa Press, en referencia a la cantidad de fallecidos registrados en una residencia de ancianos de esta localidad.

En un comunicado enviado con motivo de las nuevas medidas para controlar la pandemia del coronavirus la asociación recomendaba que en sus instalaciones solo permanezca “la familia más próxima al difunto” y rogaba a toda la población evitar “realizar visitas en el tanatorio”.


Almeida anuncia al Gobierno que cierra la Funeraria Municipal para casos de coronavirus por la falta de material (El Mundo)

PABLO R. ROCES / LUIS F. DURÁN
@Pavlinrodriguez
Madrid
Actualizado Lunes, 23 marzo 2020 – 18:20

Esa falta de material “hará imposible” que la Empresa Municipal de Servicios Funerarios continúe funcionando desde este martes día 24 de marzo para estos contagios de coronavirus
Almeida anuncia que cierra la Funeraria Municipal para casos de coronavirus por la falta de material
Directo. Coronavirus en España, noticias de última hora
“En la funeraria municipal la situación es crítica”. Con esas palabras se refería a este servicio en la mañana de este lunes la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. Tan crítica parece ser la situación que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida ha remitido una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la que le anuncia que el Ayuntamiento de la capital dejará de prestar este servicio mañana ante la imposibilidad de continuar por la falta de material.

En el citado texto, al que ha tenido acceso EL MUNDO, el regidor afirma que esa falta de material “hará imposible” que la Empresa Municipal de Servicios Funerarios continúe funcionando desde este martes día 24 de marzo para los casos de contagiados por coronavirus. “Espero que sea consciente de la gravedad que supone que esta misma semana ya no podamos proceder a las inhumaciones o las cremaciones de las personas que han sido víctimas del Covid”, señala.

Almeida argumenta que la situación de que las familias ya no puedan velar a los fallecidos por este virus ya es “drámatica”, pero califica de “traumática” que la capital no pudiera “afrontar los enterramientos e incineraciones”. “Por ello le solicito de manera urgente que procedan a suministrar el material necesario a este Ayuntamiento a fin de que podamos seguir realizando nuestro trabajo”, señala en su misiva a Sanidad.

Un material del que, según apunta el alcalde, el Consistorio se encuentra ante “una falta preocupante” para que los trabajadores municipales puedan realizar su trabajo en “unas condiciones mínimas de seguridad” como ya había advertido en dos anteriores comunicaciones dirigidas al Gobierno central los pasados 11 y 18 de marzo. Comunicaciones que no han recibido “ningún tipo de respuesta” ni desde Moncloa ni desde la Delegación de Gobierno, remarca Almeida.

Fuentes municipales argumentan que el colapso del servicio funerario se debe a “las condiciones particulares de los fallecidos por COVID” y por ese motivo reclaman desde Cibeles una dotación de material adicional para poder continuar prestando el trabajo.

El secretario general de CCOO en la Funeraria Municipal, Rufino Ramos, asegura que los trabajadores están en una situación límite ya que no tienen equipos de protección individual para trabajar. “Hoy nos hemos quedado sin los EPI y estamos haciendo trajes con bolsas de basura. Queremos trabajar con garantías y recordamos que nosotros ya hemos respondido en situaciones exigentes como el 11-M o el accidente de avión de Spanair. Esto es un tsunami que nos va a desbordar”, señala Ramos. “Estamos desinfectando los coches de traslado de cadáveres con lejía y tenemos compañeros que se han quemado con la lejía ya que no tenemos otra cosa para limpiar”, añade el representante de CCOO.

“Si nos proporcionan recursos y materiales creemos que Madrid no va a vivir una situación como la del norte de Italia. Aquí estamos trabajando las 24 horas del día y prestando un servicio por el compromiso que tenemos con la población de Madrid pero no tenemos equipos para trabajar con seguridad”, añade Ramos que además señala que los tanatorios siguen abiertos con las medidas de restricción impuestas por el estado de alarma.

En la actualidad la plantilla de la funeraria es de unos 420 trabajadores y de momento hay 20 personas de baja como posibles sospechosos de haber contraído el coronavirus, según CCOO.

Como medida extraordinaria el Ayuntamiento de Madrid también va a utilizar el depósito de cadáveres del cementerio de la Almudena para trasladar allí a las víctimas mortales a la espera de ser enterradas o incineradas. Este recinto dispone de cámaras frigoríficas para almacenar 70 cuerpos.

Desde Delegación de Gobierno señalan que entienden la necesidad de material del Ayuntamiento de Madrid, algo que está ocurriendo en los servicios funerarios de toda España, y aseguran que están “acelerando” todo lo que pueden el reparto de material. “Estamos intentado agilizarlo lo antes posible”, señala fuentes de la Delegación.

Este lunes el Gobierno ha levantado la limitación para enterrar cadáveres hasta que no pasasen 24 horas y permite las sepulturas, cremaciones o donaciones a la ciencia de un cadáver sin necesidad de esperar a que se cumpla un día completo desde el fallecimiento, con independencia de que la causa de la muerte sea o no el coronavirus.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ha suspendido el embalsamiento y la conservación temporal en todos los cadáveres incluyendo las actividades de tanatoestética, con independencia de cuál sea la causa del fallecimiento, en la región y sólo permite como técnica de conservación la refrigeración del cadáver hasta su traslado al destino final. Así consta en una resolución de la Consejería de Sanidad publicada este lunes en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid que tendrá una duración de un mes, “sin perjuicio de las prórrogas que se acuerden de forma sucesiva”, informa Marta Belver.


Funerarias, tras prohibirse los velatorios: «Haremos todo para ayudar a las familias a pasar el duelo» (El Correo de Andalucía)

Una de las opciones que proponen es retomar las ceremonias cuando “todo pase” mientras que también se ha puesto a disposición de las familias el departamento de apoyo con los psicólogos que disponen.
EL CORREO /
SEVILLA /
23 MAR 2020 / 13:35 H – ACTUALIZADO: 23 MAR 2020 / 13:44 H.

El sector funerario andaluz ha afirmado este lunes que hará “todo lo que esté en su mano” para ayudar a las familias a la hora de pasar el duelo del fallecimiento de una persona cercana tras la prohibición desde el pasado viernes de realizar velatorios en instalaciones públicas y privadas de Andalucía y la restricción de las comitivas de entierros como medida preventiva ante la expansión del coronavirus.

Así lo ha aclarado el vocal en Andalucía de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), Francisco Enríquez, quien ha valorado la actitud por parte de las familias tras tomar las administraciones tales decisiones. “Son conscientes de la situación y no dan ningún tipo de reproche”, ha manifestado Enriquez. “Es doloso no poder despedir a los seres queridos pero es algo excepcional”, ha dicho.

El representante del sector andaluz ha explicado que este tipo de actos son las herramientas que dispone la sociedad para “que la persona pueda desarrollar el duelo de la forma más natural posible”. Por ello, ha explicado que desde las empresas funerarias se va a dar la opción de retomar las ceremonias cuando “todo pase” mientras que también se ha puesto a disposición de las familias el departamento de apoyo con los psicólogos que disponen.

“Vamos a intentar todo para lo que esté en nuestra mano para ayudar a las familias”, ha asegurado el vocal en Andalucía de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios quien ha querido agradecer a todos los trabajadores de las empresas funerarias, “invisibles y último eslalon de la cadena sanitaria”, su “enorme dedicación” en estos días que “se están volcando como otros sectores”.

Fue este pasado viernes cuando el Consejo de Gobierno de la Junta dio luz verde a estas medidas basadas, según explicó el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en la restricción de la comitiva para el enterramiento o las cremaciones a los familiares más cercanos al difunto, “guardando la distancias mínimas de seguridad”. El titular de Salud lamentó que se trataban de “medidas muy duras y luctuosas” porque afectan a las “despedidas a nuestros seres más queridos”, pero las justificó porque “prevalece la salud pública” y van “en beneficio de toda la ciudadanía”.


Tanatorios asturianos piden “urgentemente” mascarillas y monos de recogida para protegerse del Covid-19 (20 Minutos)

20M EP24.03.2020 – 19:47H

Los tanatorios de Asturias necesitan “urgentemente” que les suministren mascarillas oficiales y monos de recogida de cadáveres para proteger a sus trabajadores de la transmisión del nuevo coronavirus, Covid-19.

“Los trabajadores están reutilizando las mascarillas, monos de recogida apenas nos quedan, y a todos los cadáveres les aplicamos el protocolo, porque nadie nos confirma si han tenido el virus o no”, han señalado en declaraciones a Europa Press.
A pesar de que los velatorios no están prohibidos por el Real Decreto sobre el estado de alarma, la presencia de familiares en las instalaciones del tanatorio se reduce a dos o tres personas por sala. “Suelen venir los más allegados, pero un rato, luego se van, porque velatorio como tal no existe”, apuntan.

Los tanatorios asturianos se han puesto en contacto con Consejería, Sanidad y FADE para que les proporcionen el material adecuado para proteger a sus trabajadores. “De momento no nos ha llegado nada, con los monos aún podemos tirar algo, porque teníamos para recoger cuerpos de asesinatos o en avanzado estado de descomposición, pero esta semana se acabarán ya, y mascarillas no hay”, sostienen.

Muchos gerentes de Tanatorios viendo lo que venía hace dos semanas se pusieron en contacto con sus proveedores de mascarillas, pero “ya no había”.

En este punto los tanatorios también son foco de la solidaridad de los vecinos. “Muchas personas nos han traído mascarillas de telilla hechas en casa, que utilizamos lógicamente, y agradecemos enormemente esa solidaridad a la ciudadanía asturiana, pero lógicamente en nuestro trabajo necesitamos mascarillas oficiales”, han señalado.

Los tanatorios no han efectuado ERTES en sus plantillas, aunque han hecho reajustes de horarios para hacer distintos turnos para que los trabajadores coincidan “lo menos posible” en las instalaciones.

En cuanto a los hornos crematorios, los tanatorios asturianos no han registrado un aumento considerable de incineraciones en estos días de pandemia.


El volumen de trabajo de los servicios funerarios en la Comunidad se multiplica por seis por el coronavirus (Europa Press)

Las funerarias dicen que “la Administración ha copado prácticamente la compra de todo el material” de protección

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) –
El volumen de trabajo de los servicios funerarios en la Comunidad de Madrid se ha multiplicado por seis como consecuencia de la crisis sanitarios por el coronavirus, mientras que el número de fallecidos a diario se ha multiplicado por siete.

Así lo ha señalado el vicepresidente de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios, PANASEF, Juan José López Vivas, en una entrevista en Telemadrid, recogida por Europa Press, sobre cómo está haciendo frente este sector a la emergencia sanitaria.

López Vivas ha señalado que los servicios funerarios tienen que atender también a los fallecidos por otras causas que no sean el virus indicando si la media normal de fallecidos en un día es de 75 ahora esa cifra se está multiplicado por siete, lo que ha llevado al colapso de las cámaras de los hospitales y de los tanatorios.

Para descargar estas cámaras, el Palacio de Hielo de Madrid ha pasado a ser una gran morgue para cobijar el cuerpo de los centenares de muertos que están falleciendo al día en los hospitales madrileños pro causa del coronavirus.

MACROCÁMARAS PARA PERMITIR FLUIDEZ EN HOSPITALES Y TANATORIOS
“Los servicios funerarios están trabajando 24 horas y desarrollan al día seis veces el volumen de trabajo normal. Se ha producido un pequeño colapso en las cámaras”, ha reconocido indicando que ello ha llevado a poner en marcha macrocámaras para permitir la fluidez de los hospitales y en los tanatorios.

Además, ha subrayado que les llama la atención que los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias vayan “perfectamente equipados” con los equipos de protección mientras que el sector funerario no ha recibido ni uno solo de la Administración.

Así, se ha quejado de que se ha cortado el suministro a las empresas funerarias y los proveedores no dan “a basto”, ya que “la Administración ha copado prácticamente la compra de todo el material”. Pese a ello, ha dicho que siguen haciendo su trabajo y atendiendo todas las llamadas.

 


Mémora y Áltima refuerzan sus equipos y amplían restricciones en los tanatorios por el coronavirus (Europa Press)

Mémora desplaza profesionales a las zonas más afectadas y Áltima reclama material de protección

BARCELONA, 25 Mar. (EUROPA PRESS)
Tanto el Grupo Mémora como la empresa de servicios funerarios Áltima han reforzado sus equipos de trabajo y han aumentado las restricciones de acceso a los tanatorios para garantizar la salud de las familias y los profesionales, ante el previsible aumento de defunciones por la pandemia del coronavirus.

En declaraciones a Europa Press, fuentes de Mémora –que gestiona 139 tanatorios en toda España– han afirmado que ha restringido el acceso a sus instalaciones a solo la familia más cercana del fallecido, permitiendo que un círculo reducido de allegados de los difuntos no contagiados puedan estar en el velatorio, con un límite de 30 minutos; no realiza ceremonias ni velatorios de ningún difunto desde el 21 de marzo.

Para reducir más los riesgos de contagio, Mémora evitará que coincidan despedidas a la misma hora en un mismo tanatorio, sin la posibilidad de que se realicen dos o más de forma simultánea en una misma instalación.

CONTRATACIÓN TELEMÁTICA
La compañía continuará prestando con normalidad los servicios de entierro en incineración de todos los difuntos, tanto de los fallecidos por Covid-19 como por otras causas, y para evitar desplazamientos innecesarios está habilitando un sistema de firma digital para poder realizar las contrataciones de forma telemática –un sistema que prevé poner en marcha este jueves–.

Mémora seguirá ofreciendo la posibilidad de organizar ceremonias de homenaje y despedida de los fallecidos una vez cesado el estado de alarma o finalizado el periodo de cuarentena, y también ha impulsado un nuevo servicio telefónico de apoyo emocional para profesionales de la salud y servicios sociales, atendido por psicólogos.

El grupo ha reforzado sus plataforma de asistencia psicológica y emocional al duelo para las familias que contratan sus servicios, y trabaja “en máxima coordinación” con las autoridades.

Debido al momento de excepcionalidad, Mémora ha reforzado sus equipos de trabajo, movilizando profesionales de los tanatorios hacia la gestión logística y la atención telefónica, con el objetivo de poder atender la demanda lo más rápido posible, y ha desplazado desde diferentes zonas de España hacia aquellas localidades del territorio donde la actividad ha crecido más.

EL TANATORIO DE RONDA DE DALT, AL 75% DE CAPACIDAD
Fuentes de Áltima han asegurado este miércoles a Europa Press que están “intensificando las medidas” para adaptarse a las circunstancias en los 32 tanatorios que gestiona en Catalunya, y el de la Ronda de Dalt de Barcelona está al 75% de su capacidad de ocupación.

Áltima está reforzando el número de equipos de personas manteniendo los turnos para preservar su salud y garantizar la continuidad del servicio.

Asimismo, ha ampliado las restricciones en sus centros, fijado actualmente en el caso de los velatorios a media hora y con la asistencia de entre 2 y 3 personas, aunque estas condiciones “se pueden ver modificadas en función de cómo evolucione la situación para hacer frente a todos los servicios”.

El director de Servicios Funerarios de Áltima, Josep Ventura, ha asegurado a Europa Press que lo que más les preocupa es la “falta de material y equipos de protección individual”, ya que dificulta y retrasa operacionalmente los servicios, un aspecto –ha remarcado– nada conveniente en estos momentos.

Ha subrayado que desde el inicio de la crisis sanitaria, y especialmente la última semana, Áltima mantiene contacto permanente con las administraciones local, autonómica y estatal para “coordinarse y poner los medios materiales y humanos para encarar la situación”.


Vídeos de apoyo psicológico para gestionar el duelo en casa durante la pandemia (Diario Información)

El Grupo ASV Servicios Funerarios pone esta herramienta a disposición de quién la necesite al obligar las medidas para evitar la propagación a modificar las despedidas a los seres queridos

Informacion.Es 25.03.2020 | 18:25La normativa publicada por el estado de alerta causado por la pandemia restringe y en algunos casos suprime la asistencia a los tanatorios, velatorios e incluso ceremonias de despedida. En estas especiales circunstancias ¿cómo hacemos para despedirnos de nuestros seres queridos si no podemos asistir al velatorio? o ¿cómo afrontamos el duelo con los niños todo el tiempo en casa? Estas son algunas de las preguntas que el grupo de psicólogos especializados en duelo de Grupo ASV Servicios Funerarios trata de responder en una serie de vídeos que se lanza hoy mismo en los canales sociales de la empresa.

Esta herramienta se pone a disposición de forma abierta y gratuita con la intención de ayudar a todos los que la necesiten, obteniendo diferentes claves, contenido e información útil para afrontar las situaciones difíciles.

El primero de los vídeos ha sido elaborado por la psicóloga Nuria Javaloyes, responsable de servicio de apoyo a la pérdida de Grupo ASV, y trata sobre “Cómo despedir a un ser querido sin acudir al velatorio”. A este le seguirán varios más, en la misma línea, siempre intentando ayudar a gestionar el duelo o situaciones vinculadas, en estos momentos extraordinarios. Estas píldoras audiovisuales, que tendrán una duración aproximada de ocho minutos, se irán ofreciendo periódicamente en los canales de Instagram, Facebook y Youtube de Grupo ASV Servicios Funerarios, explican desde ASV.

Con estas acciones, la empresa quiere reafirmar su fuerte compromiso de apoyo y ayuda a las familias y amigos que han perdido a un ser querido.

Medidas de prevención en los centros funerarios
De acuerdo con las disposiciones dictadas por el Gobierno, así como por las autoridades autonómicas, se han tomado medidas específicas pensando en mantener el bienestar de todos junto con la propia continuidad de la actividad, lo que por supuesto, implica velar por la salud de la plantilla, poder prestar el servicio funerario y permitir la atención a las familias.

En estos momentos, los centros de ASV están habilitados exclusivamente para la despedida, la inhumación o cremación y solo serán accesibles a los familiares directos hasta un aforo máximo de 10 personas. Se permitirá una corta despedida y siempre respetando las recomendaciones sanitarias. Para la inhumación, también se limitará a 10 personas el aforo máximo en el desplazamiento y adaptándose en todo caso a las normativas municipales aplicables en cada cementerio.

Por otra parte, también tenemos a disposición de los clientes, distintos servicios y recursos que permiten acompañar a las familias sin tener que desplazarse al centro:

Teléfono de consulta 24H: 900 373 600
Alife: una App que permite conectar con familia y amigos uniendo los recuerdos de esa persona especial que ya no está entre nosotros (disponible en Google Play y App Store)
Facebook ASV Servicios Funerarios
Instagram ASV Servicios Funerarios
Formulario de contacto de la web

“Seguimos prestando un servicio esencial durante esta situación excepcional y transitoria, ofreciendo además la tranquilidad y el apoyo que las familias necesitan”, señalan en un comunicado.

El grupo ASV cuenta con un equipo de más de 500 profesionales y cerca de 90 centros repartidos por toda la geografía nacional, especialmente en Andalucía y Levante. “Conscientes de la importante labor social que debemos asumir, brindamos apoyo a quienes han perdido a sus seres queridos, desde la honestidad, la profesionalidad y el respeto. Formamos parte del Grupo ASV, que complementa los servicios al cliente con la compañía aseguradora Meridiano y la empresa de Transporte Sanitario Ayuda”, concluyen.


La funeraria municipal de Madrid retoma la recogida de muertos con coronavirus (El País)

“Estamos en condiciones de prestar los servicios funerarios con normalidad”, dice el alcalde

F. JAVIER BARROSO
Madrid – 25 MAR 2020 – 10:32 CET
La empresa de Servicios Funerarios de Madrid (SFM), dependiente del Ayuntamiento de Madrid, ha podido retomar este miércoles la recogida de difuntos víctimas de Covid-19, tras verse obligado a suspenderla durante el día de ayer a la falta de material de protección para los trabajadores, según han confirmado fuentes de la compañía. La Comunidad de Madrid ha dado 300 equipos de protección individual (EPI), necesarios para esa recogida. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, lo ha anunciado en una entrevista en Onda Cero.
Fuentes de SFM han destacado que el Gobierno regional modificó ayer el protocolo en casos de fallecidos por coronavirus y permite recoger a la víctima con un doble sudario en lugar de con una bolsa estanca. Esta bolsa lleva un aislamiento interior muy fuerte que la convierte en estanca. La cremallera de cierre se sella con pegamento, lo que impide cualquier fuga. El elevado número de fallecimiento por coronavirus ha motivado que este material escasee en las funerarias de la región, entre ellas la municipal de Madrid.

El cambio normativo por parte de la Comunidad de Madrid y la cesión de los 300 trajes de protección a la funeraria han posibilitado que, aunque el resto de materiales necesarios sigue siendo muy escaso (trajes de buzo, guantes, gafas…), la empresa SFM siga prestando servicios con fallecidos por coronavirus, recuerdan las citadas fuentes. Estas reconocen que el material de protección sigue siendo muy limitado. En este sentido, hay que recordar que la empresa Servicios Funerarios de Madrid aprobó en un consejo de administración extraordinario celebrado el lunes por la noche una inversión de nueve millones de euros para comprar material para todo el Ayuntamiento de Madrid. Fuentes municipales recordaron que se utilizó este procedimiento de que fuera la empresa municipal la que comprara este material por ser el método más rápido dentro de la Administración pública. Si lo hubiera tenido que hacer directamente el propio Consistorio, se tendría que haber hecho un concurso público y el plazo de adquisición y recepción habría aumentado de forma considerable.

“Gracias a la colaboración de la Comunidad de Madrid, que nos pertrechó de equipos de protección individual imprescindibles y con un cambio normativo que nos ha hecho agilizar los trámites, estamos en condiciones de prestar los servicios funerarios con normalidad”, ha afirmado el regidor madrileño.

Además, ha señalado que la conversión del Palacio de Hielo en morgue no tiene que ver con la suspensión de la recogida de los fallecidos con la Covid-19, sino con la capacidad de la funeraria, dado que se han duplicado el número de fallecidos en Madrid, lo que está provocando saturación en crematorios y cementerios.


Patronal de funerarias denuncia falta de información y descoordinación (La Vanguardia)

REDACCIÓN
25/03/2020 12:07
Madrid, 25 mar (EFE).- La Asociación Nacional de Servicios Funerarios, Panasef, la patronal del sector, denuncia falta de información por parte de la Comunidad de Madrid y descoordinación en la región, la que mayores problemas de saturación sufre ante la epidemia del coronavirus, con 1.825 fallecidos.
La patronal del sector denuncia que la Comunidad de Madrid no ha hecho llegar la orden adoptada el 23 de marzo en la que organiza la retirada de los difuntos, responsabilizando a la Unidad Militar de Emergencias de los restos de los decesos ocurridos en hospitales y a las empresas funerarias de los muertos en residencias y domicilios.

“Organizan un protocolo y no nos lo dan”, señala el secretario general de Panasef, Alfredo Gosálvez, que explica que la comunicación es “cero” con el Ministerio de Sanidad, que ha delegado en las comunidades autónomas, y “escasa o casi inexistente” con el Gobierno autonómico de Isabel Díaz Ayuso.

El Palacio de Hielo, habilitado desde el pasado lunes como morgue provisional de Madrid, no está empezando a funcionar como debería, a juicio de la patronal.

Según la orden dictada por la Comunidad de Madrid, a la que ha tenido acceso Efe, los traslados a este depósito se acometerán desde los hospitales por parte de la Unidad Militar de Emergencias, mientras que las funerarias son las responsables últimas del entierro o la incineración.

Panasef sí apoya el cambio de criterio que permite introducir los cuerpos no únicamente en bolsas sanitarias estancas, sino también en un doble sudario de plástico debidamente desinfectado, tal y como pidieron al Ministerio de Sanidad.

Este cambio era necesario porque las bolsas estancas escaseaban y las “pocas” existentes no se estaban coordinando adecuadamente por parte del Ministerio según Panasef.

Esta modificación también ha posibilitado que, junto con la cesión de trajes de protección individual, la funeraria municipal del Ayuntamiento de Madrid haya retomado este miércoles la recogida de difuntos con coronavirus.

Al contrario que en los crematorios municipales de la capital, en el sector privado Panasef no considera que exista por el momento saturación y sí un repunte en la actividad ante un contexto en el que el número de fallecidos diarios, solo por COVID-19, se han duplicado respecto a los muertos en un día usual. EFE


El sector funerario: “Esto es como un 11-M continuo” (El País)

El volumen de trabajo en Madrid quintuplica al habitual de un día de marzo
JESSICA MOUZO
Barcelona – 26 MAR 2020 – 09:24 CET
El sector funerario está curado de espanto y curtido para lidiar con los peores escenarios. Pero nada han visto como la epidemia del coronavirus. “Esto es histórico. Es como un 11-M continuo. No es comparable con nada”, explica Alfredo Gonsálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). El goteo de fallecidos a causa de esta pandemia, que ya alcanza las 3.434 muertes, ha puesto a prueba su capacidad logística. En la Comunidad de Madrid, el volumen de trabajo en las últimas jornadas se ha quintuplicado con respecto a un día de marzo cualquiera.

“Estamos desbordadísimos. No podemos hablar”, zanja al teléfono un trabajador de la Funeraria Anoia, ubicada en Igualada, uno de los cuatro municipios barceloneses confinados desde el 13 de marzo tras detectarse un brote de coronavirus en torno al hospital municipal. Ya hay 41 fallecidos a causa de este episodio infeccioso.

Allá donde hay más decesos, como Madrid, se han tenido que tomar medidas extremas. Por ejemplo, convertir una pista de hielo (el Palacio del Hielo) en una morgue improvisada. La funeraria municipal de Madrid ha dejado de recoger a las víctimas del coronavirus ante la falta de material adecuado. “Nosotros también estamos preocupados por la seguridad, no por el manejo de los fallecidos, ya que si cumplimos los protocolos no hay problemas. Pero nos preocupa preservar a las familias y al personal del entorno del fallecido para evitar la transmisión”, señala Gonsálvez. En una pequeña funeraria de la sierra de Madrid han dado positivo los dos trabajadores de la empresa y han tenido que asumir sus servicios otras compañías funerarias de los municipios colindantes.

Para evitar la transmisión del virus, las funerarias han ido endureciendo las medidas de seguridad. El grupo Mémora —mayoritario en España y presente en 21 provincias, entre ellas Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Zaragoza— ha optado por limitar los velatorios a 30 minutos y solo con el círculo más cercano del fallecido. Todas las ceremonias se posponen hasta que pase la crisis sanitaria y se refuerza la atención telefónica de apoyo psicológico a las familias. La idea de estas medidas es evitar que coincidan varias familias en las instalaciones funerarias y también agilizar los actos. “El primer objetivo es reducir la transmisión para proteger a las familias y al servicio. Y, a la vez, es una medida que nos permite redirigir equipos de profesionales a otras partes según las necesidades”, señala Fernando Sánchez Tulla, director de relaciones institucionales del Grupo Mémora. La compañía funeraria sostiene que, en los últimos días, los servicios han llegado a multiplicarse por seis en algunas zonas de Madrid y se han incrementado un 30% en Barcelona.

Los expertos del sector consultados coinciden en que la situación actual es “histórica”. “Hemos estado en distintas catástrofes, como atentados o cuando se estrelló el avión de Germanwings, pero la gravedad y la dimensión de esto no tiene nada que ver”, sostiene Sánchez Tulla. Las funerarias descartan un colapso de su capacidad logística: disponen de 2.600 instalaciones funerarias con más de 6.000 salas y 450 hornos crematorios que “pueden atender el número de fallecidos que hay”, apostilla Gonsálvez.

Desde Mémora, no obstante, temen más una saturación en la fase de entierros y cremación. “Esta parte la suelen gestionar desde el ámbito municipal y aquí no tenemos capacidad de reforzar. Tenemos planes de contingencias y valoramos escenarios y medidas rápidas por lo que pueda pasar. Por ejemplo, estamos acondicionando salas de tanatorios con equipos de refrigeración para acoger más difuntos porque, si hay problemas en la parte final y se tarda más en la parte de cementerios y crematorios, no podremos dar salida tan rápido a los cuerpos”, apunta el portavoz de Mémora. En cualquier caso, señala el portavoz de la patronal, en Madrid han habilitado 22.000 nichos en su cementerio para acoger fallecidos.

El sector, que emplea a unas 12.000 personas, reclama también más equipos de protección para sus trabajadores. “El profesional está preparado y formado para esto al 100%. Tratan cada caso de forma diferente. Hay que reconocer su trabajo y que no son invisibles”, señala Gonsálvez. Las empresas piden también más coordinación con las administraciones. “La morgue del Palacio del Hielo no se ha coordinado con nosotros y no tiene mucho tráfico porque no ha habido coordinación. Hemos pedido a la Comunidad de Madrid el protocolo de actuación de esta morgue”, protesta el portavoz de la patronal.

Cuando toda esta crisis pase, coinciden las funerarias, tendrán que celebrarse las ceremonias que han quedado pendientes. Es necesario para cerrar el proceso de duelo. “No podemos perder a una persona y no ritualizar su muerte. Es muy importante que las familias lo hagan”, dice Sánchez Tulla, de Mémora.


Crematorios extremeños ayudan en la incineración de fallecidos en Madrid (Hoy)

Madrid ha convertido el Palacio de Hielo en una morgue para fallecidos por coronavirus. / HOY
Salud Pública asegura que «una vez el cadáver está en el ataúd ya no supone riesgo de transmisión del virus»
ANA B. HERNÁNDEZ y PABLO CALVOCáceresJueves, 26 marzo 2020, 22:15

Crematorios extremeños están incinerando a fallecidos de Madrid, porque las funerarias de la capital están saturadas como consecuencia de la pandemia. Este diario ha podido confirmar con Iniciativas Alcaesar, que gestiona instalaciones en Cáceres y Plasencia, y con el Tanatorio San Lázaro, que se ocupa del otro existente en la localidad placentina, que desde la semana pasada están atendiendo este tipo de servicios. Fuentes consultadas por este diario indican que también es el caso del crematorio de Mérida, aunque la empresa que lo gestiona, Servisa Funeraria, no lo ha confirmado.

Se trata de fallecidos no extremeños, pero cuyas familias autorizan el traslado del cuerpo a crematorios de fuera de la Comunidad madrileña para agilizar la incineración y evitar de esta forma los días de espera que se están produciendo en Madrid, donde los servicios funerarios se encuentran saturados a causa del coronavirus. La comunidad madrileña, la más afectada, sumaba al mediodía de ayer 2.090 muertes.

«Hoy (por ayer jueves), en Madrid capital han fallecido 389 personas y toda la comunidad dispone de 28 crematorios. Cada horno, en 24 horas de funcionamiento, puede hacer seis servicios. Las cuentas desgraciadamente están claras (un máximo de 168 incineraciones diarias). Lo que se ha hecho es echar una mano desde otras zonas de España», asegura a este diario Juan José López Vivas, consejero delegado de Iniciativas Alcaesar y vicepresidente nacional de la patronal del sector, Panasef.

Una vez que el cadáver es incinerado en los crematorios extremeños, la funeraria de Madrid que les haya solicitado el servicio es la que también se ocupa de llevar las cenizas a los familiares.

Hay que recordar que el Ministerio de Sanidad estableció unos protocolos de actuación el pasado 20 de marzo para el tratamiento por parte de las funerarias de los fallecidos por coronavirus. En este sentido, desde la Dirección General de Salud Pública de la Junta de Extremadura se ha indicado a este diario que «una vez el cadáver está en el ataúd ya no supone riesgo de transmisión del virus». En cualquier caso, la administración autonómica ha señalado no disponer de datos sobre estas incineraciones de fallecidos en Madrid, «porque las autorizaciones para el traslado de cadáveres las expide la comunidad autónoma de origen, que solo debe comunicarlas al titular de la empresa funeraria o crematorio de destino».

Estos servicios no afectan a los que se prestan a las familias extremeñas que también se inclinan por la incineración de sus allegados, tenga o no relación el deceso con el COVID-19. De hecho, se les está dando preferencia.

El vicepresidente de las empresas funerarias lamenta que el Gobierno no les haya facilitado medios de protección
Crematorios de otras provincias limítrofes con Madrid, pero también Guipúzcoa según ha trascendido, han comenzado igualmente a recibir fallecidos de coronavirus para ayudar a desatascar el colapso en este tipo de servicios en la capital española.

López Vivas señala que la crisis del COVID-19 ha generado en el sector una «situación extraordinaria, en absoluto comparable al 11-M en Madrid. Entonces, Ifema se preparó para albergar 150 cadáveres. Ahora, es el doble de esa cantidad y todos los días». «Las infraestructuras funerarias en nuestro país», añade, «son buenísimas, pero con seis incineraciones por horno no se llegaría. Por eso, el sector funerario se ha volcado con Madrid».

Para afrontar esta emergencia, el Gobierno ha ido introduciendo novedades en el tratamiento de fallecidos, por ejemplo, la posibilidad de que sean incinerados sin necesidad de esperar 24 horas. También se han limitado los velatorios y la presencia de familiares, aunque en este punto el vicepresidente de la patronal lamenta que cada comunidad autónoma esté aplicando directrices distintas que complementan la normativa estatal.

Además, expresa su queja por el hecho de que el Gobierno «no ha facilitado medios de protección» a las empresas del sector.

Asimismo, reconoce que la imposibilidad de despedirse de los fallecidos por coronavirus está haciendo mella en los familiares. «Estas circunstancias pueden tener efectos psicológicos. Algo tenemos que hacer y estamos pensando en cosas concretas para cuando sea posible», asegura el consejero delegado de Iniciativas Alcaesar.