El PSE-EE solicita la suspensión de las obras del tanatorio de la calle Gabarrari (Diario Vasco)

Las obras del nuevo tanatorio arrancaron la semana pasada en la calle Gabarrari. / F. DE LA HERA
Recuerda que «la tramitación ha estado siempre sometida a múltiples problemas»
I.A.hondarribia.Martes, 21 julio 2020, 08:46

El PSE-EE de Hondarribia ha pedido «la suspensión de las obras del tanatorio de la calle Gabarrari porque carece de unos mínimos legales tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de declarar nulo el Plan General de Ordenación Urbana de Hondarribia, el pasado mes de junio». Según el portavoz Iosu Alvarez, «la anulación del Plan General tumba el proyecto del tanatorio de Gabarrari».
Los socialistas consideran que «ante las circunstancias tan especiales en las que se encuentra el PGOU tras la sentencia del TSJPV, el gobierno municipal debería de haber remitido a la comisión de Urbanismo de nuevo este proyecto para analizar si encaja legalmente».

El PSE-EE ha recordado que siempre ha sido contrario a la ejecución de esta obra ya que, a su juicio, «el primer intento de construcción se hizo con nocturnidad y alevosía al no informar debidamente a la comisión de Urbanismo».

«La ubicación es errónea»
Alvarez apunta que «desde el principio la tramitación del tanatorio siempre ha estado sometida a múltiples problemas. Primero, se autorizó la licencia sin dar a conocer el informe técnico a los grupos de la oposición. Posteriormente, y con el expediente en la mano, vimos que no se contemplaba la autorización de servidumbres aéreas necesarias y hubo que solicitarla a Aesa, agencia estatal de seguridad aérea. Y, además, la Agencia Vasca del Agua denegó la autorización del proyecto por no ajustarse a la Ley de Costas y su reglamento».

El grupo socialista insiste en que «la ubicación del tanatorio es un error fruto de las prisas, así como de una mala planificación». En ese sentido, «la anulación del Plan General es una buena ocasión para el equipo de gobierno del PNV para rectificar su política urbanística errónea y debe ser una oportunidad para elaborar una propuesta realista y de consenso».


La Comunidad asume el entierro de 59 personas fallecidas en el cementerio de Carabanchel al no ser reclamadas (Madrid Diario)

Por MDO
Miércoles 22 de julio de 2020, 11:36h

La Comunidad de Madrid, a través de su consejería de Justicia, Interior y Víctimas, asumirá el entierro de los cuerpos de 59 personas fallecidas durante la crisis del Covid-19 en el cementerio Sur de Madrid, conocido como cementerio de Carabanchel, al no haber sido reclamadas por ningún familiar, ha informado el Gobierno regional en relación a la información adelantada por el diario ‘El Mundo’.

Desde el cierre de los depósitos provisionales del Palacio de Hielo de Majadahonda y del de Madrid, estos fallecidos han permanecido en el Instituto de Medicina Legal que el Ejecutivo regional gestiona en el barrio de Valdebebas, en la capital.

El fallecimiento de estas personas se produjo antes del 21 de abril, en plena pandemia, y sus restos permanecieron en alguno de los depósitos de cadáveres habilitados por la Comunidad de Madrid debido al aumento exponencial de la mortalidad y a las dificultades de los servicios funerarios para retirarlos.

Esa situación obligó a que los efectivos del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid y de la Unidad Militar de Emergencias tuvieran que ser autorizados para llevar a cabo la retirada de fallecidos en hospitales y residencias de la región.

Enrique Lopez, consejero de Justicia, Interior y Víctimas, ha señalado que la inhumación de estas 59 personas se trata de una gestión “compleja, por lo trágico y por la historia que hay detrás de cada una de ellas”.

Los cadáveres pertenecen a personas que fallecieron sin la cercanía de seres queridos debido al protocolo Covid-19 que impuso la autoridad sanitaria para evitar contagios entre enfermos y familiares, y que, tras su fallecimiento, fueron enviados a una de las tres morgues.

De los 59 cuerpos recogidos y trasladados a los depósitos provisionales durante la crisis, 40 procedían de hospitales y 19 de centros residenciales. Finalmente, pasados más de tres meses, las 59 víctimas que nadie reclamó y que quedaron ingresadas en las cámaras del IML una vez enterradas pueden descansar.

La Comunidad ha señalado que hay tener en cuenta también que, ante la posibilidad de que se produzca un rebrote de la enfermedad en otoño, la Comunidad ha proyectado y aprobado el inicio de las obras que permitirán al IML entrar en funcionamiento y combatir el virus estudiándolo a través de las autopsias.

Ante la inminencia del inicio de la obra y por humanidad y respeto hacia las víctimas, el Ejecutivo regional ha considerado que lo más adecuado era proceder a su traslado e inhumación.

Para ello, el Consejo de Gobierno aprobará hoy, a través de la consejería de Justicia, Interior y Víctimas, destinar 134.000 euros a los gastos de enterramiento.

“Se trata de una aportación importante, pero necesaria para dignificar a estas personas”, ha señalado Enrique López, que con la inhumación de estas víctimas, quiere poner un “punto y seguido” en la gestión que ha desarrollado durante la crisis del Covid-19.

El departamento que dirige López no solo puso en marcha los depósitos provisionales de cadáveres, sino que, a partir del 21 de marzo, debió montar en tiempo récord el centro logístico desde el que se canalizó la distribución de donaciones y requisas de material de protección en el peor momento de la crisis, una organización que consiguió nutrir cada cuatro días de mascarillas, guantes y material de protección de todo tipo a las residencias de mayores.

Además, López, que ha dirigido el Plan Territorial de Protección Civil (Platercam) durante la pandemia, coordinó a las Policías Locales y agrupaciones de Protección Civil, y participó activamente, de la mano del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad, en el Plan de Choque de residencias.

López defiende la gestión del Gobierno de Diaz Ayuso, indicando que “no han adoptado ninguna decisión simple o fácil en la crisis, a pesar de que eran conscientes de los cambios tan profundos que iban a sufrir las vidas de los madrileños”.

En el tratamiento a estas 59 víctimas “lo fácil” habría sido optar por realizar enterramientos colectivos, como ha ocurrido en otros países, pero, como defiende, “aquí hemos creído más apropiado enterrarlos de forma individual, con su correspondiente identificación”.

Para ello, se ha requerido la colaboración del área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid de la que depende la Empresa Municipal de Servicios Funerarios, a la que la Comunidad ha contratado para hacer efectivo el enterramiento.

Los fallecidos se han agrupado en una zona del Cementerio Sur de Madrid, y cada uno de los nichos tendrá una placa identificativa de cada víctima.

Los nichos podrán ocuparse durante un periodo de 10 años, pudiendo ser recuperados en cualquier momento por sus familiares para su inhumación en el mismo cementerio.

Como recuerda Enrique López “la crisis ha demostrado una vez más la importancia que tiene que, como sociedad, seamos capaces de honrar y recordar a las víctimas”, una realidad que justifica los 70 días de luto con los que la Comunidad de Madrid quiso rendir homenaje a las fallecidos por el virus y la existencia de una consejería con competencias específicas en esta materia.

Traslado de cuerpos
El Instituto de Medicina Legal (IML) fue una de las tres infraestructuras que, durante la pandemia, la Comunidad de Madrid, a través de la consejería de Justicia, Interior y Víctimas, puso a disposición de la autoridad sanitaria para trasladar víctimas de la enfermedad.

A esos tres depósitos de cadáveres provisionales se trasladaron, en total, 1897 cuerpos. Al Palacio de Hielo de Madrid llegaron 1.146 fallecidos, 162 fueron acogidos en el Palacio de Hielo de Majadahonda, y el resto, es decir, 589, fueron enviados al IML.

Estos fallecidos provienen de los traslados de cuerpos realizados a residencias y hospitales por parte del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid y de la Unidad Militar de Emergencias.

Para que estos traslados se pudieran llevar a cabo de forma legal, la Comunidad de Madrid, a través de la dirección general de Salud Pública, el 26 de marzo debió aprobar una Resolución que dio permiso expreso a las “Fuerzas Armadas, Cuerpos de Bomberos y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad” para la retirada de cadáveres “desde el hospital o lugar de fallecimiento hasta el depósito o instalación funeraria designada, cumpliendo con los protocolos de seguridad y manejo establecidos con motivo de la pandemia.


La Funeraria Municipal denuncia un intento de “asfixiarla” y amenaza con huelga si no se aumenta su plantilla (Madridiario.es)

Por Lucía MartínMás artículos de este autor
Miércoles 22 de julio de 2020, 07:31h

El volumen de trabajo de los servicios funerarios se multiplicó de forma exponencial en los primeros compases de la pandemia, un ritmo intensificado durante el pico de fallecimientos. Los trabajadores de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios de Madrid se adaptaron entonces a las circunstancias, pero ahora denuncian una gestión basada en una “carencia de personal y medios” que arrastran “desde hace un par de años”. Ante el riesgo de rebrotes, piden más contrataciones y amenazan con declararse en huelga el próximo mes de septiembre si el Ayuntamiento no atiende sus demandas.

Durante las semanas más críticas de la crisis sanitaria registraron hasta 107 bajas por coronavirus, es decir, una merma de una cuarta parte de los empleados. El resto asumieron turnos “de hasta 18 o 20 horas” con equipos de protección “lavados con lejía hasta tres y cuatro veces” y falta de unidades de enterramiento y vehículos, describe a Madridiario Manuel Carmona, presidente del Comité de Empresa.

Para evitar una situación similar, exigen al Consistorio un plan de contingencia que incluya nuevas incorporaciones. “No queremos ni cobrar más ni trabajar menos, con que se cubran las bajas de larga duración y las vacaciones estaremos satisfechos”, expone Carmona. En la actualidad, la plantilla se compone de unas 480 personas y estima que sería necesario sumar entre 20 y 40 efectivos más. Además, piden que se consoliden los puestos de personal estructural “que lleva siete u ocho años con contratos temporales”.

Un intento de “asfixiar” a la empresa
Desde el Comité de Empresa señalan que en los últimos meses optaron por “agachar la cabeza, ser leales y trabajar”, pero que ya en un escenario más amable sienten la obligación “moral” de dar a conocer la “nefasta” gestión de la pandemia. Así, han manifestado su incomprensión ante la decisión de almacenar los cuerpos de los fallecidos por coronavirus en las tres morgues improvisadas en Majadahonda, la Ciudad de la Justicia y el Palacio del Hielo. “No tenían que haberse abierto porque nuestros depósitos estaban al 50 o 60 por ciento de su capacidad”, explica Carmona. Por su parte, fuentes del área de Seguridad y Emergencias niegan este punto: “Sentimos que alguien en esta empresa lo afirme”.

El representante de los trabajadores apunta hacia un interés por “favorecer a grandes empresas y a los lobbies de las aseguradoras”. No entienden cómo se ha permitido “que las funerarias privadas cogieran los cuerpos ‘a granel’ en las morgues” en detrimento de la propia Funeraria Municipal, que ha perdido cuota de mercado y calidad de servicio. Por ello, ven en esta actuación un intento de “asfixiar a la empresa económicamente” por parte de la dirección. “Hay muchas formas de privatizar y una es no matarla, pero dejar que se muera poco a poco”, sentencia.

Los trabajadores municipales tampoco aprueban la determinación tomada en abril para agilizar las incineraciones: derivarlas a Burgos y Ponferrada para frenar la demora de hasta dos y tres días en Madrid. Al respecto, la Funeraria Municipal cree que debería haber apostado por habilitar dos nuevos hornos crematorios en el Crematorio Sur. “Llevan preinstalados desde hace ocho años, pero decían que no eran rentables”, comentan.

Desde el área de Seguridad y Emergencias, dirigida por Inmaculada Sanz, agradecen a los empleados de la Funeraria el “grandísimo esfuerzo” realizado para “incrementar al máximo la capacidad operativa durante los meses centrales de la pandemia, tras ver triplicada e incluso cuadriplicada su actividad, lo que permitió activar el funcionamiento de los crematorios 24 horas del día”. Asimismo, recuerdan que reforzaron el personal con la contratación de 33 trabajadores, con los que se agotaron las bolsas de trabajo temporal.

¿Huelga en septiembre?
Como ya advirtió la semana pasada CCOO en un comunicado, el Comité de Empresa de la Funeraria ha anunciado movilizaciones en otoño si el Ayuntamiento no toma “medidas urgentes”. De hecho, los trabajadores acordaron el pasado 8 de julio, por unanimidad, convocar un paro desde el próximo 16 de septiembre si no se da solución a sus problemas. “No queremos hacer huelga, pero tienen que cambiar el modelo -de gestión-“, incide Carmona.

No declararse en huelga pasa por la elaboración, por parte del Gobierno local, de un plan de contingencia que subsane las “deficiencias detectadas”, optimice la utilización de los recursos públicos, garantice medios “suficientes y adecuados” de protección para el personal y aumente la plantilla con las contrataciones necesarias.

Ante esta declaración de intenciones, fuentes del área de Seguridad y Emergencias trasladan que harán “todos los esfuerzos para sentarnos a hablar con ellos, escuchándoles y explicándoles que hemos hecho todo lo que ha estado en nuestra mano”. “De todos los temas laborales se puede hablar, y nuestra voluntad es siempre el acuerdo”, declaran.

 


Estella rechaza la instalación de un crematorio junto a la pedanía (Cadena Ser)

El PP de Jerez afirma que hay otros lugares más adecuados para esta inversión

CADENA SER
Jerez de la Frontera
22/07/2020 – 15:04 h. CEST

La pedanía jerezana de Estella se opone a la instalación de un crematorio junto a la ELA. Su alcalde, Ricardo Sánchez, ha pedido reuniones a todos los grupos municipales del Ayuntamiento matriz para buscar emplazamientos alternativos más adecuados y que no condicionen el crecimiento de este núcleo rural.

Los populares ya han trasladado su apoyo a los vecinos y al consistorio. El portavoz, Antonio Saldaña, considera que hay “otras alternativas, muchos sitios en Jerez para poder poner un horno crematorio, como polígonos industriales, alejados de la población y zonas residenciales presentes y a futuro, que no ocasionarían problemas a nadie y podría dar este servicio permitiendo que la empresa interesada pueda invertir sin problemas”

El concejal afirma que el PP está a favor de las reivindicaciones de los vecinos y de la Plataforma y disponible 100×100 para Estella, para toda la zona rural y las zonas del Jerez urbano colindantes para evitar que se ponga el crematorio allí.

Por su parte el alcalde de Estella, Ricardo Sánchez, ha destacado que la instalación de un crematorio junto a Estella, además de otros efectos negativos para los vecinos de la ELA, supondría condicionar el crecimiento de Estella.


La Diputación invierte 160.000 euros en el tanatorio municipal de Arenas (20 Minutos)

20M EP23.07.2020 – 14:15H

La Diputación de Málaga ha invertido 160.750 euros en la construcción del tanatorio municipal de la localidad malagueña de Arenas, aportación que se ha destinado tanto a la adquisición de los terrenos como a la edificación y el equipamiento del tanatorio, que consta de dos salas.

El presidente de la Diputación, Francisco Salado, ha visitado este jueves el tanatorio junto al alcalde de Arenas, Manuel Ríos, y ha destacado el compromiso de la institución supramunicipal “para mejorar los equipamientos y las infraestructuras de los municipios de la provincia”.

Se trata de un edificio de planta baja de 250 metros cuadrados ubicado en el casco urbano del municipio que cuenta con dos salas dotadas cada una con baños, además de un garaje privado para coche fúnebre.

La aportación de la Diputación se inició en 2016, a través del programa de adquisición de terrenos del Plan Provincial de Asistencia y Cooperación, con 40.000 euros para la compra de la parcela con almacén destinada a la construcción del tanatorio.

Un año después, la institución provincial destinó 99.750 euros para la construcción del tanatorio y en 2018 se hizo una aportación de 21.000 euros para el suministro de equipamiento y mobiliario del tanatorio. Estas inversiones se han visto completadas además con casi 100.000 euros por parte del Ayuntamiento para obras de mejora de la edificación.

Por otro lado, Salado se ha referido a transferencias e inversiones que la Diputación realizará durante este año en el municipio. En este sentido, ha detallado que en marzo se transfirieron al Ayuntamiento 148.617,02 euros dentro del Plan de Asistencia Económica a Municipios, como fondos incondicionados.

Además, a través del Plan Málaga, la localidad recibirá 321.807,01 euros, destacando 163.807,01 euros del Plan Provincial de Asistencia y Cooperación, otros 90.000 euros para obras financieramente sostenibles y 63.000 euros del Plan de Reactivación Económica Municipal 2020.


Benicàssim pone a punto el edificio del nuevo tanatorio (El Periódico Mediterráneo)

Preparan los pliegos para sacar a concurso su gestión, que será para unos 15 años

EVA BELLIDO
24/07/2020
E l Ayuntamiento de Benicàssim trabaja en la puesta a punto del edificio del tanatorio para su apertura en los próximos meses, ya que las obras de su construcción finalizaron en el 2012, hace ya ocho años. Y es que aunque el edificio se alzó en aquel ejercicio, con el llamado plan Zapatero, no se pudo poner en marcha por varias cuestiones que se han ido solucionando estos años.

El concejal de Urbanismo, Carlos Díaz, indica que se ha procedido a realizar «algunos acabados internos, ya que después de tantos años cerrado había que arreglar algunas cuestiones».

De forma simultánea, desde el consistorio, el equipo técnico trabaja en la preparación de los pliegos para la licitación del servicio, con un contrato de gestión que podría ser «para 15 años», según explica el concejal.

«Estamos con los últimos coletazos de preparación de las bases y nuestro objetivo es que pudiera salir a licitación en septiembre», añade el edil de Urbanismo. Y es que la intención es que pueda entrar en funcionamiento cuanto antes. La empresa deberá dotarlo de todo el equipamiento necesario. Los ciudadanos reivindican este servicio desde hace muchos años, ya que hasta la actualidad deben trasladarse a Castellón, puesto que no hay en Benicàssim.

Uno de los problemas fue la dificultad para conseguir la autorización necesaria del Ministerio de Fomento por la proximidad del inmueble a una salida de la N-340. Y otro estuvo supeditado a las obras de urbanización del entorno, que inicialmente se ligaron a la licitación de la gestión del servicio y que por este motivo quedó desierta. Finalmente lo asumió y ejecutó el Ayuntamiento.


Luz verde del pleno a ubicar un tanatorio en Sants, pese al rechazo vecinal (La Vanguardia)

REDACCIÓN
24/07/2020 14:23
Barcelona, 24 jul (EFE).- El Ayuntamiento de Barcelona ha dado este viernes la luz verde definitiva a ubicar un tanatorio en un edificio del barrio de Sants que en el pasado fue una ludoteca infantil, en concreto un Happy Park, pese al rechazo mostrado por vecinos de esa zona.
La comisión de Urbanismo ya aprobó el pasado 14 de julio el plan urbanístico que permite a la Funeraria San Ricardo abrir un tanatorio privado en el edificio del histórico Happy Park de Sants, a pesar de la oposición vecinal y de que el gobierno municipal y todos los grupos de la oposición -excepto BxCanvi- afirmaron que preferirían otro tipo de equipamiento.

El pleno de este viernes, que ha dado el aval definitivo al proyecto, ha contado con el rechazo solo de JxCat, el voto favorable del gobierno municipal -BComú y PSC- y de la BxCanvi de Manuel Valls y la abstención de ERC, Cs y PP.

La oposición vecinal a este proyecto se aunó bajo la plataforma Stop Tanatori, que llegó a desfilar con manifestantes vestidos de negro en la rúa de Carnaval del barrio para expresar su rechazo al citado tanatorio, entonces aún solamente un proyecto.

El ‘Happy Park’ ubicado anteriormente en esta localización, el primer parque de bolas e hinchables que se instaló en Barcelona, cerró unas semanas antes al no poder hacer frente al aumento del alquiler que le reclamaba el propietario del local, donde una empresa funeraria ya ha solicitado el permiso para instalar un tanatorio con cuatro salas de velatorio. EFE


Unos 70 cadáveres ‘no reclamados’ se entierran cada año en Zaragoza (Heraldo)

El Ayuntamiento de Zaragoza sufraga los costes en estos casos, que no han aumentado durante la pandemia. Entre enero y julio ha habido siete entierros de este tipo.
ACTUALIZADA 25/7/2020 A LAS 02:59
HERALDO.ES

José Miguel Marco
En Zaragoza el número de cadáveres ‘no reclamados’ cada año se mantiene en torno a los 70, sin que se haya registrado un aumento debido a la pandemia. Se trata de casos en los que el fallecido no tiene familia cercana que se haga cargo de los gastos del entierro, que termina por costear el Ayuntamiento de Zaragoza. Para considerar un cadáver como ‘no reclamado’ tiene que pasar un mínimo de seis meses.

Entre los casos más recientes, se produjo el enterramiento en junio de un hombre de 53 años fallecido en diciembre de 2019, cuya familia en Almería no se hizo cargo del funeral.  Se cumplió así el plazo de seis meses que se da a los familiares para que se hagan responsables del enterramiento.

Obligación legal
En el cementerio de Torrero de Zaragoza esta situación se da en unos 70 cadáveres  cada año. Los ayuntamientos son los que tienen la obligación legal de hacerse cargo de las personas no reclamadas. Una vez comprobado que no hay quien reclame el cuerpo del fallecido  por parte del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), este entrega a las brigadas municipales de cementerio, según explican desde el Consistorio. En estos casos, los féretros se entierran en nichos de la zona antigua del cementerio.

La pandemia, en el cementerio de Torrero: “Estos días solo saco en claro que la vida es muy frágil”
En el camposanto existe también una fosa común, que no se utiliza en estos casos porque el osario se reserva para los restos de los nichos ya caducados.

Solo hay tres supuestos en los que el lugar de enterramiento es diferente. A las personas de nacionalidad alemana y las musulmanas se les da sepultura siempre en la tierra. Además, se procede a la incineración si el fallecido había dejado últimas voluntades en las que recogía su deseo de ser incinerado.

El número de fallecidos no reclamados por sus familiares no ha aumentado en Zaragoza a raíz de la pandemia, como sí ha ocurrido en otras zonas. El IMLA no ha registrado un mayor número de casos en estos meses. El instituto se hace cargo de los cuerpos y las correspondientes verificaciones en búsqueda de familiares del fallecido.

Hubo un repunte de actividad al principio de la pandemia pero por el incremento de autopsias a personas fallecidas por covid que había que hacer porque en algunas faltaba la firma de un médico en el certificado de defunción.

 


Vecinos de Paterna anuncian nuevas movilizaciones contra el tanatorio en el casco urbano (Las Provincias)

Las protestas se suceden desde hace casi una década y los ánimos se han reavivado después de que la empresa instalara un cartel en su fachada
ADA DASÍ PaternaMartes, 28 julio 2020, 01:20

“Aquí no queremos más dramas”, así explicaba Mari Carmen, una vecina de la calle Viriato del barrio de Santa Rita de Paterna, su oposición a la apertura de un tanatorio a escasos metros de su casa. “Son momentos íntimos que no se pueden compartir, pero la gente que acuda a los funerales llenarán la calle y no tendremos más remedio que oír todo lo que comentan desde nuestras ventanas”, explica. “He nacido en esta calle y llevo 61 años aquí, esto es lo peor que nos podía pasar”, añade.
Más complicado lo tiene Amparo, cuya vivienda está a tan solo diez pasos de la puerta de la instalaciones funerarias. “Estamos que no vivimos pensando en que cuando nos sentemos a la mesa del comedor tendremos los corrillos de gente ahí y veremos como entran y salen”, comenta.

Desde la asociación vecinal aseguran que muchos residentes “sufren depresión” por la “presión psicológica” que conlleva tener unas instalaciones de este calibre cerca de sus casas y que se ha acentuado después de que la empresa instalara el cartel ‘Tanatorio Ciudad de Paterna’ en su sede, en las calles Viriato y Antonio Machado, hace unas semanas.

Por ello, ante este nuevo paso de la mercantil y después de comprobar “movimiento de coches fúnebres que se ha acentuado durante la pandemia”, la entidad ha anunciado que retomará las movilizaciones para evitar que abra sus puertas.

Los residentes apuntan que los casos de depresión se han acrecentado en la zona y lo achacan a la «incertidumbre»
Sus argumentos siguen siendo los mismos que hace casi una década cuando empezó el movimiento vecinal. “Este es un barrio de casas bajas, con calles estrechas y una peatonal, no hay sitio para aparcar y esto va a ser un trasiego continuo de gente y de vehículos”, afirma su presidente, Jesús Fernández quien insiste en que seguirán con su particular cruzada “siempre dentro de la legalidad”. Fernández hace esta matización porque la fachada del tanatorio ha sufrido durante estos días numerosas pintadas. “No estamos de acuerdo con esta manera de actuar, pero no podemos evitarlo”, asegura.

El cartel de la polémica
Estos hechos coincidieron con la instalación del cartel que provocó a su vez que el Ayuntamiento abriera un expediente sancionador contra la empresa al anunciar una actividad que “está prohibida en el casco urbano”, como informaron en su momento fuentes municipales. Y es que el consistorio se ha posicionado en la defensa de los intereses de los vecinos, revocando a la firma la licencia de obras y declarando la caducidad de la declaración responsable ambiental, lo que le inhabilita para realizar cualquier actuación en el local que pretendía convertir en tanatorio, desde la realización de obras hasta la colocación del cartel.

Esta situación se arrastra desde 2012, cuando el Ayuntamiento aprobó una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para evitar la instalación de tanatorios en el casco urbano, que se aprobó de forma definitiva en julio del año pasado. También conllevó la reclamación de una indemnización millonaria de la empresa, que fue desestimada.

Este periódico ha intentado ponerse en contacto con la mercantil afectada, con sede en Villamarxant, tanto en las instalaciones de Paterna, objeto de la polémica, como telefónicamente, sin conseguirlo.


Tanatorios de Córdoba, primera funeraria en la provincia que logra el certificado Aenor contra el coronavirus (El Día de Córdoba)

El sello tiene una validez anual y debe someterse a revisiones de seguimiento cada tres meses
EL DÍA 29 Julio, 2020 – 18:16h

Aenor ha otorgado a la empresa Tanatorios de Córdoba(TdCO) el certificado de protocolos frente al coronavirus, con lo que se convierte en la primera funeraria en Córdoba en conseguirlo. El tanatorio cumple los requisitos de la especificación UNE 0069 de las Medidas para la prevención de riesgos higiénico-sanitarios frente al Coronavirus SARS-CoV-2 en zonas de acceso al público de las instalaciones funerarias.

La empresa ha valorado que el certificado “es un respaldo sobre la efectividad de las medidas que aplica TdCO,  y simultáneamente, respalda que estas iniciativas cumplen con las directrices marcadas por el Ministerio de Sanidad en materia de prevención e higiene sobre el covid-19”. Este sello tiene una validez anual, aunque debe someterse a revisiones de seguimiento cada tres meses tanto presencial como documental. De esta forma, TdCO ha asegurado que “asume el compromiso firme en la gestión e implantación de las medidas necesarias para proteger la seguridad y salud de las familias, y de los trabajadores y evitar la propagación del virus”.

Para ello ha implantado un procedimiento en la gestión de la salud en el trabajo, “adaptado a la situación cambiante que atravesamos día a día, con formación y comunicaciones; medidas de acceso (alfombras virucidas, dispensadores desinfectantes a la entrada de las instalaciones y en cada sala velatorio), medidas organizativas (control de aforo en las distintas áreas de las instalaciones,  salas, capilla, distancias de seguridad, identificar sentido del tránsito); protección (uso de EPI tanto en la contratación del servicio funerario, como en el traslado de la persona fallecida a las dependencias que la familia desee, mamparas de seguridad); así como buenas prácticas de limpieza y desinfección con productos de limpieza autorizados por el Ministerio”.

Las medidas para la prevención de riesgos higiénico-sanitarios frente al coronavirus han sido consensuadas por la Asociación Española de Normalización y por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef). Éstas incluyen “ese compromiso firme con la gestión del riesgo, implementando de forma sistemática todas las medidas dirigidas a evitar o minimizar ese riesgo, y la elaboración de un plan específico para la gestión del riesgo que incluye, entre otras cuestiones, todas y cada una de las medidas en las que se evalúan los riesgos y la consecuente planificación y priorización de actividades así como un plan específico de ejecución de esas medidas”.


Consell adjudica las obras de construcción del tanatorio (Diario de Mallorca)

La corporación modifica el planeamiento urbanístico para construir el futuro centro de salud y un aparcamiento
Miquel Bosch Consell 29.07.2020 | 20:43En el pleno celebrado el martes por la noche en el ayuntamiento de Consell se aprobó la adjudicación de las obras de construcción del futuro tanatorio municipal por un importe de 667.678 euros, IVA incluido, a la empresa Amer e Hijos, la cual tendrá un plazo de ejecución de cinco meses de duración a partir de la firma del contrato entre la constructora y el Consistorio.

El tanatorio constará de dos salas velatorio, una recepción y una gran sala común, además de las dependencias destinadas a los trabajos del tanatorio. Además, el proyecto contempla la construcción de un aparcamiento en la parte posterior del tanatorio con zona reservada para personas con movilidad reducida, pudiendo acceder directamente desde la zona de estacionamiento al interior de las dependencias.

El acceso principal será por la única entrada que dará a la carretera, construyéndose dos accesos para los peatones.

En el mismo pleno municipal se aprobó la modificación puntual de las Normas Subsidiarias del municipio del Raiguer, una solicitud del IB-Salut para poder construir el nuevo centro de salud y un aparcamiento en los terrenos cedidos por el Ayuntamiento para tal fin. La modificación urbanística tiene el objetivo de cambiar el uso de estos terrenos para que esté autorizado el uso sanitario y el de aparcamiento.

Igualmente, la corporación acordó que las dos fiestas locales para el proximo año 2021 serán las del 24 de agosto y el 7 de setiembre.

Para finalizar el pleno, el alcalde Andreu Isern (PSOE), dio cuenta de la liquidación del ejercicio de 2019, quedando un remanente de caja de 2,2 millones de euros con un superávit de 469.000 euros.


Anulada una multa de 60.000€ contra la Mancomunidad de Servicios Funerarios Serfunle por posición de negocio dominante (Noticiascylm.com)

​Tras la reducción del 10% de los precios privados y tarifas que ya se aplicaron en 2019 como ha infoormado el presidente de Serfunle, Vicente Canuria
Europa Press | Miércoles, 29 de julio de 2020, 17:30

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha anulado una sanción dictada por el Servicio Regional de Defensa de la Competencia el 27 de julio contra la Mancomunidad de Servicios Funerarios Serfunle por posición dominante.

El fallo considera que “no hay abuso de posición dominante por la reducción a compañías de seguros por volumen de negocio”, por lo que anula la multa de 60.170,70 euros, según ha informado el presidente de Serfunle, Vicente Canuria.

Canuria ha matizado que la Mancomunidad de Servicios Funerarios, de la que forman parte los ayuntamientos de León, San Andrés del Rabanedo y Villaquilambre, “ya aprobó a principios de este año una reducción del diez por ciento de los precios privados y tarifas de los paquetes comerciales de sus servicios funerarios respecto a las aplicadas en 2019”.

La reducción de precios supone que el paquete comercial básico sin sala cuyo precio es de unos 2.200 euros “experimenta una reducción de 200 euros, mientras que el servicio con sala cuya tarifa era de en torno a 2.450 euros tras esta rebaja se sitúa en 2.200 euros”.

En este aspecto, el presidente de Serfunle ha recordado que reducir los costes de este servicio básico “es un compromiso del equipo de gobierno”, tal y como ha señalado el Consistorio leonés a través de un comunicado recogido por Europa Press.


El sector funerario se digitaliza ante la pandemia: esquelas y pésames vía ‘app’ y ceremonias en ‘streaming (20 Minutos)


ALEJANDRO GONZÁLEZ VIZUETE 30.07.2020 – 01:03H

Alfredo Gosálvez, secretario general de PANASEF, explica a 20minutos que ha sido “un desafío sin precedentes”.
Madrid entierra a 59 fallecidos por coronavirus que no han sido reclamados por ningún familiar.

HENAR DE PEDRO
Al margen de las creencias, la despedida de un ser querido siempre es una razón para la unión de familiares y amigos con la intención de honrarle de la mejor de las maneras y obtener cierto alivio. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha imposibilitado que miles de estas despedidas tuviesen lugar.

Quienes están ahí para ofrecer el servicio que los familiares desean son los trabajadores del sector funerario, que, como explica a 20minutos Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), se han enfrentado a “un desafío sin precedentes”.

“Ha sido como un 11M continuo. En el 11M fallecieron 200 personas, aquí ha habido días en los que se ha duplicado esa cifra”, explica. “En un día normal, en un mes de abril de un año normal, fallecen de media 75 personas. Durante más de dos semanas en Madrid han fallecido casi 400 personas al día”.

Aun así, considera que el sector -en el que las empresas que forman parte de PANASEF representan el 75% de los servicios funerarios de todo el país- ha podido aguantar bien debido a que “llevan muchos años modernizándose y haciendo un esfuerzo por mejorar sus infraestructuras, mejorar sus servicios, mejorar la formación del personal”.

Aunque reivindica que “los profesionales funerarios se han dejado la piel”, no olvida que las grandes afectadas “son las familias que no han podido despedir a los familiares como les gustaría”. Por ello, algunas empresas del sector que ofrecen herramientas digitales a las familias han ganado un especial protagonismo estos meses.

Honrar al fallecido digitalmente
Hace años que existen empresas que ofrecen a las funerarias plataformas digitales donde compartir recuerdos de los fallecidos y que, además de acercar a familiares y amigos que se encuentran lejos en el momento del velatorio o de la ceremonia, también ayudan a generar un ambiente de homenaje.

Madrid entierra a 59 fallecidos por coronavirus que no han sido reclamados por ningún familiar
Así lo entiende Rafael Baeza, director comercial de Vivo Recuerdo, quien cuenta que en 2017, con el fallecimiento de su padre, decidió hacer algo diferente instalando una pantalla en la que los asistentes pudieron ir compartiendo mensajes e imágenes. Dice que la experiencia gustó tanto que para 2018 creó una empresa para ofrecer este tipo de servicios a las funerarias.

Aunque el soporte físico en sala -una pantalla donde ver fotografías y mensajes- es parte fundamental de la experiencia, Baeza explica que su suporte digital sirve también como una especie de esquela digital.

En primer lugar, el tanatorio activa la herramienta al allegado del fallecido que ejercerá de administrador. Después, esta persona podrá difundir un mensaje en el que se da información como en qué tanatorio se encuentra el fallecido, dónde y cuándo se producirá la misa y un enlace a través del cual se podrá colaborar en el homenaje.

Durante la pandemia, aunque la experiencia en sala no se podía mantener, Baeza cuenta que las interacciones digitales en su plataforma se incrementaron notablemente, donde los familiares pudieron compartir mensajes de afecto y condolencia.

Espacios digitales para íntimos y cuestionarios que evalúan la calidad
Imagen de la aplicación de Alife
Alife
Desde 2014 lleva Alife creando estos “espacios web íntimos y privados”, cuenta su CEO Jordi Martínez. Entre 2014 y 2017 funcionó como una red social en abierto, “donde todo el mundo podía bajarse la aplicación, crear el perfil del difunto y compartirlo”. Pero fue en 2017, ya conociendo mejor el sector, cuando se decidió ofrecer esta herramienta directamente a las funerarias.

Alife también centra su servicio en la distribución de toda la información de los actos programados por el fallecimiento y en dar una herramienta “destinada al proceso de duelo, donde toda la familia se puede reunir y compartir todo tipo de contenidos”.

También uno de los allegados ejerce de administrador que da acceso al resto de familiares y amigos a la plataforma. Dentro de esta plataforma privada, se puede crear un entorno aún más íntimo conocido como ‘zona familiar’ en la que se necesita una invitación especial. Quienes no están en esta zona solo pueden ver los datos del difunto y de la ceremonia.

Todas aquellas personas que reciben una invitación para la ceremonia pueden confirmar su asistencia a través de la plataforma. Al finalizar los actos programados, los asistentes reciben un cuestionario con el que poder evaluar la calidad del servicio. Desde Alife consideran que este uso es “muy interesante porque se ha convertido en un medidor para las funerarias”.

Martínez explica que durante la pandemia el uso de la plataforma se ha multiplicado por 5. “Ha pasado de ser una opción a prácticamente ser la única alternativa que se tenía”. Además, dada la situación, también han integrado un servicio nuevo consistente en ofrecer las ceremonias en streaming.

Streaming de 360 grados

Quien también ha decidido ofrecer la posibilidad de seguir las ceremonias a distancia es la empresa Complementos Funerarios. Especializada en ofrecer todo tipo de servicios “tecnológicos o físicos” a las funerarias, su gerente Daniel Fernández cuenta que la posibilidad de hacer streamings se planteó a partir de las restricciones del estado de alarma.

No solo se puede ver la ceremonia, sino que “cada persona puede decidir dónde quiere mirar”, ya que se utilizan cámara de 360 grados. Fernández señala también la facilidad de su instalación: “Es un sistema ‘plug and play’ que no requiere de instalaciones más que de un cable de red y corriente”.

Por el momento, explica que esta tecnología ha sido utilizada con los servicios funerarios Áltima y en alguna ceremonia en el tanatorio Litoral de Sant Adrià de Besòs. En este caso, se hizo una ceremonia conjunta de varios fallecidos de la Covid que fue vista por “más de 3.000 personas”. Durante la retransmisión, los familiares también pudieron enviar mensajes de condolencia a través de un chat.

Cuenta que esa retransimisión fue “muy bien recibida”. “Lo que se vio es que a la gente le hace falta despedirse de sus seres queridos. Los familiares lo recibieron con una gratitud brutal”, explica.

¿Qué ocurrirá con estas herramientas tras la pandemia?
Tras la entrada en la ‘nueva normalidad’ los familiares han podido volver a estar cerca de sus fallecidos, aunque con cambios evidentes como el establecimiento de protocolos de desinfección, de distanciamiento físico o de aforo.

Para Gosálvez, aunque estos avances tecnológicos van a seguir muy presentes, “las familias no quieren que desaparezcan los ritos funerarios. La cultura española, el español medio, estamos acostumbrados a que necesitamos nuestro duelo, nuestro tiempo de despedida y hacerlo con el resto de familia y amigos”.

Lo mismo opinan los empresarios que ofrecen estas nuevas herramientas. La presencia física seguirá siendo fundamental, y lo digital será un apoyo para quienes no pueden estar o para fomentar recuerdos con el fallecido.

Daniel Fernández considera que la opción de sus streamings de 360 grados no va a cambiar las tradiciones funerarias. “Quien quiera seguir yendo al tanatorio o al oratorio, va a seguir haciéndolo, porque es más un tema social. Cuando es una personas muy allegada, el calor humano siempre va a ser más confortante para las familias”.

Para Baeza, de Vivo Recuerdo, no se ofrece un servicio sustitutivo sino complementario, “es un servicio que es terapéutico”. Por su parte, Jordi Martínez de Alife también considera que estos servicios son complementarios y añade que podrían haberse popularizado antes ya que “la sociedad está muy abierta a utilizarlos”.


Funespaña certifica sus protocolos de actuación ante la Covid-19 en sus centros de toda España (Revista Funeraria)

Funespaña mantiene su responsabilidad con la sociedad consiguiendo, a través de la certificadora TUV Austria Iberia, la certificación con la Especificación UNE 0069 que avala las “medidas para la prevención de riesgos higiénico-sanitarios frente al coronavirus SARS-CoV-2 en zonas de acceso al público de las instalaciones funerarias”. El objetivo es prevenir el riesgo de contagio por el virus SARS-CoV-2 en las zonas de acceso al público de sus instalaciones (tanatorios, crematorios y velatorios) y generar confianza en el usuario. Concretamente, Funespaña, ha realizado un Plan de Gestión de Riesgos, medidas de protección individual, protocolos de limpieza y desinfección y se han incrementado las medidas generales de información. Para la Funespaña “esta iniciativa evidencia el gran compromiso y responsabilidad de Funespaña para garantizar la seguridad de las familias y empleados ante esta crisis sanitaria provocada por la COVID-19”.

La certificación tiene un año de validez y es la garantía de la correcta aplicación de las distintas medidas y protocolos en las instalaciones y actividades derivadas del servicio funerario.Tal y como explica la propia entidad certificadora, la Especificación UNE tiene el objetivo de “contribuir a la competitividad y seguridad de las empresas, sus productos, servicios y procesos; la protección de las personas, de los consumidores y del medio ambiente, la mejora del control de los riesgos empresariales, contribuyendo con ello a la consecución de la excelencia empresarial y al bienestar de la sociedad”.

 

El sector funerario se digitaliza ante la pandemia: esquelas y pésames vía ‘app’ y ceremonias en ‘streaming’
ALEJANDRO GONZÁLEZ VIZUETE 31.07.2020 – 01:03H 
 
 
Alfredo Gosálvez, secretario general de PANASEF, explica a 20minutos que ha sido “un desafío sin precedentes”.
Madrid entierra a 59 fallecidos por coronavirus que no han sido reclamados por ningún familiar.

Funerales virtuales.
HENAR DE PEDRO
Al margen de las creencias, la despedida de un ser querido siempre es una razón para la unión de familiares y amigos con la intención de honrarle de la mejor de las maneras y obtener cierto alivio. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha imposibilitado que miles de estas despedidas tuviesen lugar.

Quienes están ahí para ofrecer el servicio que los familiares desean son los trabajadores del sector funerario, que, como explica a 20minutos Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), se han enfrentado a “un desafío sin precedentes”.

“Ha sido como un 11M continuo. En el 11M fallecieron 200 personas, aquí ha habido días en los que se ha duplicado esa cifra”, explica. “En un día normal, en un mes de abril de un año normal, fallecen de media 75 personas. Durante más de dos semanas en Madrid han fallecido casi 400 personas al día”.


Aun así, considera que el sector -en el que las empresas que forman parte de PANASEF representan el 75% de los servicios funerarios de todo el país- ha podido aguantar bien debido a que “llevan muchos años modernizándose y haciendo un esfuerzo por mejorar sus infraestructuras, mejorar sus servicios, mejorar la formación del personal”.

Alfredo Gosálvez, secretario general de PANASEF
PANASEF
Aunque reivindica que “los profesionales funerarios se han dejado la piel”, no olvida que las grandes afectadas “son las familias que no han podido despedir a los familiares como les gustaría”. Por ello, algunas empresas del sector que ofrecen herramientas digitales a las familias han ganado un especial protagonismo estos meses.

Honrar al fallecido digitalmente
Hace años que existen empresas que ofrecen a las funerarias plataformas digitales donde compartir recuerdos de los fallecidos y que, además de acercar a familiares y amigos que se encuentran lejos en el momento del velatorio o de la ceremonia, también ayudan a generar un ambiente de homenaje.


Madrid entierra a 59 fallecidos por coronavirus que no han sido reclamados por ningún familiar
Así lo entiende Rafael Baeza, director comercial de Vivo Recuerdo, quien cuenta que en 2017, con el fallecimiento de su padre, decidió hacer algo diferente instalando una pantalla en la que los asistentes pudieron ir compartiendo mensajes e imágenes. Dice que la experiencia gustó tanto que para 2018 creó una empresa para ofrecer este tipo de servicios a las funerarias.

Aunque el soporte físico en sala -una pantalla donde ver fotografías y mensajes- es parte fundamental de la experiencia, Baeza explica que su suporte digital sirve también como una especie de esquela digital.

En primer lugar, el tanatorio activa la herramienta al allegado del fallecido que ejercerá de administrador. Después, esta persona podrá difundir un mensaje en el que se da información como en qué tanatorio se encuentra el fallecido, dónde y cuándo se producirá la misa y un enlace a través del cual se podrá colaborar en el homenaje.

Durante la pandemia, aunque la experiencia en sala no se podía mantener, Baeza cuenta que las interacciones digitales en su plataforma se incrementaron notablemente, donde los familiares pudieron compartir mensajes de afecto y condolencia.

Espacios digitales para íntimos y cuestionarios que evalúan la calidad
Imagen de la aplicación de Alife
Alife
Desde 2014 lleva Alife creando estos “espacios web íntimos y privados”, cuenta su CEO Jordi Martínez. Entre 2014 y 2017 funcionó como una red social en abierto, “donde todo el mundo podía bajarse la aplicación, crear el perfil del difunto y compartirlo”. Pero fue en 2017, ya conociendo mejor el sector, cuando se decidió ofrecer esta herramienta directamente a las funerarias.

Alife también centra su servicio en la distribución de toda la información de los actos programados por el fallecimiento y en dar una herramienta “destinada al proceso de duelo, donde toda la familia se puede reunir y compartir todo tipo de contenidos”.

También uno de los allegados ejerce de administrador que da acceso al resto de familiares y amigos a la plataforma. Dentro de esta plataforma privada, se puede crear un entorno aún más íntimo conocido como ‘zona familiar’ en la que se necesita una invitación especial. Quienes no están en esta zona solo pueden ver los datos del difunto y de la ceremonia.

Todas aquellas personas que reciben una invitación para la ceremonia pueden confirmar su asistencia a través de la plataforma. Al finalizar los actos programados, los asistentes reciben un cuestionario con el que poder evaluar la calidad del servicio. Desde Alife consideran que este uso es “muy interesante porque se ha convertido en un medidor para las funerarias”.

Martínez explica que durante la pandemia el uso de la plataforma se ha multiplicado por 5. “Ha pasado de ser una opción a prácticamente ser la única alternativa que se tenía”. Además, dada la situación, también han integrado un servicio nuevo consistente en ofrecer las ceremonias en streaming.

Streaming de 360 grados

Quien también ha decidido ofrecer la posibilidad de seguir las ceremonias a distancia es la empresa Complementos Funerarios. Especializada en ofrecer todo tipo de servicios “tecnológicos o físicos” a las funerarias, su gerente Daniel Fernández cuenta que la posibilidad de hacer streamings se planteó a partir de las restricciones del estado de alarma.

No solo se puede ver la ceremonia, sino que “cada persona puede decidir dónde quiere mirar”, ya que se utilizan cámara de 360 grados. Fernández señala también la facilidad de su instalación: “Es un sistema ‘plug and play’ que no requiere de instalaciones más que de un cable de red y corriente”.

Por el momento, explica que esta tecnología ha sido utilizada con los servicios funerarios Áltima y en alguna ceremonia en el tanatorio Litoral de Sant Adrià de Besòs. En este caso, se hizo una ceremonia conjunta de varios fallecidos de la Covid que fue vista por “más de 3.000 personas”. Durante la retransmisión, los familiares también pudieron enviar mensajes de condolencia a través de un chat.

Cuenta que esa retransimisión fue “muy bien recibida”. “Lo que se vio es que a la gente le hace falta despedirse de sus seres queridos. Los familiares lo recibieron con una gratitud brutal”, explica.

¿Qué ocurrirá con estas herramientas tras la pandemia?
Tras la entrada en la ‘nueva normalidad’ los familiares han podido volver a estar cerca de sus fallecidos, aunque con cambios evidentes como el establecimiento de protocolos de desinfección, de distanciamiento físico o de aforo.

Para Gosálvez, aunque estos avances tecnológicos van a seguir muy presentes, “las familias no quieren que desaparezcan los ritos funerarios. La cultura española, el español medio, estamos acostumbrados a que necesitamos nuestro duelo, nuestro tiempo de despedida y hacerlo con el resto de familia y amigos”.

Lo mismo opinan los empresarios que ofrecen estas nuevas herramientas. La presencia física seguirá siendo fundamental, y lo digital será un apoyo para quienes no pueden estar o para fomentar recuerdos con el fallecido.

Daniel Fernández considera que la opción de sus streamings de 360 grados no va a cambiar las tradiciones funerarias. “Quien quiera seguir yendo al tanatorio o al oratorio, va a seguir haciéndolo, porque es más un tema social. Cuando es una personas muy allegada, el calor humano siempre va a ser más confortante para las familias”.

Para Baeza, de Vivo Recuerdo, no se ofrece un servicio sustitutivo sino complementario, “es un servicio que es terapéutico”. Por su parte, Jordi Martínez de Alife también considera que estos servicios son complementarios y añade que podrían haberse popularizado antes ya que “la sociedad está muy abierta a utilizarlos”.

_""