Desiderio Vaquerizo: “La muerte ha pasado a ocultarse y se ha trasladado a hospitales y tanatorios” (Cordópolis)

El catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba Desiderio Vaquerizo publica su nuevo libro ‘Ritos funerarios en Roma, el triunfo de la memoria sobre la muerte’
— ‘Ritos funerarios en Roma’: Desiderio Vaquerizo presenta su obra en Tanatorios de Córdoba

Alejandra Luque

28 de octubre de 2022 05:00h0
@Jandra_lv
Quizás, como todo en la vida, hablar con naturalidad de la muerte y verbalizar todo lo que la rodea nos aporta esa tranquilidad de la aceptación de que llegará un día en que no estaremos aquí. Este hecho nos lo deja claro la biología, pero tal vez a nuestra mente le cuesta más asimilar que todo tenemos nuestro final y que la vida continuará. De ello habla y profusamente el catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba Desiderio Vaquerizo, que este jueves ha presentado en el tanatario de Las Quemadas su nuevo libro, Ritos funerarios en Roma, el triunfo de la memoria sobre la muerte. Un nuevo intento para divulgar algo tan intrínseco al ser humano como es morir.

PREGUNTA (P). Los ritos funerarios en Roma es algo muy estudiado. ¿Cómo lo ha abordado en este libro?

RESPUESTA (R). Efectivamente. Los ritos funerarios en Roma están siendo muy estudiados y aún más desde la última década. Nuestro grupo de investigación lleva 30 años con la arqueología funeraria centrada en Córdoba y con irradiación en toda España, participando en proyectos tanto nacionales como de Portugal y Europa. A lo largo de estos estudios se han incluido numerosas novedades gracias a las ciencias complementarias que se han ido aplicando, como la antropología forense, la genética o los análisis de pólenes y sedimentos. El libro surge de pequeños textos que han apoyado una docena de dibujos de creaciones históricas que ha realizado una artista bajo mi dirección en una exposición que vio la luz la semana pasada en el fórum Pasanef. Los textos gustaron mucho y finalmente se han plasmado en este libro cuyo objetivo es la divulgación, la educación y la normalización del hecho funerario.

P. ¿Por qué en España no se quiere hablar de la muerte?

R. Esto ha ocurrido en los últimos 30 años, es muy reciente. La muerte ha pasado a ocultarse y se ha trasladado a los hospitales y a los tanatorios, que no tienen culpa ninguna. Son profesionales que lo que intentar es que la familia no viva ese momento de forma muy desagradable. En las aldeas rurales, la muerte se vivía en casa porque había mucha gente que se quería morir en su hogar. Es el nido en el que vivimos y son nuestras raíces; es nuestro anclaje. Aunque la muerte era un shock y un truncamiento, se suponía que era una celebración por lo que implicaba: primero, como rito de tránsito; segundo, como proyección del grupo social; y, en tercer lugar, como escaparate social de la familia en el que se hacía gala de la riqueza, de las creencias, de las formas de entender la vida y de mil aspectos más.

P. ¿Qué ha cambiado en la sociedad para arrojar sobre la muerte ese velo?

R. Hoy vivimos en una sociedad hedonista en la que comemos todos los días con los telediarios metiéndonos muertes ajenas, pero no abordamos la nuestra. Es una cuestión de comodidad y de carpe diem. La frivolidad y la pérdida de valores lo invaden todo. Vivimos un final de ciclo; una sociedad en decadencia que ha perdido el norte y los valores que antepone el disfrute a todo. Vivimos deprisa para evitar mirarnos al espejo y eso ha escondido la muerte y que no la entendamos, algo que nos hace daño.

P. Pero obviar la muerte en nuestro desarrollo como seres sociales influye negativamente a la hora de afrontar la nuestra y la de familiares y conocidos.

R. Así es. La muerte hay que vivirla, al igual que el duelo, y quien no lo hace experimenta a la larga consecuencias. El ritual funerario fue diseñado para esa celebración de la muerte, pero también para aceptarla de manera natural. En el mundo antiguo, el ritual duraba nueve días y en el cristiano se habla de la misa de los nueve días, algo que se ha heredado de Roma. También ocurre que ahora hay menos muertes porque los hospitales y las residencias nos prolongan la vida. Antes se moría en casa y no se sabía de qué. Simplemente te ponías malo o había llegado tu hora.

P. El hecho de trasladar ese ritual funerario a los tanatorios ha restado intimidad, ¿no?

R. Pues sí. La legislación vigente decidió proscribir los velatorios por puras medidas higiénicas y por la propia evolución de la sociedad. Las relaciones sociales que se establecen en un velatorio en un pueblo o en un tanatorio también son muy distintas. Cuando en un pueblo se producía un óbito se activaba un mecanismo en el que cada uno sabía lo que tenía que hacer. Se llamaba a la amortajadora, porque casi siempre eran mujeres. El luto también ha recaído en ellas porque se las consideraba más fuertes a la hora de aceptar el dolor y porque una mujer de luto se quedaba en casa y si lo hacía un hombre no podía ir a trabajar. La gente del pueblo también participaba del ritual funerario, yendo casa por casa en busca de sillas que se colocaban en la vivienda del fallecido. En la habitación de éste se sentaban los familiares más cercanos y el resto se encargaba de hacer comida, como otros vecinos.

P. ¿Y qué queda de esos rituales?

R. Muy poco. Lo que vivimos en los tanatorios es una escenografía prestada. Nos ofrecen un lugar amigable y confortable donde celebrar el duelo. Ya de hecho no se vela toda la noche. Eso, en un pueblo hace 30 años se consideraba una aberración porque al finito había que velarlo toda la noche. Aún así, los tanatorios lo están haciendo muy bien porque están desarrollando una campaña de marketing con la que pretenden acercar la muerte a la sociedad. El tanatorio de Las Quemadas, por ejemplo, tiene exposiciones permanentes y ha creado una aplicación, El Árbol de la vida, para que las familias creen un recuerdo para el fallecido y escriban post o dibujos. Al fin y al cabo, es un espacio de memoria. La muerte no es otra cosa que el sucederse de la vida. Tenemos que morir para que otros nos sustituyan. Nadie quiere morirse ni sufrir.

P. ¿Las escuelas e institutos deberían hablar de la muerte?

R. Sería fundamental. Todo en la vida es educación. Creo que en la vida hay que hablar de todo: de lo bueno y de lo mano, porque tenemos altibajos y vamos conociendo el dolor, la felicidad y la tristeza, pero creo que acercarse a la muerte, aunque solo sea como hecho cultural, es importante. A mis alumnos siempre les recomiendo, cuando hacen un viaje, que visiten los cementerios porque ese mundo nos ayuda a entender el de los vivos. Hay cementerios organizados por profesiones y otros conservan rituales, por ejemplo. Está claro que al cruzar el Guadiana te das cuenta de que la actitud hacia la muerte es diferente. Entenderla como algo natural es importantísimo porque los que nos han precedido han muerto y todos lo haremos. La muerte se puede usar para muchas cosas, para dejar memoria y hasta para vengarse.


Sector funerario: tradición con pinceladas modernas (Hoy)

Los tiempos cambian y también la forma de despedir a los seres queridos y de elegir a la funeraria. Por ello el Diario HOY ha contactado con algunas funerarias expertas en el sector para conocer los servicios y las demandas de los usuarios

Extremadura ocupa el puesto número cuatro según la tasa de defunción – por cada mil habitantes– que recoge el Instituto Nacional de Estadística con un 11,69. La lista la encabeza Asturias con el 13,25, seguida de Castilla y León con un 12,31 y Galicia y con un 12,21. En el lado contrario, entre las ciudades con la tasa más baja destaca Melilla (6,87), Islas Baleares (7,24), Madrid (7,40) y Canarias (7,65).

Según los últimos datos aportados por el INE, en la semana 39 (26 de septiembre) en la región han fallecido 9.630 personas, frente a las 9.262 personas que fallecieron en la misma semana de 2021, lo que supone un aumento del 2,83% .

Los tiempos cambian y también la forma de despedir a los seres queridos y de elegir a la funeraria. Por ello el Diario HOY ha contactado con algunas funerarias expertas en el sector para conocer los servicios y las demandas de los usuarios.

GRUPOIA
En las primeras semanas del 2023 comenzará a prestar servicio en Mérida el Tanatorio Santa Eulalia, el primero sostenible de Extremadura, y uno de los pocos existentes en España ya que está construido con materiales respetuosos con el medio ambiente y reciclables, por lo que generará su propia electricidad y reducirá a la mínima expresión el impacto de la huella del carbono, fruto de la actividad.
Constará de 3 salas-apartamento de vela (con espacio íntimo, office y baño privado para las familias), parking privado para los familiares, capilla multi-confesional y cafetería-restaurante.

Moderno y funcional
Grupoia realiza servicios funerarios a todas las compañías aseguradoras y familias sin seguro en Mérida y comarca desde el año 2015, a través de su funeraria Santa Eulalia, y los tanatorios San Marcos de Calamonte y Almendralejo.
En palabras de su director general Fernando Yaybek, «este nuevo tanatorio en Mérida pretende ofrecer a las familias un espacio moderno y funcional, acorde a los nuevos tiempos que vivimos y en armonía con el medio ambiente».

Fernando Yaybek agrega que «este proyecto en Mérida es un paso más en nuestro proyecto de compromiso social, llamado ‘Un paso por la vida’, el cual, tiene como objetivo prioritario el participar en proyectos que tengan como fin fomentar el desarrollo social y devolver a la sociedad la confianza que depositan en las empresas funerarias del Grupoia, día tras día». De hecho, todas las empresas que han participado en la construcción del tanatorio, son de Mérida.

Además, también explica que Grupoia se ha marcado alcanzar en el ámbito de la sostenibilidad algunos de los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que la ONU aprobó en el 2015 en su Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible.

Grupoia cuenta entre sus principales proveedores con empresas comprometidas con la sostenibilidad y el medio ambiente, que utilizan en su modelo productivo materias primas ecológicas y biodegradables, aportando soluciones en su fabricación que creen valor ambiental y social; así, en la mayoría de los servicios funerarios que realiza prima la utilización de estos materiales.


«Palencia capital ya está al 50% de inhumaciones e incineraciones mientras que en la provincia se mantiene el entierro tradicional» (Cadena Ser)

El Tanatorio de Palencia reconoce que la pandemia ha influido y cambiado los usos de los servicios funerarios

Beatriz Álvarez
Radio Palencia28/10/2022 – 16:34 h CEST
Palencia

Que la llegada de la pandemia ha trastocado todo es una realidad que nadie cuestiona, de hecho, a pesar de la desaparición de la mayoría de las restricciones sanitarias muchos aspectos de la vida han variado. Es el caso de los servicios funerarios, desde grupo Tanatorio de Palencia reconocen que el acompañamiento en las salas ha bajado considerablemente. Igualmente, les llama la atención que en el interior del recinto son mayoría quienes llevan puesta la mascarilla a pesar de no ser obligatorio y es que, la vuelta a la normalidad en este sentido todavía cuesta. Lo que también se constata es el incremento, cada vez más significativo, de las incineraciones frente a las inhumaciones tradicionales. Aunque se trata de una tendencia imparable desde hace unos años la llegada del Covid ha acelerado este proceso. Julio Rodríguez, máximo responsable del tanatorio asegura que en Palencia capital ambos procedimientos están ya al 50 por ciento de uso mientras que, en la provincia, aunque sigue creciendo, se apuesta todavía más por el entierro tradicional.

A la hora de elegir entre un servicio u otro influyen, sobre todo, las creencias, pero, también, el factor económico. En caso de tener una concesión administrativa de sepultura o panteón el entierro tradicional es más económico, en caso de no tenerlo sería la incineración la opción económica. Sin embargo, también están constatando que la opción de incinerar y no depositar las cenizas ni en sepultura ni en columbario se está volviendo en una opción más habitual. Y es que la escalada de precios también ha llegado al sector, la subida del precio de los combustibles, la madera o la luz están influyendo aún a pesar de seguir manteniendo las tarifas marcadas a principios de año. desde el Tanatorio de Palencia entienden que esta situación es insostenible y se verán obligados a adecuarlos el próximo año.


Un pueblo navarro ya cuenta con su propio tanatorio para despedir a sus vecinos fallecidos (El Español)

Forma parte del grupo de tanatorios Izarra, «la única firma funeraria que en la actualidad es 100% navarra».

El nuevo tanatorio de Los Arcos pertenece al grupo Izarra y se encuentra junto a la Iglesia Santa María. CEDIDA
Redacción29 octubre, 2022 – 10:40

Los Arcos ya cuenta, desde esta pasada semana, con su propio tanatorio. Concretamente, se inauguró el pasado domingo 23 de octubre y pertenece al grupo de tanatorios Izarra. Este nuevo servicio busca que se pueda despedir a los vecinos fallecidos dentro de la misma localidad. Y también a los de otros municipios cercanos.

El nuevo tanatorio se encuentra situado en plaza Santa María. Para ser más exactos en el número 7, junto a la Iglesia Santa María de Los Arcos.

Terrible robo en Navarra: estrangulan a un joven para robarle todo lo que llevaba encima
Con esta apertura, ya son 13 los tanatorios y velatorios de los que dispone el grupo Izarra. Desde su presentación, en noviembre de 2016, sigue apostando «por la cercanía, la humanidad y la personalización del servicio funerario», tal y como han explicado desde la firma en un comunicado. Asimismo, han presumido de ser «el único grupo funerario 100% navarro».


Culminan las obras de la nueva sala del Tanatorio Municipal (Cartama.es)

Los trabajos han tenido un coste superior a los 250.000 euros

El Ayuntamiento de Cártama ha concluido las obras de la nueva sala para el Tanatorio Municipal. Esta infraestructura se ha construido junto a la puerta principal del Cementerio de San Rafael y ha tenido un coste de 259.045 euros. “Con esta actuación, que entrará muy pronto en servicio, queremos dar una mayor comodidad a los vecinos y a las vecinas en los difíciles momentos en los que tienen que despedir a un ser querido”, señaló el alcalde, Jorge Gallardo,durante su visita a las instalaciones, junto al concejal de Cementerio, Jairo Delgado. “Las instalaciones que tenemos actualmente se nos han quedado pequeñas y tenemos que proporcionar a la ciudadanía unas infraestructuras que den respuesta a sus necesidades”, añadió el primer edil.
La nueva sala es de mayores dimensiones, concretamente, más de 97 metros cuadrados construidos, y en ella priman la luz natural y la eficiencia energética. Cuenta con un vestíbulo de acceso cubierto y abierto, así como  dependencias comunes  dotadas de una amplia cristalera que permite su apertura total o parcial, de modo que cuando el clima lo permita,  la entrada pueda ser usada igualmente como espacio de espera. También se ha instalado un aseo adaptado de uso general. Por otro lado, la sala dispone de una zona reservada para uso de los familiares, dotada con un aseo, para ofrecerles una mayor tranquilidad e intimidad.


Valderrubio remodela su tanatorio y crea una sala más amplia con acceso independiente (Ahoragranada.com)

Se acaba así con una situación que generaba molestias entre familiares cuando coincidía el velatorio de dos fallecidos

El nuevo espacio para velar a los fallecidos en Valderrubio. Foto: Ayto. de Valderrubio
La localidad metropolitana de Valderrubio ha procedido a la remodelación de la sala del tanatorio municipal, en donde se ampliado el espacio y se ha creado un acceso independiente.

Según ha explicado a ahoraGranada el alcalde de Valderrubio, Antonio García Ramos, estos trabajos han puesto punto y final al problema y molestias ocasionadas a familiares cuando eran dos los difuntos que coincidían en el tanatorio.

El tanatorio tenía dos salas para velar y dentro de la primera había una sala de autopsias que ya no se volverá a utilizar. Para trasladar el cuerpo del fallecido que se velaba en la segunda sala tenía que desalojarse de familiares la primera, por lo que esto generaba «malestar» entre los vecinos.

Ahora, el Ayuntamiento de Valderrubio ha pasado a distribuir la sala de autopsias para agrandar el espacio, creando un pasillo que da acceso de la cámara de difuntos hacia el exterior, sin tener que molestar cuando coinciden dos fallecidos en el espacio.

«Ahora es mucho más amplia y acogedora. Respondemos así a las demandas de los vecinos, a quienes se molestaba cuando coincidían dos familias con dos fallecidos», ha señalado el alcalde.

También se ha aprovechado parte del espacio exterior para la construcción de unos aseos para los usuarios del tanatorio.


Más cremaciones tras la pandemia en Valencia (Las Provincias)

Los valencianos optan por la incineración al ser más barata que las inhumaciones | Las empresas de servicios contienen precios a pesar de la inflación mientras otras del sector como los talleres de lápidas suben hasta un 7% la factura
ÁLEX SERRANO valencia.Domingo, 30 octubre 2022, 00:04

A la hora de despedir a un ser querido, hay casi dos únicas formas: la cremación o el entierro. Las primeras están a punto de tocar techo en Valencia. Con los datos de los primeros nueve meses de 2022 y que coinciden con la celebración de Todos los Santos, las incineraciones superan en casi 500 las de hace cuatro años y el Consistorio no descarta que este ejercicio vea el récord absoluto de cremaciones en la ciudad.

Esta forma de despedirse de un ser querido empezó a superar a las inhumaciones en 2013, y el ascenso es imparable desde entonces mientras la caída de los entierros es cada vez más acusada. En los primeros nueve meses de 2022, en los cementerios municipales se han inhumado a 3.036 personas, según datos del Consistorio, mientras que se ha incinerado a 4.116, casi 1.000 más, lo que evidencia el éxito de este método de despedida de un ser querido.

El principal motivo para decidir a la una sobre la otra tiene que ver con el precio. Y eso que, al ser tasas públicas, no han subido por la inflación. La tasa por cremación en Valencia es de 270,50 euros y por inhumación, oscila entre los 274,95 euros de nicho sencillo a cinco años a los 2.016 euros en nicho doble a 50 años, según la ordenanza de tasa de cementerios del Ayuntamiento, que se actualizó en 2017.

Una de cada cinco familias elige la urna árbol, biodegradable y que se entierra junto a un plantón en un jardín privado
Este último caso, la inhumación, exige por supuesto que la tasa se pague de nuevo al término del plazo contratado. Muchos vecinos, además, eligen no comprar lápida si incineran a sus seres queridos, dado que se los llevan a casa en las urnas que ofrecen los tanatorios. En el municipal, por cierto, una de cada cinco familias elige la urna árbol, según datos recopilados en las más de 60 cremaciones celebradas en el crematorio del Ayuntamiento entre septiembre y octubre hasta el día 15. La urna árbol es compostable e incluye un pequeño árbol para plantarlo sobre los restos del difunto, siempre en una propiedad privada y nunca en una pública, según explicó el concejal de Cementerios, Alejandro Ramón, este mismo verano.

Y eso que, en general, morirse no es más caro que antes. O no demasiado. Las lápidas, por ejemplo, han subido entre un 4 y un 7%, aunque para una pieza que tiene un coste de unos 700 euros, estamos hablando de una subida de entre 28 y 49 euros. Así lo explica Ángel Martos, de Mármoles Artísticos Valencia. «Tenemos sensibilidad e intentamos cuidar al cliente, aunque el coste nos ha subido», asegura. Casi puerta con puerta, Ana Flores, de Mármoles Rafael Flores, dice que aunque el coste del producto ha subido en torno a un 10%, mantienen el precio anterior «por sensibilidad».

Algo parecido piensan en las floristerías. Margarita Navarro admite una pequeña subida en la siempreviva o en la margarita de en torno a un 25%, mientras que Amparo Teruel descarta subidas, al menos por el momento. «No puedes asustar a la gente», dice sobre las ventas.

Y más de lo mismo en las funerarias, donde además explican que la competencia hace que cada vez el precio baje más. Aunque comentan que un entierro puede salir por unos 3.000 ó 3.500 euros, lo cierto es que las empresas han absorbido también la subida de coste de los materiales para los ataúdes, como explica Emilio Sierra de la Funeraria de Valencia y Levante. «Sabemos que el cliente sufre y a lo mejor 50 euros es demasiado para él», asegura.


Cádiz, la provincia andaluza más barata para morirse (Canal Sur)

En vísperas del 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, la organización de consumidores, OCU, presenta un estudio que dice que la provincia gaditana tiene los servicios funerarios más económicos frente a la de Granada, con los más caros de Andalucía.

30 October 2022
Cádiz es la provincia andaluza con los servicios funerarios más baratos, y Granada, donde son más caros.
No obstante, claro, todo depende de lo que esté en nuestra última voluntad o decidan nuestros familiares porque también se puede hacer un último adiós a lo grande, en coche de caballos, que es lo que deciden algunas familias para sus difuntos y cuesta entre 300 a 400 euros. Y no son pocos los que optan por esta opción. De hecho, la empresa funeraria que lo ofrece dice que cada mes recibe al rededor de 15 solicitudes.

En general, los gastos básicos derivados de una muerte, son caros. De media, un entierro sencillo supera los 3.700 euros, según la OCU. Y varía según las ciudades. Los féretros van desde los 400 a los 7.000 euros. Las coronas, oscilan entre 180 y 400… Y suma y sigue hasta un coste medio de 3.700 euros si es una exhumación, y algo más si se trata de una cremación. La incineración es tendencia en las ciudades. En Sevilla roza el 80% de las defunciones, y en Málaga el 70%. Las empresas funerarias dicen que no han repercutido en el precio la subida de la energía.

También cabe la posibilidad, minoritaria, de donar el cuerpo a la Ciencia y ahí, la Universidad corre a cargo con los gastos del traslado del cuerpo desde el lugar donde haya fallecido el donante. Al cabo de unos años, los restos serán incinerados en un crematorio homologado.

Ante los gastos que suponen las más habituales formas de despedir a nuestros seres queridos, es casi una tradición que muchos hogares cuenten con el llamado ‘recibo de los muertos’, que no es otra cosa que un seguro de decesos. El 60% de los españoles lo tiene contratado.


Las cremaciones ya superan a los enterramientos en Alicante (Información)

Las incineraciones han aumentado en un 7,81% con respecto a 2021 en la provincia. Esta tendencia se debe a diversos factores, entre los que destacan la edad, las creencias de los individuos y la pandemia
Sara Rodríguez
30·10·22 | 20:30 | Actualizado a las 11:55
Las cremaciones ya superan a las inhumaciones en la provincia de Alicante. Esta ‘nueva forma’ de conservar los restos mortales ha ido cogiendo fuerza estos últimos años, influidos por el covid-19, hasta que a día de hoy ha llegado a superar a la tradicional.

Durante la pandemia muchas familias vivieron momentos de angustia en los que se mezclaba el dolor por la pérdida de un ser querido y la impotencia de saber que no se le podía dar el adiós que merecía -si este hubiese sido en otras circunstancias-. Un gran número de cadáveres se vieron obligados a pasar por el crematorio, y estos a su vez estuvieron abocados a funcionar las 24 horas del día. El Ministerio de Sanidad llegó a establecer en marzo de 2020 que no era necesario tener que esperar a que se cumplan 24 horas desde el fallecimiento para conceder la licencia de enterramiento. De esta forma, el tanatorio la Siempreviva en Alicante registró a lo largo de 2020 un 56,31% de cremaciones frente a un 43,69% de inhumaciones, esto traducido supone un incremento del 28,88%, según los datos facilitados por el grupo ASV Servicios Funerarios.

Por otro lado, en 2021, en la provincia las cremaciones prácticamente igualaban a las inhumaciones, situándose las primeras en un 50,49% y las segundas en un 49,51%. Mientras que, en el actual ejercicio, la tendencia de la incineración se mantiene al alza, puesto que un 51,88% de personas han optado por incinerar los restos de sus allegados, mientras que, un 48,1% han preferido que se les entierre en algún camposanto del territorio alicantino. Esto se ha visto reflejado en un aumento de las cremaciones del 7,81%.

Los factores
Los expertos apuntan a que este aumento de tendencia se puede explicar por diversos motivos, que radican sobre todo en la edad y las creencias. Así lo explica Juan Ramón Planelles, coordinador de Levante de Grupo ASV Servicios Funerarios: “Entendemos que la edad del solicitante va a influir en sus creencias y por lo tanto que cuanto más joven es el solicitante o el propio fallecido, la decisión se inclina más hacia la cremación, de ahí que la tendencia sea la de incrementar el número de cremaciones respecto a la inhumación”.

En la misma línea, uno de los factores podría ser el desarraigo que, cada día se da más, de las poblaciones de nacimiento, ya sea por cuestiones de movilidad por trabajo, formación de núcleos familiares u otras situaciones. A día de hoy aprecian que «no tiene tanto peso ser enterrado en la población de nacimiento como podía tener años atrás». En este sentido, la cremación gana peso al permitir una «mayor flexibilidad» con el destino final de las cenizas que puede ser inhumar una parte de ellas en el cementerio que se decida o esparcirlas en lugares especiales para la familia o para el propio fallecido.

Las cremaciones han abierto la puerta a nuevas formas de conservar los restos de los fallecidos, puesto que ha pasado a ser bastante habitual y está tomando bastante recorrido el guardar una parte simbólica de las cenizas en relicarios o joyas: «La gente busca de este modo esa conexión de forma continuada con su familiar llevándolo siempre cerca. El sentimiento de poder sentirlo cerca y no acabar de separarse de ese ser querido para siempre toma fuerza para decidir la cremación respecto a la inhumación. De forma que todos los miembros de la familia pueden tener ese recuerdo cercano y tangible de su ser querido y gestionar el proceso de duelo de forma distinta al poder tener un elemento de recuerdo físico para poder tocar, apretar, acariciar…», aseguran desde ASV.

El precio
En cuanto a los precios consultados por este diario a varias funerarias de la provincia, todas han coincidido en que pueden variar dependiendo del servicio que escoja cada cliente. Esto es, en lo que se refiere al servicio funerario en el que se incluye la lápida, el nicho y el ataúd, podría rondar entre los 200 y los 1.000 euros aproximadamente. Mientras que, la cremación oscila alrededor de los 600 euros.

Las cremaciones ya superan a los enterramientos en Alicante
Las incineraciones han aumentado en un 7,81% con respecto a 2021 en la provincia. Esta tendencia se debe a diversos factores, entre los que destacan la edad, las creencias de los individuos y la pandemia
Sara Rodríguez
30·10·22 | 20:30 | Actualizado a las 11:55

Las cremaciones ya superan a las inhumaciones en la provincia de Alicante. Esta ‘nueva forma’ de conservar los restos mortales ha ido cogiendo fuerza estos últimos años, influidos por el covid-19, hasta que a día de hoy ha llegado a superar a la tradicional.

Durante la pandemia muchas familias vivieron momentos de angustia en los que se mezclaba el dolor por la pérdida de un ser querido y la impotencia de saber que no se le podía dar el adiós que merecía -si este hubiese sido en otras circunstancias-. Un gran número de cadáveres se vieron obligados a pasar por el crematorio, y estos a su vez estuvieron abocados a funcionar las 24 horas del día. El Ministerio de Sanidad llegó a establecer en marzo de 2020 que no era necesario tener que esperar a que se cumplan 24 horas desde el fallecimiento para conceder la licencia de enterramiento. De esta forma, el tanatorio la Siempreviva en Alicante registró a lo largo de 2020 un 56,31% de cremaciones frente a un 43,69% de inhumaciones, esto traducido supone un incremento del 28,88%, según los datos facilitados por el grupo ASV Servicios Funerarios.

Por otro lado, en 2021, en la provincia las cremaciones prácticamente igualaban a las inhumaciones, situándose las primeras en un 50,49% y las segundas en un 49,51%. Mientras que, en el actual ejercicio, la tendencia de la incineración se mantiene al alza, puesto que un 51,88% de personas han optado por incinerar los restos de sus allegados, mientras que, un 48,1% han preferido que se les entierre en algún camposanto del territorio alicantino. Esto se ha visto reflejado en un aumento de las cremaciones del 7,81%.

Los factores
Los expertos apuntan a que este aumento de tendencia se puede explicar por diversos motivos, que radican sobre todo en la edad y las creencias. Así lo explica Juan Ramón Planelles, coordinador de Levante de Grupo ASV Servicios Funerarios: “Entendemos que la edad del solicitante va a influir en sus creencias y por lo tanto que cuanto más joven es el solicitante o el propio fallecido, la decisión se inclina más hacia la cremación, de ahí que la tendencia sea la de incrementar el número de cremaciones respecto a la inhumación”.

En la misma línea, uno de los factores podría ser el desarraigo que, cada día se da más, de las poblaciones de nacimiento, ya sea por cuestiones de movilidad por trabajo, formación de núcleos familiares u otras situaciones. A día de hoy aprecian que «no tiene tanto peso ser enterrado en la población de nacimiento como podía tener años atrás». En este sentido, la cremación gana peso al permitir una «mayor flexibilidad» con el destino final de las cenizas que puede ser inhumar una parte de ellas en el cementerio que se decida o esparcirlas en lugares especiales para la familia o para el propio fallecido.

Una cremación por cada tres fallecidos
Antonio Teruel
Las cremaciones han abierto la puerta a nuevas formas de conservar los restos de los fallecidos, puesto que ha pasado a ser bastante habitual y está tomando bastante recorrido el guardar una parte simbólica de las cenizas en relicarios o joyas: «La gente busca de este modo esa conexión de forma continuada con su familiar llevándolo siempre cerca. El sentimiento de poder sentirlo cerca y no acabar de separarse de ese ser querido para siempre toma fuerza para decidir la cremación respecto a la inhumación. De forma que todos los miembros de la familia pueden tener ese recuerdo cercano y tangible de su ser querido y gestionar el proceso de duelo de forma distinta al poder tener un elemento de recuerdo físico para poder tocar, apretar, acariciar…», aseguran desde ASV.

El precio
En cuanto a los precios consultados por este diario a varias funerarias de la provincia, todas han coincidido en que pueden variar dependiendo del servicio que escoja cada cliente. Esto es, en lo que se refiere al servicio funerario en el que se incluye la lápida, el nicho y el ataúd, podría rondar entre los 200 y los 1.000 euros aproximadamente. Mientras que, la cremación oscila alrededor de los 600 euros.

Por lo tanto, se espera que la tendencia de las cremaciones se mantenga al alza durante los próximos años, ya que la edad y las creencias, que son los factores que las mantienen en números elevados, se ven reforzados con las nuevas generaciones.

Por lo tanto, se espera que la tendencia de las cremaciones se mantenga al alza durante los próximos años, ya que la edad y las creencias, que son los factores que las mantienen en números elevados, se ven reforzados con las nuevas generaciones.


Isabel Tamarit: «Hemos incorporado servicios como el cáterin y el borrado de huella digital» (La Voz de Galicia)

LORETO SILVOSOA CORUÑA / LA VOZ
ARTEIXO

EDUARDO PEREZ

30 oct 2022 . Actualizado a las 21:39 h.Comentar · 2
Borrado de huella digital, enchufes USB en las salas, servicio de cátering y mucha luminosidad. Aires renovados han llegado al tanatorio de A Palloza, que ha ganado en confort y accesibilidad desde que tomó las riendas Isabel Tamarit, la directora general de Pompas Fúnebres.

—¿Cómo acaba una al frente de una funeraria?

—Me lo dicen hace tres años y no me lo creo. Soy la mujer de uno de los cuatro únicos sobrinos de Antonio Modia, cofundador de Pompas Fúnebres. Antonio era soltero, su vida era Pompas. Tras fallecer el pasado marzo, la familia me propuso tomar las riendas y aquí estoy.

—¿El reto era mantener la esencia de una empresa con casi medio siglo de historia?

—Pompas siempre ha sido una institución en A Coruña, pero A Palloza empezó a desdibujarse hace unos diez años. Antonio ya estaba mayor y, digamos, no tuvo fuerzas para adaptarse a la nueva situación del mercado.

—¿Se refiere a la llegada de la competencia?

—Sí, supongo que pensó que la marca Pompas era lo suficientemente fuerte como para soportar esos cambios, pero no fue así.

—Así que tocaba reinventarse.

—Hemos renovado las instalaciones conforme a los gustos y necesidades actuales. Ello implica mucha luminosidad, una decoración menos lúgubre y la accesibilidad: Ahora tenemos ascensor a pie de calle, una rampa…

—Había cuestiones en las que se habían quedado atrás.

—Decidimos incorporar servicios que ahora se reclaman, como el cátering de cortesía para las familias o el borrado de huella digital [eliminar, si así se desea, el rastro que deja la persona en internet].

—¿Qué más novedades hay?

—La consulta jurídica gratuita. Nosotros nos encargamos de todo hasta el entierro o la cremación, después hay un mundo de papeleo: ultimas voluntades, el seguro, la herencia, patrimonio…

—Ha renovado las instalaciones, pero cuenta con el mismo equipo experimentado de siempre.

—Ese es nuestro gran activo. Son personas que llevan trabajando en la empresa una media de veinte años. Han pasado por cualquier tipo de situación dramática y hay una experiencia, un trato cercano y un cariño especial.

—Entierro o incineración. ¿Qué demandan más los coruñeses?

—Están al 50 % ahora mismo en A Coruña. Nosotros hemos dado servicio de cremación toda la vida. Como la competencia tiene horno crematorio, había cierta confusión con eso. No tenemos horno, pero sí cremamos en Feáns y la familia no tiene por qué desplazarse hasta allí. Además, lo hacemos en unas condiciones económicas ventajosas.

—¿Cómo serán los entierros del futuro? ¿Por dónde va el sector?

—La sostenibilidad tendrá más peso. Aquí ya ofrecemos urnas biodegradables, por ejemplo. Y nosotros tenemos capilla, pero la ceremonia puede ser laica o de alguna otra religión. Antes, los crucifijos de los ataúdes estaban anclados, ahora son de quita y pon, tú eliges.

—¿Y qué elegimos aquí?

—El 95 % de la gente sigue pidiendo ceremonia religiosa.

—¿Alguna vez le han enviado el meme del ataúd [cargadores de féretros de Ghana que bailan]?

—Lo he visto y no me parece ofensivo. Cada cultura tiene una forma de relacionarse con la muerte. En Vietnam compran el ataúd cuando se casan y es un elemento de la casa.

La esencia de Pompas: La solemnidad de Pompas se mantiene, pero la funeraria de A Palloza ha cambiado la austeridad de antaño por un ambiente más cálido y familiar. Grandes plantas y unos sofás de color mostaza reciben a los allegados del finado en el hall del céntrico tanatorio, que fue el primero y, durante muchos años, el único que había en la ciudad.

«Las monjas son casi las únicas a las que todavía se vela en los conventos»
Fundada en A Coruña en 1974, Pompas Fúnebres fue la primera funeraria de gestión privada de toda España. «Antes de eso se velaba en las casas», explica la directora general, Isabel Tamarit Berlín (Madrid, 1966).

—¿Aún se vela en las casas?

—Todavía prestamos ese servicio a alguna familia. Y en los conventos se da bastante. Cuando muere alguna hermana, se traslada todo y se prepara allí.

—¿El luto se mantiene?

—Cada vez veo menos luto riguroso. El dolor está ahí, pero no tiene que pasar todo por la ropa negra.

—¿Caja abierta o cerrada?

—Mayoritariamente, nos piden caja cerrada, por lo menos aquí. Pero cada vez más quieren verlo antes de ir al cementerio para hacer una despedida. De hecho, ahora tenemos una sala para eso.

—¿Cuáles son los ataúdes más solicitados?

—Nuestros ataúdes son fabricados en Galicia y elaborados por productores de proximidad.

—En la pandemia no pudimos apenas despedirnos de nuestros seres queridos. ¿Cómo se adaptó el sector a una situación así?

—Fue muy duro. Una de las consecuencias que ha tenido el tema aforos y demás es que acabó por completo con la velación de noche, que ya era anecdótica.

—¿La de esquelas es su sección más leída del periódico?

—En absoluto [risas]. Pero antes no las leía y ahora sí.

—¿Siguió el funeral de Isabel II?

—Mentiría si le dijese que no. Pero… ¿quién no lo ha visto?

—¿En su trabajo se puede entrar cada día con una sonrisa?

—¡Claro que sí! Orgullosa de ser funeraria. Damos un servicio en un momento muy delicado de la vida. Si lo haces bien, las familias te lo agradecen inmensamente. A nosotros, sinceramente, nos lo dicen bastante. Es gratificante.


“El cambio social que resta importancia a la muerte quita ‘pompa’ a los entierros” (El Correo Gallego)

Unas exequias cuestan de media 3.000 euros en Santiago, aunque la gente demanda cada vez más sencillez // Las funerarias asumen las consecuencias de la inflación para no subir las tarifas

Nos quedan por delante tres jornadas en las que por tradición se venera a los santos pero sobre todo se le rinde homenaje a los difuntos. Aunque esta, como otras muchas, es una tradición que poco a poco se está perdiendo. ¿El motivo? Quienes se dedican al sector funerario hablan de un profundo “cambio social”, de una transformación que ha avanzado hacia la pérdida de respeto a la muerte. “Los entierros ya no son lo que eran. Antes, dentro de la desgracia, era un acontecimiento social más en el que se podía reafirmar la posición de cada familia; un ritual; ahora ya no es así, sino un trámite que se trata de superar con mucha más discreción y lo antes posible”, señala José Manuel Rodríguez Castelao, uno de los responsables de la conocida Funeraria Apóstol.

Cada vez son más los que optan por la incineración y por velatorios sencillos alejados de toda pompa. “Desde que abrimos en diciembre del año pasado el Complejo Funerario Apóstol Santiago, en Boisaca, se han incinerado cuatrocientos difuntos”, explica, al tiempo que añade que, pese al incremento de costes, el precio medio de un entierro se mantiene en 3.000 euros (2.400 euros + 21 % de IVA). Esto incluiría, detalla, la estancia en el tanatorio, el ataúd, los actos fúnebres, un par de coronas, una esquela de tamaño pequeño en la prensa y la incineración o el entierro en el cementerio.

“Es el precio estándar, aunque el coste de un entierro es como la comida en un restaurante: puede ir desde 3.000 euros hasta donde quieras. Si se elige un ataúd de 5.000 euros que es el más lujoso que tenemos, el precio ya se eleva; y con las flores ocurre lo mismo”, matiza José Manuel.

Sobre la inflación que afecta a todos los sectores, el funerario asegura que no se ha librado. “Nos han subido los costes, como a todos, pero de momento lo estamos asumiendo nosotros, tratando de mantener las tarifas que teníamos antes de esta crisis”, explica José Manuel, al tiempo que pone un ejemplo: “Cuando antes un litro de gasoil para la incineración nos costaba 0,57 céntimos, ahora nos cuesta el doble, más de un euro”.

También subraya la subida de los precios de todos los artículos que conllevan un transporte. “Los ataúdes han subido, porque la madera ahora es más cara; y pasa lo mismo con las flores, sobre todo con las que vienen de otros países, como Holanda o Colombia… Han encarecido, mientras que nosotros mantenemos los precios”.

Tener que desembolsar tres mil euros en un entierro se ha convertido en los últimos meses en un imposible para muchas familias. De ahí que casi la mitad de la población española, un 4 7%, cuente con una póliza de decesos. Según los datos de ICEA, más de 22 millones de españoles tienen este tipo de contrato para evitar contratiempos en el momento de la muerte. De hecho, el ramo de decesos está dejando atrás su carácter meramente indemnizatorio, con la cobertura del sepelio, y evoluciona hacia la prestación de servicios cada vez más amplios y variados.


NEVASA mantiene las cifras de los servicios funerarios por el coronavirus que prestó en 2021 (Tribuna Valladolid)

La empresa ha prestado 102 en lo que va de año y se queda tan solo a dos de los contabilizados (104) en el ejercicio anterior

Alejandro De Grado Viña

Lunes, 31 Octubre 2022, 23:26

Economía
NEVASA continúa un año más superando la barrera de los 100 servicios funerarios prestados por el coronavirus. Si en 2021, notificó que eran 104 en total, este 2022 prácticamente lo iguala, ya que ha sumado un total de 102. Es cierto que, tal y como ha informado el Ayuntamiento de Valladolid a través de un dossier remitido a TRIBUNA, la influencia del coronavirus en 2020 provocó que ese número se incrementara hasta llegar a los 304. Es decir, el triple en comparación con los datos actuales.

En cuanto a las inhumaciones en Valladolid, se alcanzan los 1.434 (955 en el cementerio del Carmen, 468 en Las Contiendas y once en el de Puente Duero). En 2021, en cambio, fueron contabilizadas 1.650. Asimismo, cabe reseñar que, los tres cementerios suman 50.000 unidades de enterramiento que se ampliará gracias a la nueva construcción que plantea la empresa de la Fase IX del cementerio de Las Contiendas, que se encuentra, por ello, en licitación.

En este sentido, en una entrevista concedida a este medio, la concejala de Medio Ambiente y la presidenta del Consejo de Administración de NEVASA, María Sánchez, aseguró que el importe de la inversión, que abordará las mejoras que se pretenden, superará los tres millones de euros.

Además, hay que destacar que la empresa mantendrá la decisión de congelar las tarifas de los cementerios en el año 2023 y el desarrollo de su Plan Prevenir, el cual, según la concejala, consiste en solucionar los problemas que supone para una familia el momento del fallecimiento de un ser querido, comprando a día de hoy para el futuro un servicio funerario con precio cerrado.

SERVICIOS GRATUITOS
NEVASA prestó 11 servicios gratuitos tanto en 2020 como en 2021. En este 2022, está cerca de superar esa cifra porque lleva seis a través de un servicio de carácter social para evitar que los gastos de enterramiento perjudiquen la situación económica de determinadas familias.

Con estos datos y con nuevos retos en mente, NEVASA afronta el Día de Todos Los Santos con un amplio dispositivo, ya que reforzará todos sus departamentos con el fin de ayudar en lo que sea necesario a las familias vallisoletanas que se acerquen a los cementerios, tal y como marca la tradición.


Remsa recibe un reconocimiento por su implicación en proyectos sociales y solidarios (Revista Funeraria)

31 octubre, 2022

La Mención Especial del ‘Premi Amposta 2021′ ha recaído sobre el Proyecto Social de Remsa Memorial por su implicación en proyectos sociales y el patrocinio de diversas iniciativas de carácter deportivo y solidario. El jurado, compuesto por representantes de los medios de comunicación de la capital del Montsià, ha tenido en cuenta el historial de proyectos que en los que ha participado la compañía funeraria Remsa en Amposta y el conjunto de las Terres de l’Ebre durante el año pasado.

Diversas iniciativas sociales
A lo largo del 2021, Remsa ha patrocinado diversas iniciativas sociales. Entre ellas, el proyecto internacional de mentoría deportiva Arrela’t, que contribuye a la inclusión de jóvenes en situación de vulnerabilidad a través del deporte. También ha ayudado a la organización del Campus Winners de baloncesto femenino que durante ocho años acoge el Centre de Tecnificación de les Terres de l’Ebre de Amposta. De la misma manera ha dado un apoyo económico importante al proyecto Emma, que recoge fondos para la investigación del cáncer de mama en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa.

El jurado también ha tenido en cuenta que, desde hace unos años, Remsa organiza el festival solidario Amposta amb Cor, con el cual se consigue dar apoyo económico año tras año a diferentes proyectos de tipo social de las Terres de l’Ebre.

Agradecimiento por la implicación social
Durante la entrega de la mención del Premio Amposta 2021 el alcalde de la ciudad, Adam Tomás, aplaudió la voluntad de Remsa de “revertir en la sociedad una parte de sus beneficios como empresa. Si todas la empresas lo hicieran, tendríamos una sociedad mucho más rica”, añadió el edil.

Por su parte, el director general de Remsa Memorial, Fernando Muiño, agradeció el reconocimiento al ayuntamiento y al jurado. “Para Remsa es una obligación moral ayudar a los demás”. Muiño definió el Proyecto Social Remsa como “el alma de la empresa” y explicó que éste se concreta en “ayudar a los que más lo necesitan”. También en “reconocer a los que ayudan a estos colectivos y en dar un impulso al talento joven de las Terres de l’Ebre”, a través de las becas que recientemente ha otorgado Remsa entre una selección de 65 jóvenes.


Funespaña programa actos de recuerdo para Todos los Santos (Revista Funeraria)

31 octubre, 2022

De acuerdo con el compromiso que Funespaña tiene con las familias, este martes 1 de noviembre el Grupo realizará varios actos de recuerdo a lo largo del territorio español en memoria de quienes fallecieron. Con estos eventos “Todos Los Santos 2022”, Funespaña pretende dar un homenaje a las personas que ya no están, y recordar su memoria con los allegados.
Madrid acogerá gran número de actos y ceremonias
En el Parque cementerio de Leganés y el Cementerio Jardín de Alcalá de Henares se realizará un homenaje laico. Estará abierto a cualquier persona que quiera asistir. Los actos de Alcalá de Henares y de Leganés, un año más, se celebrarán al lado de sus esculturas “memorial”. Unas esculturas de un abrazo, que simbolizan el amor y el recuerdo eterno a las personas que nos han dejado.

En ambos lugares, con el fin de ayudar a las familias en su gestión del duelo, se regalará a los asistentes unas cintas de colores para colgar sus mensajes en un árbol destinado a ello. Además, para amenizar los actos, se interpretará música en directo.

En Alcalá de Henares, se contará con la presencia de Luis Marco, gerente de Cementerio Jardín como maestro de ceremonias; Ramón Llaona, director general de Funespaña en representación de Funespaña, y Javier Rodríguez Palacios, alcalde del Excelentísimo Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en representación del ayuntamiento.

En el acto de Leganés será Carlos Díaz, gerente del Tanatorio de Leganés el maestro de ceremonias; Cristina de Gregorio, directora de Marketing y Comunicación de Funespaña, en representación de Funespaña; Concepción Saugar, concejala de Salud, Consumo, Régimen Interior y Transparencia del Excelentísimo Ayuntamiento de Leganés, como representante del ayuntamiento del municipio.

Además de los actos laicos, en estos dos cementerios madrileños, se oficiará una misa previa a las 11h.

Otros actos
En la Comunidad de Madrid será donde mayor número de actos se lleven a cabo. Se celebrarán actos en Pozuelo, Boadilla del Monte, Húmera y Navalcarnero, además de los ya mencionado de Alcalá de Henares y Leganés.

Por su parte, en Cataluña contará con acciones en Tarragona y en L´Hospitalet de l’ Infant y Valdellós. En Tarragona será la s12:00h un acto homenaje en la plaza de las Cols, mientras que en L´Hospitalet de l’ Infant y Valdellós ofrecerán un concierto de música itinerante de 10h a 14h.

Asimismo, en Andalucía habrá en el centro de Andújar (Jaén) el día 2 de noviembre se celebrará una misa en la capilla del tanatorio Municipal a las 11:30h y las 16:30h, un acto religioso frente a la Cruz de las Ánimas.