Más del 89% de los ataúdes suministrados por Mémora en España son ecológicos (Europa Press)

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) –

Más del 89% de los ataúdes que el Grupo Mémora suministra en España son ecológicos para «respetar la biodiversidad y la conservación de los bosques», informa la compañía en un comunicado este viernes. Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebrará el domingo, la compañía ha explicado que en 2021 el 94% de la energía que consumió procedía de fuentes renovables, y que tiene 11 centros de «referencia» en gestión ambiental en España. También ha remarcado su alianza con la que contribuye a la reforestación en el marco del proyecto ‘In Arboriam’, y en 2021 plantó más de 16.000 árboles fruto de esta colaboración.
El consejero delegado de Grupo Mémora, Juan Jesús Domingo, ha afirmado que evitar el desperdicio de materias primas y reducir su consumo de energía es «la mejor forma de minimizar el impacto» de su actividad en el medio ambiente. «Nos sentimos llamados a desarrollar una labor de sensibilización y concienciación medioambiental allí donde tenemos presencia», y ha subrayado el objetivo de la compañía de promover altos estándares de sostenibilidad en el sector.


Hondarribia: La oposición critica la concesión de la licencia de actividad a Gabarrari (Noticias de Gipuzkoa)

ABOTSANITZ Y EL PSE CALIFICAN DE «IRRESPONSABILIDAD» LA CONCESIÓN TRAS LA ANULACIÓN DE LA LICENCIA DE OBRAS
– J.GUEZALA 05.06.2022 | 00:30

HONDARRIBIA – Los dos principales grupos de la oposición de Hondarribia, Abotsanitz y el PSE-EE, han criticado duramente esta semana la concesión, por parte del Gobierno municipal, de la licencia de actividad al tanatorio de la calle Gabarrari después de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco declarase nula la licencia de obra del edificio hace dos meses.

Ambos grupos coinciden en señalar que, tras la anulación del Plan General de Ordenación Urbana de Hondarribia, lo que actualmente está en vigor son las normas subsidiarias de 1997, que prohiben en Gabarrari cualquier actividad no realcionada con el sector marítimo o pesquero.

Por ello, desde Abotsanitz y el PSE han solicitado al Gobierno que de marcha atrás y anule la licencia de primera actividad al tanatorio. Los socialistas advierten además de que «cuanto más se avance en los trámites, más responsabilidad patrimonial tendrá el Ayuntamiento».

Aunque el Tribunal Supremo todavía podría dar luz verde a toda la operación, los socialistas lanzan una pregunta al Gobierno: «¿Qué pasa si el Supremo confirma la nulidad de la licencia de obras?».


Siro Santos: «nunca te acostumbras a ver los difuntos sin la emoción de conocer a la persona» (Hoy)

SIRO SANTOS CANDELARIO ACABA DE JUBILARSE COMO FUNERARIO Y CARPINTERO TRAS 45 AÑOS DE PROFESIÓN
«Antiguamente había que ir a medir a los difuntos y se realizaba la caja en madera de pino; se forraba de raso blanco por dentro poníamos virutas para acolchar la cama. Por fuera los ataúdes eran de paño negro con algunos adornos en metal y papel que se ponían en las esquinas; algún asa y centros de metal»
LUCIO POVESLunes, 6 junio 2022, 11:19

Siro Santos Candelario, acaba de cumplir hace unos días 65 años. Y se ha jubilado de su trabajo como gestor de Tanatorio Santos de Los Santos de Maimona. Siro está casado con Justa García Guillen «y tenemos dos hijos llamados María de 39 años y Siro de 35 años, soy abuelo de dos niños maravillosos, Hugo y Blanca». Nos dice para empezar esta entrevista con sabor a despedida pero también a la ilusión por hacer otras cosas. Tal vez en la jubilación Siro se nos convierta en un artista de la madera.

-¿Cuál es tu verdadera profesión?

Como yo digo, de profesión soy carpintero y de vocación funerario, mi experiencia de carpintero y funerario suma más de 45 años, trabajé de asalariado durante unos 5 años y los restantes como autónomo; monté la empresa de carpintería y funeraria Santos (CARFUSAN S.L.) hace 27 años y hace 15 años de la construcción del Tanatorio Santos.

Ahora toca relajarse y no estar pendiente del telefóno las 24 horas del día / LUCIO POVES
-¿Cómo era tu trabajo de joven y de qué manera hacías los ataúdes?

La causa de mi profesionalidad en carpintería y funeraria viene heredada de mi padre, que trabajaba en una carpintería donde también había una funeraria, de ahí que mis principios fuesen de muy joven. Antiguamente había que ir a medir a los difuntos y se realizaba la caja en madera de pino; se forraba de raso blanco por dentro poníamos virutas para acolchar la cama. Por fuera los ataúdes eran de paño negro con algunos adornos en metal y papel que se ponían en las esquinas; algún asa y centros de metal. Una vez terminado, se llevaba al domicilio del difunto para hacer el velatorio con algunas sillas plegables que acarreábamos en un carro de mano.

-¿Has pasado por momentos duros y dramáticos?

Tener una funeraria en un pueblo conlleva que nunca te acostumbras a ver los difuntos sin la emoción de conocer a la persona, unos más y otros menos. Pero siempre te toca recoger a personas que han sido tus amigos, vecinos y familiares, una situación bastante dura a la que no te acostumbras nunca.

-¿Qué sacrificios han supuesto para ti ser funerario?

Un servicio puede durar entre 24 y 36 horas, desde que se recibe la primera llamada del familiar o compañía de seguros, hasta que se da sepultura en el cementerio. En esas horas, hay muchos trámites que seguir, desde que empiezas con la recogida del DNI y el título del nicho, recoger el certificado médico, desplazarse hasta el domicilio particular o los hospitales para la recogida del difunto, traslado al tanatorio, preparación del cuerpo y de la documentación, llamar al párroco para la hora del entierro, gestionar las flores y el nicho en el ayuntamiento. Estas gestiones no tienen horario, hablamos que todo esto puede ser a las tres de la madrugada o de la tarde, un tiempo que se pasa también acompañando a las familias hasta la misa y el enterramiento final.

Hace unos años, Siro también estuvo realizando recogidas en los accidentes de tráfico y otras situaciones, como personas que fallecen solas y las encuentran tras varios días: «esto era mucho más desagradable, pero actualmente esta labor la realizan los furgones judiciales y nosotros vamos a recoger directamente al anatómico forense después de las autopsias». Comenta.

Un nuevo Tanatorio

El proyecto del tanatorio fue una idea que llevaba rondando por la cabeza de Siro hacía mucho tiempo, animado por amigos y familia

– ¿Cómo se materializó?

Realizamos un estudio de viabilidad con la ayuda de Fundación Maimona y un director amigo de una entidad bancaria; gracias a estas dos grandes ayudas y mi ímpetu personal, salió adelante el tanatorio de Los Santos de Maimona.

El tanatorio se inauguró el día el 13 de abril 2007 y a partir de entonces tuvo una gran aceptación por parte de la localidad y por parte de todos los vecinos que, desde el principio, aceptaron su lugar de ubicación como un local con todas las comodidades para velar a sus seres queridos y un equipo humano sensible y acogedor que facilita todo lo posible en esos duros momentos.

-¿Tienes continuidad como funerario en Los Santos?

Respecto al futuro del tanatorio estoy muy tranquilo, tengo la certeza de que mis hijos seguirán dando el mismo servicio que se ha dado hasta la actualidad, pues están muy preparados y familiarizados con este trabajo, en el que se ha criado. Ellos ya llevan unos años trabajando aquí conmigo y anteriormente han estado siempre echando una mano cuando se ha necesitado. Yo siempre he pensado que mi etapa tenía un tiempo determinado y ahora ha llegado el momento de dar paso al futuro. En cuanto a si realizaremos o no una ampliación de las instalaciones, de momento no hay nada en proyecto, puesto que actualmente se cubren todas las necesidades que requiere nuestro pueblo.

-¿Y a partir de ahora que va a pasar en la vida de Siro?

Mi etapa actual pasa por poder disfrutar de todas la horas del día, porque cuando estás al frente de un negocio como el mío es un servicio 24 horas y 365 días al año. Mi mayor gratificación será dejar de estar pendiente de un teléfono que puede sonar en cualquier momento del día o de la noche. Además, como soy bastante inquieto, quiero poner en marcha pequeños proyectos que, por falta de tiempo, tengo olvidados; caprichos de madera que me servirán de relax y ocio».

-¿Cuándo cuesta morirse?

El precio de un servicio completo de funeraria no es caro, piensa que morirse es una pena, dejas de existir y si lo haces de muy mayor, decimos que es ley de vida, pero hay que tener en cuenta que solo es una vez. Depende, si tienes compañía de seguros y llevas 50 años en ella, has pagado varios entierros; si no tienes seguro de deceso, tienes que pagarlo de una vez pero, por mi experiencia. sale mucho más barato».

-¿Qué papel juega un funerario en momentos tan delicados y de tanto dolor?

Muchas veces depende de si es una persona mayor (que normalmente es ley de vida) o es una persona joven (un accidente, una situación inesperada, etc.) Son dos casos muy diferentes a nivel familiar y de acompañamiento. De todos modos son momentos muy delicados y hay que ser muy sensible a las diferentes situaciones, en muchas ocasiones nos adentramos en papel del psicólogo.

-¿Existen cursos de formación para vosotros?

En estos años, hemos realizado formaciones de ayuda al familiar que, durante los años del Covid, nos han venido muy bien puesto que hemos tenido que realizar encaje de bolillos y convencer a muchos familiares para que asimilaran que las normativas sanitarias no permitían velar dentro del tanatorio al principio.

-¿Ha sido dura la pandemia?

Este tiempo de pandemia ha sido muy duro para las familias, algunas no se han podido ni despedir de sus seres queridos. De nuestra parte siempre hemos intentado hacerlo lo mejor posible pero las normativas sanitarias, en muchas ocasiones, han impedido que pudiéramos realizar nuestro servicio con normalidad; hay gente que lo han entendido pero otras no. En definitiva hay que tener mucho respeto y profesionalidad para tratar, facilitar y acompañar a todas las familias y amigos en estos duros momentos.

-¿Alguna curiosidad en tantos años de profesión?

Las anécdotas aquí son muchas pero se quedan para uno, este no es trabajo para contar anécdotas. Sí que en algunos momentos, con los nervios, alguien puede decir algo que te choque un poco. En una ocasión, fuimos a un pueblo cercano a recoger a un difunto que había fallecido de infarto y, estando en la casa, llegó la vecina preguntando qué pasaba; a esto que la señora del fallecido dijo: «nada mujer que este hombre mío se acostó a la siesta y estos hombres han tenido que venir a levantarlo.

-¿El secreto de un buen funerario?

Para este trabajo hay que tener en primer lugar mucha empatía y sensibilidad para tratar con los familiares y mucho respeto y cariño por los difuntos para poder prepararlos, darle su último adiós y que todo fluya como tiene que ser.


El TSJA revoca la nulidad de la licencia del tanatorio de Íllora (Hoy)

Da la razón al dueño de las instalaciones y al Ayuntamiento porque los vecinos, que se quejaban de las molestias de los velatorios, tardaron 20 años en iniciar acciones legales
YENALIA HUERTASGranada Martes, 7 junio 2022, 01:14

Palmavalen S. A., la empresa propietaria del tanatorio de Íllora, y el Ayuntamiento de este municipio han ganado la batalla judicial iniciada por un grupo de vecinos del pueblo contra la actividad del recinto. Una sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA) acaba de revocar la nulidad de la licencia de las instalaciones que declaró en 2019 un juzgado.

IDEAL ha tenido acceso a la resolución dictada por el alto tribunal andaluz, que estima los recursos que interpusieron la empresa propietaria del tanatorio y y el propio Consistorio contra aquel fallo, que fue dictado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Granada.

En su sentencia, fechada el 12 de mayo, el TSJA corrige al citado órgano y recuerda que los vecinos tardaron 20 años en solicitar la revisión de la licencia de actividad, que fue otorgada a fibnales de los años 90.

En este punto, resalta que era una actividad que se ejercía de forma totalmente pública, por lo que era conocida por los vecinos, que pudieron ejercitar las acciones legales oportunas «con evidente mayor antelación» y no lo hicieron.

La primera actuación formal de los afectados no se produjo hasta 2012 y consistió en solicitar un informe urbanístico en relación con la finca donde se ubica la actividad del tanatorio. «Ninguna actividad adicional siguió a dicha solicitud hasta que, finalmente, se formuló la presente solicitud de revisión de oficio cinco años después, y, se insiste, habiendo transcurrido 20 años desde el otorgamiento de la licencia», subraya el fallo.

Por eso, para el alto tribunal, «el amplio transcurso del tiempo desde la concesión de la licencia, el innegable conocimiento por parte de los vecinos del ejercicio de dicha actividad y las posibilidades reales de reaccionar frente a la misma en un momento muy anterior, deben conducir (…) a otorgar prioridad al principio de seguridad jurídica». Por eso revoca la nulidad en favor de la empresa titular de las instalaciones.

El empresario
El dueño del tanatorio, Francisco Palma, mostró este lunes a IDEAL su satisfacción por el giro que ha dado el caso. «Es una actividad normal y me parecía injusto que se expropiara así porque sí una licencia después de 20 años», expresa, para recalcar que «se ha hecho justicia». Según el empresario, el fallo ahora revocado no llegó a ejecutarse y el tanatorio ha seguido funcionando con normalidad. En Íllora, según detalla, actualmente solo existe ese recinto para velar a los difuntos, puesto que «hay otro tanatorio municipal pero no está abierto».

Los vecinos se quejaban de ruidos porque las personas que acuden a velar a sus seres queridos salen a la calle, pero lo mismo sucede, como recalca Palma, cuando la gente sale de un bar.

En 1997
La licencia del tanatorio fue otorgada inicialmente el 4 de febrero del año 1997 a un tercero, y fue transmitida en 2001 a su actual propietaria, Palmavalen, que se quejaba en su recurso de que no había sido emplazada debidamente en el proceso judicial, generándole una evidente indefensión.

Fue el 31 de julio de 2017 cuando los vecinos afectados instaron la nulidad de la licencia de actividad y apertura del tanatorio, que se halla en la calle Avenate de Íllora. Los demandantes se quejaban de las molestias y perjuicios que les generaba la actividad del recinto, que está instalado en una zona residencial, con calificación urbanística de edificación residencial manzana cerrada.

Los vecinos alegaban que los ruidos procedentes de los velatorios estaban afectando a su salud. Aportaron incluso fotos de la vía y una grabación para mostrar al juez las situaciones que debían soportar cada vez que había un deceso.

Para los afectados, el otorgamiento de la licencia no fue legal «por cuanto vulneró el planeamiento urbanístico del municipio y la normativa específica de policía sanitaria mortuoria». En este punto, sostenían que la normativa urbanística del municipio «debió haber previsto de forma expresa una ubicación coherente con la ordenación urbanística para las instalaciones del tanatorio»,

El juzgado les dio la razón al entender que eran más dignos de protección los intereses y los derechos de los vecinos a su intimidad personal y familiar que el derecho del titular de la actividad de tanatorio. Y por eso declaró nula la licencia y decretó el cierre o clausura de dicha actividad. Pero ahora, el TSJA ha dado la vuelta al caso.

Supremo
El despacho que defiende los intereses de los vecinos afectados, HispaColex, ha anunciado ya que recurrirá ante el Tribunal Supremo (TS) y está convencido de que su recurso prosperará, pues hasta ahora la justicia le ha dado la razón en otros cuatro casos anteriores (tanatorios de Castril, La Malahá, Caniles y Alomartes). Según las fuentes consultadas de este bufete jurídico, incluso el TS ya ha sentado jurisprudencia sobre la ubicación de los tanatorios en una sentencia dictada el pasado mes de enero que obligaba a cerrar el tanatorio de Castril.


El XXII Concurso de Tanatocuentos de Adiós Cultural ya tiene ganador (Revista Funeraria)

7 junio, 2022

El escritor Miguel Ángel Carmona del Barco con el cuento ‘Distintas clases de oraciones’ ha resultado ganador de la XXII edición del Concurso de Tanatocuentos que organiza la revista Adiós Cultural y patrocina Funespaña con un premio de 1.500 euros. El fallo del jurado se produjo durante una reunión celebrada el pasado 31 de mayo. Como finalista, el jurado, eligió el cuento ‘Lo que hubiera hecho Pedro’, de Antonio Hermógenes Ortega Pomet, de Granada.
“Este relato lo escribí en un tiempo en que la muerte de algunas personas cercanas me puso en contacto, por primera vez, con los ritos y los símbolos que la rodean. En mí, chocaban el escepticismo con el que observaba el teatro que todo rito es, con la experiencia sanadora que, innegablemente, suponían para mí y para quienes me rodeaban. Berta, la protagonista, vive en esa lucha entre el descreimiento, entre la crítica, incluso, al rito y la necesidad que de él tiene. Pero Berta no encuentra su lugar en el rito convencional. Necesita expresar su dolor a través de su propio lenguaje, con sus propias normas. Es ahí donde encuentra un maravilloso compañero en el abuelo de Juan que, después de haber recorrido un camino vital muy largo, parece haber llegado al mismo punto en el que se encuentra Berta”, explica Carmona.

Sobre Miguel Ángel Carmona del Barco
El autor de “Distintas clases de oraciones”, Miguel Ángel Carmona del Barco (Monesterio, Badajoz 1979) debutó en la narrativa con Manual de autoayuda (Salto de Página, 2016), obra finalista en el Premio Setenil, al mejor libro de relatos publicado en España ese año. También en el ámbito del relato, ha sido galardonado con el XXVIII Premio de Narrativa Camilo José Cela. Ganador XXIV Premio de Novela Ciudad de Badajoz (2020), con ‘Alegría. Con su primera novela, `’Kuebiko’, ha obtenido el XXXV Premio Vicente Blasco Ibáñez de narrativa en 2017. Es director del Centro de Estudios Literarios Antonio Román Díez (CELARD), donde imparte talleres de escritura y coordina programas de fomento de la lectura, como el Club de Lectura Viva. Es colaborador habitual en Canal Extremadura Radio y en medios digitales especializados en literatura.

Jurado del concurso
El jurado de la XXI edición del Concurso de Tanatocuentos ha estado compuesto este año presidido por Pilar García Moutón, profesora de investigación del CSIC especialista en dialectología y geografía lingüística y, desde 2015, miembro correspondiente de la RAE; Emiliano Cascos, redactor jefe de La Razón; Nieves Concostrina, redactora jefa de Adiós Cultural y escritora; Roberto Villar, escritor y guionista; Carlos Santos, periodista y escritor; Javier Fonseca, escritor y profesor en la Escuela de Escritores y la coordinadora de Adiós Cultural (que además hizo las funciones de secretaria del jurado), Isabel Montes.

Cuento inteligente, discreto y divertido
El cuento ganador para Javier Fonseca es “bellísimo con una historia llena de imágenes hermosas y potentes. Hay emoción en cada línea sin excesos. La voz de la narradora protagonista es muy coherente con su rol de personaje. Sabe dosificar la información y la muestra poco a poco para mantener la atención. Los secundarios están muy bien definidos con muy pocos rasgos”.

Para otro miembro del jurado, el escrito y guionista, Roberto Villar, “Es un cuento inteligente, discreto, divertido y serenamente entrañable. Nos habla sutilmente de amor, amistad, relaciones intergeneracionales y bellos ritos funerarios. Una joven, con amorosa discreción, pretende leer su novela, recientemente escrita y publicada, al que fuera su novio fugaz. Ahora, el impulsor en vida de las páginas que la joven ha escrito está dispuesto a “escuchar” a su ex tumbado en el ataúd durante sus últimos instantes de estancia en la Tierra. Este planteamiento nos sumerge en una historia con múltiples facetas, engarzadas muy hábilmente sin abandonar nunca un sano aire de despreocupación, de falta de énfasis, que convierten a este relato en una valiosa aportación al género que la revista Adiós Cultural ha tenido la fortuna de poder apreciar y premiar”.


El tanatorio de Jerez incorpora la primera sala inmersiva de Andalucía para tener «despedidas únicas» (La Voz del Sur)

Grupo Albia explica que, mediante un sistema de proyección envolvente, se reproducen vídeos que crean una atmósfera íntima, personalizada e inmersiva
LAVOZDELSUR.ES
8 de junio de 2022 (12:31 CET)<
Grupo Albia, empresa de referencia en el sector funerario nacional, mantiene su compromiso con la innovación mediante la implementación de tecnología inmersiva en las salas de despedida de sus tanatorios, adaptando estos espacios para facilitar el último adiós de la forma más acogedora y cercana. En esta ocasión, el proyecto se ha llevado a cabo en el tanatorio-crematorio de Jerez, convirtiéndose así en el primero de Andalucía en ofrecer a las familias un espacio de serenidad en un momento tan delicado como la despedida de un ser querido.

La técnica consiste en la proyección en alta definición de imágenes con distintas temáticas —el mar, el bosque, la montaña y el universo—. El sistema de tecnología inmersiva dispone de un control remoto que permite programar el encendido y apagado de los proyectores y la intensidad de la luz, así como la activación de las diferentes temáticas de contenidos.

La experiencia inmersiva, diseñada para aportar confort, calma y serenidad, aterriza en el municipio jerezano como un servicio único e innovador. La iniciativa busca ofrecer una despedida digna, cercana y sincera y, para ello, Grupo Albia cuenta con su propio departamento de Atención Emocional, el cual ubica a las familias en el centro de su propuesta de valor y trabaja, en todo momento, en el desarrollo de nuevas acciones que permitan garantizar, en la medida de lo posible, su bienestar y cuidado.

“Asistir a la cremación de un ser querido supone poder acompañarle y ofrecerle un último adiós cariñoso y cercano; favorece el inicio del proceso de duelo y la asimilación de la pérdida. Para que este momento sea todavía más personal, hemos diseñado un espacio de estimulación visual y auditiva que evoca toda una experiencia inmersiva cargada de sensaciones y significado para los familiares.”, ha asegurado Marian Carvajal, responsable de Atención Emocional de Grupo Albia.

En mayo de 2021, Grupo Albia instaló esta tecnología en su tanatorio-crematorio de A Coruña, donde, tras compartir, con las familias, las impresiones y sensaciones vividas durante la despedida, —la compañía— ha podido constatar el gran impacto positivo y la eficacia del proyecto. Mediante el desarrollo de esta iniciativa, Albia refuerza su compromiso con la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan ofrecer la mejor despedida posible.

Juan Rodríguez, CEO del Grupo Albia, ha destacado que, “en Albia sabemos que la despedida de un familiar es un momento complicado y con un alto componente emocional. Por ello, creemos fundamental apostar por servicios con tecnología innovadora que faciliten a las familias realizar despedidas únicas y personalizadas. Con el avance de este proyecto, seguimos ofreciendo una gestión integral en todos nuestros centros que abarca desde la parte más técnica hasta la más emocional”.

Albia, perteneciente al Grupo Santalucía, es un grupo empresarial de referencia a nivel nacional dedicado a la organización, gestión y realización integral y personalizada de servicios funerarios. En la actualidad, el grupo gestiona 253 centros funerarios, 122 tanatorios, 34 crematorios, 20 cementerios en todo el país y una flota superior a los 500 vehículos propios. Además, gestiona 4 empresas de arte floral y una fábrica de transformación de mármol.  A cierre de 2018, suma una plantilla próxima a los 1.300 profesionales que realizaron más de 70.000 servicios funerarios. Más de 7 millones de personas utilizan sus instalaciones al año.