Titulares

Funeraria Gijonesa: Desde el año 1874, comprometidos con la sociedad asturiana (La Nueva España)

“Un servicio funerario no es un adiós, es un gracias”, suscriben desde Funeraria Gijonesa, donde expertos cualificados ofrecen un trato personalizado
E. G. C. 31.10.2019 | 20:47
Funeraria Gijonesa: Desde el año 1874, comprometidos con la sociedad asturiana

Campañas de comunicación como la puesta en marcha por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) ayudan a normalizar un momento que inevitablemente llegará como es el de decir adiós. En el instante en que perdemos a un ser querido entran en escena los profesionales de los servicios funerarios. Por ley, son los máximos responsables de la custodia del difunto, encargándose de coordinar y resolver la importante carga legal y administrativa que conlleva un momento emocional tan delicado. Es un terreno complicado y desconocido que no conviene dejar al azar ni delegar en manos poco experimentadas.

Confiar en una empresa de reconocido prestigio y trayectoria como Funeraria Gijonesa aporta seguridad, tranquilidad y confianza a familiares y usuarios. La estricta formación y dilatada experiencia de sus profesionales les permite saber desenvolverse en situaciones que por su naturaleza pueden ser complicadas. Preparar, vivir y compartir el protocolo funerario como un gracias por todo lo que esa persona nos ha dado es una manera sana y aceptable para iniciar un duelo saludable.

Pequeños detalles que suponen grandes resultados. Sus profesionales hacen hincapié en la necesidad de hablar de la muerte con naturalidad, pues se trata de algo que forma parte de la vida. Y lo hace, a veces, de manera inesperada, sin “respetar” el ciclo natural de la vida que, por ejemplo, debería hacer, según la mentalidad imperante, que primero abandonasen este mundo las personas de mayor edad.

Cada familia es única
No hay dos familias iguales, ni dos servicios iguales, por eso pequeños detalles suponen grandes resultados. Funeraria Gijonesa ofrece servicios personalizados en base a unos mínimos legales que hay que cumplir y que conocen y gestionan diariamente, guiando y acompañando a las familias durante todo el proceso. Forman un equipo de alto rendimiento perfectamente cualificado y con formación específica en distintas áreas como psicología, emergencias, comunicación, preparación de eventos, relaciones sociales y protocolo.

Tipos de ceremonias de despedida hay muchas. Un servicio funerario puede ser laico o religioso, con actos concurridos o ceremonias más íntimas, puede prevalecer la máxima sencillez o los grandes gestos de homenaje, todo depende del sentimiento y la expresividad que decida aportar cada persona en cada momento. Una ceremonia de este tipo no deja de ser un reconocimiento a una vida. Escuchar a cada familia, identificar sus necesidades concretas y ayudar a cumplir con sus deseos o los de su ser querido todo forma parte de la personalización. Ejemplos como la elección de flores o fotos, elegir una canción determinada, disponer de una sala más grande y con unas características concretas, los agradecimientos personalizados o iniciar los procesos relacionados con el legado del fallecido.

Una gran responsabilidad

Funeraria Gijonesa aboga por la extrema profesionalidad de todos y cada uno de sus trabajadores, la estabilidad laboral, beneficios sociales, ambiente familiar y la formación continua como pilares que garantizan la calidad, en clave humana, de sus servicios.

La importancia de su función hace que tengan incluso un manual propio de buenas prácticas y cumplan decálogo (Panasef) con el que guiarse para trabajar éticamente y establecer una serie de parámetros de fácil comprensión para las familias. A efectos de este código los servicios funerarios engloban las actividades relacionadas con la prestación de servicios funerarios y, en general, todo el resto de servicios del sector en base a la normativa y los usos o costumbres que se estilen en cada lugar.


El 70% de españoles desconoce qué es exactamente un servicio funerario, según la patronal del sector PANASEF (La Vanguardia)

La Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF) estima que el 70% de la población, 2 de cada 3 ciudadanos, desconoce qué es exactamente un servicio funerario y lo simplifica a un servicio para “dar sepultura a los fallecidos”.

REDACCIÓN
31/10/2019 11:38
MADRID, 31 (EUROPA PRESS) La Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF) estima que el 70% de la población, 2 de cada 3 ciudadanos, desconoce qué es exactamente un servicio funerario y lo simplifica a un servicio para “dar sepultura a los fallecidos”. Además, señala que el 20% de los ciudadanos sólo reconoce entre uno y tres servicios y el 10% lo define como “todos los servicios o productos necesarios desde que una persona fallece hasta que es enterrada”, pero sin especificarlos. Por ello, PANASEF ha puesto en marcha una campaña para dar a conocer el sector a la sociedad. “Existe un gran desconocimiento por parte de las familias de lo que es un servicio funerario”, ha precisado el presidente de PANASEF, Juan Vicente Sánchez-Araña. Actualmente, un servicio funerario lo componen más de 20 servicios o productos que solo un profesional funerario capacitado puede realizar en un plazo máximo de 24 horas. Son llevados a cabo por 9 agentes económicos diferentes aunque es la empresa funeraria quien se encarga de su coordinación y gestión. Así, PANASEF explica que el 51,5% del coste de la factura funeraria corresponde a las empresas de servicios funerarios mientras que el 17% corresponde a los impuestos, el 16,5% al destino final (cementerio y cremación) y el 15% a los servicios complementarios (iglesia, tasas, coronas, lápidas y esquelas). “Las familias no son conscientes de que en el coste que abonan por un servicio funerario van incluidos una serie de servicios que no corresponden directamente a las empresas de servicios funerarios. Es nuestra labor ayudar a las familias que se encuentran en un momento muy delicado y por ello, nos encargamos de cuestiones como el pago de las tasas, la contratación de esquelas, que no son actividades propiamente de nuestra actividad”, ha añadido Juan Vicente Sánchez-Araña. En una de las piezas audiovisuales de la campaña de PANASEF, el sociólogo Amando de Miguel y el catedrático de arqueología, Desiderio Vaquerizo, dialogan sobre cómo en la época romana ya existían los servicios funerarios, tal y como existen ahora. Según cálculos oficiales, en España operan unas 1.300 empresas de servicios funerarios, que emplean a 11.510 trabajadores y tienen una facturación global de unos 1.530 millones de euros.


Áltima presenta féretros ecológicos personalizables y panteones integrados en la vegetación (La Vanguardia)

La empresa funeraria Áltima ha presentado este año ataúdes de madera sin elementos contaminantes con la posibilidad de imprimir grandes imágenes en la tapa con tinta no contaminante, con imágenes religiosas o laicas, tales como San Jorge, el mar Mediterráneo, el Tibidabo, un paisaje de viñedos o un ángel.

REDACCIÓN
31/10/2019 10:18
BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS) La empresa funeraria Áltima ha presentado este año ataúdes de madera sin elementos contaminantes con la posibilidad de imprimir grandes imágenes en la tapa con tinta no contaminante, con imágenes religiosas o laicas, tales como San Jorge, el mar Mediterráneo, el Tibidabo, un paisaje de viñedos o un ángel. La iniciativa ya está en marcha en el Tanatorio Ronda de Dalt de Barcelona y se espera que las cajas se distribuyan en el resto de centros del grupo en los próximos meses, con posibles nuevas temáticas de imágenes, según un comunicado de Áltima. La otra novedad son los Panteones del bosque proyectados en El Cementerio de Roques Blanques, en El Papiol (Barcelona): son unas sepulturas cubiertas de vegetación en la superficie, integradas plenamente en la naturaleza. Los han diseñado Batlle i Roig Arquitectes –que ya proyectaron Roques Blanques hace 35 años– y están pensados para ir soterrados, a medio metro por debajo del prado conocido como Camino del bosque. Cada panteón tendrá una parcela independiente cubierta de vegetación arbustiva, una pequeña piedra vertical para grabar el nombre del difunto y un banco de piedra natural. Este año, Roques Blanques dará una planta natural a los usuarios que lleven las flores artificiales viejas, para reducir el residuo plástico en los cementerios y favorecer el compostaje a partir de la flor natural; y también para las familias ha editado, en su 35 aniversario, un libro sobre este espacio: la flora y fauna, y los proyectos para preservar los murciélagos y las mariposas. El director de Servicios Funerarios de Áltima, Josep Ventura, ha destacado que hace más de 10 años ya plantearon el Bosque de la calma, que compraron los primeros vehículos eléctricos –quieren que toda su flota sea así a medio plazo– y que “desde hace tres años” miden su huella de carbono. MÁS

INCINERACIONES La incineración ya ronda el 52% de servicios de Áltima el último año –más del 45% en Catalunya, y al alza también en áreas no muy pobladas–, y la empresa ha estrenado este año un horno crematorio en el tanatorio de Terrassa (Barcelona). Prevén poner en marcha este año el Tanatorio del Litoral, en Sant Adrià de Besòs (Barcelona), que gestionará con PFB-Serveis Funeraris y que dispondrá también de servicio de incineración y de un jardín para inhumar cenizas. El 80% de usuarios de la compañía opta por ataúdes ecológicos; el 40% de urnas ya son biodegradables; el 19% elige actos laicos y poco más del 80% son celebraciones religiosas, mayoritariamente católicas.


Serfunle mantiene vivo el cementerio de León para que el recuerdo de los nuestros no caiga en el olvido (ileon.com)

Además de la festividad de Todos los Santos, los servicios funerarios y crematorios de León se esfuerzan en mantener activo el camposanto de Puente Castro con acciones a lo largo del año como ‘Un día para el recuerdo’, ‘Rutas culturales’ y  conferencias sobre testamentaria y testamentos vitales, que ofrecen cercanía y consuelo.

M.C. | 31/10/2019 – 10:00h.

Este viernes, con motivo de la festividad de Todos los Santos, el cementerio municipal de León se llenará de flores y familiares que quieren visitar el lugar donde descansan sus seres queridos. Pero la apuesta de Serfunle, empresa encargada de los servicios funerarios y crematorios de León y alfoz, va mucho más allá, proyectando un recuerdo permanente a lo largo del calendario. Bajo una iniciativa de ‘cementerios vivos’ y con el propósito de mantener  una cercanía entre el camposanto de Puente Castro y la ciudadanía leonesa, Serfunle organiza  acciones que implican a todo aquel que quiere conocer más acerca de la historia de la ciudad, con iniciativas como ‘Un día para el recuerdo’, ‘Rutas culturales’ y  conferencias sobre testamentaria y testamentos vitales que aportan una mayor información de temas que, a veces, son bastante desconocidos.

Un día para el recuerdo

Un paso hacia adelante en el duelo. Con la intención de conectar con los recuerdos para poder despedirse de las personas que ya no nos acompañan, Serfunle dedica ‘Un día para el recuerdo’ para preservar la memoria de nuestros seres queridos. Se trata, en definitiva, de un día para compartir un pensamiento con nuestra familia, pero también un día de felicidad, porque siempre estará vivo en nosotros aquel que ya no está.

Con la idea de que “lo que se recuerda sigue vivo, solo muere lo que se olvida”, el cementerio municipal de León celebró esta jornada en la que los familiares dejaron un mensaje a los suyos, acompañados de música clásica en directo.

‘Rutas Culturales’, un paseo por la memoria de León

Con un rotundo éxito de convocatoria, las ‘Rutas culturales’ del Cementerio de León difunden el patrimonio artístico, cultural y paisajístico de este recinto funerario de manera original.

Trece paradas mediante las que se dan a conocer en detalle el panteón del Cabildo de San Isidoro, los enterramientos de Las Hijas de la Caridad, el nicho del primer alcalde republicano Miguel Castaño, el panteón referente a la minería, las tumbas de los fallecidos en el accidente ferroviario de Torre del Bierzo, y el panteón de la Condesa de Sagasta, entre otras unidades de enterramiento curiosas e importantes para la historia de León por algún motivo.

Conferencias sobre testamentaría y testamentos vitales

Dentro de sus iniciativas, Serfunle también ha organizado conferencias sobre testamentaría y testamentos vitales, en las que los ponentes tratan de clarificar la importancia de testar y sus beneficios. Estas charlas también sirven para explicar con detalle los trámites y los costes a realizar tras el fallecimiento de un familiar y en qué consiste un testamento vital, los trámites para realizarlo y las ventajas a la hora de afrontar el fallecimiento de un familiar.


Un conjunto fúnebre de Lego para niños se convierte en un éxito en Viena (La Vanguardia)

REDACCIÓN
31/10/2019 11:07
Wanda Rudich
Viena, 31 oct (EFE).- Familiarizar a los pequeños con el tema de la muerte. Ese es el objetivo de un horno crematorio, un cadáver y una familia de luto en miniatura. Forman parte de un exclusivo conjunto de Lego que en pocos meses se ha convertido en un éxito de ventas.

Lo que puede parecer extraño a primera vista es presentado por el Museo Funerario de Bestattung Wien, las empresa pública de Pompas Fúnebres de Viena, como algo serio, creado tras consultas con asociaciones de psicólogos.

“Muchos padres se dirigen a nosotros cuando muere un ser querido. Nos preguntan cuál es la mejor manera de explicarlo a sus hijos pequeños”, explica a Efe Cornelia Fassl, portavoz de la empresa funeraria municipal.

Los psicólogos resaltan la importancia de explicar a los niños de la forma más apropiada, según su edad, lo qué ha pasado con el abuelo, familiar o amigo cuya pérdida tienen que afrontar, y que puedan así encarar la situación sin miedo, como algo normal.

De ahí surgió la idea de crear una serie de juguetes, sobre todo para aquellos en edad preescolar.

Fue encargada a una empresa local que puede usar oficialmente componentes de Lego y que ahora fabrica estas piezas exclusivamente para el Museo Fúnebre, situado en el Cementerio Central de Viena, desde donde se venden ya en todo el mundo.

DE TUMBA A CREMATORIO

La oferta incluye una unidad de camposanto con tumba, lápida, ataúd, excavadora y personal funerario, mientras que otro set consta de un horno crematorio y un féretro que se puede introducir en él.

En el juego, a la despedida de un ser querido puede asistir una pequeña “familia desconsolada”, que consta de pequeñas figuras: un padre, una madre, un hijo y un fallecido en forma de esqueleto.

Se suman a otros productos de componentes Lego creados hace un par de años para coleccionistas, como el modelo de un tranvía histórico que llevaba cadáveres al Cementerio Central de Viena en la época de entreguerras, así como el de una carroza, una camioneta y un coche fúnebres.

Los precios de las piezas oscilan entre 7,90 euros para una figurita, y 112,90 euros que cuesta el tranvía histórico, para armar con 350 “ladrillos”.

BUENA IDEA, SEGÚN PSICÓLOGOS

“Lo hablamos con la asociación de psicólogos, que dijeron que era una buena idea. Muchos psicólogos los han comprado”, dice Fassl, y añade que “también se han vendido en escuelas y guarderías”.

La Asociación de Viena para Psicoterapia desaconseja guardar silencio frente a los niños cuando muere un ser querido en la familia.

Según explicó ya en la presentación al público del nuevo juguete, el silencio hace que se forme una especie de tabú que genera “miedos e inseguridades. El pequeño siente que algo anda mal y se queda solo con esa sensación”.

Por el contrario, necesitan que se les hable de los sucedido, en lo posible “con un lenguaje simple y claro”, adaptado a la edad correspondiente, y en este proceso los juguetes pueden ser una gran ayuda, dado que “los niños afrontan mejor sus sentimientos a través del juego”.

PERO SOLO CON ACOMPAÑAMIENTO ADECUADO

Eso sí, los Legos fúnebres no deberían ser entregados a los más jóvenes sin las explicaciones correspondientes de adultos.

“Fueron pensados para la ‘vía psicológica’, para que los niños aprendan jugando lo que pasa en un crematorio, lo que pasa en una tumba. No fueron ideados como regalo de Navidad o cumpleaños para un pequeño. El kit está ideado sobre todo para psicólogos o educadores”, advierte la portavoz.

Explica que “en cada Kindergarten (jardín de infancia) pasa alguna vez que muere alguien, un familiar de un niño, y entonces se explica a todo el grupo lo que ha pasado”.

“De ninguna manera se puede dar a los niños sin acompañamiento de personas mayores. Lo ideal es que se haga de forma profesional, teniendo en cuenta lo que puede entender bien un niño según su edad”, añade.

ÉXITO DE VENTAS

Aunque es aún prematuro para manejar cifras, según Fassl, las piezas para los pequeños son todo un éxito que traspasa las fronteras de Austria.

Además de las diversas entidades de educación y atención psicológica de niños, también la han adquirido muchos padres para sus hijos, así como adultos coleccionistas, sea de productos Lego como de objetos relacionados con las pompas fúnebres en general.

“Cada día nos llegan encargos”, asegura la portavoz, tras explicar que se han vendido ejemplares a diversos países, como Estados Unidos, Malasia, España o Australia.EFE


Cómo gestionar la muerte con los niños: hagámosles partícipes de los ritos y evitemos los “está en un lugar mejor” (Eldiario.es)

Las psicólogas inciden en que la participación en este tipo de ritos depende de la madurez del niño, pero a partir de primaria pueden comprenderlos y ser positivos
“Aislando a los niños de un proceso natural los hacemos más vulnerables”, dice la psicóloga infantil Ainhoa Plata, aunque aboga por replantearse los rituales “y que cada familia decida”
Para comunicarlo, recomiendan evitar metáforas: “Si no se habla de religión en casa, decir ‘que el abuelo se ha ido al cielo’ va a confundirles, ¿qué hace ahí? ¿qué es eso?”

Belén Remacha
31/10/2019 – 23:02h

Es una escena habitual, al menos en la España urbana: en los entierros solo suelen participar adultos. Se sustenta con algunos datos, como los del ‘Estudio de investigación sobre el duelo infantil’, llevado a cabo por el servicio de Funerarias Albia, que concluye que solo uno de cada cuatro niños y adolescentes participan en actos de despedida a familiares, y el porcentaje es casi nulo si nos referimos a menores de 8 años. “Tradicionalmente, se ha solido aislar a los niños de estos procesos para protegerlos, pero con esta sobreprotección lo que se ha conseguido ha sido convertirlos en adultos con falta de herramientas”, resume la psicóloga infantil Ainhoa Plata. “Aislando a los niños de un proceso natural, aunque doloroso, los estamos haciendo vulnerables en el futuro ante las pérdidas que irán experimentando”.

Pero entonces, ¿a partir de cuándo es adecuado llevar a un niño a un funeral? Las psicólogas coinciden en que no hay una edad específica, sino un nivel de madurez que depende de cada menor. Aunque antes de la Primaria sí puede ser, por lo general, pronto, “ya no por el acto en sí, sino porque lo que va a ver es desagradable, gente llorando… no van a entender la situación”, indica la también psicóloga Mónica Blasco. Luego hay un periodo, entre los 6 y 9 años, en los que depende de cada menor, pero “en los últimos años de primaria y la adolescencia desde luego les va a venir bien para la aceptación”. Sobre todo, apuntan la idea de que no tiene que ser un “todo o nada” a la hora de ser parte de los rituales o compartir el dolor: “Pueden ir un ratito al tanatorio, solo al funeral… lo que cada familia vea”, sigue Blasco.

El abuelo no “está dormido”
Ainhoa Plata clasifica así el duelo según la etapa de la infancia: “Antes de los 5 años todavía no comprenden que la muerte es algo irreversible. No es raro que tras comunicarlo sigan preguntando si la persona (o animal) va a volver. Hay que ir trabajándolo conforme vayan adquiriendo de forma natural la noción del tiempo. Entre los 5 y 8 años comienzan a entender que es algo definitivo, pero aún no lo asocian como algo que les pueda suceder a ellos. Aquí ya es importante no aislarlos de los procesos de duelo y de despedida, es recomendable hacerles partícipes. A partir de los 9 años comprenden que la muerte no solo es irreversible, sino también universal. Es normal que aparezcan dudas, miedos y que hagan preguntas incómodas a los adultos, que no hay que esquivar”.

Antes del proceso de asimilación hay otro momento delicado: ¿cómo se comunica? En primer lugar, dice Mónica Blasco, es importante no postergar la noticia, porque se va a dar cuenta igual. “Los niños no son tontos y saben que algo pasa. Es como cuando se intenta ocultar un divorcio, que también es una forma de duelo. Ellos se preguntan ¿y por qué mis padres llevan un mes sin dormir juntos?”. Así que hay que hacerlo “de manera tranquila, una persona muy cercana y en el contexto adecuado; en casa, por ejemplo, no en un parque”. En síntesis, que todos los elementos les transmitan “protección”.

Y una vez conseguido ese ambiente “no hacen falta detalles escabrosos ni un powerpoint, pero sí decirles las cosas como son. Y dejarse guiar por la propia madurez del niño: si hace diez preguntas, es que está preparado para escuchar esas diez respuestas. Prestando especial atención si el niño es introvertido y creemos que tiene inquietudes que no se atreve a expresar”. Hablar las cosas claras significa también “evitar metáforas”: “Si en casa está presente la religión bien, pero si nunca se ha hablado de Dios no le podemos decir de repente ‘que el abuelo se ha ido al cielo’, les va a crear más confusión: ¿qué hace ahí? ¿qué es eso? Tampoco es bueno un ‘se ha ido a un sitio mejor’: ¿dónde? ¿y por qué no me ha llevado a mí? Ni un ‘se ha dormido’, porque entonces, ¿y por qué no está en la cama?”.

Cómo gestionar una muerte traumática
Además de la edad y madurez del niño o niña, tampoco es lo mismo el tipo de fallecimiento: un accidente de coche frente a una enfermedad larga, un anciano o un niño. “Hay muertes que generan una fase de negación o de shock que son más complicadas de gestionar, exactamente como nos pasa a los adultos”, responde a eso Mónica Blasco. Una situación complicada también puede amplificar un posible miedo a morir, común a muchos niños. Pero todo es “normal y adaptativo. Se explica, si es el caso, que ha sido un accidente y que estamos ahí para protegerles. Tendemos a hacer creer que solo mueren personas mayores y cuando ocurre algo así es aún difícil de entender para un niño. En esos casos hay que dejarles claro que no están solos, y trabajarlo y hablarlo mucho”.

También están de acuerdo las psicólogas en que tantas vueltas sobre el asunto tienen mucho que ver con que la muerte, en occidente y sobre todo en zonas urbanas, sigue teniendo componentes tabú. Pero, según relata Carmen Herrera desde el Centro Psicológico de Canarias (CEPISCAN), que cuenta con una unidad específica de duelo en la infancia y adolescencia, algo está cambiando en los últimos tiempos: “Se nota que hay un incremento de consultas acerca de los procesos de duelo. Las familias lo afrontan de otra manera, le dan importancia a hablarlo y a obtener recursos y herramientas”.

“Sobre todo acuden a terapia cuando observan cambios de comportamiento, cuando el niño empieza a estar más callado, por ejemplo. Si un niño no pregunta, no habla, no llora… seguramente no lo está gestionando bien y necesita ayuda. Ocurre en fallecimientos pero también en otros tipos de crisis, como momentos de enfermedad o separaciones”, continúa Herrera.

Como manera de ejecutar ese cambio de mentalidad, Ainhoa Plata llama a replantearse los rituales y “las formas culturales impuestas” para despedirse de un ser querido, “que conllevan un procedimiento determinado y unos tiempos determinados”. “En mi opinión, esto es algo muy negativo para un proceso de duelo. Cada persona o unidad familiar debería poder sentirse libre de elegir qué tiene sentido para ellos y qué no. Así que, para los niños, exactamente lo mismo”.

 


La incineración es la opción elegida en el 41,2% de los fallecimientos y aumentará hasta un 60% en 2025, según el sector (La Vanguardia)

La incineración fue la opción elegida en el 41,2% de los fallecimientos en el año 2018, según datos provisionales de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), que estima que este porcentaje aumente hasta un 60% en 2025, superando a las inhumaciones.

REDACCIÓN
31/10/2019 17:18
MADRID/ROMA, 31 (EUROPA PRESS) La incineración fue la opción elegida en el 41,2% de los fallecimientos en el año 2018, según datos provisionales de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), que estima que este porcentaje aumente hasta un 60% en 2025, superando a las inhumaciones. Así se desprende del estudio ‘Radiografía del Sector Funerario 2019’, elaborado por PANASEF, la asociación que representa a lasempresas prestadoras del 70% de los servicios funerarios en España. El informe revela que de los fallecidos en 2018, un total de 250.435 fueron incinerados, el 58,8% del total, frente a 175.618 que fueron incinerados, el 41,2%. Así, aunque la inhumación sigue superando a la incineración, esta última está creciendo en los últimos años. De esta forma, en 2016, las incineraciones suponían el 36,9% del total de fallecimientos; en 2017, el 38,4% y en 2018, el 41,2%, según el estudio. Además, pone de manifiesto que algunas capitales de provincia han superado el 70% de incineraciones, siendo más en zonas urbanas que en zonas rurales. En España hay 442 hornos crematorios y se sitúa como el país de Europa con mayor número de instalaciones de cremación, según el estudio. En línea con la nueva legislación propuesta por la Unión Europea y el compromiso del sector con el medio ambiente, las empresas, a pesar de estar cumpliendo ya los límites que establece la ley, continúan realizando fuertes inversiones instalando y mejorando filtros que minimizan más aún las emisiones a la atmósfera, según PANASEF. LA IGLESIA PROHÍBE ESPARCIR LAS CENIZAS Consciente de que la cremación de los cadáveres está superando ampliamente al viejo rito de la inhumación y enterramiento, más acorde con la tradición cristiana, la Iglesia católica dictó nuevas reglas para esta práctica en octubre de 2016. El entonces prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller, presentó un nuevo documento titulado ‘Para resucitar con Cristo’ en el que se estableció que la cremación de los difuntos “no es contraria a la doctrina de la Iglesia”, pero se dispusieron rígidas reglas sobre la conservación de las cenizas. La instrucción, aprobada explícitamente por el Papa y dirigida a los obispos, señaló que, si se lleva a cabo, “no está permitida la conservación de las cenizas en el hogar”, excepto en “casos de graves y excepcionales circunstancias”, y que en ningún caso “pueden ser divididas entre los diferentes núcleos familiares”. El texto dejó clara la preferencia de la Iglesia católica por la sepultura, pero advierte de que no se debe hacer con las cenizas lo mismo que se hizo en el pasado con las reliquias de los santos. La Santa Sede anotó además las ventajas de la inhumación en cementerios, “que favorece la compasión y el respeto a los cuerpos así como el recuerdo y la oración”, pero al mismo tiempo reconoció que la cremación se trata de una alternativa religiosamente válida. A este respecto, señaló como punto esencial que “si por razones legítimas se opta por la cremación del cadáver, las cenizas del difunto, por regla general, deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente”. De hecho, muchas iglesias o cementerios cuentan con lugares predispuestos para este fin. Asimismo, el documento recordó que “después de la celebración de las exequias, la Iglesia acompaña la cremación con especiales indicaciones litúrgicas y pastorales, teniendo un cuidado particular para evitar cualquier tipo de escándalo o indiferencia religiosa”. Por ello, la Iglesia católica especificó que “para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos”, como se hace ya en algunos ambientes. De hecho, la Iglesia niega las exequias a quien pida que sus cenizas sean esparcidas en la naturaleza tras la cremación.


Sólo una cuarta parte de los trabajadores de las funerarias son mujeres (La Vanguardia)

REDACCIÓN
31/10/2019 15:32
Barcelona, 31 oct (EFE).- Sólo un 26% de los más de 1.600 trabajadores de las funerarias catalanas son mujeres, según datos de la Asociación de Empresas de Servicios Funerarios de Cataluña (Asfuncat), que destaca un aumento de la presencia femenina en un sector tradicionalmente masculino.

Según Josep Maria Mons, presidente de esta patronal, que agrupa al 90% de los servicios funerarios de Cataluña, aunque aún son minoritarias las mujeres en el sector, ha habido “un cambio de tendencia iniciado hace una década y la feminización va ganando terreno” en las empresas funerarias.

Las mujeres que trabajan en las funerarias ocupan principalmente los departamentos de administración y de atención a las familias, aunque casi el 20% de los puestos de alta dirección también están ocupados por mujeres.

“Es una cuota todavía muy baja, pero con tendencia creciente en Cataluña, como demuestran, por ejemplo, los datos de la provincia de Tarragona, donde las tres principales empresas asociadas están dirigidas por mujeres”, subraya Mons.

El directivo pone como ejemplo de este cambio de tendencia que en la bolsa de trabajo de la patronal se han inscrito 67 profesionales de diversas especialidades funerarias, de los que 51 son mujeres (76%, tres de cada cuatro), y el resto, 16 (el 24%, uno de cada cuatro), hombres.

El presidente de la patronal, cuyas empresas asociadas facturaron el año pasado un total de 189,6 millones de euros, un 5,3% más que el año anterior (+9,3 millones), ha destacado que ha habido un aumento del 31,5% la plantilla de las funerarias durante la última década y sólo el año pasado crearon 120 nuevos puestos de trabajo.

Según los datos difundidos por la patronal funeraria catalana con motivo de la festividad de Todos los Santos, en Cataluña funcionan actualmente 194 instalaciones funerarias, entre tanatorios, crematorios, salas de vela y oficinas de gestión, 96 de ellos en la provincia de Barcelona, 42 en Tarragona, 33 en Girona y 23 en Lleida.

Los crematorios de Cataluña hacen cada año casi 30.000 incineraciones, una modalidad que ha crecido un 77% con respecto a hace una década.

Asfuncat prevé que en 2025 sean incineradas seis de cada diez difuntos, un 60% de los cuales están cubiertos por un seguro de fallecimiento.

La patronal ha lamentado que en España los servicios funerarios estén grabados con un IVA del 21%, el tipo general, mientras que en la mayoría de países europeos están exentos o se aplica un tipo reducido. EFE


Un ataúd que iba a Valladolid termina en un pueblo de Cáceres por una confusión de la funeraria (Tribuna Valladolid)

31.10.2019
· SUCESOS VALLADOLID
GERMÁN PRIETO GUERRA

Una funeraria madrileña intercambió cuerpos y mandó al fallecido que iba a ser enterrado en Cáceres a Valladolid y viceversa

Dos coches fúnebres, dos entierros en localidades separadas por cientos de kilómetros. Uno en una localidad de Cáceres y el otro en Valladolid. Hasta ahí todo dentro de la normalidad rutinaria, si no llega a ser por un intercambio de cuerpos por error.
Lo que parece inexplicable que pueda ocurrir más allá de la ficción humorística, se ha dado este martes. La funeraria madrileña que se encargaba de transportar los cuerpos se confundió y mandó al fallecido que iba a ser enterrado en la localidad cacereña a Valladolid y respectivamente hizo lo mismo con el cuerpo que tendría que ser llevado a la capital vallisoletana.

En una de las paradas que el coche funerario hizo destino a Extremadura, alguien se dio cuenta de que el cuerpo no era el de un hombre que debía ser enterrado en aquellas tierras. Tras contactar con la sede de Madrid, se confirmó que el ataúd había sido enviado a Valladolid.

¿Cómo pagar 60% menos en el seguro del coche?Hace 4 meses decidimos cambiar la compañía con la que tenemos asegurado nuestro coche porque estábamos cansados de pagar 480 € al año con Mapfre. Cada vez que veíamos en el buzón la carta de Mapfre nos poníamos de mal humor, pero esto dejó de ser un problema cuando descubrimos la nueva compañía a través de la cual hemos asegurado nuestro coche. Os contamos cómo hemos conseguido pagar un 60% menosHaz click para leer este contenido >>

Según informa el diario extremeño ‘Hoy’, ambos coches fúnebres no tuvieron más remedio que intercambiar los cuerpos en Navalmoral de la Mata y emprender el destino correcto… con el cuerpo correcto.


Funeraria del Carmen abrirá un nuevo tanatorio en Torreagüera (La Verdad)

La empresa sigue adaptándose a las necesidades de la sociedad y de las familias y acerca su servicio integral a esta pedanía
EFQ.MurciaJueves, 31 octubre 2019, 10:14

Funeraria del Carmen se caracteriza por ofrecer un servicio completo tanto a particulares como aquellos que poseen un seguro de decesos. Son conscientes de la necesidad de que los familiares pasen el duelo con la mayor tranquilidad posible, por lo que ofrecen todo el apoyo y la ayuda necesaria para superar el duelo en estos duros momentos, ofreciendo una atención integral que abarca desde la organización de todos los temas burocráticos hasta el traslado nacional e internacional, tanatorio o velatorio a libre elección e incluso incineraciones en instalaciones propias.

De hecho, la empresa ha ampliado sus servicios con un nuevo crematorio, con la finalidad de atender a la creciente demanda de este tipo de servicios y así poder dar a los clientes un servicio integral de defunción. «La acogida está siendo satisfactoria y vamos en aumento. Nuestros servicios se adaptan, de forma constante, a los cambios de la sociedad y a las necesidades de las familias», señala Remedios Vidal Murcia, gerente de Funeraria del Carmen. Este horno crematorio es de última generación, cumpliendo con los más altos estándares de seguridad y medio ambiente.

Pero no es la única novedad: Funeraria del Carmen está ampliando sus instalaciones con la próxima apertura de un tanatorio en Torreagüera, con el fin de dar servicio a toda la zona. De esta forma la empresa dispondrá de dos instalaciones, una en calle Ricardo Gil y este nuevo servicio en Torreagüera. Este nuevo tanatorio refleja modernidad, progreso y actualidad, sin dejar a un lado la imagen que la empresa está dando de intimidad y familiaridad desde sus comienzos. De hecho, fue la pionera en montar el primer velatorio en Murcia, teniendo en cuenta siempre a las familias, pues es lo más importante, por ello su esfuerzo continuo en mejorar e incorporar innovaciones en el sector.

Ha añadido un crematorio atendiendo a las peticiones de sus clientes
Tradición y vanguardia
A lo largo de los años, Funeraria del Carmen ha sabido aunar tradición con vanguardia, aplicando reformas en todos los estratos y esforzándose en poner a disposición de sus clientes un mayor número de servicios. Su máxima es un trato familiar, más personal, más directo y más próximo.

Entre sus servicios también destaca la bonificación de una hora gratuita para hacer uso al parking de la Glorieta, frente al Ayuntamiento de Murcia, una capilla ecuménica habilitada para un número aproximado de 100 personas, 70 de ellas sentadas, para despedir a su ser querido en cualquiera que sea su confesión profesada, y dispone de precios especiales para los trabajos de marmolistería, aplicando las últimas técnicas tanto en grabado como en la calidad de impresión.


El precio de la despedida (El Periódico de Extremadura)

El sector facturó en 2018 en España 1.530 millones y da trabajo a 11.510 personas. En Cáceres hay 97 instalaciones funerarias, mientras que en Badajoz 70

REDACCIÓN
31/10/2019
La festividad de Todos los Santos que se celebra mañana y la de los Todos los Fieles Difuntos, pasado, vuelve a llenar los cementerios de familiares que visitan a sus seres queridos y aprovechan para llevar flores y adecentar lápidas. También es la época del año en la que se reflexiona sobre el precio y calidad de los servicios funerarios, un sector que en España facturó 1.530 millones de euros en 2018 (25 millones de euros más que en el ejercicio anterior, lo que representa el 0,13% del PIB nacional), pero que aún sigue sin una regulación actualizada. La cifra, en palabras del secretario general de Panasef, Alfredo Gosálvez, incluye no solo «la componen la retribución a las empresas funerarias, sino que incluye también la prestación de servicios y productos de hasta nueve agentes económicos diferentes».

Los datos, recogidos por la patronal en su última Radiografía del Sector Funerario 2019, revelan que en España trabajan 1.300 empresas de servicios funerarios, de las que un 80% tienen una cifra de negocio superior al millón de euros. En el país, entre tanatorios, velatorios y crematorios, hay 2.525 instalaciones funerarias, con 7.060 salas de velatorio. La media de fallecimientos diarios es de 1.167. En Cáceres hay 97 instalaciones funerarias y en Badajoz, 70, según este informe anual.

ESTUDIO DE UCEX / En la región el último estudio sobre precios de servicios funerarios lo realizó en 2018 la Unión de Consumidores de Extremadura (Ucex) y en él aseguraba que el precio medio de un entierro quintuplicaba el Salario Mínimo Interprofesional, situándolo en 4.040 euros. No obstante, hay que tener en cuenta que este coste varía en función de los servicios que se contraten. Así, la funeraria pone a disposición de los familiares del finado una gama de ataúdes entre 800 euros a los 3.500 euros para los de alta gama. La media se sitúa en los 2.000 euros.

Un coche fúnebre, aunque su precio varía en función de la distancia a recorrer, no baja de 250 euros. El tanatorio supone –según este estudio de Ucex- unos 600 euros. La incineración tiene un coste medio en Extremadura de 550 euros y la vasija para contener las cenizas unos 180 euros. Un columbario para colocarla oscila entre 100 y 642 euros. Si optamos por la inhumación, todavía hay más costes, como la tumba, el columbario o la lápida. Los precios cambian mucho según el municipio, pero grosso modo serían unos 690 euros y 300 euros de lápida. No se tienen en cuenta otros gastos extra como trámites, traslados, flores, mesa de firma, esquela en el periódico, o los recordatorios.

España cuenta con 8.126 localidades, con un total de 17.682 cementerios, el 99% de propiedad municipal. Las previsiones apuntan a que este número permanecerá constante.

España tiene una tasa de incineración, según los datos de Panasef, del 41,22%, mientras en Extremadura apenas sobrepasa el 19%. En España hay 442 hornos, el mayor número de Europa, con el que se atiende una media de 400 incineraciones diarias. La preocupación por el medio ambiente cada vez es mayor y se están mejorando e instalando filtros para minimizar más aún las emisiones a la atmósfera.

RÉCORD DE FALLECIDOS / Los servicios funerarios dependen directamente de la tasa de mortalidad. En 2018 fallecieron en España 426.053 personas, un 0,57% más que en 2017. El pasado fue el año con mayor número de fallecidos desde que se realizan estadísticas oficiales.

Según las estimaciones de Panasef en su Radiografía del Sector Funerario el «precio final de un servicio funerario está compuesto en un 51,5% por el valor de los servicios funerarios en sentido estricto, un 15% de servicios complementarios (certificados y tasas, iglesia, coronas, lápidas, esquelas,…) un 16,5% por los costes del destino final (inhumación o incineración) y un 17% de impuestos indirectos (IVA)».

Otro dato que dibuja con fidelidad el panorama del sector es la importancia del seguro de decesos. Los datos del servicio de estadísticas y estudios del sector seguros en España (ICEA) arrojan que un 59,49% de las defunciones están cubiertas por pólizas de compañías. La costumbre de ir pagando en vida en forma de póliza es una tradición que pasa de generación en generación en las familias.

Los precios son distintos en función de la compañía aseguradora. Una recomendación es no empezar a pagar estos seguros con menos de 40 años, ya que se acabaría pagando mucho más de lo que significan los gastos funerarios. También es útil guardar copia de la póliza y del último recibo abonado.

La profesionalización es otra de las características de este sector. En 2018 empleó a 11.510 trabajadores (73,40% varones y 26,60% mujeres). La mujer cada vez está teniendo más protagonismo. Sus principales ocupaciones son las labores de administración y atención a los clientes. Según Panasef, 124 mujeres ocupan puestos directivos, un 18%.

La ‘espinita’ que tienen clavada los profesionales del sector es la renovación normativa para que tanto empresas funerarias como sus familias tengan la máxima protección jurídica.

Finalmente, hay que destacar que los socios de Panasef han ratificado un Código Deontológico del Profesional del Sector Funerario y el Decálogo del Profesional Funerario, conjunto de normas que tienen que observarse en el desarrollo de la actividad profesional.


Declarado nulo el plan del velatorio de Novallas (El Periódico de Aragón)

31/10/2019
El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha declarado nulo todo el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobado por el consistorio y que preveía que el uso de este tanatorio-velatorio fuera compatible con el residencial. Según explicaron desde el PP, que aplaudieron la decisión, este proyecto se remonta a 2010 cuando se intentó legalizar este equipamiento, pero el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo anuló la licencia de obras y la sentencia fue confirmada en el 2013. El ayuntamiento «siguió en su empeño de sacar adelante la obra modificando las normas subsidiarias de planeamiento», añadieron, para «burlar» los escollos judiciales. Sin embargo, una sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo declaró nulas estas normas en el 2016 «por entender que se pretendía legalizar esa actividad». Los conservadores recordaron que el consistorio aprobó un nuevo PGOU que, de nuevo, fue impugnado y sobre el que ha fallado ahora el TSJA. Esta última sentencia concluye que el Ayuntamiento de Novallas «ha querido modificar el PGOU para legalizar el tanatorio ya construido, y por lo tanto, para eludir las consecuencias de las sentencias anteriores». Este equipamiento está precintado como consecuencia de los fallos del 2013 y del 2016, por lo que no puede ser utilizado por los vecinos del municipio.


«El sector factura 1.530 millones, pero sigue sin tener normativa» (El Periódico de Extremadura)

Juan José Ventura
31/10/2019
-La Unión de Consumidores de Extremadura estimó en 2018 el coste medio de un entierro en 4.040 euros, cinco veces el salario mínimo interprofesional ¿Morirse es caro?
-Creo que la respuesta hay que enfocarla en cuanto al servicio que realmente reciben las familias. En algunos casos muchas de ellas nos manifiestan que han recibido más de lo que han pagado. El sector funerario es un sector servicios más, que se está empeñando siempre en mejorar la ayuda a las familias en un momento tan delicado. Además, las empresas que hacen encuestas de satisfacción -que no son todas- dan unos niveles muy altos.

-En Extremadura 97 instalaciones funerarias en Cáceres y 70 en Badajoz ¿Es un número apropiado? ¿Son necesarias más?

-El número de instalaciones lo marca la idiosincrasia de cada región. Así, por ejemplo, en Andalucía, en alguna provincia, el nivel de las incineraciones está al 60 por ciento. Sin embargo, en Extremadura está en el 19 por ciento. Otro dato es el número de ceremonias laicas, que en Extremadura no llega al 1 por ciento. Hay otras regiones en las que estas ceremonias se están incrementando mucho.

-La incineración es la opción elegida por el 40% de los fallecidos ¿Está resuelto el problema del destino de las cenizas?

-Sí, en ese caso las familias tienen libertad, cumpliendo las leyes, para hacer lo que quieran, eso sí, siendo muy respetuosos con el medio ambiente.

-Uno de los grandes problemas sigue siendo el 21% de IVA que grava los servicios funerarios ¿Cómo están luchando para reducirlo?

-Estamos intentando hablar con el Gobierno, pero últimamente éste es muy poco estable, por lo que no estamos consiguiendo un compromiso firme para que se reduzca. Por poner un ejemplo, si te trasladas a Madrid en un autobús de línea pagas el 10 por ciento de IVA, pero si trasladas a un familiar en un coche funerario se paga el 21 por ciento de IVA. Esto es algo que el sector está pidiendo que cambie.

-Otro de los caballos de batalla es la presión de las aseguradoras (que cubren en un 60% los decesos) en un momento tan vulnerable ¿Puede el usuario elegir con toda libertad quién le va a prestar los servicios?

-Sí. Es verdad que la mayor parte de los servicios funerarios en este país están cubiertos por una póliza de seguros. La libre elección de estos por las familias no es incompatible con esta medida. Es uno de los principios que el Decálogo del Sector Funerario ha incorporado como propio.

-El mercado funerario movió en España en 2018 unos 1.530 millones de euros. ¿Cuándo se le va a dotar de un marco legal actualizado?

-El funerario es un mercado con 1.530 millones de euros de volumen de facturación, pero que no tiene una regulación adecuada ni actual. Estamos peleando con el Gobierno para lograrlo, pero no nos están haciendo mucho caso. No se ponen de acuerdo en sentar a las personas adecuadas para redactar un marco legal. Al final somos nosotros los que ‘pagamos el pato’.


Aurens registra más de mil incineraciones desde su puesta en marcha en las Pitiusas (Periódico de Ibiza)

R.I. | 31/10/2019

La funeraria Aurens ha llevado a cabo desde que llegó a la isla hace tres años y medio más de 1.000 incineraciones en el tanatorio-crematorio de Santa Eulària-Ibiza. En estos primeros nueve meses del año, según los datos que ofreció ayer la empresa, ya ha registrado 244 servicios de este tipo, «lo que representa que un 36% de los residentes en las Pitiusas optan por la cremación», según apuntaron. «El porcentaje, similar al del ejercicio anterior, se espera que vaya creciendo progresivamente en los próximos años, en línea con la tendencia española, que este año se sitúa en torno al 40%», afirmó Mónica Miranda, gerente de Aurens, quien destacó que también hacen entierros tradicionales y repatriaciones, entre otros servicios.


Las limitaciones del tanatorio obligan a velar a un fallecido en la capital (La Provincia) Las Palmas

El inmueble no cuenta con salas para personas de un volumen excepcional
J. Pulido 31.10.2019 | 22:29

Ignacio Hernández, el luchador teldense conocido como Pollo del Callejón IV, no pudo ser velado en el tanatorio municipal tras su fallecimiento en la mañana del pasado lunes. Las puertas que dan acceso a la cámara con frío en donde se instala la caja fúnebre con el cuerpo del difunto en las salas velatorio del único tanatorio de Telde no tienen la suficiente anchura como para dar cabida a un féretro del tamaño del fallecido, que pesaba unos 200 kilos.

La sorpresa se la llevaron los familiares al trasladar el cuerpo hasta el centro, ubicado en el parque empresarial del cruce de Melenara. Al intentar introducir el ataúd (que fue construido con dimensiones especiales) en el inmueble, los encargados de la instalación tuvieron que avisar a los familiares que era imposible que cupiese en ninguno de los túmulos del tanatorio y aconsejaron que llevaran el cuerpo al tanatorio de San Miguel en Las Palmas de Gran Canaria, en donde sí hay túmulos especiales para personas de talla excepcional.

Los familiares denunciaron esta situación en el programa radiofónico Al Descubierto y alegaron que siendo el único tanatorio que se encuentra en el segundo municipio con mayor población de la Isla (con más de 100.000 habitantes) “deberían tenerse en cuenta este tipo de casos”, sostuvo uno de los hermanos del difunto. Además, el tanatorio también atiende algunas demandas de los ciudadanos de los municipios del Sureste. El familiar también manifestó la molestia que le ocasionó a la familia el traslado durante los últimos días hasta la capital para velar por Ignacio y reiteró la necesidad de que el municipio tenga en cuenta este tipo de demandas.

El tanatorio municipal cuenta actualmente con cuatro salas que poseen túmulos de dimensiones ordinarias: unos 70 centímetros de ancho y unos 2,2 metros de largo, aproximadamente. “Ignacio tenía una espalda de un metro, por lo menos”, explica otro de los hermanos del difunto. Asimismo, el tanatorio tiene prevista la construcción de más salas velatorios desde hace varios años, con el fin de cubrir con el gran número de visitas de los residentes de Telde y de otros municipios colindantes que han ido en aumento a lo largo de los años. Y da la opción de contemplar este tipo de túmulos de mayor tamaño. Por otro lado, todavía se espera la apertura de la segunda fase de este proyecto, finalizada hace casi diez años con medio millón de euros, que corresponde al horno crematorio, una cafetería y una capilla multifuncional.

Asimismo, la molestia por este suceso ha ido disipándose a lo largo de los días y, en parte, ha sido saldada gracias a que el difunto pudo ser enterrado en Telde.

“La preocupación que teníamos era que no hubiera nichos en donde cupiese la caja”, expresó uno de los familiares, que explicó que en la mañana del entierro se ejecutaron obras de construcción de un nicho con las dimensiones del féretro en el cementerio de San Gregorio. “Queríamos que fuera enterrado en Telde, era una persona muy querida y admirada en el municipio”, explican, y agradecen la rápida actuación para hacer realidad esta petición familiar.