Un incendio en un horno obliga a evacuar un tanatorio en Las Torres (La Provincia – Las Palmas)

Los trabajadores desalojaron las instalaciones antes de la llegada de los bomberos, que utilizaron unos mil litros de agua para apagar el fuego
A. C. D.
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA | 05·12·20 | 00:00

Un incendio en un horno obliga a evacuar un tanatorio en Las Torres
Un tanatorio situado en el polígono industrial de Las Torres, en Las Palmas de Gran Canaria, tuvo que ser evacuado anoche por un incendio en uno de los hornos crematorios. Los bomberos tuvieron que utilizar unos mil litros de agua para apagar las llamas y no hubo personas afectadas en los hechos.

El incidente se produjo en torno a las ocho y media cuando se inició un fuego en el crematorio situado en la calle Arguineguín de la capital grancanaria. Los empleados del tanatorio procedieron de inmediato a desalojar las instalaciones, por lo que cuando se personaron los bomberos del parque central en varias unidades se encontraron con el edificio ya desalojado.

Estos consiguieron apagar el incendio, que a su vez generó abundante humo en el interior de la nave, según indicaron fuentes municipales. Una hora después de que se diera la alarma, los bomberos dieron por finalizado el servicio tras proceder a ventilar los departamentos afectados por las llamas y la humareda.

Al lugar también acudió un ambulancia del Servicio de Urgencias Canario, que permaneció como preventivo ante la posible atención de los propios efectivos que actuaron en el incendio.

En el incidente también participaron agentes de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, que tuvieron que cortar el tráfico de la calle.


Acusan a una funeraria de robar dientes de oro a un fallecido y se retractan al exhumarlo (Ok Diario)

La empresa acusada de dar el cambiazo a 6.000 ataúdes demuestra una acusación falsa de la familia de un fallecido. Sus abogados creen que puede ser un precedente en el caso.

ALFONSO EGEA
05/12/2020 11:11

La funeraria Parque El Salvador está siendo investigada por un presunto fraude millonario cambiando féretros, lo que supondría una de las mayores estafas en la historia de un sector que mueve cientos de millones de euros al año. Dos denunciantes los acusaron de robarle piezas dentales de oro a su padre fallecido. Llegaron a las últimas consecuencias exhumando el cadáver del hombre. Tenía la dentadura intacta.
Una conciliación que puede ser el preludio del final de una de las causas judiciales más extravagantes y publicitadas de los últimos años: la presunta estafa masiva a través de cambiazos de miles de féretros de la que acusan a una empresa familiar que lleva enterrando a sus vecinos desde hace años. De hecho, la investigación arrancó hace casi dos años y nada más comenzar el juzgado mandó a prisión al propietario del negocio y a su hijo.

Cuando el caso estalló comenzó a ocupar espacio en los medios de comunicación por lo llamativo del presunto modus operandi de los acusados y el número de personas que podrían haberse visto afectadas con el paso de los años. En la operación ‘Ignis’, que fue como se bautizó en su día en alusión a la ignición de las incineradoras de la funeraria, se recopiló información que podría afectar a los último 20 años de funcionamiento de una empresa que lideraba su sector en una zona, Valladolid, en la que cualquier año, fuera de pandemia, se celebran en torno a 5.000 sepelios y o incineraciones e inhumaciones.  De hecho, en un informe policial que se encuentra en las actuaciones del juzgado se han atrevido a cifrar el montante de la presunta estafa: 6 millones de euros.

Las dimensiones de la estafa eran inéditas. Los afectados se contaban con miles y se atropellaban los argumentos en contra y a favor de la empresa. En contra sobre todo un juego de fotografías tomadas durante años por un trabajador de la funeraria. Durante todo este tiempo el empleado fotografío a cientos de cadáveres justo antes de ser introducidos en un horno crematorio dentro de cajas de cartón. Con estas imágenes y las fotos de unas agendas Fiscalía preparó una acusación que apuntaba a que la empresa estafaba a los clientes cobrando ataúdes que presuntamente se destruían pero que luego se reutilizaban y se cobraban de nuevo a la siguiente familia.

La defensa de la funeraria siempre fue que esa acusación emanaba de un empleado resentido tras conocer su situación económica al jubilarse y al no ceder el empresario a sus pretensiones de recibir más dinero del que legalmente le correspondía.

Además, aseguraban desde Parque El Salvador que la práctica de incinerar dentro de cajas de cartón es habitual y acorde a la normativa y que en sus pedidos de féretros a sus distribuidores todo cuadraba. Sin embargo el ruido del caso fue tal que otra acusación llegó a los tribunales: el robo de las piezas dentales de un difunto.

OKDIARIO ha tenido acceso al documento que relata este peculiar episodio: “Mi hermana y yo vimos que mi padre tenía heridas en la cara, en la barbilla (…) tenía como desgarros y la cara muy inflamada”. Quien habla es la hija de un difunto que junto con su hermana llegó a la conclusión, solo ella sabe por qué, de que a su padre le habían robado las fundas de oro antes de incinerarlo.

Los propietarios de la empres se negaron a asumir unas acusaciones que además fueron vertidas con publicidad en medios de comunicación locales y nacionales así que propusieron un acto de conciliación previo a una demanda por calumnias e injurias. Se negaban a reconocer que le habían robado piezas dentales a un fallecido. De hecho, las sospechas e insistencia de la familia del finado fueron tales que acabaron consiguiendo una orden judicial para desenterrar los restos de su padre. El resultado fue demoledor: el hombre conservaba todas sus piezas dentales con sus correspondientes fundas de oro. Atención a la explicación de las hermanas que acusaban a la empresa de robar a los muertos y que se refleja en el documento que acredita el acto de conciliación al que ha tenido acceso OKDIARIO: “Las afirmaciones fueron motivadas por la angustia que le generaron a la demandada y a su familia las noticias relativas a la investigación abierta frente al grupo EL Salvador”.

La defensa de los servicios funerarios, ejercida por el letrado Guillermo Ruiz, asume que este tipo de comportamientos son extrapolables al caso de los féretros, en los que mantiene que el origen torticero de la investigación acabará desmontando un caso que no termina de instruirse y del que se ha solicitado varias veces el archivo.


 Inaugurado el nuevo tanatorio de Monturque contiguo al cementerio San José (andaluciacentro.com)

Viernes, 04 Diciembre 2020 18:18 Redaccion  Manuel Gonzále

Empieza a funcionar el nuevo tanatorio municipal de Monturque. El edificio, reformado y ampliado, se sitúa en un espacio anexo al cementerio San José y ocupa unos 300 metros cuadrados.

Hasta ahora, los vecinos de esta localidad de la Campiña Sur cordobesa debían trasladarse a otros municipios como Lucena, Cabra o Aguilar de la Frontera para velar a sus difuntos.

En el año 2007, al ejecutarse el camposanto contiguo, el Ayuntamiento construyó unas instalaciones, para convertirlas en tanatorio, aunque nunca adquirieron el uso planteado ni ninguno otro.

A la conclusión de un expediente largo y complejo, durante 2019, se publicaba la licitación del contrato para otorgar esta prestación, adjudicándose, finalmente, a la empresa García Secilla, que gestiona establecimientos funerarios en Carcabuey, Almedinilla, Badolatosa o Baena.

La alcaldesa, Teresa Romero, expresa su satisfacción por incorporar a la localidad este servicio esencial, que también atenderá a Moriles, Huertas Bajas y Las Navas del Selpillar. Manifestaba, durante la apertura oficial, que “esto va a repercutir en un funerario de máximas garantías y máxima comodidad, lo más completo posible” para “los difíciles momentos cuando se sufre la pérdida de un ser querido, evitando tenerse que desplazarse a otras localidades vecinas”. Así, apunta que “se podrán vivir momentos en la intimidad y la cercanía, con la comodidad de tener el servicio en propia localidad”.

Autoridades municipales y representantes de la concesionaria inauguraron este jueves el tanatorio que conecta, con un acceso directo, con la calle Fuente Nueva. Hasta mañana se prolongan unas jornadas de puertas abiertas.

Las dependencias diferencian dos salas independientes, una de ellas de mayor dimensión, compartimentos privados, oficinas y un área extensa de aparcamiento.

La empresa adjudicataria, aparte de la remodelación y adecuación acometida en este año, se compromete a abonar un canon anual. El contrato tiene una vigencia de 25 años, prorrogable a otro lustro más.

 


ABC en la incineración de una víctima Covid | Del hospital al cementerio sin la cercanía del consuelo (ABC Córdoba)

Los funerarios y la familia del fallecido, interno en una residencia de ancianos, siguen unos protocolos muy ajustados
La UCI del hospital de Cabra sufre un brote de Covid y hay trece profesionales sanitarios afectados
Rafael Aguilar
CÓRDOBA Actualizado:08/12/2020 13:48hGUARDAR7

LAS manías de cada uno: en los entierros y los funerales el ojo de quien observa tiende a fijarse en la ropa que llevan los deudos. El vestido elegido para asistir al último trámite sobre la Tierra de un familiar o de un amigo siempre dice muchas cosas. En la capilla del cementerio municipal de Nuestra Señora de la Fuensanta, en la carretera de Alcolea, llama la atención un joven con un uniforme de una empresa de mensajería. Como si lo hubieran llamado hace un rato con la triste noticia y hubiera dejado la faena aplazada con tal de acompañar a quien piensa que es importante que acompañe y de despedir a quien tiene que despedir.

Está sentado en una de las bancas del sencillo templo en el que ocho hijos lloran a su padre, un hombre de 85 años que vivía en una residencia de ancianos de Córdoba. «Tenía sus achaques, pero estaba bien. Se puso malo de coronavirus esta misma semana. Se lo llevaron al Hospital Provincial y ha durado dos días. Nos parece increíble lo rápido que ha sido todo. Estas cosas nunca te las esperas». Lo dice Inmaculada, la menor de los vástagos de la víctima mortal de Covid-19, una de las más de treinta que la enfermedad se ha cobrado en los últimos días en la provincia.

El breve oficio religioso acaba de finalizar. El día está nublado a ratos y hace frío. Huele a lluvia inminente. José, el empleado de al funeraria que ha transportado hasta el camposanto los restos mortales del fallecido, se ayuda de un peón de la empresa municipal de cementerios (Cecosam) para introducir el féretro en el vehículo fúnebre. «El Covid ha cambiado mucho nuestra manera de trabajar. Ahora todas las precauciones son pocas. Hay que tener mucho cuidado con todo. Con las distancias. Con los aforos. Con las desinfecciones de los materiales y de las salas. La suerte es que la gente que necesita nuestros servicios suele colaborar. Y lo agradecemos mucho, porque sabemos que además lo hacen en unas circunstancias muy difíciles para ellos», explica el trabajador, que al poco encabeza el cortejo hacia la sala de cremaciones del cementerio, situada justo a la entrada de la instalación. El trayecto ocupa apenas unos cientos de metros: los suficientes para que haya que extremar las medidas de precaución contra los contagios.

Cecosam exige a sus trabajadores que lleven EPI aunque la norma dice que no siempre es obligatorio
Pedro Ruiz, el gerente de Cecosam, observa la comitiva desde una de las aceras de la avenida principal del camposanto. «Nuestra experiencia es que la gente colabora. Entiende que hay cosas que ya no se pueden hacer. Al menos por el momento. Hay momentos delicados siempre, con todo. Como ahora: todos no pueden entrar a la sala para ser testigos de la incineración», comenta. Ruiz alza la vista y señala a los allegados que caminan en pequeños grupos diseminados detrás del vehículo que porta los restos mortales de su ser querido.

«Ahí no pueden estar más de quince, y tienen que guardar las distancias. Ahora, en la sala, estarán seis como máximo», añade. «Que ellos decidan», completa. Sucede que los miembros del cortejo doliente se pone de acuerdo sin apenas hablar para presenciar el capítulo final de la vida del padre, del abuelo.

Los familiares, distanciados tras el coche fúnebre – VALERIO MERINO
Inmaculada, la hija menor de la víctima del Covid, es la que toma la iniciativa y reúne a cinco personas más: ellas son las que, guiadas por Pedro Ruiz, toman asiento, distanciadas, en una estancia pequeña en la que pronto se descorre una cortina oscura que deja ver lo que nadie quiere ver: la operación necesaria, tétrica, industrial y precisa que convierte un cuerpo humano, o lo que queda de él, en unos pocos centímetros cúbicos de cenizas.  Son dos los trabajadores de Cecosam que la llevan a cabo. En silencio. Con un respeto por la muerte y por la aflicción de los testigos, que los observan al otro lado del cristal, que no ha dañado la conciencia de la rutina de su cometido laboral.

«Para nosotros es un trabajo, un número si me apura, pero para ellos es una persona querida que se va y a la que van a echar de menos toda la vida», comenta uno de los profesionales de la empresa municipal de cementerios mientras se ajusta el mono impermeable EPI, las dos mascarillas, los guantes y la visera de plástico. La caja del muerto está a medio metro de él. «Vamos», conmina a su compañero, que lo obedece. Quien lleva la voz cantante es Plácido Toledano, peón de Cecosam desde hace casi veinte años, que son los que vienen a hacer de que el Ayuntamiento creó la entidad pública.

VALERIO MERINO
«Empuja», dice el hombre. Los parientes del finado hacen un ademán de levantarse cuando ven que el féretro va a entrar en la caldera. El vídrio que los separa de la sala de operaciones deja pasar un quejido y se filtra una oración última. «Adiós», «Te querremos siempre», se acierta a escuchar.

A la estancia en la que se emplean Plácido y su compañero le llega una luz natural indirecta del patio en el que se encuentran apilados restos de lápidas, crucifijos rotos por el paso del tiempo, materiales de construcción necesarios para las obras menores en los nichos, bidones de agua y carretillas para el transporte de material. «Claaaaaaaán», hace el compuerta del horno cuando el ataúd ya está dentro y la maquinaria en marcha. Nada en este mundo sucede rápido del todo: la quema de los restos mortales dura dos horas y media, por lo que los familiares son citados esa misma tarde para que vuelvan al cementerio a recoger las cenizas.

Está próximo el mediodía y los deudos se llevan su llanto al coche y enfilan la antigua carretera de Madrid, la misma por la que al cabo de las horas regresarán a por el depósito de lo restos del anciano que ha caído por culpa del coronavirus. En entonces cuando entra en acción el plan de desinfección de las zonas en las que se ha desarrollado el funeral y la incineración.

Los operarios desinfectan la sala donde ha estado el fallecido y el camino que ha hecho desde la capilla
Cristóbal Martín es el encargado general de Cecosam, el cargo de más altura jerárquica de la empresa después del gerente y del que dependen cuatro capataces: «Un cuerpo muerto no transmite el coronavirus, y además desde que sale del hospital lleva ya un tratamiento especial para evitar que transmita la enfermedad: el peligro está en los familiares que lo acompañan al cementerio, porque algunos han estado con la persona que se ha ido en sus últimos días y a lo mejor se lo ha podido contagiar. Por eso lo limpiamos todo a fondo, a conciencia, cuando todo termina», indica.

Peones limpian el camino que ha hecho el coche fúnebre; delante, familiares – VALERIO MERINO
Modesto, otro empleado de Cecosam, se ajusta una mochila llena de lejía a la espalda y se encamina a la sala de túmulos: se trata del lugar en el que son depositados los cadáveres cuando los trae la funeraria y mientras esperan su turno para la inhumación o la incineración. La desinfección no se ventila en un momento: Modesto aplica el aspersor a conciencia en las cámaras de frío que mantienen los cuerpos sin vida a la temperatura adecuada antes del responso y de la cremación. El profesional responde a una pregunta directa: ¿No le sigue dando un poco de repelús andar por aquí como si tal cosa? «Nunca estás aquí como si tal cosa, se lo aseguro. Pero es tu obligación, tu medio de ganarte la vida. Lo haces y punto. No hay que darle más vueltas», declara.

«A lo que no te habitúas es a la frialdad añadida del coronavirus: esto ha sido lo más duro que hemos vivido en los nueve años que llevo trabajando en la empresa. Nadie se espera que ocurra algo así», comenta cuando va a acabar la faena y se cruza con un compañero que ha pasado también líquido de desinfección a la avenida que separa la capilla de la sala de cremación. «Tomamos todas las medidas necesarias y más para asegurar la salud de nuestros trabajadores y de los parientes de los fallecidos: a veces nos pasamos de lo que dice la norma, que por ejemplo no obliga a que usar siempre trajes EPI pero nosotros sí que los llevamos siempre», puntualiza el gerente de Cecosam.

Un operario desinfecta una cámara de cadáveres tras su uso – VALERIO MERINO
Si en una incineración es sencillo que los trabajadores del cementerio tengan poco contacto con los familiares y amigos de los muertos, es más complicado mantener las distancias durante la inhumación de un cadáver. «Te acostumbras, aunque sea incómodo», se expresa un sepulturero del cementerio de San Rafael embutido, a mitad de esta semana, en un traje de aislamiento mientras ve cómo se aproxima un coche fúnebre y unas diez personas que asisten a la ceremonia de la despedida. «Guardamos siempre dos metros de distancia con los familiares, eso y la mascarilla son las teclas para evitar los contagios en lo posible», resume su jefe, Cristóbal Martín, que cuando cada tarde hace el listado de los servicios del día siguiente anota y subraya la palabra «Covid» junto a los entierros que sean de víctimas del mal. «A primera hora los empleados reciben esa información y ya saben cómo actuar», completa.

Cuando el féretro llega al camposanto, quienes lo acompañan ya están más que entrenados en que el duelo al que se enfrentan es diferente: huérfano casi de afectos táctiles, despojado de abrazos y de besos, del consuelo de una caricia a tiempo. En esa preparación anterior a la visita al cementerio tiene mucho que ver Rosario Fernández, la Relaciones Públicas de Tanatorios de Córdoba. «Aunque atendemos a las familias con el mismo afecto y cercanía de siempre, nos vemos obligados a mantener la distancia de seguridad: a veces nos quedamos con ganas de poder acercarnos más a algunos familiares con los que terminas teniendo un trato más cercano, sobre todo cuando comparten detalles muy personales del fallecido y se emocionan contigo», reflexiona. Esas distancias cortas, las que ahora resultan imposibles, son necesarias para plantarle cara a la muerte.


Benicàssim avala la viabilidad del tanatorio y ultima su licitación (El Periódico Mediterráneo)

El pleno aprueba el informe técnico que ve factible el servicio económicamente

EVA BELLIDO
08/12/2020
El último pleno ordinario de Benicàssim aprobó el estudio de viabilidad que avala la gestión del servicio del tanatorio, cuyos trámites ultiman con el objetivo de ponerlo en marcha en el 2021. «Nos han realizado este informe técnico en la UJI para ver si con los ingresos y gastos probables previstos para el funcionamiento del centro es viable o no económicamente», explica el concejal de Urbanismo, Carlos Díaz. Y en esta ocasión sí lo es.

La gestión del tanatorio salió a concesión pública hace varios años, pero quedó desierta, puesto que no se presentó ninguna empresa. Y es que la mercantil adjudicataria debía afrontar todas las obras de urbanización y alumbrado del entorno, con una inversión de cerca de medio millón de euros, «que veían imposible de amortizar en los 15 años de concesión», puntualiza Díaz.

Ante esa situación, el Ayuntamiento optó por asumir esos costes y llevar a cabo los trabajos, con la consiguiente instalación del centro de transformación, alcantarillado, agua potable, aceras, línea telefónica… Con estas tareas terminadas, el consistorio encargó el estudio para ver si la gestión del servicio ahora era viable.

En estos momentos, el proyecto está en fase de exposición al público para que los interesados puedan presentar alegaciones. De forma paralela, los técnicos ultiman la preparación de los pliegos administrativos para sacar a licitación próximamente la gestión del tanatorio de forma electrónica.

La empresa adjudicataria sí que deberá asumir los gastos por el equipamiento interior del edificio, con la adquisición de todo el material necesario para la prestación de este servicio.

El objetivo es que a lo largo del próximo año puedan poner en marcha el edificio, tan necesario en la localidad, ya que ahora hay que desplazarse a Castelló.

Ocho años de espera desde que terminaron las obras del edificio

La construcción del edificio del tanatorio, que se encuentra ubicado en una parcela junto al cementerio, terminó en el 2012, hace ocho años. No obstante, su puesta en marcha se ha retrasado debido a múltiples factores. Una de las razones fue la necesidad de obtener un informe favorable de Carreteras, al situarse muy próximo a la N-340.

Y otra también de peso fue la relativa a la urbanización del entorno. Antes de su puesta en funcionamiento era necesario urbanizar y alumbrar toda la zona. Unas obras que finalmente decidió asumir el consistorio, con una inversión de 480.000 euros y que consistieron en la adecuación del acceso, una zona peatonal ajardinada y un espacio de aparcamiento que será accesible para personas con movilidad reducida, que han acometido estos últimos años. También habilitaron los colectores de aguas pluviales y el alcantarillado, además de la conexión telefónica. Asimismo, realizaron la instalación de electricidad necesaria.


Una comisión estudiará el contrato del crematorio de Valdemoro (La Vanguardia)

Valdemoro, 9 dic (EFE).- Una comisión de trabajo sobre contrataciones municipales, integrada por todos los grupos políticos de Valdemoro, estudiará en su próxima sesión la situación del contrato de construcción y gestión de un crematorio en el barrio de La Estación, cuya tramitación quedó paralizada en 2016.,La reunión será telemática y tendrá lugar el próximo 17 de diciembre, cumpliendo así con el compromiso adquirido en la Comisión de Urbanismo por los grupos municipales, según ha informado a

AGENCIAS
09/12/2020 15:00

Valdemoro, 9 dic (EFE).- Una comisión de trabajo sobre contrataciones municipales, integrada por todos los grupos políticos de Valdemoro, estudiará en su próxima sesión la situación del contrato de construcción y gestión de un crematorio en el barrio de La Estación, cuya tramitación quedó paralizada en 2016.
La reunión será telemática y tendrá lugar el próximo 17 de diciembre, cumpliendo así con el compromiso adquirido en la Comisión de Urbanismo por los grupos municipales, según ha informado a Efe el portavoz de Más Madrid en Valdemoro, Javier Carrillo.

Según Carrillo, la comisión pretende estudiar la posibilidad de revocar de oficio el contrato, que data del último gobierno del PP y cuyo expediente de tramitación quedó paralizado en 2016 por silencio administrativo, con Ciudadanos ya en el Gobierno municipal.

La empresa adjudicataria denunció tal circunstancia, ganó la sentencia y el Ayuntamiento de Valdemoro se ha visto obligado a acatar la decisión del TSJM, que le obliga a resolver el expediente ante la amenaza de una indemnización que podría superar los 3 millones de euros, a los que habría que sumar los intereses de demora y el lucro cesante, según fuentes municipales.

Según Carrillo, existen indicios que podrían suponer la revocación del contrato, como que la adjudicación no tenía informe jurídico ni de necesidad, ya que “solo las localidades de más de 200.000 personas están obligadas a tener crematorio”.

Los otros indicios pasan por que la empresa “no pudo demostrar solvencia económica durante el proceso de adjudicación del contrato”, tal y como puso de manifiesto el Defensor del Pueblo, y por que, además, aparecía como una empresa de peluquería y no estaba inscrita en el Registro de Entidades Mortuorias, algo que se subsanó un año después de la firma del contrato, según Más Madrid.

Fuentes municipales han explicado a Efe que ya se intentó la revocación de oficio del contrato y que “los juzgados dijeron que no” y han incidido en que la sentencia del TSJM es firme y “no se pude recurrir”.

Las mismas fuentes han advertido de que “no se ha producido ningún avance” en la tramitación del contrato y que ni siquiera se ha mandado respuesta al juez en relación con la sentencia.

Entre tanto, los vecinos del barrio de La Estación siguen movilizándose contra el crematorio y han registrado un total de 1.900 escritos en el Ayuntamiento de Valdemoro en los que apuntan a la falta de transparencia del expediente y a los problemas de salud que se podrían derivar de la instalación.

Además, los vecinos han empezado a dirigirse ya a la Comunidad de Madrid “incidiendo en los problemas de salud que puede provocar el crematorio y en que es un contrato de los tiempos de la Púnica”, ha dicho a Efe una de las portavoces de los vecinos, Begoña Corrales.

Dirigido a la Consejería de Medio Ambiente, el escrito recuerda que el crematorio se ha proyectado en “la parcela contigua a Instituto de Educación Secundaria y a escasos metros de dos colegios de Educación Infantil y Primaria, así como de viviendas, instalaciones deportivas, parques, áreas recreativas y zonas verdes”.EFE


El sector funerario corrobora los datos del INE: «Las defunciones son las que hay» (ABC)

Patronal y asociaciones dan máxima credibilidad a las cifras de muertes por Covid-19 publicadas por el INE
Elena CalvoSEGUIR
Actualizado:10/12/2020 15:36h
Las cifras de fallecimientos por coronavirus en España hasta mayo publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que constatan 45.684 muertes por Covid-19 en ese período, una cifra muy superior a la que ofrecía el Gobierno en esas fechas, 27.127, no ha sorprendido nada a la patronal y a las asociaciones de trabajadores del sector funerario. «Son los datos oficiales que provienen de los registros civiles y para nosotros el INE tiene el prestigio y reconocimiento de siempre», explica Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), que ve «natural» este número de defunciones.

Aunque desde Panasef no tienen registros de las cifras de fallecidos por coronavirus, Gonsálvez ejemplifica este exceso de mortalidad que constata el INE: «En Madrid, de media un mes de abril fallecen 75 personas al día. En los peores momentos de la pandemia han fallecido 400 personas a diario». Y no hay que olvidar, remarca, que estas cifras corresponden a personas con nombres y apellidos, hacia los que el sector funerario «tiene un recuerdo especial». «Ha sido un reto sin precedentes», afirma.

«Las cifras del INE son una estimación muy certera», lanza Fernando Alcón, presidente de la Asociación Española de Profesionales Funerarios (Aesprof), que asegura que estas estadísticas no le han sorprendido «nada», pues dan la razón a lo que han observado quienes se dedican a los servicios sanitarios desde que comenzó la pandemia. «No hay vuelta de hoja, es una cifra similar a la nuestra. No se basan en datos que les hayan llegado, se basan en los datos de los registros civiles donde se inscriben las defunciones. Y las defunciones son las que hay», espeta.

Aunque reconoce que puede haber una diferencia entre «fallecidos por Covid» y «fallecidos con Covid», remarca que el exceso de mortalidad «en los últimos 10 años» es un hecho. «La única diferencia es que puede haber enfermos que no hayan tenido el Covid pero por circunstancias como la falta de asistencia o el miedo a ir al hospital se haya agravado su enfermedad, y al final esa persona si no ha muerto por Covid ha muerto a causa del Covid. Las cifras, al final, son las mismas, y hay un exceso», afirma.


Torrox presenta el proyecto del tanatorio municipal (infoaxarquia.es)

diciembre 10, 2020 Redacción
El alcalde de Torrox, Óscar Medina (PP), ha presentado este jueves el futuro Tanatorio del municipio con el que además de dar respuesta a una demanda de los vecinos, también se pone en valor la entrada de Torrox Costa. El proyecto, redactado por el arquitecto Bernardo Pozuelo, cuya trayectoria ha sido destacada por el alcalde, ha estado coordinado tanto por el jefe de Urbanismo, Enrique Martín, como por la arquitecta municipal Reyes López.

Medina ha destacado que se trata de la ubicación perfecta, muy estudiada por los arquitectos municipales, equidistante de los dos camposantos del municipio,  que se encuentra junto a la parada central de autobuses y de taxis de Torrox y también estará muy cercana para los vecinos de El Peñoncillo , La Rabitilla, La Carraca. Ha querido matizar que las Misas Funerales se seguirán oficiando tanto en Torrox como en El Morche, ya que las nuevas instalaciones ofrecerían un servicio complementario, de tanatorio y velatorio.

Medina ha dicho que aunque desde hace 40 años el municipio tendría que haber contado ya con dos velatorios, tanto en el cementerio de Torrox como en el de El Morche, “las administraciones públicas tenemos que construir instalaciones que sean sostenibles y en la situación actual el municipio debe de tener solo un tanatorio que de cobertura a los dos camposantos del municipio”. “Ya era hora de que tuviéramos un lugar en el municipio donde poder despedir a nuestros seres queridos”, ha apuntado.

El alcalde también ha querido destacar que con este proyecto “se va a cuidar no solo el edificio en sí, sino que se pondrá en valor la entrada a Torrox Costa y transformará positivamente la zona del río, con la creación de este equipamiento tan necesario”.

Medina ha explicado que de los 400.000 euros previstos para la construcción del tanatorio, 300.000 euros irán destinados a zona ajardinada, aparcamientos y plazas para ofrecer también una zona diáfana al aire libre.

Además, Medina también ha querido poner de manifiesto que siendo uno de sus proyectos del programa electoral para las pasadas elecciones municipales, quiso ser transparente y ya anunció cual sería la ubicación y ha destacado que precisamente en la mesa electoral de Castillo Alto-Conejito fue donde sacó más votos y que “nunca antes ningún alcalde había sacado tantos votos en esa mesa electoral”.

Por su parte Bernardo Pozuelo, quien ha agradecido la colaboración de los arquitectos municipales y durante la explicación del proyecto ha explicado que a propuesta de ellos se incluyó un aparcamiento ajardinado que al mismo tiempo, se ha apoyado durante la presentación en una serie de diapositivas para detallar la distribución.

También te puede interesar  Infraestructuras mejora la iluminación en el barrio de Los Olivos de Vélez-Málaga
Así, el tanatorio quedaría insertado en ese ajardinamiento e iría alineado con las edificaciones de enfrente, un edificio digno que de impresión de seriedad y tranquilidad, en el que también se ha cuidado mucho la cubierta porque será visible desde los edificios colindantes.

El arquitecto ha destacado que la intención es que el interior de sensación de serenidad, que sea diáfano pero compartimentado. Por ello, desde la calle se accede a un gran vestíbulo que dará paso a un espacio más íntimo, pensando en la tranquilidad de la familia más cercana. Tendrá un oratorio, un espacio reservado para todas las religiones, y además habrá una zona específica para la preparación e incluso la conservación del difunto.
“El tanatorio va a aportar al municipio parte de lo que lleva demandando mucho tiempo”, ha concluido Pozuelo.


El coronavirus fue la causa del 30% del total de defunciones en Castilla-La Mancha de marzo a mayo (Lanzadigital.com)

10 Diciembre 2020Lanza TOLEDO

El coronavirus ha sido la causa identificada del 30% de las defunciones totales registradas en Castilla-La Mancha de marzo a mayo, según el avance publicado por el INE este jueves, con carácter provisional hasta que se difundan los definitivos durante el año 2021.
De este modo, la región registró 10.216 defunciones de marzo a mayo, de las cuales 3.288 se debieron a la COVID-19 como causa identificada (32,18%) y 1.609, sospechosas de haberse producido por la enfermedad.

Las tasas brutas más elevadas de fallecidos por COVID-19 virus identificado por cada 100.000 habitantes correspondieron a Castilla-La Mancha (160,8), Madrid (150,6) y Castilla y León (125,1). Por su parte, las menores tasas brutas de fallecimientos por esta causa se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (2,3) y Ceuta (6,0), y en Canarias (7,5).

En cuanto a las causas de estas muertes las enfermedades infecciosas tienen la tasa más alta en Castilla-La Mancha con 245,3 habitantes por cada 100.000, seguidas de afecciones del sistema circulatorio (123,3) y tumores (94).

Durante los primeros cinco meses del 2020 se produjeron en España 231.014 defunciones, 43.537 más que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone un incremento del 23,2%; de estas muertes, cabe destacar los fallecimientos por enfermedades infecciosas que aumentaron un 1.687,7% respecto a los cinco primeros meses de 2019, correspondiendo el 67,5% de las defunciones a pacientes con COVID-19 identificado y el 26,9% a pacientes sospechosos con COVID-19.

Por el momento, se observa una variación del número de fallecimientos con distinta tendencia en los meses de enero y febrero y en los de marzo a mayo. Así, el número de defunciones descendió un 4,3% durante enero y febrero respecto al mismo periodo de 2019 (con 3.568 menos), mientras que en el periodo de marzo a mayo de 2020 el número de fallecimientos se incrementó un 44,8%, con 47.105 más.