Titulares

Un concello gallego prohíbe velar a víctimas de la covid: “El coche fúnebre de mi suegro tuvo que dar media vuelta” (Nius)

Laura QueijeiroA Coruña05/11/202004:00h.

José Manuel Conde, yerno del fallecido, en su bar de Ourense.CEDIDA
El ayuntamiento de A Merca (Ourense) impidió el traslado de una víctima del coronavirus al velatorio municipal y su familia muestra su indignación
“No existe ninguna ley que impida velar a una persona que haya muerto por coronavirus”, cuenta a NIUS el yerno del difunto
El alcalde asume como propia la decisión y se reafirma: “A mí nadie me garantiza que no pueda ser transmisor de la enfermedad”
Emilio murió hace poco más de dos semanas en el hospital de Ourense, después de contagiarse de coronavirus en la residencia de ancianos en la que residía. Tenía 84 años y llevaba un mes luchando contra la enfermedad. Tras conocer el fatal desenlace, sus familiares pensaron cuál sería el lugar más idóneo para celebrar su sepelio. Pensaron en el velatorio de A Merca (Ourense). De allí era su mujer. También muchos familiares y conocidos del finado.

“Todo estaba preparado para trasladarlo allí. Es más, habíamos pactado retrasar su llegada porque había otro difunto en el velatorio”, cuenta José Manuel Conde, su yerno, a NIUS. Sin embargo, cuando el coche fúnebre se encontraba a medio camino entre el hospital y ese municipio ourensano, sus familiares recibieron una llamada. “Nos llamaron de la funeraria y nos dijeron que no nos dejaban llevarlo allí porque el ayuntamiento no quería a fallecidos por covid”, relata todavía perplejo José Manuel.

Ante la negativa de acoger al difunto, la familia tuvo que buscar otra alternativa. “Imagínate el momento. Estás destrozado porque has perdido a un ser querido y te encuentras con esto. Al final decidimos que el coche fúnebre diese media vuelta. Tuvimos que buscar otro sitio”, comenta. Lo velaron en un tanatorio de la ciudad de Ourense.
Sus hermanos no pudieron ir al sepelio
La familia de José Manuel está indignada. No entienden por qué el alcalde de A Merca ha vetado las despedidas a fallecidos por covid en el velatorio municipal. “No existe ninguna ley que impida velar a una persona que haya muerto por coronavirus”, manifiesta. “Se siguieron todos los protocolos que marca el hospital: los fallecidos por covid salen en una bolsa y dos sudarios, en una caja sellada y precintada para que no exista ningún riesgo”, comenta.

La familia del fallecido lamenta la decisión y también las formas del regidor. “He llamado al ayuntamiento y he pedido explicaciones al alcalde pero, de momento, nadie se ha puesto en contacto conmigo para darme una razón lógica”, comenta. Pero lo que más les duele es el hecho de que muchos familiares no hayan podido despedirse del difunto. “Sus hermanos no han podido venir. La ciudad de Ourense estaba confinada y no pudieron trasladarse”.
José Manuel no descarta emprender acciones legales por lo sucedido. “Lo he puesto en manos de un abogado porque es algo que no nos parece normal. El ayuntamiento, por lo que sé, alega que puede ser una fuente de contagio. Pero una persona difunta no va a contagiar a nadie”, comenta.
El alcalde: “Nadie me garantiza que no pueda ser transmisor”
El alcalde de A Merca asegura, de entrada, que no tiene nada en contra de esta familia. “En este caso, el señor no estaba empadronado en este concello. Pero si fuera un vecino del ayuntamiento la norma sería la misma”, asegura a NIUS el regidor y también médico de profesión, José Manuel Garrido.

Al contrario de lo que sucedió durante la primera ola, cuando se prohibieron los sepelios, ahora mismo no hay nada que impida velar a fallecidos covid. Se pueden desarrollar siempre que se cumplan las estrictas directrices que marcan las autoridades sanitarias. “Yo no permito velar a un positivo por coronavirus en A Merca como medida de precaución”, comenta el alcalde. “A mí nadie me garantiza que no pueda ser transmisor de la enfermedad y el responsable de esas instalaciones es el concello”, recalca.
El máximo representante del ayuntamiento explica que, hasta el momento, solo tiene constancia de un fallecido por covid en el municipio. “En aquel caso se habló con la familia y no hubo ningún problema”, insiste. Asume la decisión como propia y, a pesar de las críticas, se reafirma en ella: “Lo primero es la salud de mis vecinos y creo que la mayoría apoyan mi decisión”.


Funerària de Terrassa colabora con la exposición “Después de la muerte” (Revista Funeraria)

Nov 05, 2020

Entre el día 28 de este mes de octubre y hasta el 27 de junio de 2021, la Sala de Tinellet del Castell Cartoixa de Vallparadís, situada en la localidad catalana de Terrassa acoge la exposición temporal de larga duración ‘Després de la mort’ (‘Después de la muerte’), del Museu de Terrassa. La muestra hace un recorrido por los rituales funerarios desde la prehistoria hasta la actualidad y presenta materiales arqueológicos del fondo del Museu y objetos, fotos y documentación relacionada con las diferentes maneras de entender la última despedida a través de la historia. Con el objetivo de ayudar a difundir el patrimonio funerario de la ciudad, Funerària de Terrassa colabora con varias de las actividades vinculadas a la exposición.
El Museu de Terrassa ha programado para el viernes 27 de noviembre a las 17.30 horas el taller ‘Joyas para recordar’. La actividad, patrocinada por la empresa funeraria, se inicia con una visita a la exposición temporal y se completa con la elaboración de un collar de piedra. El taller es gratuito, y está dirigido a niños y niñas de entre 5 y 12 años. Este taller forma parte también del programa de la 25ª Semana de la Ciencia (SC).

Visitas comentadas al cementerio municipal

En el marco de la exposición, se han programado también dos visitas guiadas al cementerio municipal, previstas para los domingos 22 de noviembre de 2020 y 18 de abril de 2021, a las 11 horas. Como siempre, los recorridos estarán conducidos por el personal didáctico del Museu.

En la web del Museu se puede consultar el programa completo de actividades y toda la información y novedades sobre la muestra ‘Después de la muerte’.


El nuevo velatorio de Torralba abre con 330 metros cuadrados (La Tribuna de Ciudad Real)

LT
– viernes, 6 de noviembre de 2020
La alcaldesa agradeció a los emprendedores su apuesta por implantar en la localidad este servicio «tan necesario que evitará que los vecinos se desplacen hasta Ciudad Real o Daimiel»
El nuevo velatorio de Torralba abre con 330 metros cuadrados

El velatorio de Torralba de Calatrava ya ha abierto sus puertas y está a disposición de los vecinos de la localidad. Durante el acto de inauguración, el párroco Manuel León Nieto bendijo las instalaciones y la alcaldesa de la localidad, María Antonia Álvaro, dio las gracias a estos emprendedores  «por apostar por Torralba de Calatrava para implantar un servicio que es muy necesario, ya que evitará que los torralbeños tengan que desplazarse hasta Ciudad Real o Daimiel en unos momentos tan dolorosos como es la pérdida de un ser querido».
Acompañada por el concejal de Urbanismo, Luis Blanco, la regidora torralbeña apuntó que «Torralba de Calatrava necesitaba contar con este recurso porque en pleno siglo XXI es básico poder velar a familiares, amigos y vecinos en la propia localidad».
Por su parte, la gerente, Alicia Cañete, dio las gracias al Ayuntamiento por su colaboración e implicación en todo desde el primer momento y pidió disculpas por los retrasos que ha sufrido la construcción y apertura del tanatorio, «porque el COVID-19 ha dificultado que llegasen los materiales».

El nuevo velatorio de Torralba abre con 330 metros cuadrados

El nuevo velatorio de la localidad de Torralba de Calatrava consta de una superficie total de 330 metros cuadrados. Cuenta con dos salas velatorias, con túmulo y habitación para que los allegados más cercanos puedan despedirse de su ser querido, aseos adaptados para personas con movilidad reducida, un hall de entrada, un pasillo y un despacho. También dispone de un office, ya que, aunque no hay servicio de cafetería sí habrá servicio de catering con agua, café, zumos, etc. Asimismo, cuenta también con una zona de exposición de ataúdes.


El tanatorio zasense podría abrir antes de acabar el año, si llegan los permisos (La Voz de Galicia)

El Concello ha optado por la gestión directa
BASILIO BELLO

M. L.
CARBALLO / LA VOZ 08/11/2020 05:00 H

No corre prisa por estrenarlo, bromea el regidor zasense, Manuel Muíño, pero sí por abrir sus puertas y ponerlo a disposición de los vecinos que lo necesiten. Hace meses que las obras del tanatorio de Zas están acabadas y en primavera se creía que podría estar funcionando para el verano, pero todavía faltan los últimos permisos de Sanidade para ponerlo en marcha. «Esperemos que poida ser antes de que acabe o ano», manifiesta el regidor.

Se ha optado por replicar el modelo ya utilizado en otros concellos, como Camariñas o Dumbría, y gestionar las instalaciones de forma directa por parte del Concello, con unas tarifas de cobro a los usuarios en las que están trabajando.

Con una inversión de más de 450.000 euros se impulsó este tanatorio, una vieja demanda de la población. «Non é como se non tivésemos nada, porque os veciños acoden a Baio, Santa Comba ou mesmo Baíñas, pero non é o mesmo que ter un propio, claro», dice Muíño.

El inmueble tiene 220 metros cuadrados útiles, una sola planta y dos salas de velación.


La segunda ola aún no colapsa a los tanatorios de Burgos (Burgosconecta.es)

La menor incidencia en Madrid respecto a la primavera amortigua el repunte de la pandemia en otoño

ÁLVARO MUÑOZ BurgosDomingo, 8 noviembre 2020, 09:07

La segunda ola de la crisis de la covid aprieta pero no ahoga a los tanatorios de Burgos. De momento. Así lo refleja un sector que explica esta segunda situación por la menor incidencia que está sufriendo Madrid sobre la pasada primavera y por la dura realidad de que el virus acabó con muchas vidas en marzo y abril. «No creo que vaya a pasar lo que vivimos hace unos meses. Esa situación fue muy explosiva durante 40 días, espero que no se vuelva a dar en ningún sitio», señala Alfonso Martínez, responsable del tanatorio San José de la capital burgalesa.
En el caso de esta empresa, el ‘colapsó’ llegó por dar asistencia a la problemática de Madrid en abril, situación que de momento no se está viviendo. «Madrid tiene la situación más controlada y en otros lugares hay fallecimientos, pero no está siendo tan explosiva. Aun así, no sé cómo evolucionarán los hospitales», recalca Martínez, que incide en las similitudes de dolor que padecen muchos familiares en esta segunda ola. «Las familias, por aquel entonces, lo pasaban muy mal, y ahora volvemos a esas limitaciones en afluencia de gente. Eso afecta a las familias para despedir a un ser querido», continúa.

Unas restricciones, las actuales, que se centran en no superar en 10 personas en las salas velatorios, 15 para las comitivas de inhumación o incineración y no rebasar en un tercio el aforo de las zonas de culto. «Estamos siempre muy pendientes del BOCyL, esto va cambiando, pero siempre informamos a las familias de lo permitido», añade el responsable del tanatorio San José, que apostilla los problemas que genera cuando el fallecido es por covid. «Los familiares siempre quieren ver al ser querido. Pero no se puede mostrar, ni manipular por el protocolo impuesto desde el Ministerio de Sanidad», prosigue.

«Nuestro sector también está deseando que se pase cuanto antes esta crisis»
Y es que la crisis del coronavirus, además de robar el último adiós de un ser querido, también ha afectado a un sector que, curiosamente, tiene más trabajo, pero factura menos. «Entiendo que la gente haga la lectura de que nos pueda ir bien, pero no es la realidad. La facturación ha mermado a nivel nacional porque no se han podido prestar salas velatorio por el estado de alarma, no se venden flores… La patronal ha sacado datos y la caída de la facturación ha bajado entre un 30% y 40%. Nuestro sector también está deseando que se pase cuanto antes esta crisis y se vuelva a una situación de normalidad. La situación extrema no aporta nada bueno», describe Martínez, que explica cómo se ha dañado la economía de los tanatorios.

«Nuestro mercado se pervirtió durante el estado de alarma. Se recurrió a comprar y a pagar sobre su importe habitual, incluso multiplicado por cuatro en muchas ocasiones. Eso no se ha repercutido en nadie. He comprado cosas sin saber el precio», detalla el responsable del tanatorio San José en Burgos.

Durante estos meses, las funerarias también se han tenido que adaptar a una nueva realidad, la de exponerse al virus. Son el último eslabón de la cadena sanitaria y «tenemos una situación de riesgo añadida».


El crematorio de Reus amplía el servicio con un segundo horno de incineración (Diari de Tarragona)

Ha supuesto una inversión de 564.000 euros sin IVA y permitirá hasta seis cremaciones diarias. Será el primer equipamiento de estas características de la demarcación
REDACCIÓN

11/11/2020 09:40 | Actualizado a 11/11/2020 09:40

Serveis Funeraris Reus i Baix Camp ha puesto en funcionamiento un segundo horno de incineración en las instalaciones del crematorio municipal para ampliar el servicio público funerario y atender la demanda creciente de estos tipos de servicio. Durante estos días se están realizando pruebas y ajustes técnicos para su puesta en marcha definitiva, que probablemente se hará a lo largo del mes de noviembre. Sin embargo y tal y como asegura el consistorio, este proceso no supone, en ningún momento, la interrupción del servicio habitual de cremaciones.

Según la planificación técnica, una vez se ponga en marcha el nuevo horno, se iniciarán las obras de remodelación del conjunto del horno existente para adecuarlo también al nuevo sistema de filtraje y depuración de emisiones de partículas. En este momento también se están haciendo pruebas del nuevo sistema de filtraje y se acaba de sustituir la chimenea del horno antiguo por una de nueva.

El nuevo equipamiento mejora el servicio actual con la posibilidad de incrementar el número de cremaciones diarias hasta lograr un máximo de seis en el día. La capacidad anterior era de tres en el día. El Crematorio de Reus, con este proyecto, será el primer equipamiento de estas características en la demarcación de Tarragona y uno de los pocos a nivel de Catalunya.

La inversión realizada en el equipamiento es de 564.000 euros IVA excluido. De estos, 173.000 euros corresponden a la construcción del horno; 343.500 euros al sistema de filtraje y depuración de emisiones y 47.500 a la adecuación de toda la antigua instalación.

Nueva isla de nichos

Por otro lado, el Cementiri General de Reus ampliará su capacidad con la incorporación de 248 nuevos nichos individuales que quedarán ubicados al sector 2 de la zona norte. Reus Servicios Municipales ha elaborado el proyecto técnico de construcción de la isla, prevista dentro de la parte nueva del recinto, que fija el presupuesto en 187.681 euros IVA incluido. Actualmente, el cementerio cuenta con cerca de 13.500 sepulturas entre panteones, capillas, tumbas y nichos.


Un árbol para cada recuerdo: el homenaje a los difuntos de 2020 (La Vanguardia)

Mémora ofrece de forma gratuita la posibilidad de plantar un árbol en memoria de las personas que han fallecido este año
Para garantizar el plantado de cada árbol y gestionar de forma óptima cada udiana, el proyecto cuenta con la colaboración de la ONG Tree-Nation
NATALIA PASTOR
11/11/2020 06:47
Con distancia, en una más que estricta intimidad y sin poder contar con el alivio de un largo abrazo, 2020 ha hecho aún más difícil lo que de por sí ya era: decir adiós a un ser querido. Hacerlo en un contexto que exige las máximas precauciones para evitar la transmisión de un virus que en pocos meses se ha llevado demasiado. Unas circunstancias que dificultan las habituales ceremonias de despedida con el apoyo de los nuestros pero que han propiciado la puesta en marcha de In Arboriam.
Esta iniciativa de Mémora ofrece a todas las familias que han utilizado sus servicios funerarios la posibilidad de plantar un árbol como homenaje a la persona fallecida, sembrando vida allí donde es más necesaria. El acto institucional se transforma así en un gesto para mantener vivo su recuerdo y acercar a las familias a un duelo en positivo. Un homenaje a los que se han ido que, ayudando a reforestar el planeta, quiere ser un soplo de vida para los que se quedan.

2020 ha hecho aún más difícil lo que de por sí ya era: decir adiós a un ser querido

Cada árbol plantado a través de In arboriam forma parte de una udiana, nombre que designa el lugar de memoria poblado por árboles que rinden homenaje a una persona fallecida. Un bosque remoto en el que el recuerdo de cada persona genera vida y contribuye a la lucha contra el cambio climático. Para garantizar el plantado de cada árbol y gestionar de forma óptima cada udiana, el proyecto cuenta con la colaboración de la ONG Tree-Nation.

Soplo de vida para el planeta

En una primera fase de In arboriam, las plantaciones tienen lugar en bosques ubicados allí donde es más necesaria la reforestación, como Kenia, Madagascar, Nepal o Tanzania. En una segunda fase, España y Portugal serán los escenarios escogidos para acercar los árboles a las familias y generar un impacto más local. En total, Mémora espera plantar más de 50.000 árboles en los próximos años con una reducción aproximada de la huella ecológica de 2.500 toneladas de CO2.

En cada udiana, bosque o jardín para la memoria, los seres queridos pueden reencontrarse con su recuerdo y materializarlo en favor de la lucha por el cambio climático a través de una plantación autentificada por la ONG Tree Nation mediante un certificado. En total, se han plantado ya más de 3.500 árboles en memoria de personas fallecidas. La plantación ha aliviado, hasta el momento, la emisión de 148.770 kg de CO2.

Refugio en un bosque accesible

Mémora ha creado una web para que las familias puedan ver de forma virtual el árbol de su ser querido y disponer de la geolocalización del bosque en el que se encuentra y donde pueden plantar uno o más árboles. Cada persona puede escoger el árbol, conocer su longevidad, altura y tipo de hojas, entre otras características. También consultar cuándo fue plantado el último árbol, así como el volumen de emisiones de CO2 que la udiana ha evitado y la previsión meteorológica prevista en la región.

Udiana es el nombre con el se que designa el lugar de memoria poblado por árboles que rinden homenaje a una persona fallecida

Una fórmula para el reencuentro y el crecimiento, pues en este tipo de espacios los árboles arraigan profundamente. “El proyecto in arboriam es una iniciativa de la cual nos sentimos muy orgullosos y que ejemplifica el compromiso de Mémora con las familias y con su entorno. Nuestra voluntad es ofrecer el mejor servicio, priorizando siempre que las familias se sientan respaldadas y acompañadas en momentos de dificultad”, explica Juan Jesús Domingo, Consejero Delegado de Mémora.

El grupo de servicios funerarios, que arrancó con el proyecto este verano, ofrece ahora este servicio sin ningún tipo de coste a todas las familias que han utilizado sus servicios durante este año. Un gesto que quiere contribuir a aliviar el dolor de la pérdida fortaleciendo su recuerdo en raíces que de forma tangible contribuyen a la mejora del entorno natural. Plantar un árbol que, lejos de borrar su memoria, resignifique su lugar en el mundo y lo haga eterno.


Grupo Albia rompe los tabúes sobre la muerte en el primer festival ‘Dando Vida a la Muerte’ (Revista Funeraria)

El pasado 4 de noviembre Grupo Albia, como parte del primer Festival Dando Vida a la Muerte, que se ha celebrado entre el 1 y el 7 de noviembre, llevó a cabo una jornada de puertas abiertas en su centro en Tanatorio Albia Vitoria-Gasteiz.
Además, como parte del intento de acercamiento de la muerte a la conversación habitual, se celebraron en los centros una serie de Death Cafes, una reunión social importada de Estados Unidos, en la que los asistentes charlan sobre el concepto de muerte y la perdida con el objetivo de compartir experiencias libremente sin tabúes.

El festival, promovido por la Fundación Doble Sonrisa, y en el Marco del Día de Todos los Santos, busca alentar a la población en general a hablar sobre la muerte, y a ver este proceso como “algo normal que nos llega a todos” y del que se puede profundizar sin tabúes. “El duelo se comparte, las personas necesitamos las unas de las otras para poder compartir el dolor y transitar acompañados por todo el proceso; pero el duelo también necesita de soledad, necesitamos también de espacios para la reflexión y para el recogimiento individual”, señala Marian Carvajal Paje, responsable de Atención Emocional de Grupo Albia.

El duelo por el fallecimiento de un ser querido supone una reacción psicológica natural, normal y esperable, de adaptación ante la pérdida que sufren familiares y amigos y que puede manifestarse antes, durante y después de su fallecimiento. “Esa pérdida pone de manifiesto la certeza de nuestra propia muerte, en otras palabras: la muerte adquiere un realismo que hasta ahora no nos habíamos planteado, y eso puede conllevar cambios de actitud. Por ello, es necesario romper con los prejuicios que existen en la sociedad sobre la muerte” añade Carvajal.

Por ello, eventos como la jornada de puertas abiertas y el Death Café celebrado por primera vez en la compañía bajo estrictas medidas higiénicas y de seguridad, y en un momento donde la sociedad responde de manera sensible ante la incertidumbre, el miedo y la muerte, pone en valor el poder hablar y expresarse libremente sobre estas cuestiones.

El duelo, especialmente necesario en este año marcado por el Covid-19
“En los momentos inmediatamente posteriores a un fallecimiento, esperamos que todo resulte sencillo, según lo previsto y tal y como marca la tradición cultural. Cuando esto no ocurre así, sino que hay modificaciones en el ritual o impedimentos para llevarlo a cabo, nos resulta muy difícil aceptarlo”, apunta la responsable de Atención Emocional de Grupo Albia. “Pero el hecho de no poder velar al ser querido de la manera tradicional no impide que podamos despedirnos de él y compartir nuestro dolor con otras personas”, aclara.

Carvajal explica que, dentro de cada familia, el escenario puede ser muy diferente. Por eso, apoyarse entre ellos, en amigos o en un profesional si hiciera falta, ayudará mucho durante las primeras semanas o meses. Por esta razón es tan importante que se lleven a cabo acciones como el Death Café que se ha organizado en Vitoria, un espacio de escucha respetuosa donde un grupo de personas ha podido compartir sus opiniones particulares sobre el concepto de muerte, hecho que de por sí, resulta terapéutico y nos fortalece como sociedad ante la incertidumbre y desaliento que la muerte puede provocar a nivel psicológico, especialmente en estos momentos de pandemia.

Sobre Grupo Albia
Albia, perteneciente al Grupo Santalucía, es un grupo empresarial de referencia a nivel nacional dedicado a la organización, gestión y realización integral y personalizada de servicios funerarios. En la actualidad, el grupo gestiona 253 centros funerarios, 122 tanatorios, 34 crematorios, 20 cementerios en todo el país y una flota superior a los 500 vehículos propios. Además, gestiona 4 empresas de arte floral y una fábrica de transformación de mármol. A cierre de 2018, suma una plantilla próxima a los 1.300 profesionales que realizaron más de 70.000 servicios funerarios. Más de 7 millones de personas utilizan sus instalaciones al año.


El precio de residencias y servicios fúnebres crece hasta un 2,3% mientras que el IPC cae un 0,9% (Ok Diario)

CARLOS RIBAGORDA
14/11/2020 06:40

El precio de las ‘Residencias para mayores y personas con discapacidad’ y de los ‘Servicios funerarios’ se ha disparado en los primeros diez meses del año en un 2,3% y un 1,6%, respectivamente, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Mientras, el IPC general cae entre enero y octubre de este año en un 0,9% por el desplome de los precios asociados al turismo, como los artículos de viaje.
Esta subida se produce en un periodo de tiempo en el que estos servicios están de plena actualidad por la crisis del coronavirus. En el caso de los servicios funerarios, su demanda se ha visto ampliada por el incremento de fallecimientos por la crisis del coronavirus, que acumula ya más de 55.000 muertes desde marzo, según los cálculos de este diario -la cifra oficial del Gobierno es de algo más de 40.000 muertes-.

El propio INE también da por superada esa cifra y ha registrado más de 61.000 muertes más que en 2019 hasta octubre, utilizando datos de los registros civiles. El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) da la cifra de casi 63.000 fallecidos más que el año pasado hasta octubre.

Esto se ha traducido en un incremento de trabajo para las funerarias, un 500% durante la primera ola según datos de su patronal, la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF). De cara a esta segunda ola, la patronal señala que han reforzado sus plantillas en un 12%, unas 1.400 personas, que en el caso de la Comunidad de Madrid se eleva al 30%. También se han ampliado el número de crematorios en funcionamiento de 28 a 34.

Esta mayor demanda se ha traducido en un incremento de los precios de estos servicios en un 1,6% en lo que va de año, cifra superior al índice general de la inflación, que cae el citado 0,9% en el mismo periodo. Aún más han crecido los precios de las residencias de ancianos y personas con alguna discapacidad. Este apartado crece en los primeros diez meses del año en un 2,3%. Las residencias han sido un foco de coronavirus y de polémica porque han concentrado el número de fallecidos durante la primera ola de la pandemia.


El tanatorio de Torrero nota la presión: 1.000 incineraciones más que en 2019 (Aragondigital.es)

FABIÁN GIMÉNEZ BARCA·14 NOVIEMBRE, 2020

En los días más difíciles de abril, el tanatorio llegó a incinerar hasta 28 cadáveres // Foto: Tanatorio de Torrero
El tanatorio de Torrero lleva un incremento de más de 1.000 incineraciones respecto al 2019. Una presión que colapsó esta semana, durante unos días, las incineraciones en el centro funerario zaragozano. El director del tanatorio de Torrero, Carlos Lobera, afirma que esta tercera ola de contagios en Aragón “no les ha pillado por sorpresa” como pasó en abril. No hay tantos fallecidos como entonces, pero antes, con el tanatorio cerrado, el servicio solo se basaba en la incineración o entierro. Ahora, la presión organizativa es mayor, ya que a parte de realizar las incineraciones y entierros se suman los velatorios.
En la semana pasada, según Lobera, se vivió “un pico” de fallecidos que colapsó durante varios días el servicio de incineraciones. Algo ya resuelto y que actualmente, permite un funeral con sus tiempos normalizados. Un pico similar se vivió también en agosto, en plena segunda. Este aumento de muertes se nota en los cuatro hornos del tanatorio, de la media de diez incineraciones diarias antes del Covid, ahora se llega incluso a duplicar. En los días más difíciles de abril, el tanatorio llegó a incinerar hasta 28 cadáveres.

El tanatorio ha experimentado un aumento de 1.000 incineraciones más que en el 2019, sin embargo, la reserva de salas para velatorios, han caído también un millar. “Trabajamos más, pero no ganamos más” ha afirmado el director.

Esta caída de reserva de velatorios aprieta al tanatorio ya que es de crear una bonita despedida de donde se obtiene el beneficio. Las familias, según Lobera, prefieren no contratar velatorios para poder así evitar desplazamientos o incluso contagios. La venta de flores, esquelas, y otros elementos como la oferta de agua y café también han caído.

El contacto, los besos y los abrazos, algo natural en un velatorio, imposible verlo ahora en los pasillos. Los geles, el control de temperatura y las agrupaciones también están presentes en las despedidas.


El nuevo tanatorio abrirá en el primer trimestre de 2021 (Diario de Jerez)

Mémora ultima frente al cementerio su cuarta instalación en la provincia
Contará con un parking subterráneo privado para familiares

MANUEL MOURE Jerez, 15 Noviembre, 2020 – 07:00h

El grupo de servicios funerarios Mémora tiene previsto inaugurar a lo largo del primer trimestre del año próximo su tanatorio, el cual sería el segundo de la ciudad. El mismo, cuyas obras se iniciaron en octubre de 2019 y marchan a gran ritmo, se ubican frente a la puerta principal del cementerio municipal de Jerez. “El principal objetivo de esta inversión es ofrecer a los vecinos de la localidad y sus alrededores un nuevo equipamiento donde las familias puedan despedir a sus fallecidos en un entorno confortable y acogedor”, destaca Fernando Pouso, director territorial para el sur de España de Mémora, acompañado del gerente, Daniel Benítez.

Este nuevo equipamiento supondrá una inversión estimada de 3 millones de euros, “la cual ha tenido un marcado carácter de beneficio local”, señala Pouso al recordar que desde el arquitecto, Javier Pérez de Eulate, la constructora, Gesteco, y los trabajadores “son jerezanos”.

En una visita a las instalaciones, precisamente el día en que se desmontaba la grúa (lo que ya da idea de lo avanzado del proyecto) se puede comprobar que se trata de un edificio amplio, diáfano, con grandes espacios y en el que priman la luz natural y la eficiencia energética. Es reseñable igualmente que el edificio se adapta al entorno así como que “se ha hecho especial hincapié en la renovación del aire y la orientación respecto al eje solar este-oeste para mejorar el ahorro tanto en iluminación y calefacción”, apunta Daniel Benítez.

Así será el nuevo tanatorio
En nuevo tanatorio de Mémora, que ya dispone de instalaciones similares en Cádiz, San Fernando y al 50% en El Puerto, contará con una superficie de más de 2.800 metros cuadrados construidos en los que tendrán cabida cinco salas de velatorio. Un hecho especialmente destacable es que se trata de salas segmentadas, “lo que permite ajustarlas a la demanda y tener la posibilidad de ofrecer distintos tamaños de salas”. Así, dos salas son de 40 metros cuadrados, otras dos de 60 metros cuadrados y una quinta de 80 que es ajustable mediante una medianera corredera. Las salas disponen igualmente de un jardín artificial en su interior, además de baños y vestidores.

“Este proyecto que ya es una realidad -apunta Fernando Pouso- ofrece a los ciudadanos y a las aseguradoras un estilo de servicio y también ofrece libertad de elección”. También es destacable que la cercanía al camposanto jerezano, apenas 50 metros, hace mucho más cómodo el traslado pues apenas hay 50 metros de distancia entre el nuevo tanatorio y la entrada del cementerio.

En la planta baja se ubica la zona de recepción, así como la capilla (en la que igualmente prima la luz natural), así como el obligado servicio de cafetería. En la superior se encuentran las salas de velatorio así como el pasillo de servicio, si bien es curiosamente en la sala sótano donde se ubica una de las grandes ofertas del nuevo tanatorio como es un parking privado con capacidad de 30 plazas para uso de las familias de los finados. “Además habrá un parking y muy cerca una amplia bolsa de aparcamientos”, señala el responsable de Mémora.

El horno crematorio no estará en la instalación sino en la carretera de Cortes, a 2,5 kilómetros de distancia. A este respecto Fernando Pouso destaca que “nos encontramos bajo el asesoramiento del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Jerez”. “La colaboración entre Mémora y el Ayuntamiento es absoluta”, destaca y añade que “hay un plan de actuación aprobado que está a la espera del visto bueno de la Junta de Andalucía”.

Los responsables de Mémora, en las instalaciones. Los responsables de Mémora, en las instalaciones.
Respeto ambiental
Sobre el horno crematorio cabe destacar que ha supuesto una inversión de 100.000 euros “si bien los filtros cuadruplican ese valor hasta alcanzar los 400.000. La preservación del medio ambiente es absoluta”, destacan, “pues las emisiones a la atmósfera son cero”. “Ambos equipamientos cuentan con la aprobación de los servicios de urbanismo del Ayuntamiento de Jerez y cumplen con todos los requisitos y normativas urbanísticas y medioambientales. Con estos nuevos equipamientos funerarios, Mémora hace firme, una vez más, su compromiso mejorando la oferta de servicios, generando empleo y ofreciendo a las familias la gestión de un equipo humano de profesionalidad de máxima calidad”.

Por otra parte, es reseñable que el nuevo tanatorio también pondrá a disposición de las familias el servicio gratuito de acompañamiento al duelo, “haciendo firme el compromiso de la compañía de ofrecer una atención integral de calidad, facilitando las herramientas y estrategias para superar los diferentes procesos que conlleva la pérdida de un ser querido”.

En la actualidad, Mémora ofrece sus servicios funerarios tanto en España como en Portugal tanto a nivel de tanatorios y crematorios así como haciéndose cargo de la gestión de cementerios. En toda España, el grupo gestiona a través de 1.400 profesionales, 139 tanatorios, 33 crematorios y 22 cementerios.


La primera ola de la Covid-19 ha costado 550.000 euros a la Funeraria de Palma (Ultimahora.es)

M.González | Palma | 15/11/2020
El impacto económico soportado por la Empresa Funeraria Municipal (EFM) de Palma como consecuencia de la crisis sanitaria de la Covid-19 durante la primera ola (de mediados de marzo a mediados de junio) se ha evaluado en 548.053 euros, distribuidos entre el aumento de costes directos e indirectos por la pérdida de facturación.

El gerente de la empresa, Jordi Vilà, explica que la EFM trabajó con mayor intensidad durante esos meses «pero en un escenario de caída de la facturación por la imposibilidad de ofrecer todos los servicios habituales, por tener que aplicar restrictivamente la facturación de conceptos previstos en tarifas para adecuarse a la crisis generada y también por haber supuesto un aumento de costes laborales de suministros y de gastos sobrevenidos».

Además, añade Vilà, a raíz del análisis realizado tras la primera ola «se detectó como un punto débil de la empresa la capacidad de incineración». Para remediarlo se ha instalado un nuevo horno incinerador en el tanatorio de Bon Sosec. Esta instalación tuvo un coste de 192.272 euros.

Por otro lado, la empresa considera vital acometer una serie de proyectos para actualizar sus instalaciones y poder hacer frente a los retos presentes y de futuro. Entre ellos está la renovación de los hornos de Son Valentí, con un presupuesto de 1.200.000 euros.

Vilà detalla que «el actual crematorio del recinto consta de dos hornos incineradores que fueron instalados en el año 2005 y acumulan más de 8.500 incineraciones cada uno, por lo que están completamente amortizados económicamente». Los nuevos hornos deberán estar emplazados en un nuevo edificio.

Otro proyecto que se pondrá en marcha es la segunda fase de la reordenación de la parte más antigua del cementerio de Son Valentí (sector II). La primera fase ya se realizó y supuso la supresión de 250 tumbas a fin de esponjar la zona y abrir nuevas vías de paso. Ahora se acometerá la segunda fase en la misma línea, para lo que se estima un presupuesto de 644.685 euros.

Asimismo está prevista la construcción de una pasarela sobre el cauce de sa Riera a su paso por el cementerio, con un coste de 270.000 euros. Conectará la parte antigua del camposanto con la más moderna y el tanatorio, que ahora supone un recorrido interior de 1,5 kilómetros.

La EFM también considera imprescindible acometer una remodelación integral del tanatorio de Son Valentí «para hacerlo apto a los nuevos y diversos usos funerarios y adaptarlo a las necesidades del volumen de población actual de Palma», detalla el gerente. El proyecto tiene un coste de 1.500.000 euros. Por último se destinarán 434.000 euros a renovar la flota de vehículos.

Todos estos proyectos suman una inversión de 4.045.685 euros que se podrá acometer gracias a la ampliación de capital por valor de 3.793.644 euros aprobada por el consejo de administración de la Funeraria palmesana.

 


Colau adjudica a Asistea la participación municipal del 15% en Serveis Funeraris de Barcelona (Expansión)

La compañía vasca será el socio minoritario de la firma que controla Mémora
Tanatorio de Les Corts, en la ciudad de Barcelona, gestionado por Mémora. EE

María Teresa Coca
Barcelona
16/11/2020 – 19:44
El Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado la adjudicación del 15% del capital que controlaba en Serveis Funeraris de Barcelona al grupo vasco Asistea.

 

La adquisición del 15% de Serveis Funeraris de Barcelona supondrá la entrada del grupo en el mercado de los servicios funerarios de Cataluña.

La operación, que está pendiente de los trámites administrativos y societarios correspondientes, se ha cerrado mediante una subasta pública a la que únicamente ha concurrido la compañía vasca.

Fruto de la adquisición, Asistea será el socio minoritario de Serveis Funeraris de Barcelona, ya que el 85% está en manos del también grupo funerario Mémora.

El Ayuntamiento de Barcelona decidió poner a la venta su participación en la compañía de capital privado -que ostentaba a través de la empresa municipal Barcelona de Serveis Municipals B:SM-, el pasado mes de febrero.

La decisión, tomada por acuerdo del pleno municipal, se basó en un informe económico que lo consideraba un imperativo financiero, ya que los activos no se habían revalorizado desde el 2016 y no generaban dividendos. Además, topaba con la intención del equipo municipal de la alcaldesa Ada Colau de dotar al Ayuntamiento de una empresa pública de servicios funerarios.

De hecho, esta es la segunda desinversión realizada en Serveis Funeraris de Barcelona, ya que en 2011 el Consistorio se desprendió de un 36% del capital.

En la actualidad, Asistea gestiona 25 tanatorios, 5 crematorios, 16 oficinas de atención y presta más de 10.000 servicios al año, con una plantilla de 250 trabajadores y presencia en el País Vasco, Cantabria y la Comunidad de Madrid.


Castilla-La Mancha registra un 36,72% más de muertes que las notificadas por Sanidad (Lanzadigital.com)

18 Noviembre 2020Lanza TOLEDO
Es la segunda comunidad con mayor incremento de decesos en lo que va de año, por detrás de Madrid

El Instituto Nacional de Estadística (INE) recoge un 36,72% más de muertes en Castilla-La Mancha que las notificadas por Sanidad, siendo la segunda región con un aumento mayor en lo que va de año, por debajo de Madrid.

Concretamente, la estadística refleja 10.207 defunciones en España durante la semana del 2 al 8 de noviembre, es decir, 2.546 muertes más que en 2019 (7.661). Esta cifra supone un 58,6 por ciento más que los 1.054 fallecimientos de personas con COVID-19 en esa semana notificados en las estadísticas oficiales del Ministerio de Sanidad.

El INE informa de que en las 45 primeras semanas de 2020, hasta la semana del 2 de noviembre, han muerto en España 423.790 personas. Es decir, 66.852 más que en el mismo periodo de 2019, cuando se notificaron 356.938, un 18,73 por ciento más.

Variación respecto a los casos que controla Sanidad
Estas 66.852 muertes contrastan con los 39.345 fallecimientos notificados por el Ministerio de Sanidad por Covid-19 hasta esa fecha. Es decir, hay una variación de, al menos, 27.507 defunciones entre las estadísticas del INE y del departamento ministerial.

Por comunidades autónomas, en lo que va de año en Andalucía han fallecido 65.843 personas (9,18% más), en Aragón 14.232 (20,5% más), en Asturias 12.351 (12,39% más), en Baleares 7.309 (6,01% más), en Canarias 14.248 (5,24% más), en Cantabria 5.448 (5,01% más), en Castilla y León 31.164 (25,96% más), en Castilla-La Mancha 22.969 (36,72% más), en Cataluña 70.459 (27,81% más), en Comunidad Valenciana 41.553 (9,71% más), en Extremadura 11.061 (14,20% más), en Galicia 28.048 (5,09% más), en Madrid 58.129 (42,76% más), en Murcia 10.533 (7,18% más), en Navarra 5.799 (21,24% más), en País Vasco 20.417 (10,92% más), en La Rioja 3.211 (20,03% más), en Ceuta 541 (20,26% más) y en Melilla 476 (11,56% más).

El INE prepara un informe con perspectiva histórica
El INE está realizando una estimación del número de defunciones semanales durante la pandemia de Covid-19. Este proyecto se plantea el estudio de las defunciones semanales ocurridas durante 2020 y su comparación con los datos históricos de defunciones desde el año 2000, lo que permite interpretar los datos con perspectiva histórica, dada la variabilidad que presentan las defunciones a lo largo del tiempo.

El proyecto no tiene una duración determinada, depende de elementos ajenos como es la propia evolución de la pandemia, pero al menos se prevé que tenga una duración de un año. «No obstante, hay que considerar en todo momento su carácter experimental y tomar las cifras con cautela dado que se ofrecen datos estimados por un modelo que podría subestimar o sobreestimar resultados», puntualiza el organismo.


El Covid también golpea en la última línea: las funerarias (Cinco Días)

Los márgenes de las empresas grandes se reducen
Las más pequeñas denuncian trabas a la competencia

CARLOS OTINIANO PULIDO

Madrid  19 NOV 2020 – 07:22 CET
Los hospitales no son los únicos que llevan meses luchando contra la sobrecarga de sus unidades y la escasez de personal. La pandemia de coronavirus, que ha provocado un exceso de casi 71.000 muertes en España, también ha puesto al límite a las funerarias.
Pero contra lo que cabría esperar, este va a ser un mal año para las empresas del sector. Las grandes han visto cómo se reducían sus ingresos por la imposibilidad de prestar ciertos servicios y las más pequeñas denuncian trabas a la competencia por parte de las aseguradoras que controlan el mercado de pólizas de decesos.

El papel de las funerarias en la gestión de esta crisis es esencial: cuando la prevención falla, el enfermo de Covid se agrava y los servicios médicos no consiguen salvarle la vida, alguien tiene que encargarse de dar sepultura a los cuerpos. “Somos el último eslabón de la cadena sanitaria, pero muchas veces somos los grandes olvidados”, afirma Fernando Yaybeck, director general de Iniciativas Alcaesar, una sociedad de Albia y Funespaña que opera en Extremadura.

Yaybeck refleja el sentir de su gremio cuando dice que echa de menos una mayor coordinación con el sector por parte de las autoridades sanitarias. En los meses más duros del estado de alarma, una relación más fluida con el ministerio y las consejerías de Sanidad les hubiese evitado dudas en la interpretación de los protocolos de actuación o facilitado información sobre qué tipos de sudarios utilizar, cómo manipular los cuerpos o cómo trasladarlos de una región a otra.

Tanatorio de Iniciativas Alcaesar en Cáceres.Alcaesar

La expresión más grande de esta falta de comunicación fue la morgue instalada en la pista de patinaje del Palacio de Hielo de Madrid. Las empresas se enteraron de que el ejército estaba llevando los féretros ahí por la prensa.

Para evitar situaciones como esta, Panasef, la asociación nacional de empresas funerarias, reclama “línea directa” con el Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias del ministerio. “Nuestra preocupación se centra ahora en las comunidades. Les hemos pedido a todas una reunión y muy pocas han contestado. Con Cataluña ya trabajamos desde hace meses”, comenta Alfredo Gosálvez, secretario general de Panasef.

Panasef reclama más coordinación y “línea directa” con el ministerio y las consejerías de Sanidad
En España prestan servicios funerarios unas 1.100 empresas, de la cuales entre 800 y 900 son pymes que facturan menos de 1 millón de euros. A pesar de que la pandemia disparó las defunciones, el negocio, según la patronal, se ha encogido en la primera mitad del año más de un 40% con respecto al mismo periodo de 2019, es decir, que habrían dejado de ingresar unos 329 millones de euros.

Panasef achaca esta caída a los sobrecostes de equipos de protección, sudarios específicos y cientos de horas extras en que las compañías han debido incurrir para solventar la emergencia y los numerosos servicios que no pudieron prestar durante el confinamiento. Los velatorios, por ejemplo, quedaron prohibidos de finales de marzo a finales de mayo.

Un trabajador de la funeraria Mémora desinfecta el cuerpo de un fallecido por Covid en Girona, en mayo pasado.Efe

La asociación calcula que las restricciones impidieron a las funerarias cobrar por flores, coronas, recordatorios, esquelas y otros muchos conceptos que pueden llegar a representar el 40% del recibo habitual en condiciones normales.

“Durante algunas semanas nuestra actividad quedó reducida a la parte puramente logística: el traslado a cementerios y crematorios”, explica Juan Jesús Domingo, consejero delegado de Mémora, la segunda funeraria más grande de España, que ha asumido casi cuatro millones de euros de costes extraordinarios.

Las empresas niegan que hayan intentado compensar el aumento de gastos con subidas de precios, aunque al inicio de la emergencia el Gobierno respondió a denuncias de incrementos prohibiendo alzas atribuibles a la pandemia.

La Organización de Usuarios y Consumidores (OCU) estima que un sepelio discreto cuesta de media unos 3.500 euros, pero advierte de que se trata de un dato difícil de calcular por la escasa transparencia del sector en cuanto a la publicación detallada de sus tarifas. Esta falta de información, explica, dificulta que los consumidores puedan conocer a priori los precios vigentes antes del 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, y si los que finalmente han pagado o les han presupuestado cumplen la orden del Gobierno.

Fuentes de OCU informan que en lo que va de año han atendido 130 reclamaciones relacionadas con servicios funerarios y siete directamente asociadas con la pandemia. “No hemos notado un aumento de consultas en relación con el año  anterior. Los temas de los que nos suelen consultar son falta de transparencia en la factura, disconformidad con el encargo y conceptos improcedentes”, precisan.

Esfune acusa a las compañías de seguros de inducir a los clientes a contratar funerarias del mismo grupo
Aureli Sánchez, presidente de Esfune, asociación de pequeñas funerarias con sede en Manresa, recurre a un símil para ilustrar el impacto del Covid en las empresas grandes: “Es como si Iberia tuviera que adaptarse para ofrecer vuelos tipo Vueling”. Esfune agrupa a unas 15 empresas de municipios como Salamanca, Tenerife, Albacete, Huesca o Tarragona, casi todas negocios familiares, de cuatro o cinco empleados.

Salvo días puntuales, Sánchez asegura que estas no se han visto desbordadas ni sus márgenes recortados porque sus costes fijos son bastante bajos y los acuerdos de exclusividad y colaboración entre hospitales, geriátricos y aseguradoras les hacen muy difícil competir por los contratos. “La mayor parte del pastel ya está cogido”, resume.

Esfune lleva un tiempo denunciando que las aseguradoras se aprovechan del estado de conmoción en que se encuentran los familiares de los fallecidos durante las primeras horas del deceso para inducirlos a contratar proveedores pertenecientes al mismo grupo o con los que tienen acuerdos, cuando el cliente es libre de elegir cómo quiere que se gaste la póliza.

Incluso, denuncia que cuando una funeraria ajena al grupo con el que el cliente tiene contratada la póliza de deceso acepta por elección de este ocuparse del entierro, en represalia, la aseguradora tarda meses en abonarle la factura. “Muchas renuncian a contratos por temor a verse asfixiadas”, declara.

Casi la mitad de la población en España cuenta con un seguro de decesos. En 2019, alrededor de 270.000 personas fallecidas fueron atendidas por pólizas de decesos, lo que supuso en torno al 63% de los sepelios, según Unespa.

La CNMC, el órgano supervisor de la competencia, informó en septiembre que investiga posibles casos de concentración y malas prácticas en los mercados de seguro de decesos y de servicios funerarios que, según El País y otros medios, están relacionados con la fusión de Funespaña y Albia, filiales de Mapfre y Santalucía, respectivamente.

Segunda ola, manejable… de momento
Panasef asegura que las empresas enfrentan el segundo pico de Covid mejor preparadas que el primero porque durante el verano hicieron acopio de mascarillas, guantes, calzas, ataúdes, sudarios… Alcaesar cuenta con stock para tres meses y Eurocoffin, fábrica de ataúdes de Mémora, está lista para triplicar su producción de ser necesario. También se han instalado nuevos hornos crematorios. En Madrid han pasado de 28 a 34.

Tanatorio de Mémora en Barcelona.

Las firmas consultadas señalan que el brote es manejable, pero temen que se vuelva a descontrolar y, por eso, han reforzado su plantilla. En este aspecto, la situación es delicada en la Funeraria Municipal de Madrid, cuyos empleados han hecho ya dos huelgas –y no descartan una tercera– para reclamar medidas al respecto.

“No hay gente para cubrir todos los horarios”, se queja Manuel Carmona, representante de los 478 trabajadores, el 13% de los cuales son temporales. “Ahora tenemos unos 50 entierros diarios, casi dentro de lo normal, pero en el peor momento llegamos a 200, lo que nos obligó a hacer 14-15 horas. Esa vez era entendible. No podemos apelar siempre al heroísmo de los compañeros”, remarca.

LA VUELTA A UN IVA REDUCIDO
Fiscalidad. Hasta agosto de 2012, los servicios funerarios pagaban un IVA reducido del 8%. Pero en septiembre de ese año, el Gobierno de Rajoy lo subió al tipo general del 21%. Desde entonces, el sector reclama que la medida sea reconsiderada. Juan Jesús Domingo, de Mémora, justifica la petición porque se trata de una actividad “absolutamente esencial” y que “nada tiene que ver con la esencia del impuesto”, que es gravar el consumo.

Argumentos. El CEO agrega que, comparado con el que se aplica en otros países, el IVA al sector en España es “desproporcionado” y “nos discrimina como ciudadanos al morir”. Recuerda que el transporte de viajeros y la hostelería están gravados con un 10% y los servicios sanitarios, exentos: “Tres servicios homólogos a nuestras prestaciones: la del transporte de difuntos y familiares, la prestación hostelera en el tanatorio y la de las prácticas sanitarias al difunto”, argumenta.


El cementerio de Roques Blanques tendrá una zona para entierros musulmanes (La Vanguardia)

REDACCIÓN
19/11/2020 18:58
Barcelona, 19 nov (EFE).- El cementerio de Roques Blanques, propiedad del consejo comarcal del Baix Llobregat y ubicado en El Papiol (Barcelona), contará con una zona para poder enterrar a personas musulmanas siguiendo los requisitos de dicha religión.

El proyecto, que está previsto que termine a finales del mes de mayo del año que viene, contempla la construcción de un espacio para 63 tumbas en el suelo y orientadas a la Meca, que se adapten a los requisitos de la fe musulmana.

El consejo comarcal ha explicado que las restricciones de movilidad internacional derivadas de la pandemia han provocado que ciudadanos de distintas religiones no hayan podido repatriar a sus familiares a los países de origen para darles sepultura siguiendo sus ritos religiosos.

Atendiendo a la demanda de la comunidad musulmana, el consejo comarcal inició los trámites para la gestión de un espacio adecuado en el cementerio comarcal.

El organismo ha recordado que el de Roques Blanques, gestionado por el grupo funerario Àltima, es un cementerio aconfesional que atiende la diversidad religiosa del Baix Llobregat. EFE


El Ayuntamiento de San Fernando tendrá que indemnizar con dos millones al propietario del tanatorio (Diario de Cádiz)

El concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, responsabiliza exclusivamente a la gestión de los gobiernos andalucistas
Se trata de una indemnización por daños y perjuicios después de que en 2008 se declarara nula de pleno derecho la concesión de la licencia otorgada cuatro años antes

REDACCIÓN San Fernando, 19 Noviembre, 2020 – 18:27h

El Ayuntamiento de San Fernando tendrá que pagar dos millones de euros en concepto de indemnización al propietario de las instalaciones del tanatorio, una elevadísima cuantía que saldrá de las arcas municipales y de la que el gobierno municipal responsabiliza exclusivamente a la gestión de los andalucistas durante mandatos anteriores.

El concejal de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, ha informado a través de un comunicado que el Ayuntamiento isleño va a tener que hacer frente a este pago de más de 2 millones de euros al propietario del tanatorio en concepto de indemnización por daños y perjuicios, después de que haya llegado al final el proceso judicial que en 2008 declaró nula de pleno derecho la licencia que le había concedido el entonces gobierno local al empresario en el año 2004.

La nulidad de la licencia por incumplir la normativa municipal y de la comunidad autónoma fue llevada a los tribunales por el propietario del tanatorio, por la vía del contencioso administrativo y -tras el fallo a su favor- se notificó la resolución judicial para abonar la indemnización.

Según el equipo de gobierno, desde el primer mandato del equipo de gobierno de Patricia Cavada al frente del Consistorio “se han intentado mantener negociaciones para buscar una solución a este asunto, pero finalmente el Ayuntamiento tendrá que acatar la resolución judicial y abonar esta cuantiosa indemnización”.

El concejal de Presidencia ha apuntado que “estos dos millones que se pierden suponen menos recursos que el Ayuntamiento tiene para poder dedicar a combatir el impacto social del Covid-19, para hacer inversiones que generen actividad económica y empleo, para la mejora de los espacios públicos, en definitiva, para la mejora de la calidad de vida de los isleños”.

“Este es uno más de los muchos asuntos que dejaron atrás los años de gobierno de los andalucistas y que ahora nos está tocando encarar y solucionar”, ha afirmado el edil Conrado Rodríguez al hablar de su anterior socio de gobierno, ahora en la oposición.

El delegado de Presidencia ha aludido también a otros asuntos que “aún se siguen dirimiendo y que proceden de aquella época, como las licencias otorgadas a empresas para construir naves en Fadricas, que también fueron declaradas nulas porque los terrenos no tenían la dotación y las infraestructuras adecuadas para ello, algo que también ha tenido que hacer el actual gobierno”.

En este sentido, Rodríguez ha recordado que esas empresas ya han iniciado el mismo procedimiento que el propietario del tanatorio, y por el momento ya han planteado una reclamación por la vía administrativa, por lo que “en unos años podremos volver a encontrarnos con un problema parecido al que tenemos ahora”.