Titulares

Vecinos de Cazalla de la Sierra se movilizan ante la posible instalación de un crematorio (ABC)

El Ayuntamiento asegura que el procedimiento está iniciándose y que aún faltan trámites antes de ser definitivo
Almudena Glez. Caballero
CAZALLA DE LA SIERRA Actualizado:06/03/2020 08:59hGUARDAR

El Ayuntamiento de Cazalla de la Sierra sube el IBI y espera recaudar 145.000 euros más
El pasado 26 de febrero se publicaba en el BOP el acuerdo de la Junta de Gobierno Local de admitir a trámite el proyecto de actuación presentado por la empresa Lusiteria S.L. para la instalación de un tanatorio-crematorio en la finca «Llano de San Sebastián» de Cazalla de la Sierra.

Ante este anuncio los vecinos de la localidad han comenzado a movilizarse y solicitar información al consistorio para mostrar su desacuerdo con esta posible instalación y, sobre todo, su ubicación en el «Llano de San Sebastián». Consideran que la proximidad con las viviendas y edificios públicos de la zona puede ser perjudicial para la ciudadanía.
En la primera reunión celebrada, a la que acudieron unos ciento 140 vecinos aproximadamente, acordaron la presentación de un escrito para reconsiderar la instalación del crematorio e instar al equipo de Gobierno Local a convocar una reunión abierta para conocer más sobre el proceso. Ese escrito fue avalado esa misma tarde por 128 firmas y se siguen recopilando en locales públicos.

Sotero Martín:«Estamos recabando información concreta sobre el tema y poder así convocar a los vecinos»
Por su parte, el Ayuntamiento de Cazalla de la Sierra, y en su nombre el alcalde Sotero Martín (PSOE) aclara que el proceso se encuentra en una fase muy inicial. Según el primer edil, la Junta de Gobierno Local sólo ha aceptado una petición de un particular y a partir de ahora se realizarán los informes de impacto mediambiental y por parte de ordenación del territorio.

El alcalde, ante la petición de los vecinos declara que: «Estamos recabando información concreta sobre el tema y poder convocar a los vecinos». Estos trámites que comienzan ahora podrían alargarse hasta ocho meses. Asegura que el consistorio no tiene nada decidido y que cuando se estudien los informes se podrá decidir.

Los vecinos estudian ya la presentación de posibles alegaciones antes del 26 de marzo al proyecto en exposición pública. Asumen que el tanatorio es una reclamación histórica del municipio pero no así del crematorio del que no comparten la ubicación propuesta. Consideran que, si no pudiera pararse su instalación, será necesario estudiar otros puntos municipales, como, por ejemplo, el cementerio de la localidad.


Un curso sobre igualdad en la empresa estrenará una pionera técnica de formación (El Comercio)

Funeraria Gijonesa y el Instituto de las Emergencias IEDUCAE se alían para difundir contenidos como si se tratara de un videojuego

L. M.GIJÓN. «Sábado, 7 marzo 2020, 03:08

Esta competición tiene 133 preguntas. Has respondido a cuatro. Inicia un nuevo reto para mejorar tu posición». Para la plantilla de Funeraria Gijonesa, la formación pasa a ser un juego. La plataforma aulafG -que ayer presentaron el presidente de la compañía, Javier Fano, y Carlos Paniceres, CEO del Instituto de las Emergencias IEDUCAE, que se encarga de desarrollar los planes de formación- pretende precisamente eso: aplicar técnicas de juego para hacer más ágil, amena y eficiente la adquisición de conocimientos. Es lo que se conoce como ‘gamificación’

Para estrenar este aula virtual, todos los trabajadores de la empresa tendrán a su disposición en marzo un curso sobre ‘Igualdad de género en la empresa’. Será el primero de muchos, pero ha sido el elegido para arrancar este novedoso proyecto precisamente por coincidir en el tiempo con el Día internacional de las mujeres. De este modo, los operativos de servicios funerarios, atención a familias, floristería, aparcamiento, limpieza, mantenimiento, administración, informática, recursos humanos, comunicación, cafetería y restauración tendrán acceso, en cualquier momento, a contenidos sobre lenguaje sexista, brecha salarial o cuestiones legales. Con el aliciente de que, como en un videojuego, podrán competir consigo mismos y entre ellos.


Un funeral contagia de coronavirus a 60 personas en Vitoria-Gasteiz (Gasteiz Hoy)

Natxo Gatón | 7 marzo, 2020 |
La ceremonia religiosa no se celebró en ningún templo de la iglesia católica, aclara la diócesis

Leer también: Coronavirus en Vitoria: 53 casos y un fallecido con “enfermedades crónicas”
Las autoridades han dado con un nexo común de hasta 60 positivos de Coronavirus en Vitoria, Haro y Casalarreina: ellos o sus contactos cercanos acudieron a un funeral celebrado en Vitoria-Gasteiz. “Todos los contactos y asistentes están identificados desde hace días”, ha asegurado la Consejera de Salud.

Euskadi y La Rioja trabajan con esta hipótesis, en coordinación con el Ministerio de Sanidad. El País publica que “más de 60 asistentes al funeral y contactos estrechos han resultado contagiados por el patógeno, según los resultados de las pruebas realizadas en el Centro Nacional de Microbiología”.

Al menos 25 contagios residen en Vitoria-Gasteiz y el resto de Haro y Casalarreina. Desde el Obispado de Vitoria han aclarado a Gasteiz Hoy que fue una ceremonia no católica: no se celebró en ninguna iglesia de la diócesis. La despedida se habría producido en el tanatorio bajo el rito evangélico. La consejera Nekane Murga no ha querido ofrecer más datos por cuestiones de privacidad.

Según recoge El País de fuentes de Osakidetza este podría ser también el foco de contagio de Coronavirus de varios sanitarios de Txagorritxu y Santiago. Hasta ahora el paciente cero era una médica de Medicina Interna de Txagorritxu, pero aún siguen las investigaciones. Por ahora Osakidetza sigue sin aportar datos.

Las autoridades trabajan para saber cómo llegó el coronavirus a dicha celebración: “El fin de semana estuvimos en Vitoria en un funeral. Según nos han comentado también acudió alguien que había estado en Italia y creemos que por ahí pudo producirse el contagio”, aseguraba en el periódico La Rioja un hombre de Haro en observación, al que le iban a someter a las pruebas. Por ahora no hay mayor información al respecto ni datos concretos del origen de este foco.

Precaución de sanitarios
El coronavirus sigue extendiéndose en Vitoria-Gasteiz. La mayor precaución se mantiene entre los trabajadores de los centros de salud. También se han extremado las medidas de seguridad en las residencias, tras darse varios casos.

Son varias las empresas que han pedido a sus trabajadores que extremen la precaución y tomen medidas adicionales, después de que en algunas de ellas se hayan dado casos positivos. Los casos siguen apareciendo, aunque desde el Departamento de Salud han decidido no ofrecer información adicional relacionada con datos personales para mantener la privacidad.

Este viernes se ha conocido además que un ertzaina de Vitoria tiene coronavirus. Se investiga si el contagio se produjo durante una intervención. Esta situación ha obligado a los miembros de su unidad que tuvieron contacto con él a ponerse en observación. También a algunas personas con las que tuvo contacto, entre ellas personas presas.

En iglesias
El obispado recomienda a las iglesias que la comunión se dé preferiblemente en la mano (aunque deja en manos de los párrocos la forma en que se dé) y que se retire el agua bendita de las pilas situadas en la entrada de los templos. Además también piden que en el rito de la paz no se estrechen las manos ni se bese, pudiendo gesticular la fraternidad con una sencilla inclinación de cabeza. Además pide “que los sacerdotes, diáconos y monaguillos, antes y después de distribuir la Sagrada Comunión, se laven las manos”.


Ni misas ni velatorios en Torrero de muertos por coronavirus (Heraldo)

La decisión, común a los tres tanatorios de la capital, pretende evitar contagios en familiares y trabajadores.
ACTUALIZADA 8/3/2020 A LAS 13:19
J. LISBONA

El tanatorio de Torrero ha tomado una drástica decisión para evitar contagios por coronavirus: no oficiará misas ni velatorios de las personas fallecidas por el virus. Su director, Carlos Lobera, ya ha informado al respecto a todas las funerarias de la Comunidad y a los otros dos tanatorios, que seguirán el mismo protocolo.

Se trata, según reconoció, de una decisión “muy complicada” y que incluso ha sido estudiada desde el punto de vista legal. El complejo, asesorado por su departamento jurídico, optó por esta vía horas antes de conocerse los más de 60 contagios en un funeral en Vitoria. “Un entierro es un momento muy complicado. Lloras, te besas, te abrazas… Hay que pensar que en Torrero hay muchas salas, y que multitud de colectivos, entre los que se encuentran los propios sacerdotes, el personal de cafetería y el de limpieza, trabajan allí”, recalcó.

El riesgo no está tanto en el cuerpo, sino en aquellos allegados que hayan estado en contacto con él, que podrían haberse contagiado y transmitir el virus a otras personas que asistiesen al velatorio. El tanatorio sí dará opción a los familiares de incinerar o enterrar el cadáver, que, hasta recibir sepultura, permanecerá aislado en una sala y solo podrá ser custodiado por el personal del complejo o de la funeraria, nunca por sus seres queridos. En ambos casos, siguiendo el protocolo, el cuerpo deberá estar protegido por una bolsa estanca.

Hasta el momento no ha sido necesario activar este protocolo, ya que el único fallecimiento registrado en Aragón, el hombre de 87 años natural de Sierra de Luna que estaba ingresado en el Provincial y que presentaba patologías previas “muy importantes”, no recibió el último el último adiós en Zaragoza capital. La medida adoptada seguirá vigente “hasta nueva orden”.


La UDEV entra en el cementerio de El Salvador para practicar un reportaje fotográfico y un cotejo espacial (El Norte de Castilla)

La prueba, facilitada por el grupo funerario, fue solicitada por la Fiscalía de Valladolid en septiembre de 2019

EL NORTEValladolidMiércoles, 11 marzo 2020, 14:50

A primera hora de la mañana, sobre las 08.00 horas, efectivos del Grupo I de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Valladolid han entrado en el Cementerio Jardín-Parque El Salvador, en Santovenia de Pisuerga, para practicar una prueba fotográfica en las instalaciones, dentro de la investigación judicial iniciada a partir de la ‘Operación Ignis’.
La prueba, tal y como informaron a Europa Press fuentes jurídicas, fue solicitada en septiembre de 2019 por la Fiscalía de Valladolid y ha sido realizada sin que fuera necesario librar mandamiento judicial alguno, ya que la empresa investigada ha autorizado la práctica de la misma tras recibir el pasado día 6 de marzo una providencia de la titular del Juzgado de Instrucción 6, Teresa Javato, solicitando su colaboración.

La única condición puesta por Grupo Funerario El Salvador era que la prueba, consistente en la realización de un reportaje fotográfico de las instalaciones sitas en Santovenia y el cotejo de su distribución especial, se efectuase a primera hora «con la máxima discreción y menor injerencia posible en las actividades de la empresa», como así ha ocurrido.

La prueba practicada por miembros de la UDEV, expertos en fotografía y planimetría, se ha extendido al edificio en el que se encuentran la recepción-oficina, horno y demás estancias, a fin de que el nuevo material pueda ser cotejado con el que ya obraba en poder del Grupo I.

Una prueba tardía
El letrado Guillermo Ruiz Blay y representante de los intereses de la familia Morchón, propietaria del grupo funerario, ha lamentado, en declaraciones a Europa Press, que la referida prueba «llega ya tarde» tras advertir de que «durante más de un año se ha estado interrogando a la gente sobre qué pasaba y dónde pasaba, sin tener el juzgado una referencia física del escenario de los hechos».

El Juzgado de Instrucción 6 investiga desde finales de enero de 2019, entre otras presuntas irregularidades, la supuesta sustitución de féretros por otros de mucho menor precio antes del proceso de incineración por parte de un total de veinticinco personas, entre miembros de la familia Morchón, propietaria del negocio funerario, y empleados del grupo. El periodo analizado comprende entre 1995 y 2015 y habría cerca de 6.000 afectados.

El propietario del negocio, Ignacio Morchón Alonso, de 75 años, salió en libertad provisional en junio del pasado año tras permanecer preso desde el día 2 de febrero y una vez garantizada fianza hipotecaria de 800.000 euros, mientras que sus hijos, que también llegaron a permanecer presos, recuperaron igualmente con anterioridad la libertad una vez abonadas fianzas hipotecarias por valor de otros 800.000 y 200.000 euros, respectivamente.

En marzo del pasado año la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León respaldó la declaración del caso como causa compleja por corrupción, atendiendo a la clase de delitos por los que se sigue, en particular, delito fiscal y/o blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, así como por la pluralidad de personas investigadas, la existencia de organización criminal, el elevadísimo número de perjudicados, la relevancia económica de las conductas investigadas y la especial complejidad de la instrucción, al tiempo que informó favorablemente la petición de apoyo de la instructor en cuanto a refuerzo de personal.


Un entierro, una barbacoa y un centro de culto: Haro, zona cero del virus en España (El Confidencial)

Dos semanas después de un entierro, la localidad riojana es la más expuesta al coronavirus. El rastro de la enfermedad lleva a Vitoria y a un centro evangélico

TIEMPO DE LECTURA 5 min
08/03/2020 17:16 – ACTUALIZADO: 09/03/2020 10:26
Haro se ha convertido en la zona cero del coronavirus en España. La localidad de La Rioja, de 11.000 habitantes y conocida por sus bodegas, ha sido la primera con barrios en cuarentena, con guardias civiles con trajes especiales entregando notificaciones a vecinos afectados amenazando con multas a quienes abandonen el hogar. Aunque el pueblo vive con relativa normalidad la situación, sobre la zona se ha juntado la tormenta perfecta.

 

Todo comenzó el 23 de febrero. Hace ahora catorce días. Fue en un velatorio en Vitoria. Allí se reúnen más de 100 allegados de un hombre de unos cuarenta años de edad al que despiden en un tanatorio de la ciudad y en el entierro que tiene lugar al día siguiente. En ese grupo hay “cerca de una treintena vecinos de Haro”. También “una pareja de Vitoria que había estado en Italia”. Así lo explican algunos de los presentes.

La GC pide uno a uno a los vecinos de Haro que se queden en casa o serán multados
VERÓNICA GARCÍAMiembros equipados con trajes especiales NRBQ han entregado una “notificación oficial” en cada casa de los afectados “de la obligatoriedad de respetar el aislamiento domiciliario”
Sanidad presume, a la vista de los casos positivos que acaban confirmándose con el paso de las horas ante los servicios de salud de País Vasco y La Rioja, que es allí donde se inicia la expansión más fulgurante del Covid 19 en España hasta el momento.

El caso empieza a destacar en los listados oficiales que detallan el crecimiento de la epidemia el 2 de marzo, después de haber atendido en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda a un jarrero afincado en Casalarreina, a seis kilómetros de Haro, y de 52 años que acudió a la cita, como muchos de sus familiares con domicilio en la localidad jarrera. Acudió al servicio de Urgencias ese domingo, primero de marzo. Es el primer ‘positivo’ de una línea de expansión en la que empieza a trabajarse de forma inmediata.

Queda constancia de que mantuvo contacto con gente de su entorno en una barbacoa, con motivo de la celebración de un cumpleaños, y se somete a cuarentena a todos los presentes. También a los vecinos con los que podría haberse relacionado en el municipio donde vive con su familia, sujetos a las mismas medidas de prevención. Alguno se confirma positivo, igualmente, y queda recluido en su domicilio. Se sondea en los controles del Servicio Riojano de Salud al constatarse que requirió atención en el Centro de Salud, días antes, y se somete a prueba a los profesionales sanitarios que habían examinado su estado cuando nada parecía señalar a la gripe de Wuhan. Todos son ellos son sometidos a análisis e inician el periodo de aislamiento en sus domicilios, como medida de prevención. En ese grupo aislado hay hasta cuatro galenos, según fuentes próximas al caso.

Lo que parece pasar bajo radar en un primer momento es que el hombre ingresado en el centro mirandés no es el único que resultó contagiado en esas dos citas, y que el virus parece haber tomado posición en otros de los asistentes al velatorio, primero, y al funeral, después.

Es una línea de investigación que señala a otro lugar de reunión donde se sospecha que también podría haberse propagado, igualmente, dentro de un entorno muy restringido: se trata de un lugar de culto evangelista al que asisten varias decenas de feligreses todas las tardes, de lunes a viernes, según apuntan diversas fuentes.

El sábado se dispararon las alarmas
También allí y entre los potenciales afectados se aplican las medidas de control para evitar la propagación de la enfermedad, situando en estado de confinamiento a cerca de cuarenta personas, obligadas a cumplir con los protocolos de seguimiento, en virtud de las pautas que reciben de las autoridades sanitarias.

Es durante la tarde del jueves y la mañana del viernes cuando afloran los datos que confirman la eclosión de ese contagio colectivo que sufrió el varón que permanece ingresado en el centro de Miranda y buena parte de los recluidos en sus domicilios. Entonces ya se ha confirmado la existencia de un menor de edad con positivo, un alumno de cuarto de primaria del colegio. La Rioja dobla en un solo días sus estadísticas y suma, a los 17 positivos registrados hasta entonces, 21 más. EL número sigue subiendo: 38 el sábado y 55 el domingo a falta del último recuento.

La presencia de vehículos policiales en pleno centro de la ciudad acentúa aún más el clima de preocupación

Se encienden todas las alarmas ayer sábado, después de haberse anunciado la restricción de acceso al Centro de Salud de Haro y el cierre de los consultorios de la comarca, la suspensión de las actividades públicas en recintos cerrados y de las competiciones deportivas, que podrían celebrarse a puerta cerrada si se realizase en instalaciones abiertas. No las infantiles, que quedan anuladas. El sábado, Sanidad ya habla de poner en cuarentena “un pequeño barrio” en Haro.

Pese a que Haro, conocido por su turismo de bodegas y rodeado de lánguidos viñedos, vive en aparente normalidad, empiezan a circular bulos y noticias inquietantes: primero circula la falsa huida del varón del Hospital Santiago Apóstol de Miranda. El domingo, los Grupos de Acción Rápida de la Guardia Civil se despliegan por la localidad con trajes NBQ (de especial protección) a entregar notificaciones a los obligados a permanecer en cuarentena, muchos de ellos de etnia gitana. La nota advierte de altas multas a quienes incumplan. Pese a estas medidas, el Ministerio de Sanidad insistió el domingo en que no se trata de una cuarentena.

La presencia de vehículos policiales en pleno centro de la ciudad, para controlar dos domicilios de las calles Conde de Haro y el Arrabal, y la salida de una de las confinadas para ser atendida en el Hospital San Pedro de Logroño, con la asistencia de varias ambulancias medicalizadas, acentúa aún más ese clima de preocupación y hasta de sospecha. Ahora que se cumplen dos semanas del primer caso, el periodo de incubación de la enfermedad, algunos que estuvieron en el funeral ya tienen su análisis negativo para el coronavirus. Mientras, España mira a Haro.


El Tanatorio de Palencia imparte formación a la plantilla (Diario Palentino)

DP
– miércoles, 11 de marzo de 2020
La empresa está en permanente contacto con las autoridades sanitarias autonómicas y nacionales, siguiendo puntualmente los protocolos de actuación
El Tanatorio de Palencia imparte formación a la plantilla
Tanatorio de Palencia quiso lanzar ayer a través de un comunicado «un mensaje de tranquilidad y de responsabilidad» ante la población con motivo de la aparición del coronavirus (Covid-19), anunciando que «se están adoptando todas las medidas para evitar situaciones de incertidumbre y alarma». «Nuestra empresa se encuentra, bien directamente o a través de Panasef  (Patronal Nacional del Sector Funerario), en permanente contacto con las autoridades sanitarias autonómicas y nacionales siguiendo puntualmente los protocolos de actuación sugeridos para minimizar al máximo los efectos de la enfermedad, así como para evitar su propagación», indican.
La empresa reitera que ha organizado un curso de perfeccionamiento en los distintos procedimientos a tener en cuenta ante esta situación y que se está impartiendo en sus instalaciones entre ayer y hoy por el tanatopractor de Barcelona, Juan Diego Calderón (profesor habitual del personal de ésta empresa en los continuos cursos de formación que regularmente se desarrollan en ella). Tanatorio de Palencia insiste en que «además de las medidas técnicas que nos corresponden como profesionales funerarios, solicitamos la colaboración de las personas que acuden a nuestras instalaciones, adoptando todas las precauciones que están siendo recomendadas por las autoridades sanitarias».


Protocolo ante muertos por coronavirus: el cadáver se velará en ataúd cerrado (La Vanguardia)

REDACCIÓN
11/03/2020 14:58
Madrid, 11 mar (EFE).- Las personas fallecidas con coronavirus pueden ser velados por sus familias y amigos cuando el cuerpo haya sido introducido en una bolsa sanitaria estanca y dentro de un ataúd cerrado. Después serán enterrados o incinerados “en las condiciones habituales”.
Así lo determina el documento “Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVID-19”, actualizado este miércoles por el Ministerio de Sanidad y que recomienda no realizar autopsias a las personas fallecidas contagiadas por coronavirus.

En el informe de 11 páginas, Sanidad indica que, aunque no hay evidencia del riesgo de infección a partir de cadáveres de personas fallecidas por el COVID-19, de acuerdo a lo observado para otros virus respiratorios y por precaución se considera que podrían suponer un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos.

En declaraciones a Efe, Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), que engloba al 75 % de las empresas funerarias, ha afirmado que la preocupación del sector en este momento es preservar a las familias de los fallecidos y al personal de las funerarias para evitar la generación de focos de contagio.

Entienden que el protocolo de Sanidad es “suficientemente seguro” y lanzan un mensaje de tranquilidad, al mismo tiempo que reclaman al Ministerio que el personal de las funerarias sea considerado “personal sanitario al ser el último eslabón de la cadena de la salud pública”.

Es decir, reclaman que en caso de desabastecimiento se garantice que cuenten con mascarillas y trajes especiales para el traslado de cadáveres y así evitar el riesgo de contagio.

“Si el personal de las funerarias se contagia y tiene que estar sometido a cuarentena, ¿quién entierra?”, argumenta Gosálvez.

Aunque reconoce que ni el Ministerio ni las comunidades autónomas han restringido de momento la celebración de funerales y velatorios en los tanatorios, estos organismos están adoptando decisiones libremente.

Así, según ha podido saber Efe, algunas empresas están recomendando “ceremonias privadas o de poca gente”.

Estas son algunas de las principales recomendaciones del documento publicado por Sanidad en el que han participado, entre otras, la Asociación española de Anatomía Patológica y el Instituto de Medicinal Legal de Madrid:

– El cadáver debe ser transferido lo antes posible al depósito después del fallecimiento.

– Se debe permitir el acceso de los familiares y amigos del fallecido para despedirse, pero “sin establecer contacto físico con el cadáver ni con las superficies u otros enseres de su entorno o cualquier otro material que pudiera estar contaminado”.

– Las personas que vayan a ver el cadáver deben tomar precauciones usando una bata desechable, guantes y una mascarilla quirúrgica.

– El cuerpo, que debe ser manejado por personal provisto de equipos de protección individual, debe introducirse en una bolsa sanitaria estanca biodegradable y estar pulverizada con desinfectante de uso hospitalario o con una solución de hipoclorito sódico.

– Una vez que el cadáver esté adecuadamente empacado en la bolsa, se puede sacar sin riesgo para conservarlo en el depósito mortuorio, colocarlo en un ataúd para llevarlo al tanatorio, enviarlo al crematorio o realizar el entierro.

– El personal de la funeraria tiene que ser informado de que el cadáver es de una persona con coronavirus.

– Una vez en el tanatorio, se puede ofrecer servicio de velatorio para el fallecido, pero éste será con el ataúd cerrado, conteniendo el cadáver introducido en la bolsa sanitaria estanca.

– La bolsa con el cadáver puede introducirse en un féretro normal, sin que sean precisas precauciones especiales.

– El destino final puede ser entierro o incineración, en las condiciones habituales.

– Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que suponga ningún riesgo. EFE


Madrid suspende velatorios y funerales de fallecidos por coronavirus (Economía Digital)

El Gobierno descarta por ahora el cierre de Madrid
Funerarias de Madrid y Barcelona aplazan o restringen los velatorios o funerales de difuntos por Covid-19 para evitar la propagación del virus

Economía Digital

Un hombre con mascarilla en un funeral en el norte de Italia el 3 de marzo de 2020, antes de que se suspendieran las ceremonias religiosas | EFE/EPA/MC
POLÍTICA Y SOCIEDAD

Coronavirus, en directo | Más de 1.600 contagios en España
Cataluña se prepara para medidas más drásticas por el avance del virus
Viajar entre Italia y España sí que es posible (en barco)
Barcelona, 11 de marzo de 2020 (14:59 CET)

Los velatorios y funerales de fallecidos por coronavirus también tienen limitaciones. Aunque, a diferencia del Ejecutivo italiano, el Gobierno de España aún no ha prohibido directamente los servicios fúnebres, algunas funerarias de Madrid y Barcelona ya han aplazado o restringido estas concentraciones como medida de prevención ante el avance del Covid-19, siendo Cataluña y la Comunidad de Madrid dos de las cuatro regiones españolas que concentran el 78% de los casos positivos.

Interfunerarias, Parcesa y Nuestra Señora de los Remedios son tres empresas funenarias que no permiten los velatorios de difuntos por coronavirus, informa El Mundo. Dado que los tanatorios pueden tener alta asistencia cuando hay un fallecimiento, y que muchos familiares y allegados podrían haber estado en contacto con el paciente contagiado, con esta medida se pretende evitar más contagios. Estas funerarias también están usando sudarios más gruesos y sellando los ataúdes.

En Barcelona, las empresas Mémora y Àltima han anunciado que no harán velatorios ni funerales de fallecidos por Covid-19 hasta que acabe el periodo de cuarentena de los familiares y relacionados, según Nació Digital. Los entierros o incineraciones sí se realizarán, y cuando transcurran dos semanas los servicios tendrán lugar con los cuerpos ya enterrados o cremados. La medida es para “proteger directamente a los familiares y profesionales que participen en los servicios”, dijo Àltima en un comunicado.

Cabe recordar que el mayor episodio de propagación registrado en España hasta inicios de marzo había sido un funeral en Vitoria en febrero, tras el que más de 60 asistentes y contactos cercanos resultaron infectados. De hecho, la empresa Mémora, dueña del tanatorio de Haro −de donde eran muchos de los asistentes al funeral− ha anunciado que no realizará funerales de muertos por coronavirus, toda vez que tras el incidente de Vitoria la localidad riojana se ha convertido en uno de los principales focos del virus.

Italia suspende los funerales
Entre las medidas anunciadas el fin de semana por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, además de la restricción los movimientos en todo el país, estuvo la suspensión de todas las ceremonias civiles y religiosas, incluyendo los funerales y las bodas. Ello ha dado pie a situaciones lamentables, como una mujer fallecida el pasado domingo por coronavirus a la que los servicios fúnebres se rehusaron a ir a recoger en Nápoles, según informó Al Jazeera este martes.


Los vecinos de Siero recurrirán la apertura del horno incinerador del tanatorio (El Comercio)

El Tanatorio de Siero, de Funerarias del Nalón, empresa propietaria del horno crematorio. / PABLO NOSTI

M. RIVEROsiero.Jueves, 12 marzo 2020, 09:44

El humo lo ha confirmado. El horno crematorio que se encuentra al lado del cementerio de Pola de Siero, perteneciente a Funerarias del Nalón, ya está en marcha. El comienzo de los trabajos de incineración de las instalaciones no ha gustado a los vecinos, que desde la noticia de su autorización el pasado mes de agosto, han criticado su cercanía a las viviendas, incumpliendo, aseguran, la normativa. Por ello, interpondrán un recurso de reposición que impugne la apertura del horno incinerador.
«La salud del vecindario ha de estar por encima de los trámites burocráticos y de los intereses crematísticos», subrayó la Plataforma ‘Crematorios al llau de la xente non’, que pide un estudio de impacto medioambiental.

La introducción de la distancia de 500 metros en la modificación del Plan Urbanístico no afectaría a esta licencia, por ser previa, pero «ello no va a hacer que las emisiones sean menos dañinas para toda la gente que vivimos o disfrutamos de la zona de El Bayu y alrededores», apuntó Margarita Vallina García, portavoz de los afectados.

La licencia fue firmada a finales de julio por la concejala delegada de Urbanismo, Susana Madera, tras el certificado técnico colegiado de final de obra y después de que la arquitecta técnica municipal realizara una visita de inspección previa a la puesta en marcha definitiva. Vallina, criticó sin embargo, que el consistorio no habría comunicado a las partes interesadas la autorización para instalación y uso de horno crematorio. Y añadió a esta queja la falta de respuesta «ante las solicitudes reiteradas de documentación por parte de personas y organizaciones interesadas».


El despliegue de la RSC de la compañía se hace de una forma muy natural (Compromisorse.es)

 

12/03/2020Mémora es el primer grupo en España y Portugal de servicios funerarios, tanatorios, crematorios y gestión de cementerios. Realiza más de 50.000 servicios funerarios y 23.000 incineraciones, y más de 45.000 familias ocuparon sus salas velatorio en España y Portugal. La compañía articula sus acciones de Responsabilidad Social Corporativa a través de la Fundación Mémora, que tiene la finalidad de proporcionar ayuda a la sociedad, apoyando y mejorando la atención a las personas y las familias en situación de proceso final de la vida.

¿Cómo definiría la responsabilidad social de Mémora?
Por la tipología de nuestros servicios, el compromiso de la compañía con el entorno es absolutamente natural. Ofrecemos servicios con un componente social muy importante, impactamos de una forma muy directa en las familias porque somos una organización de personas al servicio de personas. Es decir, contamos con 1.300 colaboradores que trabajan con las familias en los diferentes momentos de un proceso de final de vida: en el antes, en el durante y en el después. Nuestro ADN está impregnado por la voluntad de servicio y de ir mas allá de la prestación del servicio, e impactar de forma positiva en la sociedad. Eso es algo que venimos haciendo de una forma absolutamente natural desde hace muchos años.

¿Cómo llegan a los ciudadanos?
Hace unos años empezamos a desplegar el concepto de Espacio de Apoyo. Son establecimientos ubicados en las diferentes zonas de España donde tenemos presencia y que no tienen ningún componente comercial ni empresarial. Se trata de entorno cercano para que los ciudadanos tengan a su disposición una serie de recursos y medios que les faciliten todos los procesos relacionados con el proceso final de vida.

En estos Espacios de Apoyo básicamente trabajan psicólogos y trabajadores sociales y se realizan los grupos de duelo o las asistencias por parte de profesionales especializados en procesos de duelo. Son espacios de asesoramiento donde se informa de aspectos como cuidados paliativos, seguros o últimas voluntades. Además, realizamos talleres centrados en la alimentación saludable, el envejecimiento saludable o ejercicios especiales para personas con problemas neurológicos, entre otros.

Todo ello se despliega de una forma muy natural y no tiene otro objetivo que acercar la realidad de un proceso de final de vida a las personas que están en un barrio determinado.

También trabajan en otros ámbitos. ¿Cuáles destacaría?
Lógicamente trabajamos en los hospitales porque el proceso final de vida se produce allí. Hace unos ocho años empezamos a impulsar proyectos de arteterapia y musicoretapia dirigidos a enfermos paliativos y desarrollados por especialistas que están coordinados con los comités de bioética de los propios hospitales. Es decir, el despliegue de la RSC de la compañía se hace de una forma muy natural.

¿Es una forma de ir más allá del negocio funerario?
Entendemos nuestra colaboración con la sociedad de una forma más amplia que la estricta prestación de un servicio en el momento de la defunción y extendemos ese proceso en el momento previo, asesorando en temas de últimas voluntades, de organización, etc.; en el durante, con la propia prestación del servicio funerario y la celebración de la ceremonia; y, finalmente, con el posterior asesoramiento legal, psicológico y la gestión del duelo.

¿Qué papel juega la Fundación Mémora en el desarrollo e implantación de este tipo de proyectos?
Hace tres años creamos la Fundación Mémora y, en la actualidad, es la entidad a través de la cual canalizamos toda la responsabilidad Social Corporativa. Inicialmente era Mémora, como compañía, la responsable de desarrollar todo este tipo de iniciativas sociales, pero entendimos que, para una mejor ejecución, necesitábamos tener un instrumento que nos permitiera priorizar todas las acciones que llevamos a cabo, pero también para asegurar que la disponibilidad de los fondos necesarios.

Además, el hecho de canalizar toda la acción a través de la Fundación Mémora nos ha permitido tener un patronato excepcional, en cuanto a la calidad de sus miembros, nos ayuda a asegurar que todo lo que hacemos tiene impacto y a generar nuevas ideas.

Además, desde la Fundación establecen alianzas con otras entidades…
Así es. Mémora es una empresa mediana y nuestra capacidad de emprender iniciativas estaría limitada si solo lo hiciéramos desde nuestra propia Fundación. Por lo tanto, la colaboración con otras entidades como la Fundación “la Caixa”, Telefónica, Grifols o Botín nos ayuda a multiplicar las acciones y los resultados. Pero, además, trabajamos en proyectos de una cierta complejidad que necesitan del talento, la capacidad y la red de otros. Nuestra vocación siempre ha sido que la Fundación tenga un papel de catalizador, más que ser el ejecutor único de un proyecto. Queremos ser capaces de sentar a diferentes actores alrededor de una mesa para trabajar conjuntamente y lanzar proyectos con éxito.

Mémora también trabaja en la parte de la sostenibilidad medioambiental del negocio. ¿En qué líneas lo hace?
Ahí nuestra sensibilidad es muy clara. Entendemos que, desde el punto de vista de la gestión del residuo, el proceso final de vida y la muerte se puede hacer sin huella. Esto significa que hemos diseñado y hemos certificado, con la Fundación Terra, un modelo de servicio funerario que es 100% ecológico, desde el principio hasta el final. Es decir, desde el uso de los materiales como un ataúd o una urna, en el proceso de cremación, en el transporte del difunto, etc. Todo ello con el objetivo de intentar que aquella persona que decide que su muerte y su servicio funerario represente menos emisiones lo pueda conseguir.

¿Es un tema que preocupa a la ciudadanía?
Es una preocupación importante aunque, lógicamente, es generacional. Por suerte, hoy, un porcentaje muy alto de las defunciones son de personas mayores y, quizás, no sea una sensibilidad predominante, pero va en aumento.

¿De qué forma redundan todos estos proyectos en los 1.300 empleados de Mémora?
Evidentemente tienen una dimensión interna muy clara. Todos los colaboradores de Mémora tienen una vocación muy cercana a este tipo de temas sociales y, de alguna manera, no quieren trabajar en una funeraria, quieren trabajar en una empresa que trasciende de su objeto social. Es un elemento interno de orgullo, de colaboración y de enriquecimiento muy importante. Pero es fácil porque nuestra gente tiene esta sensibilidad, son personas con vocación de servicio, de entendimiento y de responsabilidad. No entenderían trabajar en una empresa que no hiciera esto.


Funeraria del Carmen abre hoy un nuevo tanatorio en Torreagüera (La Verdad)

El espacio se caracteriza por tener un diseño moderno. / DAVID FRUTOS
MURCIA Jueves, 12 marzo 2020, 01:47

Funeraria del Carmen inaugura hoy, a las 20.30 horas, un nuevo tanatorio de 500 metros cuadrados localizado en la Avenida de San Javier de Torreagüera y diseñado por el arquitecto Manuel Costoya Carro, a través de su estudio MCEA. Este espacio dispone de tres salas de velatorio aptas para todo tipo de religiones, amplio aparcamiento, ‘hall’ de distribución, capilla, sala de contratación, cafetería, sala de exposición de féretros y sala de autopsias. Las novedosas instalaciones abren sus puertas hoy, cuando se celebre un acto en el que van a estar presentes numerosos representantes políticos y miembros de centros de mayores de la zona, empresas del sector y el párroco de la pedanía, Pablo Caballero, que bendecirá la capilla de su interior.
El tanatorio, que se une a sus instalaciones localizadas en pleno centro de Murcia, supone la constatación de que Funeraria del Carmen continúa su apuesta por mantenerse como un referente en el ámbito funerario. A lo largo de los años ha sabido aunar tradición con vanguardia, esforzándose en poner a disposición de sus clientes todo lo necesario para despedir a sus familiares de la mejor forma posible.

En este sentido, sitúa en el centro de su atención a las familias, acompañándolas en el momento de duelo y realizando una gestión integral que incluye, además de los trámites burocráticos, el traslado del cuerpo, la selección del féretro o incluso repatriación en caso de que fuese necesario.

Para sus responsables, «lo más importante son las familias; intentamos ponernos en su lugar para que pasen este proceso de la mejor forma posible».


El tanatorio de Torrero incinera a tres fallecidos con coronavirus en Aragón (Heraldo)

Las cremaciones se hicieron a primera hora de la mañana sin funerales ni presencia de las familias, a la espera de que terminen sus periodos de aislamiento.
ACTUALIZADA 12/3/2020 A LAS 10:19
JAVIER L. VELASCO

El tanatorio de Torrero ya ha incinerado a tres fallecidos con coronavirus en Aragón. Dos de estas cremaciones tuvieron lugar este miércoles, mientras que la primera se realizó el día anterior. Todas ellas se han ejecutado con un protocolo especial, sin funerales, ni velatorios, ni presencia de familiares, a la espera de que estos terminen el periodo de cuarentena en el que se encuentran.

Las incineraciones se hicieron a primera hora de la mañana, a eso de las 7.00, un momento en el que no hay nadie en las instalaciones más allá de los trabajadores del propio tanatorio de Torrero. Fuentes de la empresa concesionaria que gestiona el recinto municipal explican que, cuando llegaron los cuerpos, se dejaron en una cámara de congelación (a temperatura normal) que hace una labor de aislamiento.

Si se cumplen los protocolos tanto en el hospital como en el traslado por parte de la funeraria, el cadáver debe llegar a Torrero envuelto en una bolsa estanca y en una ataúd con unas determinadas características de estanqueidad e impermeabilidad. En el caso de los tres fallecidos aragoneses, durante las incineraciones solo estuvieron presentes dos empleados de la funeraria que se hace cargo del trasladado y el incinerador del tanatorio. Este último, con el equipo de protección individual que marca el Ministerio de Sanidad, con buzo, gafas, guantes, mascarilla, etc.

No hubo velatorios ni se publicaron las incineraciones, por lo que “todo se hizo con la más estricta discreción”, apuntan desde el tanatorio. Ni familiares ni amigos acudieron a Torrero, entre otras cosas porque la mayoría se encuentran en cuarentena. “No ha habido problema con ninguno de ellas”, añaden.

Cuando terminó cada incineración, se guardaron las cenizas con el procedimiento habitual y se desinfectaron las instalaciones. Los restos, que ya no suponían ningún riesgo, se los quedó la funeraria encargada del proceso, que los entregó a los familiares a la espera de que terminen la cuarentena para celebrar el funeral o el acto de recuerdo que crean conveniente.

La incineración es habitualmente la opción elegida para la mayoría de los fallecidos que llegan a Torrero, pero en este caso está especialmente recomendada, sobre todo por la situación de aislamiento en la que quedan los familiares. Pero si, por ejemplo, hubiera un fallecido por coronavirus que llevara marcapasos, no se incineraría. Con este mecanismo no se pueden hacer cremaciones porque estallaría, por lo que habitualmente un médico los retira de los cadáveres. Sin embargo, en el caso de infectados con el Covid-19 el ministerio dictamina que no se manipulen los cadáveres, por lo que el tanatorio de Torrero optaría -en caso de que llegara un caso así- por el enterramiento.

Normalidad total
En cuanto al resto de los actos funerarios, el cementerio de Torrero registra una “total normalidad”, según apuntan sus responsables. Se percibe una cierta inquietud entre los asistentes, ya que algunos dudan incluso de que esté abierto. Pero las ceremonias ordinarias, sin fallecidos afectados por el coronavirus, se realizan como siempre. El recinto sí ha habilitado medidas de prevención como todos los equipamientos municipales: una limpieza más frecuente y exhaustiva, líquido desinfectante para el personal, carteles explicativos, etc.


Los velatorios de muertos con coronavirus: “Aquí no viene nadie. La gente tiene miedo” (El País)

Familiares de un fallecido que estaba contagiado disculpan la ausencia de amigos y conocidos en el tanatorio. El Ayuntamiento de la capital anuncia la prohibición de seguir celebrándolos

F. JAVIER BARROSO
Madrid – 12 MAR 2020 – 12:51CET

Es poco antes de la una de la tarde. Decenas de personas se congregan en las entradas de las salas de velatorios del Tanatorio Sur, en Carabanchel. Hablan entre ellas o por el teléfono móvil. Crean pequeños corros, aprovechando la buena temperatura que hace en la capital. Eso se repite en todas las salas, menos en una. En esta solo hay un hombre apoyado en la barandilla del pasillo. Al poco se le acerca otro, delgado y con barba bien recortada. Dentro se encuentra el cuerpo de un hombre de 81 años que ha fallecido en el hospital de Torrejón de Ardoz con coronavirus. Sus familiares no han recibido casi visitas. Tan solo los amigos más allegados de los dos hijos del difunto. “Aquí no viene nadie. Los amigos de mi padre son también mayores y no se atreven a venir. La gente tiene mucho miedo”, afirma el hijo, que prefiere no dar su nombre. [Este jueves el Ayuntamiento de la capital ha anunciado que quedan prohibidos velatorios a muertos con coronavirus en la empresa pública dependiente del Ayuntamiento]

El fallecido tenía problemas respiratorios previos y una salud algo debilitada por la edad. Hace unos días ingresó en el hospital de Torrejón con malestar y de ahí casi fue directo a la unidad de cuidados intensivos. Sobrevivió solo seis días desde que le dijeron que tenía coronavirus. “He mandado decenas de mensajes de WhatsApp y de SMS a sus amigos y conocidos y no se ha acercado ninguno. Creen que, si se pasan por aquí, pueden acabar contagiados, cuando no les va a pasar nada”, relata el hijo. En el recuerdo están los 40 infectados de Haro (La Rioja), tras acudir uno de ellos a un funeral en Vitoria.

Y el miedo persiste a pesar de las medidas sanitarias que adopta la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid. Sus responsables siguen la norma dictada por el Ministerio de Sanidad y obligan a que el velatorio se haga con el ataúd cerrado para evitar cualquier fuga del virus pandémico.

Familiares de varios fallecidos, delante de las salas velatorio del Tanatorio Sur.ADOLFO BARROSO
“En este sentido, Servicios Funerarios de Madrid no tiene competencias para impedir que los familiares decidan velar o despedir al fallecido. No obstante, para evitar focos de contagio, desde la Empresa Municipal se está recomendando no hacer velatorios. En la práctica totalidad de los casos así lo están decidiendo las familias”, reconoce un portavoz municipal. Ahora bien, si los allegados deciden que se celebre el velatorio, se activa un protocolo especial de desinfección total de la sala. El jueves a mediodía, en la rueda de prensa posterior a la junta de Gobierno, el Consistorio de la capital ha anunciado que quedan prohibidos los velatorios a muertos por coronavirus, informa Luis De Vega.

Otras funerarias privadas que operan en la región, como Parcesa, Nuestra Señora de los Remedios o Interfunerarias, prohíben directamente que haya velatorios en caso de que el fallecido estuviera infectado de la Covid-19. Las recomendaciones del Ministerio de Sanidad permiten que los familiares se despidan del muerto, pero sin que haya contacto físico. El personal de la funeraria que recoge el cuerpo se pone un mono-traje especial de aislamiento, que incluye guantes, gafas y mascarillas para evitar cualquier contagio. Está todo completamente precintado. “Lo que nos estamos dando cuenta es que las privadas están rechazando esos casos y nos tenemos que hacer cargo nosotros”, protestaba este miércoles algún comercial de la Empresa Municipal de Madrid.

Sudarios especiales
El traslado de los fallecidos se hace en las mismas bolsas que se utilizan para enviar los cuerpos fuera del país. Antes se utilizaban féretros cerrados de zinc, pero ahora se ha optado por un sudario reforzado con recubrimiento en el interior y con una única cremallera. Esta se cierra con un pegamento especial de forma que ya no se puede abrir. Este saco tiene una apertura de plástico en la parte superior, donde solo se puede ver la cara del fallecido. “Son medidas higiénicas extremas. Todo el material empleado solo se puede utilizar una vez. Luego se destruye”, explican varios comerciales de estas funerarias. El cuerpo se mete en una cámara frigorífica aislada hasta que se entierra o se incinera. Después, se somete toda la zona a una desinfección a fondo, al igual que los vehículos utilizados en el transporte.

Las recomendaciones del Ministerio de Sanidad son que no se realicen autopsias a los infectados de coronavirus para evitar cualquier posible contagio. De hecho, hasta el momento, solo ha habido un fallecido, de 79 años, contagiado en el Instituto Anatómico Forense que murió en el hospital de Móstoles y que fue enterrado el martes en Aranjuez. “Eso, hasta ahora. Puede que haya habido más casos y que nadie nos lo haya dicho. Como los análisis tardan tanto y aquí, en el anatómico, no se los hacen siempre, a veces no nos enteramos”, comentan algunos empleados de las funerarias.

Los comerciales también se quejan de que sus compañeros de recogida del cuerpo sí están bien dotados, mientras que ellos tienen que contratar los servicios con los familiares. Estos en definitiva han estado en contacto con el contagiado y pueden desarrollar la enfermedad. “No tenemos ni mascarillas ni nada similar, por lo que corremos riesgo de resultar contagiados. Nadie se acuerda de nosotros”, protesta un trabajador.

Hasta las 11.30 del miércoles, habían fallecido en la Comunidad de Madrid 31 personas y otras 1.024 habían dado positivo en las pruebas de coronavirus. De ellas, 157 ya habían recibido el alta.

Es la una de la tarde y se acercan los empleados de la funeraria municipal. Le comunican al hijo del fallecido por la Covid-19 que ya ha llegado la hora y que deben despedirse. Lo hacen a través del cristal de la sala. No les quedan ni fuerzas para ir hasta el cercano crematorio del cementerio de Carabanchel. Prefieren dar el último adiós allí mismo. Solo hay cuatro personas en la sala. El miedo de los ausentes está muy presente.

“Ahora nos toca comprobar caso a caso”
Uno de los problemas al que se enfrentan las funerarias es que entre los fallecidos haya algún contagiado de coronavirus y no conste este extremo en el certificado de defunción. Las sospechas saltan cuando el muerto tiene ya cierta edad, en especial más de 70 años, y la causa del fallecimiento es una insuficiencia respiratoria o una afección similar (bronconeumonía). Algunos comerciales llaman directamente a los hospitales para ver si tenía la enfermedad. “Ahora nos toca comprobar caso a caso para tomar las medidas necesarias tanto entre los compañeros como por las instalaciones en que haya estado el cuerpo”, reconocen fuentes del sector funerario. “Se trata de un problema de salud pública y algunos centros no parecen darse cuenta”, añade.


Valencia anula los velatorios de personas con coronavirus en los cementerios municipales (El Periodic.com)

ELPERIODIC.COM – 12/03/2020

Con esta medida se busca contribuir a su contención

En su voluntad de combatir con firmeza la expansión de los contagios por COVID-19, el Ayuntamiento de València, a través del servicio municipal de Cementerios, ha acordado la suspensión de la prestación del servicio de salas de velatorio de cadáveres y las celebraciones laicas y religiosas en los espacios habilitados para ello en los tanatorios-crematorios públicos de la ciudad, es decir, tanto en el tanatorio que gestiona la empresa concesionaria Funespaña como en el crematorio municipal, cuando la persona fallecida hubiera dado positivo por COVID-19.
La decisión se aprobará previsiblemente por la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de València este mismo viernes y tiene previsto incluir la prohibición de las celebraciones laicas así como de los servicios religiosos católicos, musulmanes y judíos que se hacen habitualmente en las instalaciones municipales.

El concejal de Servicios Funerarios y Cementerios del Ayuntamiento de València, Alejandro Ramon, ha destacado “la responsabilidad que guía esta iniciativa” y ha hecho un llamamiento a la comprensión y la colaboración “porque incluso en momentos muy duros la contribución de todos y todas puede ayudar mucho al objetivo común de reducir lo máximo posible la probabilidad de contagios por COVID-19”.

El Ayuntamiento ha trasladado comunicación de esta decisión tanto a las empresas responsables de los servicios del tanatorio y el crematorio municipal, así como al Arzobispado de València, a la Fundación Británica de Cementerios en España (gestora del Cementerio Británico de València), a la empresa contratista del servicio público de inhumación, exhumación, mantenimiento, vigilancia y admisión y servicios complementarios en los cementerios municipales, y también a las Conselleries competentes en materia de policía sanitaria mortuoria y emergencias.


Vecinos de Benavente se movilizan contra la instalación de un nuevo crematorio (Zamora24horas.com)

Redacción
09:53 12/03/20

Los vecinos de la urbanización de Las Catalanas han decidido organizarse en una plataforma vecinal para manifestar su malestar, rechazo y frontal oposición sobre la futura ubicación de un crematorio cerca del campo de fútbol Alonso Pimentel.
Los vecinos se han desplazado hasta las dependencias municipales para solicitar información y su apreciación ha sido que los responsables políticos tienen conocimiento sobre el tema, “pero sus respuestas son muy tibias sin demasiada información al respecto”, por lo que se solicitarán una próxima reunión, tanto con el Alcalde como la Concejal de Urbanismo.
Los vecinos aseguran que han estado buscando información sobre el asunto y descubren que “ya el día 5 de abril de 2019 en sesión plenaria se aprueba la información pública relativa a la aprobación inicial del plan especial de ampliación de los usos predominantes para ampliar el edificio de tanatorio-velatorio-crematorio, en la parcela 5088 del polígono 501, en el término municipal de Benavente (Zamora), que posteriormente se publica el 16 de abril de 2019 en el BOCYL. El pasado día 13 de febrero, los Técnicos del Departamento de Urbanismo informaron favorablemente la aprobación definitiva del proyecto que se ha corroborado en pleno extraordinario celebrado el día 28 de febrero, para la aprobación del Plan Especial”.

El rechazo de los vecinos no versa sobre la instalación de un nuevo crematorio, sino la ubicación elegida, demasiado próxima (25 metros) a las instalaciones deportivas del Campo de Fútbol Alonso Pimentel, donde cientos de niños entrenan diariamente y a 35 metros de las viviendas más cercanas de la urbanización.

Cualquiera de estas distancias mencionadas anteriormente se antojan insuficientes, teniendo en cuenta la GUÍA DE CONSENSO SOBRE SANIDAD MORTUORIA aprobado en Comisión de Salud Pública de 24 de julio de 2018, por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, donde dice literalmente: “No deberá haber núcleos poblacionales o espacio vulnerables en el radio de 200 metros a partir del foco de emisión que constituye la chimenea del crematorio”.

No existiendo una normativa específica sobre el tema en Castilla y León, los consistorios se atienen a la legislación medioambiental de la Comunidad, pero en este caso los vecinos alegan que debe regir el sentido común, por la proximidad de las viviendas y las instalaciones deportivas.

Ante esta situación la plataforma vecinal está informando a los vecinos afectados sobre el futuro crematorio puerta a puerta, los cuales tenían un total desconocimiento mostrando total incredulidad ante que el Ayuntamiento pueda autorizar en ese emplazamiento estas instalaciones

Para ello los vecinos están realizando una recogida de firmas de rechazo contra la ubicación de la instalación del crematorio, así como asesoramiento jurídico.


La funeraria de la Anoia recomienda dar el pésame por teléfono o internet por el coronavirus (La Vanguardia)

Las ceremonias en el tanatorio se restringirán a un tercio de su aforo
Coronavirus: Casi 3.000 infectados y 84 fallecidos por Covid-19 en España | Última hora, en directo

AGENCIAS, IGUALADA

12/03/2020 14:23 | Actualizado a 12/03/2020 15:14
La funeraria de Igualada recomienda dar el pésame por teléfono o a través de internet para evitar el contagio del nuevo coronavirus. Los Serveis Funeraris de la Anoia recomiendan que las personas que tengan infecciones respiratorias o que provengan de una zona afectada por el coronavirus que hagan llegar las muestras de condolencia por teléfono o a través de su página web. En un comunicado público, piden que en caso de que las muestras de condolencia deban ser presenciales, éstas sean “breves”.
El tanatorio también ha decidido que las celebraciones de las ceremonias en el oratorio se restringirán a un tercio de su aforo. Por esta razón, recomiendan que sólo asistan los familiares más directos.

Tres muertes de ancianos
49 infecciones: Igualada urge más personal médico

El alcalde de Igualada, Marc Castells, ha urgido hoy al departamento de Salud a reforzar con más médicos y enfermeras el hospital de la ciudad, donde se ha detectado un brote de coronavirus que ha causado la muerte de tres ancianos y 49 infecciones, 33 de ellas a personal sanitario.

Castells ha explicado que los sanitarios del hospital de Igualada “están exhaustos” y necesitan el relevo con nuevo personal ya que unos 200 han tenido que ser aislados porque han estado en contacto con infectados.

Al parecer, el brote de Igualada ha surgido del contagio de un profesional sanitario que contaminó inicialmente a su familia.


El coronavirus ya afecta a los velatorios de Asturias (El Comercio)

DAMIÁN ARIENZA
Los tanatorios extreman la higiene y frases como «Por razones de seguridad sanitaria, no se admiten muestras de pésame» comienzan a aparecer en las esquelas

EVA FANJUL GijónJueves, 12 marzo 2020, 16:53

La alerta sanitaria por coronavirus también afecta al duelo. Este jueves, una esquela en EL COMERCIO incluía una frase nunca vista con anterioridad: «Por razones de seguridad sanitaria, no se admiten muestras de pésame». Esta es «la primera vez que una familia pide incluir esta observación en la esquela», señala Verónica González, responsable de comunicación de Funeraria Gijonesa. Pero seguro que no será la única, a partir de ahora.
Las advertencias de las autoridades sanitarias están calando en la ciudadanía y las familias, aunque sin renunciar al duelo, comienzan a tomar medidas. Por el momento, «hay normalidad absoluta y no detectamos cambios relevantes o más peticiones de lo habitual de velatorios a puerta cerrada», indica González, aunque destaca que todo puede cambiar «de un día para otro» dadas las circunstancias. De hecho, esta empresa funeraria está preparando un protocolo que recoge todas las recomendaciones relacionadas con la nueva enfermedad y que incluye «informar a las familias sobre la conveniencia de incluir este tipo de cuestiones en las esquelas».

El documento también incluirá otras cuestiones como las relativas a la celebración de los funerales y que «depende de la decisión que tomen las autoridades eclesiásticas acerca de si van o no a continuar oficiándose».

Mientras tanto, los tanatorios extreman las medidas de higiene en sus instalaciones con «el refuerzo de la desinfección de puertas, pasamanos y otras superficies de contacto como manillas», indica González. Además, se están aplicando otras medidas como «el uso individual y personalizado de material de trabajo como libretas y bolígrafos» y se han retirado de las dependencias «los recipientes con caramelos que se ofrecían a las familias», añade.

Por el momento, hasta que las autoridades no indiquen lo contrario, «tenemos la obligación de dar el servicio de velatorio y funeral a todas aquellas familias que lo soliciten», aseguran desde Funeraria Gijonesa.


No habrá servicio de velatorio para los fallecidos por coronavirus en Canarias (Eldia.es)

La Asociación de Empresarios de Pompas Fúnebres de la Comunidad de Canarias da cumplimiento a los protocolos del Gobierno
Eldia.Es 12.03.2020 | 21:36
No habrá servicio de velatorio para los fallecido por coronavirus en Canarias eldia.es
Las empresas funerarias no prestarán a las personas que hayan fallecido a consecuencia del COVID-19 o que mueran en espera de analizar sin son portadores de esta enfermedad el servicio de velatorio, según ha informado este jueves, mediante un comunicado,  la Asociación de Empresarios de Pompas Fúnebres de la Comunidad de Canarias (ASFUCAN).

Las Empresas funerarias atenderán los servicios mínimos necesarios de los afectados por el coronavirus para darles sepultura o incineración, si estos no tuviesen marcapasos. Los cuerpos de los fallecidos por el COVID-19 se podrán inhumar o incinerar, pero no se convocarán, ni se invitarán a dichos sepelios ni a familiares, ni amigos.

En cuanto a la actividad normal en el resto de los servicios a prestar las empresas funerarias se mantendrá un funcionamiento normal y por el momento solo se limitará el aforo de asistencia a los Velatorios y Tanatorios, si bien, se darán las oportunas instrucciones al personal para que en la prestación de los servicios ofrezcan a las familias toda la información posible.

Las nuevas medidas que puedan adoptarse, sobre los diferentes sepelios, así como la actualización de la información sobre esta situación, serán comunicadas según vaya avanzando la situación y creamos que puedan influir en la misma.

ASFUCAN, envia un mensaje de tranquilidad y se compromete a informar de manera puntual de todas estas medidas se llevan a cabo de manera preventiva para la contención del virus y en aras a la protección de los colectivos más vulnerables y de la ciudadanía en general.

A su vez, insta a la ciudadanía a seguir las recomendaciones y aquellas informaciones que procedan de fuentes oficiales, evitando difundir bulos y noticias no contrastadas.